1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DECAMERÓN LIII

Jornada A = π r². La época / socorro

El ingreso mínimo es el momento de mayor hegemonía de las izquierdas desde la segunda mitad del siglo XX. Habría que aprovechar para regularizar a los inmigrantes y solucionar lo de los alquileres

Guillem Martínez 14/06/2020

<p>Mis desayunos con apolos importantes. </p>

Mis desayunos con apolos importantes. 

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Deportes helénicos. Hoy corus (line) griego. Hacemos de chicas Colsada, le damos al can-can y cantamos un fragmento del coro de una versión postmoderna de Edipo –“Oh, Zeus, ¿por qué, en mi soberbia impía, cerré la puerta del loft y me dejé las llaves dentro?”–. Luego marchamos abrazados fraternalmente a la terracita, mientras cantamos rumba cat por Los Amaya. La camarera nos sirve la comanda con la habitual alegría MAD –“hola, don Guillelmo, hola, don Apolo”–. El sol nos besa los ojos, y hablamos, frente al petit déjeuner, de lo que más le ha sorprendido a Apolo en esta turné por la Tierra –“sin duda Manzanero y la Gillette Fusion”–. Y, a la segunda copa, como siempre, brrrrr, Apolo vuelve a hablarme del siglo IV, cuando le defenestraron. “Finalizaron los sacrificios en los templos. De hecho, mayormente, los destruyeron. Derrumbaron mis estatuas, que cayeron de morros, por lo que perdí la nariz, y todo el mundo hoy cree que soy chato”. ¿Y cómo se llegó a eso? “No sé. Un cambio de época. Nadie sabe cómo se llega a eso”. 

2- Las épocas se parecen al amor, o al recibo de la luz, en que nadie lo ve venir hasta que ya es demasiado tarde. 

3- Hablo con –piticlín-piticlín– Casandra, que me pasa esta cronología. Ahí va. “Se habla de la enfermedad en China desde agosto o noviembre de 2019. En todo caso, el 31-12-2019, muchísimo más tarde, la Comisión Municipal de Salud y Sanidad de Wuhan informa sobre 27 casos de neumonía raruna. El posible epicentro, un mercado, se chapa el 1-1-2020. El 7-1-2020 las autoridades chinas identifican la bicha. Un virus corona. El 12-1-2020 hacen pública su secuencia genética. El 30-1-2020, el Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional se reúne a petición de la OMS. Declara el brote como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional. En febrero de 2020 aparece en un diario japonés una carta firmada por varios médicos de Hong-Kong –Severe Acute Respiratory Symptoms and suspected SARS again 2020; está escrita a partir de bibliografía médica de hasta el 17-1-2020–. Importante: no es la OMS, no es ninguna autoridad sanitaria, no es ningún Estado. Son médicos. En esa carta se describe la bicha como SARS, se plantea la originalidad de su rápido contagio, se utiliza el palabro ‘pandemia’, y se reclaman medidas urgentes. El 11-2-2010 el Comité Internacional de Taxonomía le pone nombre a la bicha –SARS-CoV-2, un virus relacionado hasta un 80% con el SARS 1–. Para no relacionarlo con el SARS 1, que crea miedo y alarma en Asia –y en el racismo internacional–, la OMS lo denomina Covid-19. El 11-3-2020, la OMS declara la pandemia”.

4- ¿Y qué significa todo esto? “Nada. Si no lo comparas con el brote de SARS-1, en 2003. Tras una fase top-secret china, la OMS se puso las pilas. Hubo tráfico fluido de información. Se establecieron medidas, por ejemplo, en la UE. En esta ocasión todo ha sido caótico. Por ejemplo, China informó a EE.UU. antes que a la OMS. Y el Pentágono a Trump antes que China. La OMS, a su vez, no ha estado contundente ni operativa. Ha pasado, en fin, algo que no pasó en 2003. Han fallado las tres Cs. Colaboración, Comunicación, Coordinación. En la UE, por ejemplo, el SARS 2 ha sido un no coscarse”. ¿Y qué ilustra eso? “No lo sé. ¿Una mayor intensificación del neolib, y un ensimismamiento y aislamiento de los Estados? ¿Una inoperatividad y disfuncionalidad en las relaciones internacionales? ¿La austeridad, la desaparición de inteligencia, por recorte, en los Estados? En todo caso, el Covid-19 ha dejado ver que entre 2003 y 2020 se ha producido un cambio de época. Cosas y dinámicas que existían no existen. Nadie sabe cómo se llega a eso”.

La OMS no ha estado contundente ni operativa. Ha pasado, en fin, algo que no pasó en 2003. Han fallado las tres Cs. Colaboración, Comunicación, Coordinación

5- La cosa Covid-19, por tanto, no es el cambio de época. Es su visualización. Lo que ha permitido ver la destrucción de los templos y las estatuas caídas de narices. Chof. La Covid es, en el siglo XXI, lo que los Duran-Duran en los 80. La visualización de un tiempo/lógica. Y, como los Duran-Duran, la Covid ha sido un éxito de masas. La inexistencia de lo que en 2003 existía ha provocado una crisis sanitaria y económica sin precedentes. E imprevisible. Respecto de la crisis sanitaria sólo sabremos que seguirá hasta que se dé con una vacuna –un dato divertido: ningún virus corona la tiene–, o una cura. Pinta, no obstante, que el Covid puede quedarse entre nosotros de forma llevadera tras el despelote. Como en su día la gripe. O el piojo. O Duran-Duran. Respecto al tramo económico de la crisis, la cosa es menos nítida y aún más abierta. 

6- Sólo sabemos que es incalculable. Como los Duran-Duran, indeed. Sobre lo incalculable: a) ha desaparecido el mercado laboral en Esp, lo que puede ser dramático –la OCDE prevé una caída del 11,1% del PIB, y del 14,4% si hay rebrote en otoño–. Si bien, b), el dramatismo, cierto, parece ser compensado con recuperaciones espectaculares conforme se mejora la situación sanitaria –este mes han vuelto al curro 900.000 personas, de las que 700.000 estaban en modo ERTE–. Esto, vamos, puede ser lo nunca visto, o algo rapidito/plis-plas. O puede ser ambas cosas, con lo que volvemos al palabro ‘incalculable’. Los PIB europeos, en todo caso, son, esta mañana a primera hora, de cuando la batalla del Somme, otra batalla que no ganó nadie. Y las soluciones son también de guerra. Una economía de guerra –pero no mucho; es decir, con cierto miedo a perder la guerra, que se libra en la UE–, con aumento del gasto –sanitario y en ERTEs, autónomos, ingreso mínimo–. La cosa ha supuesto que la deuda en Esp anda ya por el 115,5%. Se calcula llegar al 120% en 2021. La Comisión Europea ha congelado la moderación del gasto. Pero, cuidadín, hasta 2024. Su propuesta es ofrecer a los Estados 750.000M. Unos 500.000 en transferencias/by the face. Lo demás, deuda. Para orientarnos, en Esp unos 77.000M en transferencias, y otros 63.000 en créditos. No parece mucho. Pero la cosa no está clara. Una eurodiputada sexy me informa de que habrá leches para que, al final, hayan menos transferencias y más créditos. Es previsible que los créditos, al final de esta pista americana, superen por KO a las transferencias. Lo que aumentaría la deuda. Yupi. El BCE, a su vez, en el otro extremo de todo este lío, está controlando la cosa con la compra de deuda de los Estados, que es como se están financiando. Continuará comprando hasta 2021. Luego, ya veremos. Sobre el factor ya-veremos: el TC alemán se ha pronunciado en contra de esas compras. Alemania, más pronto que tarde, dejará de participar en ellas.

7- Alemania, que en breve llevará la presidencia rotativa, arbitrará la cosa, que es posible que adquiera acuerdo y firmas en enero de 2021. Hasta entonces, no se sabe nada del cambio de época. Salvo que lo habrá. Paralelamente a ese plan de recuperación europeo que modulará Alemania, y del que también se beneficiará Alemania, Alemania está diseñando el suyo propio. Se sabe poco de él. Supongo que para no crear mal rollo. Es un plan de recuperación millonetis, niquelado, efectivo. Más de 150.000M que el Estado alemán da a la economía, a los estados federados, a los municipios y a las familias. Preciosismo: unos 300 euros a cada niño alemán. Una Playstation, vamos. Se entera mi hijo, infla un neumático y se va de balsero a la RFA. Si todo esto es así, el mundo, todo apunta a ello, será diferente. Europa, por ejemplo, será aún menos Europa, y aún más Alemania. El cambio de época puede pasar por ahí.

Preciosismo: unos 300 euros a cada niño alemán. Una Playstation, vamos. Se entera mi hijo, infla un neumático y se va de balsero a la RFA. Si todo esto es así, el mundo, todo apunta a ello, será diferente

8- La horquilla de futuro está muy abierta. Va desde una Esp intervenida en 2024, que recorta lo irrecortable y vende lo que le queda a los chinos, con todo el mundo en las calles, en modo Bob Esponja, con horcas y antorchas. Hasta situaciones más benignas. Con parches resultones, cambio de paradigma, o algo así, e industrialización verdosa. Y, todo ello, para perder aún más perspectiva, pasando por un otoño caliente, con la derecha sacando colmillo judicial y mediático, y en el que, tras la campaña turística fallida de verano, se podrá ver si el gasto social, sin precedentes, ha sido suficiente. Todos los sujetos políticos por aquí abajo ven el cambio de época. Pero no saben dónde culminará. Es decir, desconocen su propia apuesta. Por lo que ensayan apuestas y posicionamientos. Lo que es inquietante es que hay cierto temor en la derecha a que la nueva época sea benigna. A que haya un cambio de época no del todo mangui y que les deje fuera de la pomada por decenios. El despiste es, por tanto, absoluto. 

9- El sello del despiste absoluto, por aquí abajo, la señal de que nadie sabe nada, es la Casa Real.

10- La Casa Real era, hace décadas, el negociado mejor asesorado y que mejor comunicaba. Esa tendencia se ha invertido. Absolutamente. Antes de la bicha, la monarquía estaba seriamente herida. Por la participación del rey en la gestión constitucionalista –esto, es, próxima al nacionalismo esp derechista– del conflicto cat. Poco edificante y que aumentó la agresividad y la imposibilidad de solución a un problema. Pero también por los méritos del rey emérito. Un posible caso de corrupción estructural, típica de una dinastía que, desde la separación –precaria– de lo público y lo privado –Fernando VII–, siempre había apostado por la emprendeduría. La bicha les ha supuesto, así, y visto lo visto, cierto respiro. Mal empleado, diría, con comunicación testimonial, emitiendo la idea de que el actual rey no heredaría el pastizal de su padre –algo testimonial hasta que suceda el hecho biológico– y, hasta cierto punto, indemostrable –las cuentas del negociado no son verificables; de Anticorrupción llegan indicios de que el anterior rey, al menos, no realizaba declaración de renta–. La comunicación por el tema bicha ha sido, a su vez, otro desastre. En plena ola de rumores sobre involución política, el rey se dejó ver con uniforme. El do de pecho final ha sido la llamada a la nobleza para que done al Tercer Estado aceite y leche –aristócratas de Jaén, aceituneros e industriales lácteos altivos, etc–. Si la monarquía, en pleno combate por la vida, está así, imagina el resto.

11- El resto, subsector derecha. Gasta un discurso agresivo. Parece ser que su apuesta es, en efecto, la degradación social. Capitalizarla. Algo verosímil, si tenemos en cuenta que el saqueo de supermercados empezó, de manera tímida y poco lucida, la pasada semana en Salt –un núcleo de pobreza estructural en Girona–. Ya veremos cómo sigue la cosa en septiembre. Y si sigue. Como no siga, las derechas esp carecerán de discurso. A pesar de sus declaraciones violentas, no las secundan en al política real. O no del todo. La votación del ingreso mínimo, así, no recibió ningún voto negativo. Y las llamadas a boicotear el diálogo social se cumplen solo parcialmente. Ejemplo: el presi de la CEOE –PP–, negocia. Los vicepresis –Vox–, pues no. El resultado es negociación y acuerdos. Como todo salga bien –es decir, como les vaya mal–, perderán pie en la nueva época. Las esperanzas parecen ir por la vía del constitucionalismo. Es decir, por la vía judicial entre amiguetes. La causa del 8M se les ha ido al garete. Pero ahora tienen otro juguete. El TC va a estudiar si los juramentos creativos de los dipus de UP en el Congreso son válidos. La cosa no tendrá mucho recorrido. Pero marca la estética que gastan, su sueño. Una solución boliviana/brasileña, con o sin motines de hambre. Es decir, una informalidad democrática/constitucionalismo.

La cosa cat. La Gene ha gestionado la pandemia con elementos propios de la ultraderecha europea. Ha sido un indicio de cómo la hubiera gestionado PP en el Estado

12- La cosa cat. La Gene ha gestionado la pandemia con elementos propios de la ultraderecha europea. Ha sido un indicio de cómo la hubiera gestionado PP en el Estado. A saber: extranjerización del virus, reclamación de aislamiento nacional, mucho responsable de Interior abriendo la boca, negocios e, incluso, algo de otro continente: defender una cura milagrosa. La percepción de la gestión –está por ver si se produce en un país pequeño y con muchos medios cercanos al poder local– puede suponer otra cerrazón propagandística, para salir adelante. Se producirá, en todo caso, cierto auge propagandístico, en tanto las elecciones cat se celebrarán cuando el TS empure a Torra. El estilo habitual sería emitir entonces algo extraordinariamente simbólico, sentimental, fake e inútil, este verano o en otoño. Zzzzzz. Hay, no obstante, dos novedades. Novedad a) la creación del grupo 2030, formado por empresarios y figuras locales. Se trata de una iniciativa no gubernamental, amparada por la Gene, que no participa, para crear ejes de futuro para Cat. En la primera reunión, me dicen, no apareció el léxico procesista –importante, pues el procesismo es léxico, y poco más–. El hecho de que el Govern permita eso, y no participe, puede ser un indicativo de que percibe su escasez de ideas y programa. Su ausencia de sentido de época. La novedad b) la creación del grupo Sobiranies, integrado por ex-CUPs y CUPS, exComuns y Comuns. Al parecer, pretende unir conceptos del 15M y del Procés, dos cacharros distantes y distintos –15M: ampliación de derechos y democracia, una crítica al R’78; Procés: reducción de derechos y democracia a un criterio gubernamental, muy R’78–. Hay personas sexis e interesantes en el grupo. Y personas que lo son menos, como en todas partes. De ahí puede nacer un diálogo entre independentismo y soberanismo/federalismo, dos cacharros interesantes, devorados por todo lo contrario, el procesismo. O puede salir lo de siempre: una izquierda que se ha dejado devorar por los marcos y el léxico que va proponiendo la derecha cat, dotándolos de verosimilitud si los miras de lejos. Ya veremos. Curiosidad italiana: en ambos grupos hay un representante de Mediapro. Glups. En el primero, un liberal. En el segundo, un trotskista. La productora carece de representantes de la cosa Kronstadt, de tan poco apego en el liberalismo y en el trotskismo.

13- El bloque gubernamental –integrado por dos socialdemocracias, la tecnocracia europeísta sin ideología formal, varios nacionalismos y una derecha nacionalista esp en modo no-plaza-de-Colón–, sorpresivamente, va tirando. La votación del ingreso mínimo supone el momento de mayor hegemonía de las izquierdas, o del progresismo –que no lo sé– desde la segunda mitad del siglo XX. Algo inesperado e improbable. Habría que aprovechar ese momento de centralidad, de liderazgo izquierdista/progresista, y de recepción social ante ello de alguna derecha, para ir creando redes paliativas –asumidas por la derecha liberal europea– en esta crisis. Como la legalización de la inmigración irregular. O como una solución para el tema de alquileres/vivienda. Parece ser que este grupo gubernamental dispar tiene posibilidades para todo ello. Hasta que la nueva época nos explote en los morros. Y todo quede sellado. Momento en el que, cabe suponer, ese grupo dispar se disgregará. Una parte de él entrará en la nueva época, sin grandes cambios. Otra, y si la nueva época deja la intervención griega de 2014 como un mundo de unicornios, tendrá como objetivo, más vital que incluso político, resistirse a una nueva época, fundamentada en el pago de una deuda inaudita. Algo normal, tras la destrucción de los templos en el periodo 2003-2020.

14- Ya veremos. Las épocas son como el amor, o el recibo de la luz. O Duran-Duran. O una nariz rota. No se ven hasta que las ves.

1- Deportes helénicos. Hoy corus (line) griego. Hacemos de chicas Colsada, le damos al can-can y cantamos un fragmento del coro de una versión postmoderna de Edipo –“Oh, Zeus, ¿por qué, en mi soberbia impía, cerré la puerta del loft y me dejé...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí