1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECAMERÓN LVI

Jornada potorrocientos: sé lo que hicisteis en la última crisis

Un ministro de economía no es un mamífero popular. Es el que, en cualquier gobierno, vela para que no haya juerga. Tanta negación de juerga, desde 1982, es ya, no obstante, una cosmovisión. Es, incluso, la aportación del PSOE a la política esp

Guillem Martínez 27/06/2020

<p>Blackfreeday de mascarillas en MAD. </p>

Blackfreeday de mascarillas en MAD. 

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Lo mío con la Mujer Venida del Futuro va a tutiplén. Tanto que hemos viajado al futuro para conocer a sus padres. Para viajar en el tiempo, contrariamente a lo que suponía Einstein, sólo es necesario un par de botes de danone y un sedal de pesca. Los padres de La Mujer Venida del etc. son encantadores. El padre, doña Reme, es de Vox, que en el año 2034, por lo que entiendo, pasó a ser una asociación gay de bailes regionales. La madre, Montserrat, es procesista. Nació en Vallecas, reivindicada por el procesismo bajo el nombre de los Sudetes Cat. En el futuro, la mitad de Europa que no reclama Hungría, la reclama la Gene, parece. La Mujer Venida del etc. es, a su vez, de una ONG que se llama La Résistance, y que pone bombas en las vías de los trenes que se llevan El Prado a Berlín. Por lo visto es legal, siempre que no aludas a ello en un rap. Anoche, de hecho, me llevó con sus amigas a poner bombas para entorpecer el traslado de Las Meninas al afamado Herr Doktors Felipe González Museum, de Berlín. Tras la explosión, la vi corriendo, y pensé que veía a alguien correr por primera vez. Es el amor. Ahora me pillan comiendo con los padres de La Mujer Venida del etc. Hemos empezado tarde porque tenían que rellenar los enojosos e inacabables impresos para el Impuesto a las Grandes Fortunas. Se trata, como su nombre indica, de un impuesto anual que los pobres pagan a las Grandes Fortunas. En el preciso momento en el que me dispongo a largar un brindis, pedir en matrimonio a La Mujer Venida del etc., y hacerle solemne entrega de un collar de macarrones –este mes voy corto para un anillazo–, va y me llama –piticlín-piticlín– Casandra –que también son huevos–, por lo que me voy pitando, como si no hubiese un mañana, al punto insonorizado más próximo. El frigorífico.

2- “¿Te pillo bien?” “Requetebien, en el futuro, y en un frigorífico Zïërzø Bïrüjï, marca blanca de Ikea. Funcionales. Y, brrrr, gélidos”. “No voy a hacer ningún comentario al respecto, Guillem”. Yo también intento no hacérmelos. “Te llamo para contarte la última. Investigadores de la UB han descubierto, en registros congelados del alcantarillado de BCN, rastros de la covid-19 que se remontan a marzo de 2019. Es, por ahora, el vestigio más antiguo del virus. En marzo de 2019 en BCN, además, se celebró el Mobile, festival que atrajo a la ciudad a miles de donantes de heces de todo el mundo, lo que puede indicar cierta expansión del virus en todo el mundo y en aquel momento. De confirmarse el estudio de la UB, esto lo cambia todo. La OMS debería parar máquinas, es un decir, e investigar ese hecho”. “¿Qué cambia?”. Casandra me responde, otra vez, que todo. “Se nos dijo que lo sabíamos todo del SARS-1. De manera exacta. Y que había desaparecido. Eso no es cierto. Hay muchas dudas sobre su origen. Se sabe que, como en el SARS-COV-2, hay un murciélago por medio. Pero que nos falta otro eslabón, otro huésped”. Me habla de un artículo, escrito por médicos chinos, aparecido en abril de este año, en la revista Modern Patologies. “Se realizaron pocas autopsias en Wuhan y en la fase inicial. Por problemas técnicos se optó por biopsias, en las que se establece que la covid-19 plantea patologías superpuestas con la SARS-1. El equipo de José Palacios Calvo, del hospital Ramón y Cajal, de MAD, pionero y el que más autopsias ha realizado hasta la fecha, ¿sabes lo que ha dicho? Te lo entrecomillo: ‘Hemos hallado similitud con las patologías de otros virus parecidos, como el SARS-1’”. “¿Y todo esto qué nos dice?” “Nos dice eso, mientras, en ese preciso momento, se nos decía desde China y, ojo, desde la OMS, que la covid-19 era un virus muy nuevo, del que no se sabía nada. Perfect. Se nos ha mentido mucho. Mucho”. “Dime algo bonito, Casandra”. “Covadonga. Dime tú algo del futuro”. “Hace mucho frío, y las neveras, por un decreto-ley hecho en la pandemia de 2124, no se pueden abrir desde dentro”.

3- Parece que se confirma que la mentira es el sello de esta época, como en la anterior lo fue la minifalda. Esta época empieza en los 70. Con el neolib. Momento en el que el lenguaje empezó a suplir la realidad. Es decir, un lenguaje eléctrico, revolucionario, de libertad, tupido, empezó a entorpecer ver la realidad en la política. Incluso, en tu propia cabeza.

El sello de la baja temporal por enfermedad del lenguaje ha sido –en Esp, el Estado europeo más sustentado en el uso del lenguaje–, la reactivación del poder político

4- La covid-19 –o lo que sea, o cómo se llame; una enfermedad desparramada, en todo caso– ha invertido esa dinámica durante unos días, semanas, meses. El lenguaje no puede invertir una pandemia –caso húngaro, o USA; dramáticos–. El sello de la baja temporal por enfermedad del lenguaje ha sido –en Esp, el Estado europeo más sustentado en el uso del lenguaje–, la reactivación del poder político. Su carácter efectivo. Casi irreal. De manera exótica, con una forma de la que no se tenía memoria, el Ejecutivo ha ejecutado políticas económicas y sociales –ERTEs, autónomos, IMV–, imposibles en la selva del lenguaje nacionalista, reaccionario, neolib –esos marcos–, anteriores a la covid-19.

5- Bien. Pues parece que eso se acaba. Al menos momentáneamente. Nadie sabe nada del futuro –ese sitio incalculable, en el que en el interior de una nevera, por ejemplo, tu nariz empieza a ponerse negra–. Vuelve el poder efectivo y informal. Esa cosa oculta, tras el lenguaje más polarizado del continente. Les paso dos vías de investigación. Esp y Europa.

6- En Esp esta semana se ha mezclado cierto relajo y armonía, propia de la ausencia del lenguaje como política, con todo lo contrario. Los primeros indicios de que el Ejecutivo Real vuelve a chulear al Ejecutivo Virtual, ese que está de paso, el que se vota.

7- Relajo & Armonía. Por una parte, se ha ampliado la cosa ERTE hasta septiembre. Empresariado y sindicatos pedían diciembre. Ya veremos. Esta emisión de ERTE es menos chachi, incluso piruli, que la anterior. Ofrece cierta seguridad a trabajadores y empresas, pero también vislumbra que se está llegando a un límite del gasto y de la deuda –en breve, del 115%–, y que no está clara aún la salida que dará Europa al marrón. Marrón: Esp, según el FMI, ese cenizo que apunta y deja que dispare otro, será el pupas de esta crisis que empezó con mentiras sanitarias planetarias. A partir de septiembre se podrá ver, o no, el carácter brutal de esta crisis en el país del contrato mangui y el turismo. Por otra parte, se ha votado la nueva normalidad en el Congreso. En una sesión tranqui y en la que, por cierto, se aplaudió la gestión del ministro Illa, un tipo que a) ha realizado una gestión razonable, y no sustentada en el lenguaje –como en CAM y Gene–, y del que b) se empieza a hablar como nuevo candidato del PSC en las autonómicas, que serán cuando c) el Sant Crist de Balaguer se le aparezca a Torra o, más probablemente, cuando d) se lo diga Puigde. La Nueva Normalidad votada es inconcreta. Es decir, democrática. Una mezcla de autoresponsabilidad, fases y clusters –en este momento, más de 40 en el Estado; pueden llegar a ser docenas y docenas; lo que no tiene por qué ser preocupante con un sistema de rastreo y de fases que pite; la Gene, yupi, parece ser la única C.A. que pasará de esa táctica, al disponer de una mente más evolucionada y del Monastir de Montserrat, por si falla la mente evolucionada–. Por otra parte, y aquí empieza el marrón propiamente, se está cerrando lo de la Comisión de la Reconstrucción, que culminará la próxima semana.

8- Como sucede con los trajes de novia, a) sólo conoceremos los detalles al completo el día de la ceremonia, pero es posible suponer que b) apretará la pechuga y c) será para todo la vida. La cosa se divide en cuatro puntos. Unión Europea, Sanidad y Salud Pública, Políticas Sociales, y Reactivación Económica. Los dos últimos puntos son el conflicto. Esta semana lo cerraron, por la parte gubernamental, Sánchez e Iglesias. Desapareció, en segundos –no se pierdan el punto 9–, la cosa Impuesto sobre las Grandes Fortunas. Tras cerrar flecos en modo Lastra-Echenique, la vicepresi Calvo cogió el borrador, del que, como su nombre indica, borró algunos puntos –nada, las reivindicaciones de los colectivos sociales que fueron a la comisión a abrir la boca de la cara–, y remitió el texto a los grupos.

Esta emisión de ERTE es menos chachi que la anterior. Ofrece cierta seguridad a trabajadores y empresas, pero también vislumbra que se está llegando a un límite del gasto

9- El impuesto a las grandes fortunas no es la milk. Tiene precedentes. Fue utilizado por algunos Estados en la anterior postguerra. En este contexto y época es un detalle, un sello, de justicia social, que habla de una injusticia social más amplia: el carácter anecdótico –para redistribuir la riqueza, o incluso para pillar pasta– del IRPF y del Impuesto sobre Sociedades. Es una propuesta compartida por el sector UP y por un sector de PSOE. Oficialmente, se lo ha pelado Calviño. Pero tal vez sería más acertado señalar que se lo ha pelado lo Calviño, o la calviñidad. Es decir, la apuesta, sostenida por el PSOE en el tiempo, desde Boyer y Solchaga, por el neolib, a través de sus ministros de economía. Un ministro de economía –recuerden a Necker, el primer ministro de economía europeo al que identificamos y pillamos manía– no es un mamífero popular. Es el que, en cualquier gobierno mundial, vela para que no haya juerga. Tanta negación de juerga, desde 1982, es ya, no obstante, una cosmovisión. Es, incluso, la aportación del PSOE a la política esp, su razón, su rol. Su identidad. Cabe suponer, por todo ello, que el impuesto no cayó en el despacho de Calviño. Si no en el despacho en el que se aprobó o aplazó todo en este inter-regno de Ejecutivo Cachas. El de Sánchez. Ese hombre que sabe lo que es el PSOE, y lo ha llevado a su límite estético. Su límite estético está –por ahora, o por siempre– a varias casillas de un impuesto a las grandes fortunas. A varias casillas de la redistribución. A varias casillas de dejar de ser la sombra de la mano, la sombra del perro, de la Comisión Europea.

10- MAD es un país repleto de leyendas urbanas que explican la política. Quizás, en la selva del lenguaje MAD, son lo más real. Les cuento dos. En una, Felipe González acude al Gran Consejo de Ancianos de Prisa y explica que el Impuesto sobre Grandes Riquezas es un límite infranqueable, y que por acercarse a ese límite Iglesias debe ser destruido. En otra, que no niega la existencia de la anterior, el Gobierno Sánchez hace una pirueta para entrar, con tres personas, en el Gran Consejo de Ancianos de Prisa. Y se lo come con patatas. Ambas leyendas urbanas son verosímiles. En todo caso, hablan de otra cosa. Hablan de que el poder real vuelve a estar en otra parte, lejos del Ejecutivo. No creo que sea un Consejo de Ancianos de nada. Está, en fin, donde estaba. Detrás del lenguaje que consume y erosiona al todo MAD.

11- En todo caso, un impuesto sobre las Grandes etc. no resulta estéticamente edificante en un momento en el que Necker/Calviño se postula a presidir el Eurogrupo. Tampoco responde a la correlación de fuerzas de UP en el Gobierno. UP apostará por ello. Tiene un par de añitos, que es el tiempo que se calcula para que, a presión y temperatura normales, el Estado las vea canutas para pagar la deuda. Será difícil. El momento era ahora, cuando tras el voto del IMV, había mayoría política y social, y ausencia de lenguaje chungo, para hacerlo. La política, en fin, no es el arte de lo posible, sino de lo improbable.

El PP está dejando de dar la brasa  en la UE con los Frugales. Al parecer, se contenta con que, tras el yuyu, no desaparezca la reforma laboral que hicieron

12- En Europa se observan perturbaciones en el Lado Oscuro. El PP está dejando de dar la brasa con los Frugales. Al parecer, se contenta con que, tras el yuyu, no desaparezca la reforma laboral que hicieron. Pero sigue con la comparación Orban/Sánchez a tutiplén. Es decir, la apuesta por el lenguaje. Se da la curiosidad de que PP votó en contra, en el Parlamento Europeo, de excluir del GP a Orban. C’s, que en esa votación también votó lo mismo, emite ahora, no obstante, diferente. Está ecuménico, liberal –en el sentido no esp del término– y buen rollo. Lo que ilustra, me dicen, nuevas asociaciones en Esp. Se habla de una moción de censura en MAD, que daría la presidencia a C’s, sin tener que desaparecer, como un ninja, del Gobierno de Andalucía. Es un cambio de rol en C’s que lo aproxima a lo que Europa hace años que quiere, y a lo que la tradición de ministros de economía PSOE dibuja a través del tiempo. No gobernar con UP, sino con objetos más próximos.

13- En la anterior crisis, entre Estado y sociedad se eligió Estado. Es decir, no cualquier Estado, sino el que había. Uno que diera satisfacción a las dinámicas histórico-majaras del pasado en Esp, al reglaje austericida europeo, y a una tradición democrática reciente, informal, en la que la empresa tiene un acceso descomunal al Estado, a través del IBEX, ese cacharro saturado de empresas reguladas. Al inicio de esta crisis, en la que el IBEX no emitió, y la UE estaba en modo simpático, la cosa no fue así. No tiene por qué continuar siendo así mucho tiempo. O todo el tiempo.

14- Creo que mi prolongada estancia en la nevera ha enfriado mi relación con la Mujer Venida del Futuro.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí