1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

¿Cómo han valorado los españoles y demás europeos la gestión de la pandemia?

Los datos de España confirman que la estrategia de crispación de la derecha ha tenido cierto éxito, con la peculiaridad de que es la clase alta la que muestra mayor irritación con el Gobierno

Ignacio Sánchez-Cuenca 29/06/2020

<p>Un grupo de sanitarios se prepara para atender a enfermos de Covid-19 en el Clínic de Barcelona.</p>

Un grupo de sanitarios se prepara para atender a enfermos de Covid-19 en el Clínic de Barcelona.

Francisco Àvia / Hospital Clínic

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Cómo están reaccionando los ciudadanos europeos ante la pandemia y la gestión de la misma que están realizando los poderes públicos? ¿En función de qué criterios juzgan a sus gobiernos? ¿Por el número de muertos o contagiados? ¿Por las medidas de confinamiento? ¿Hasta qué punto los debates nacionales influyen en las opiniones de los ciudadanos?

España tal vez sea el país de la UE en el que la bronca política a propósito del virus ha alcanzado los mayores niveles de intensidad y polarización. ¿Ha tenido ello consecuencias sobre la opinión pública?

No podemos todavía responder a todas estas preguntas, pero empezamos a tener algunos datos que nos permiten ofrecer unas primeras impresiones. Creo que, para situar en sus justos términos el debate en España, es preciso saber lo que está sucediendo en otros países europeos. En nuestro país, el debate está muy mediatizado por los apoyos partidistas. El “efecto Simón” es la mejor demostración: se trata de alguien detestado por las derechas y ensalzado por las izquierdas. Quien critica al gobierno por cómo ha abordado la pandemia se supone que es un conservador y quien lo elogia todo lo contrario. ¿Se ha reaccionado así también en otros países?

Aporto en este artículo unos resultados provisionales basados en una de las primeras encuestas comparadas realizadas durante el pico de la pandemia: me refiero al estudio encargado por el Parlamento Europeo en el que se preguntaba a los ciudadanos de 21 países europeos por sus opiniones acerca de la pandemia y de las medidas que han adoptado los Estados y la Unión Europea. El trabajo de campo se realizó entre el 23 de abril y el 1 de mayo (con una muestra de 21.804 entrevistados).

1. La insatisfacción con los gobiernos

En la encuesta se pide al entrevistado que juzgue las medidas que ha tomado contra el virus el gobierno de su país. Hay cuatro respuestas posibles (muy satisfecho, bastante satisfecho, poco satisfecho y nada satisfecho). He juntado las dos últimas en una única categoría para medir el grado de rechazo a la gestión del gobierno. El gráfico 1 refleja las variaciones nacionales en el grado de insatisfacción.

Gráfico 1. Porcentaje de insatisfechos con la labor del gobierno contra el virus

Se observan grandes diferencias. España tiene la opinión pública más descontenta de Europa, seguida por Polonia y Francia. El contraste de España con Portugal resulta muy llamativo: mientras que en Portugal menos del 20% critica la gestión del gobierno, en España supera el 60%, más del triple. Los tres países que salen mejor parados son Dinamarca, Irlanda y Portugal.

¿A qué se deben estas diferencias tan enormes?

2. Insatisfacción con el gobierno

Evidentemente, podría ser que los datos del gráfico 1 no sean sino un reflejo de los estragos causados por la pandemia. He recogido el número y la tasa de muertos en el día medio del trabajo de campo, el 27 de abril. He analizado ambas cifras porque no está claro si los ciudadanos, a la hora de valorar a sus gobiernos, piensan en términos relativos (por ejemplo, el número de muertos por millón de habitantes) o absolutos (el número total de muertos). La asociación estadística es más fuerte con el número absoluto que con el relativo. Parece que la insatisfacción depende en mayor medida del número total de muertos (correlación de .48), con independencia del tamaño de la población en el país, que de la tasa de mortalidad (correlación de sólo .27).

Ahora bien, en cuanto se examinan los datos de fallecidos, resulta evidente que algo no cuadra. Polonia es el segundo país más insatisfecho (57%), pero el 27 de abril sólo había tenido 535 muertes, frente a las 5.750 de Alemania, con tan sólo un 30% de insatisfechos. Más extraño aún resulta el caso de Bulgaria, con sólo 56 muertos y una insatisfacción del 51%. Un examen del gráfico 2 muestra claramente que los países del Este de Europa siguen una pauta muy distinta a la de los países occidentales.

Gráfico 2. Insatisfacción según el número de fallecidos

Los países del Este apenas cuentan con fallecidos, pero sin embargo tienen niveles muy elevados de insatisfacción con sus gobiernos. Esto puede deberse a la desafección política y a la baja calidad de la democracia. Hagan lo que hagan los gobiernos en estos países, se encontrarán con la desaprobación ciudadana.

Para comprobar si esta hipótesis es cierta, he realizado un análisis de la insatisfacción con la gestión de la covid-19 en los 21 países en función del número de fallecidos, la confianza en los partidos (extraída de otro Eurobarómetro) y la puntuación en la dimensión liberal de la democracia en 2019 según el V-Dem Institute. Pues bien, la conclusión principal es que el factor más importante, bastante más que el número de fallecidos, es la calidad del componente liberal de la democracia (independencia judicial, división de poderes, etc.). Cuanto menor es dicha calidad, más irritación muestran los ciudadanos. La desconfianza en los partidos también es relevante: en los países con menor satisfacción en los partidos, la valoración del gobierno es peor, más allá del número de muertos que se registren. Los resultados pueden verse en la tabla del apéndice. Esto no quiere decir que el número de fallecidos sea irrelevante, pero parece claro que no basta por sí mismo para explicar las diferencias en las opiniones públicas europeas.

En el caso de los países de Europa occidental, no hay variaciones importantes en la puntuación del componente liberal de la democracia, por lo que esta variable no tiene mayor utilidad. Sin embargo, la confianza en los partidos sí es importante aun teniendo en cuenta el número de fallecidos. En los países en los que se confía menos en los partidos políticos en general, la valoración de la gestión de los gobiernos es más negativa (los detalles pueden encontrarse en el Apéndice).

El gráfico 3 muestra la asociación entre la insatisfacción con la gestión de la covid-19 y la confianza en los partidos políticos en los países occidentales (sin tener en cuenta los fallecidos). El resultado es muy llamativo y da pie a plantear una hipótesis adicional que no puedo desarrollar aquí por desviarme demasiado de la cuestión central: en los países con baja confianza en los partidos políticos, el número de fallecidos ha sido mayor (la relación es estadísticamente significativa). Esto podría tener sentido si el indicador de confianza en los partidos reflejara las disfuncionalidades del sistema político. En sociedades con confianza más baja en los partidos, el gobierno funcionaría peor y la ciudadanía reaccionaría de forma muy crítica con los malos resultados.

Gráfico 3. Insatisfacción según la confianza en los partidos políticos

En suma, parece que hay un componente político importante en los factores que explican la insatisfacción de los ciudadanos con los gobiernos en la crisis de la covid-19. No sólo importa el número de fallecidos. El contexto político resulta asimismo determinante.

3. La singularidad española: la revuelta de la clase alta

Como mencionaba al principio, España destaca por los altos niveles de crispación alcanzados en torno a la gestión de la pandemia. La polarización en las opiniones es casi total. Una comparación con Francia e Italia, los otros dos países con cifras semejantes de fallecidos, lo muestra rápidamente. En los tres países, las opiniones sobre la gestión del ejecutivo dependen en gran medida de si la persona apoya en general al gobierno o no. Ahora bien, hay diferencias interesantes. Así, entre quienes en general no apoyan al gobierno, un 18% en Francia está satisfecho con la gestión de la covid-19, mientras que el porcentaje equivalente en Italia es el 13% y en España sólo el 5%. Este porcentaje tan bajo sea probablemente consecuencia de que la derecha política y mediática haya llevado la estrategia de la crispación al límite.

Asimismo, España es el país en el que las diferencias de clase social son más relevantes para entender la división entre quienes están satisfechos o insatisfechos con la gestión del gobierno. Este resultado es ciertamente sorprendente: las manifestaciones de los llamados “cayetanos” no fueron una mera anécdota pintoresca, el debate político español ha activado un especial rechazo a la gestión del gobierno en las familias más acomodadas. Los datos del Eurobarómetro muestran que en España ni la educación, ni el género, ni la edad, ni el hecho de vivir con hijos en la casa, producen grandes diferencias en la valoración de la gestión del gobierno. Sin embargo, la clase social sí que produce cambios importantes.

El gráfico 4 muestra las variaciones por clase social en España, Francia e Italia. En Italia no se aprecia variación alguna, en Francia es la clase trabajadora la que muestra en todo caso una actitud más crítica, mientras que en España hay una diferencia de más diez puntos entre la clase alta y la clase baja. En la clase alta la insatisfacción con el gobierno llega al 69%, quedándose en el 58% en la clase baja. Esta diferencia es estadísticamente significativa.

Gráfico 4. Insatisfacción con la gestión del gobierno y clase social

4. Conclusiones

Hay grandes diferencias en la insatisfacción de las ciudadanías europeas con la gestión de la pandemia de sus gobiernos. España es el país en el que ha habido una reacción más crítica con el Ejecutivo. Una buena parte de esas diferencias se debe, obviamente, a la severidad de la covid-19 en cada país. Sin embargo, en los países del Este la insatisfacción es muy alta a pesar de que el número (y la tasa) de fallecidos es considerablemente más baja que en los países occidentales. Los datos analizados ponen de manifiesto que, además del número de fallecidos, la confianza política es fundamental: en los países con mayor confianza en los partidos, los ciudadanos tienden a ser menos críticos.

Los datos de España confirman que la estrategia de crispación de la derecha ha tenido cierto éxito, con la peculiaridad curiosa de que sea la clase alta la que muestra una mayor irritación con el gobierno.

Apéndice. Análisis de regresión

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí