1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECAMERÓN LV

Jornada 3’1416: el discurso ultra, esa normalidad

La nueva extrema derecha –PP, Vox, pack JxC– no utiliza el lenguaje irónico, autoritario, como Hitler. Ni eléctrico como Mussolini. Ni católico y pobre como Franco. Es un lenguaje sin genio, pero democrático

Guillem Martínez 23/06/2020

<p>Un significante vacío como una casa, literalmente.</p>

Un significante vacío como una casa, literalmente.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Mujer Venida del Futuro, amor constante más allá de la muerte, arroyos de alegría, la sinfonía silenciosa del equilibrio y, de pronto –piticlín-piticlín–, la llamada diaria de Casandra. Hola. “Hola, te escucho fatal, nene”. Es que te hablo desde dentro del horno. “¡¿El horno?!”. Sí, Chïlïndrøn, la marca blanca de Ikea. Hornos robustos, económicos y, por lo que veo, amplios. “¿Y por qué tanta tontería?”. Por el aislamiento sonoro. He notado que, cuando llamas, el ánimo de la Mujer Venida del Futuro muta en agresividad. “Déjala, Guillem”. No puedo, estoy hasta las trancas y el amor, recuerda, ‘face mudo al parlador / e necio al discreto’. “Yo no me tomaría al pie de la letra un poema de antes de la invención del abrelatas. ¿Cómo te va la ciática?”. Esa es otra. Voy hasta el culo de tranquilizantes. Estoy a una píldora de ser el doctor House del periodismo esp. “Sólo por apuntar otras opciones, ¿te has dado cuenta de que, desde que te medicas, has visto a Apolo y ahora mantienes una relación con una mujer que nadie ve, y que te lleva 150 años?”. Sí. Y es preocupante. Pero ella no quiere ni oír hablar de ello.

2- En otro orden de cosas, Casandra me llama la atención sobre el brote de Pekín, que vendría a apuntar una posibilidad que la misma Casandra me explicaba en marzo. Que el virus no sea de Wuhan. Que ni siquiera sea chino, que anduviera por Europa, como mínimo, mucho antes. Lo que haría trizas las tesis racistas y conspirativas, tan de la extrema-derecha/nuestras. “Los clusters –grupos de brotes– serán básicos para entender el comportamiento del virus, sus razones, su lógica”. También me habla del cluster alemán, ubicado en un matadero. “Por lo que sea, los mataderos son una suerte de Jauja para el virus. Se encuentra muy bien en ellos. Ya ha habido clusters en otros mataderos, también en Alemania. Es serio”. Casandra finaliza con una pincelada sobre el futuro: “USA, China, India, Coreas, Países Frugales de la UE, derecha y extrema derecha, neolib en crisis, y una pandemia falsamente controlada. Es la tormenta perfecta”. Yo, por mi parte, finalizo con una pincelada sobre mi futuro inmediato: “Casandra, creo que con el pie he accionado la función pirolítica. Empieza a hacer mucho calor aquí adentro. Creo que voy a quitarme la rebequita”. 


3-
El virus va a sus anchas por el mundo. En el hemisferio en el que ahora empieza el invierno, con crueldad. Parece que el virus es estacional. Vamos, que para en todas las estaciones y apeaderos. En las zonas en remisión, proliferan los clusters. Acostúmbrense al palabro cluster. Es rápido, elegante, y explica lo que pasa. En este preciso momento, en el que escribo la ‘o’ del palabro momento, hay 12 clusters en el Estado. Explican el futuro inmediato. Un ir hacia adelante o hacia atrás en las fases. Al parecer de manera menos dramática y aparatosa que en la anterior edición. El mundo ha cambiado. Es un mundo que, digan lo que digan los ex-polis de balcón, se lava las manos, va con mascarillas, mantiene distancia, ha modificado sus hábitos. Pero está sometido a lo que los Antiguos llamaban destino, y nosotros potra o, más correctamente, desconocimiento íntimo del virus. No hay otra que ir de cluster en cluster. O, al menos, no hay otra desde la cultura democrática. 

4- El domingo se abrieron las fronteras. Una potencia turística recibirá turismo en unas cifras más propias de Corea del Norte que de una potencia turística. Lo que es una mala noticia económica, pero no lo es tanto si pensamos que los aeropuertos esp disponen, en su totalidad, de 150 sanitarios. Hay más en una despedida de solteros de sanitarios. Ese turismo mínimo significa, no obstante y como me dice uno que sabe, un riesgo mínimo, en tanto el trasiego humano será entre poblaciones con tasas similares de contagio/destino/potra/desconocimiento. Todo es nuevo. Habrá que describirlo.

5- Si no hay sorpresas, en este largo tercer acto, el tema no será tanto sanitario como económico. Es decir, continuará siendo político. El viernes se produjo la primera reunión europea para el plan de reconstrucción. En modo Tinder/por pantallitas. Nada. Un ver que nadie está de acuerdo. Se aplazó el conflicto hasta julio. El punto de partida es la propuesta es repartir 500.000M en 4 años, para gastos no vinculados a gastos corrientes. Lo que viene siendo reconstrucción. El monto de cada Estado se calcularía por el PIB y por la tasa de paro. A Esp e Italia, en números redondos, le caerían el 20% del total. Según una simulación del Instituto Bruegel, un think thankde la UE, unos 86.000M para Italia, y 81.000 para Esp. Poco para refundar Esp y muy lejos del punto en el que lo dejamos, diría. Países pobres, como Bulgaria, Croacia, Polonia, Rumanía, y países castigados –o, mejor, represaliados– en la anterior crisis –Grecia– recibirían, en términos relativos, más pasta. Pero esta crisis es una continuación de la anterior. Y, como señala Casandra, esta es una crisis, como la anterior, del neolib. Es una crisis política.

6- Hay tres bloques en conflicto. Los Países Frugales –Holanda, Austria, Dinamarca, Suecia; Estados, no obstante, con divisiones al respecto en sus Gobiernos–; los del Sur –sin unidad entre ellos; en ocasiones, como sucede en Esp, sin unidad interna al respecto; no se pierdan el punto 11–, y Alemania, que ofrece una lógica propia. No es frugal. Es lo siguiente. Su TC le ha atado las manos. Es decir, no parte de una decisión cultural o política, como los Frugales, sino jurídica. A su vez, el Gobierno presidido por una Merkel saliente será el que, desde la presidencia rotatoria, se comerá el marrón. Merkel, por otra parte, ha sido una de los pocos líderes UE que ha dado muestras de ser consciente de la gran ventana de oportunidad que se abre, en esta crisis, para la extrema derecha, a la que teme, describe y recrimina. Sabe, desde una cosmovisión moderada, que la ruina, o una deuda desmesurada –dos condiciones que vivió la Alemania de la primera posguerra europea– no son edificantes.

7- La cosa se complica más si se describe a partir de cosmovisiones ideológicas, de hecho. Los bloques son menos, pero más contradictorios. Las izquierdas europeas no son un bloque. Como en la anterior crisis, no son una cosmovisión robusta, ni unificada. Incluso hay izquierdas frugales. El neolib más radical viene siendo reivindicado por algo, aún tímido o caricaturesco en la anterior crisis, que ya se puede describir como nuevas extremas derechas. Las posturas menos intransigentes, o incluso más sociales, vienen, o son compartidas, o por ahora no son entorpecidas, por parte de las derechas moderadas, o liberales, o como se llamen, que hasta han coqueteado con una renta básica, por ejemplo. Hasta hace tres meses estaban más contentas que sendos chinches en el trade-mark neolib.

8- ¿Qué puede, snif, salir mal?

9- Pero aquí hemos venido a jugar. Lo que sigue es una descripción de bloques y cosmovisiones esp. Los bloques y cosmovisiones esp atienden y se ordenan por dos conflictos políticos. Uno europeo. El plan de reconstrucción. Y otro interno. La matanza –no hay otra palabra, me temo– en las residencias, que suponen el 72% del total de muertos en Esp, frente al 50% en Francia, o el 35% en Alemania. Un fenómeno. Y, por tanto, una desmesura, que implica una desmesura política y económica. Esa matanza, capitalizada en MAD y Cat –no se pierdan el punto 14–, no está claro que tenga repercusiones penales, pero por ahora las tiene políticas.

10- Europa. En el Parlamento Europeo, el PP se ha alineado con los Países Frugales. Con todas las letras. Está por una condicionalidad dura, en tanto que el social-comunismo-judeo-bolivariano hará un mal uso del dinero y tal. Extraoficialmente puede haber más razones. Como a) la percepción de la austeridad, de una Esp intervenida en 2024 por los 100.000 Hijos de los Men in Black, como un sistema de control social. Como b) terror a perder pie en la época si la época, en plena crisis de Régimen –el domingo, aumentada, con la información de The Telegraph sobre nuevos sponsors de la monarquía esp–, carece de ese sistema de control, que el PP conoce al dedillo tras la anterior crisis. O como c) la dinámica que une, en esta crisis, al neolib con las extremas derechas, lenguaje que –no se pierdan el punto 14– el PP conoce al dedillo y está utilizando en el Congreso y las alcachofas.

11- El caso de la cosa PP, me informa la eurodipu María Eugenia R. Palop, conocida entre sus amigos como María Eugenia R. Palop, pasa por explicar en Esp el desprestigio europeo del Gobierno esp. Que por ahora no existe. El Gobierno posee la figura de Calviño, una garantía de anti bolchevismo, o como se llame hoy, que limpia, fija y da esplendor. En su momento fundacional fue avalado por la Comisión, que lo contempla como un GobiernoZzzzz más en Europa. Es más, esta mañana a primera hora se postulan tres ministros para cargos europeos que están en el aire. Uno de ellos, la Agencia Europea del Espacio, que posibilitaría la exportación a otras galaxias, por fin, de la tortilla de patatas y la boina. Además, UP no es percibido, ni en Europa ni en Lima, como una amenaza bolivariana. En 2014, y en tiempo real, dejó de emitir en modo Varoufakis. Esta semana ha estado a punto de pronunciarse en contra de una comisión de investigación para lo de Felipe González. Vamos, que participa de la responsabilidad de Estado esa a tutiplén. Por otra parte, e inasequible al desaliento, el PP promueve en Europa la orbanizacion de Esp durante el confinamiento. A través de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, se ha dado vidilla, e incluso se han trasladado a otras comisiones para que la cosa crezca, la idea de una restricción de derechos, protagonizada por Sánchez, comparable a las experimentada por Orbán en Hungría. Wala. La idea es emparentar Esp con Turquía, Polonia y Hungría. Y tiene tanto futuro como las extremas derechas en Occidente. Es algo posible, en fin, gracias a la corrupción del lenguaje político. Lo que nos lleva a Esp DF.

12- Antes, un inciso. Inciso. La corrupción del lenguaje político, ese sello actual de la extrema derecha. Es algo nuevo respecto a lo ocurrido en los años 30. La nueva extrema derecha –PP, Vox, pack JxC– no utiliza el lenguaje irónico, autorreferencial, autoritario, como Hitler. No utiliza un lenguaje eléctrico como Mussolini, ni poético como José Antonio, ni social, sentimental y sentido como los Perón, ni católico y pobre como Franco. Es un lenguaje sin genio, pero –y esa es su gran originalidad– absolutamente democrático. Lo que indica que la corrupción del lenguaje político sólo ocurre, ojo, en democracia. Castoriadis –marxista, militante del PCF, miembro del grupo Socialismo o Barbarie y, luego, libertario– ejemplifica ese hecho con este dato: la primera corrupción del lenguaje político sucedió en la primera democracia. La describe Tucídides para describir la Guerra del Peloponeso. En aquella guerra, en cada ciudad conquistada, Atenas instauraba la democracia y el lenguaje democrático, mientras que Esparta, en ese trance, instauraba el gobierno aristocrático y, todo lo contrario, el mismo lenguaje democrático. Castoriadis murió a finales del XX. Lo que indica que esa corrupción del lenguaje que visualizaba ya sucedía entonces. Empezó a suceder, después de lo del Peloponeso, con Thatcher y Reagan, con las derechas revolucionarias, con el neolib. Con derechas radicales y antisociales avanzando por todo el mundo, por la izquierda, vía léxico democrático. Con el principio del fin de las democracias del 45. Fin del inciso.

13- A inicios de legislatura, hace mil años, antes de la covid, el programa de las derechas nacionalistas esp –entonces eran tres– consistía en el uso del lenguaje fake, creación de la idea de un Gobierno ilegítimo –es decir, no nacional, una idea cotidiana en Turquía, Hungría, Polonia y, me temo, Cat–, y un posible desenlace a través de la Justicia/el deep State. No era gran cosa, pero implicaba una violencia verbal y gestual descomunal. La cosa covid ha complicado el asunto. Con el 72% de muertos en residencias. Esto es, con posibles causas –penales– en Cat y Mad, como mínimo. Esas muertes aún –o nunca jamás, ya veremos– no son percibidas en su dimensión política y ética en Cat, el topos político de Europa occidental con mayor subordinación de los medios a un Gobierno de lógica ultraderechista europea, y que utiliza el lenguaje ultra-democrático al uso. Pero es percibida en MAD, una Comunidad Autónoma del PP. Cuidadín.

14- El PP, ante esa contradicción, parece apostar por la intensificación del lenguaje de la extrema derecha. Derechos, democracia y fake. En sede parlamentaria, se miente abiertamente, por ejemplo. Se responsabiliza al Gobierno de la gestión –autonómica– de la sanidad y de las residencias. Se falsea la actuación de Vicepresidencia ante lo de las residencias. Se dibuja un caos sanitario gubernamental, y se intensifica ese caos en UP. Es una apuesta de riesgo. Mentir es una lógica radical, que requiere una coherencia constante, difícil de mantener, inasequible a los datos, y un lenguaje sin fisuras, consecuente. El PP parece que no puede mantener toda esa tensión. En Castilla y León, el PP, lejos de tensar la cuerda lingüística, ha pactado con la oposición. En el inicio de la campaña gallega, el PP se ha arrancado con un video en el que Fernando Simón pondera la actuación de la Xunta. Es decir, se le otorga a Simón una autoridad moral en Galicia que se le niega en MAD. El lenguaje, como saben los enamorados y los delincuentes, puede ser absurdo, pero debe ser siempre lógico. Fallos como estos, y la estructura del fakese desmorona. Chof.

15- El PP se ha creado un problema. El PP, entre otros partidos con los que comparte lenguaje, tiene un problema: el 72%.

16- De ahí sólo se sale intensificando el lenguaje ultraderechista/democrático a niveles de explosión nuclear. O asumiendo la derrota, abandonando a Ayuso a su suerte –judicial– y, tal vez, con nuevos liderazgos. Es decir, lo primero.

17- Horno. Pirólisis. Puerta atascada. Frente a mí, a través de un sólido vidrio, la Mujer Venida del Futuro, que ni me ve ni me oye. Lo que resulta una buena descripción del amor. Vaya, hay wifi en el horno. Igual les llega esto.

1- Mujer Venida del Futuro, amor constante más allá de la muerte, arroyos de alegría, la sinfonía silenciosa del equilibrio y, de pronto –piticlín-piticlín–, la llamada diaria de Casandra. Hola. “Hola, te escucho fatal, nene”. Es que te hablo desde dentro del horno. “¡¿El horno?!”. Sí,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí