1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carmen San José / Médica de familia jubilada y miembro de MATS

“La sanidad privada no ha estado al servicio de la pública. Tuvimos camas UCI privadas sin usar con el sistema desbordado”

Gorka Castillo 24/09/2020

<p>Carmen San José. </p>

Carmen San José. 

Redacción Médica YT

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Carmen San José (Madrid, 1951) ha sido la médica de familia de Buitrago de Lozoya, un municipio de irresistible belleza en la sierra norte de Madrid. Una difícil papeleta de sanadora de cuerpos, y en ocasiones también de almas, que ejerció durante 38 años con orgullo guerrillero en uno de esos flancos rurales que tiene la capital del reino, hoy hundida en la tristeza y un nuevo confinamiento por culpa de la pandemia. “Justificar el caos sanitario por la falta de médicos no se lo cree nadie. Es que ni siquiera intentan fidelizar a los MIR que acaban la carrera. ¿Por qué no les ofrecen contratos dignos? Hablo de cientos de estudiantes, muchos de los cuales salen corriendo de Madrid. La desgracia es que esto se viene haciendo desde hace tiempo”, afirma con un sesgo de fatalismo pero sin abandonarse al drama. Porque si algo tiene Carmen es un criterio razonable a favor del bienestar colectivo. “La expansión de los contagios en Madrid no se debe a los estilos de vida, como ha dicho Isabel Díaz Ayuso, sino a las condiciones materiales de vida de miles de personas. Esa es la vergüenza de este gobierno regional”, asegura. Además de una inagotable energía, mantiene un compromiso político con los servicios públicos que le llevan a realizar durísimas críticas a la gestión de la pandemia. Antes, durante y después del estado de alarma. A su izquierda y a su derecha. Y lo dice con una seguridad apabullante y una sinceridad acerada. “Me apena ver cómo se está dirigiendo esta crisis. Pero no todo es culpa del gobierno madrileño. También el ejecutivo central ha cometido grandes fallos”, añade. Reclamada para impartir conferencias sobre la atención primaria y salud pública, Carmen San José forma parte del Movimiento Asambleario de Trabajadores y Trabajadoras de la Sanidad (MATS), una organización que funciona de manera diferente a los sindicatos tradicionales ya que su estructura es la autoorganización y nadie manda sobre nadie.  

¿Por qué Madrid se ha convertido en la capital europea de la pandemia?

La situación de partida de Madrid ya era comprometida ya que se trata de una comunidad autónoma con enormes desigualdades estructurales y muy segregada. También hay que considerar la gran movilidad que registra. Es indudable que se trata de la comunidad mayor tasa de movilidad de todo el Estado. Movilidad interna y movilidad con el resto del país. Por eso digo que restringir la circulación de personas solo a algunos barrios y municipios es, entre otras cosas, una medida ineficaz.

¿Le parecen desacertadas las medidas de confinamiento decretadas?

Me parece inútiles debido a la gran movilidad de trabajadores y trabajadoras que existe entre el sur y el norte del área metropolitana de Madrid.

Como médica de familia durante más de 38 años, ¿qué fallos detecta en la gestión de la pandemia realizada por el gobierno de Madrid? 

 La expansión de los contagios en Madrid no se debe a los estilos de vida, como ha dicho Ayuso, sino a las condiciones materiales de vida

Durante los últimos meses, habría podido revertir lo que ahora estamos sufriendo. Al menos, en parte. Podría haber reforzado el sistema de atención primaria. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que partíamos de una situación tremenda. Madrid es la comunidad española que menos invierte en atención primaria. Por lo tanto, han tenido tiempo para analizar cómo afrontar esta pandemia y reforzar la plantilla que no sólo es de médicos sino también de personal de enfermería y administrativo. Falta potenciar hasta las propias líneas telefónicas. Y no se ha hecho nada. Lo mismo podría decir de la salud pública. Es vergonzoso que en Madrid no exista una dirección general de salud pública desde 2010. Es cierto que en 2016 se puso en marcha bajo la presidencia de Cristina Cifuentes pero ¿en qué condiciones? Por lo tanto, la Comunidad se presentó a combatir la pandemia con una plantilla de vigilancia epidemiológica muy restringida. Se pudo reforzar en marzo o en abril porque se veía venir lo que vino. Lo advirtieron voces acreditadas y especialistas en salud pública contrastados pero los responsables autonómicos no hicieron nada para evitarlo. 

Bueno, abrieron un hospital de campaña en el Ifema. 

Cierto, pero nuestro sistema sanitario es fuerte en atención primaria, algo que no tienen otros países. Era nuestra fortaleza, no nuestra debilidad, por lo que debieron haberlo reforzado para contrarrestar la expansión del coronavirus. Parece una obviedad pero aquí no se hizo. Se optó por las camas hospitalarias, que no sólo tuvieron que cerrar sino que ayudó a desenfocar el primer paso, mejorar las condiciones de la atención primaria, y que no me cabe duda que hubiera resultado un éxito.

Uno de los misterios sin resolver es el destino que ha corrido el dinero procedente del fondo autonómico para la lucha contra la covid-19. ¿Qué opina?

No tengo datos ni siquiera para decir si ese dinero ha llegado a las comunidades autónomas. Pero eso da igual en estos momentos. No es lo más importante. Y se lo digo con rotundidad porque existen fondos de contingencia y posibilidades para endeudarse que podrían mejorar los servicios públicos. ¿Acaso hay un motivo más justificado para hacerlo que una epidemia? Hablo de la sanidad pero también podría hacerlo de la educación y de los servicios sociales. Por lo tanto, no hablemos de esos millones y sí de los presupuestos de la Comunidad de Madrid, algo que conocemos de sobra. ¿Cuál es el gasto e inversión que se destina a los servicios públicos? 

El gobierno de Díaz Ayuso ha optado por socializar los errores cometidos y minimizar sus fallos. ¿De quién es la responsabilidad?

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, es responsable de las medidas adoptadas para afrontar la pandemia. Así que es normal que ahora eche balones fuera. Hasta me parece coherente que lo haga por su forma de pensar y por lo que ha demostrado. Hay medidas tomadas que me parecen muy desacertadas, es indudable, que no iban en la buena dirección para evitar muertes. Pero no todo es culpa del gobierno madrileño. También el ejecutivo central ha cometido grandes fallos.

¿Cuáles?

El gran engaño del gobierno de Madrid es el área sanitaria única, que destruyó la atención cercana que desempeñaban las 11 áreas que había

El primero es la falta de prevención de la pandemia porque tenía conocimiento de la expansión del coronavirus en otros países. Podía haber tomado medidas con mayor celeridad y no lo hizo. Esto impidió a España hacer provisiones de equipos y materiales para hacer frente a esta contingencia. Y el segundo fallo, en mi opinión, es que una vez que se dicta el estado de alarma no se previó las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. No sólo las sanitarias. Los ERTEs están muy bien porque amortiguan los despidos. Y lo mismo podemos decir del Ingreso Mínimo Vital, aunque aquí la burocracia ha dejado fuera a muchos que han perdido el trabajo y a personas vulnerables que no tienen qué comer. Así no se pueden hacer las cosas. Tampoco se ha dado una seguridad habitacional a mucha gente que vive hacinada en pisos de 20 metros cuadrados. Hay que ser críticos y exigentes: la gestión del gobierno central no ha sido buena. Ha sido insuficiente. 

¿Para qué sirvió el mando único?

En teoría, para coordinar el funcionamiento de los 17 servicios de salud que tenemos en el país. Pero también ha actuado de forma insuficiente. Quien se encargaba de realizar esta coordinación era el Consejo Interterritorial de Salud y también lo ha ejercido deficitariamente. En los 40 años que lleva funcionando el sistema descentralizado de salud pública no hemos desarrollado ninguna tradición de armonización de las políticas de salud, que es competencia del Ministerio de Sanidad. La consecuencia es que cuando hemos necesitado activar todas las redes de vigilancia epidemiológica nos hemos encontrado con muchas dificultades. Pero hay más ejemplos de incompetencia.

¿Se refiere al papel que ha tenido la sanidad privada en esta emergencia?

Exacto. La sanidad privada no ha estado al servicio de la sanidad pública. Eso es una realidad. Y donde se hizo fue de manera simbólica como lo demuestra que ahora tenemos a algunos propietarios pidiendo recompensas por los servicios prestados durante la pandemia. Eso es una vergüenza. A finales de marzo y primeros de abril tuvimos camas UCI privadas sin usar cuando todo el sistema estaba desbordado. Y eso ha pasado en Madrid y en otras comunidades. Pero tampoco podemos olvidar la situación que ha vivido la atención primaria durante el mando único. Si el Ministerio estaba convencido de que era insuficiente, yo me pregunto por qué no se ordenó reforzarlo.

¿Cree, entonces, que esa descentralización en 17 sistemas sanitarios distintos, ha debilitado la acción conjunta contra el coronavirus?

No. La centralización no es la solución. Un servicio público, y digo lo mismo de la educación, debe estar planificado y diseñado por profesionales y por la propia ciudadanía, que es a quien va dirigido. Por eso creo que es absolutamente necesario que estén descentralizados. Es la única manera de tener en cuenta todos los condicionantes socioeconómicos y de género necesarios para diseñar cualquier programa de salud pública. El problema ha sido la falta de experiencia para coordinar nuestro sistema descentralizado. Es que en España no tenemos un plan estatal de salud integral e integrado. El Consejo Interterritorial, que es donde se ven todos los consejeros autonómicos, no ha sido operativo en esta emergencia. De ahí que las redes epidemiológicas hayan sido desastrosas y que la tardanza en conocerse las cifras se hayan convertido en motivo de debate.

Pero también existen singularidades autonómicas. Una de ellas es la organización del servicio madrileño de salud como área sanitaria única. ¿Hasta qué punto ha afectado a la atención primaria? 

 Que más del 20% de los infectados sean sanitarios debería provocar vergüenza porque eso no ha pasado en ninguna parte del mundo

Eso fue un hito para introducir la competencia regulada, el mercado interno, etc. El gran engaño del gobierno de Madrid es el área sanitaria única. Una de las bases de su juego era la libertad de elección de los médicos de cabecera para esconder que la intención real era permitir que las leyes del mercado entrasen en el sector sanitario. Por eso digo que fue una falacia. Todos elegimos a nuestro médico en función de la cercanía y de la confianza. Nadie se va a la otra punta de la ciudad a pasar una consulta ordinaria. Y ahora estamos pagando sus consecuencias. Han confinado zonas en base a un número de positivos por cada 100.000 habitantes pero, ¿dónde van esas personas? ¿Dónde trabajan? Pues al lado de un área confinada, incluso con peores datos, que la que no lo está. Sólo hay que mirar los mapas. Pero es que, además, el área sanitaria única destruyó la atención cercana que desempeñaban las 11 áreas que había, y que podían haberse incrementado en alguna más. Esta decisión sólo cabe entenderla en el deseo de privatización y competencia entre centros del Gobierno del PP. Aquello que decía Esperanza Aguirre sobre que el dinero seguía al paciente… claro. Desde ese momento, los pacientes fueron derivados a hospitales de gestión privada o semiprivada, no a los centros que cada uno elige. 

Entonces, el sistema puede provocar un nuevo caos con los confinamientos selectivos actuales. Por ejemplo, un paciente de Vallecas que tiene su médico en la zona norte de Madrid.

Claro. Ahora, por fin, se ha visto la ineficacia de su funcionamiento. Madrid ya era una de las capitales más segregadas de Europa antes de la pandemia y ahora, en lugar de aminorarlo, lo están profundizando. ¿Por qué no han fortalecido los centros de salud? ¿Por qué no han contratado un mayor número de rastreadores? La expansión de los contagios en Madrid no se debe a los estilos de vida, como ha dicho Isabel Díaz Ayuso, sino a las condiciones materiales de vida de miles de personas. Esa es otra de las vergüenzas de este gobierno regional.

Pero uno de los argumentos utilizados por el Gobierno de Madrid para justificar el colapso de la atención primaria es la imposibilidad de contratar médicos porque las bolsas de trabajo están a cero. ¿Es cierto?

Justificar el caos sanitario por la falta de médicos no se lo cree nadie. Es que ni siquiera intentan fidelizar a los MIR que acaban la carrera. ¿Por qué no les ofrecen contratos dignos? Hablo de cientos de estudiantes, muchos de los cuales salen corriendo de Madrid. La desgracia es que esto se viene haciendo desde hace tiempo. La política de contratación de la Comunidad es de las peores de España. No sólo porque paga menos sino por las condiciones laborales que ofrecen. Una de las tragedias de la pandemia, y eso es extensible al resto del Estado, es cómo los sanitarios se han enfrentado a una situación de emergencia. Que más del 20% de los infectados sean sanitarios debería provocar vergüenza porque eso no ha pasado en ninguna parte del mundo. Nos hemos enfrentado a la pandemia a cuerpo descubierto. Y la culpa es del gobierno central. ¿Dónde estaba la previsión ante un estado de emergencia?

Nadie esperaba que el impacto del coronavirus llegara a ser tan devastador

¿Y eso justifica que el estado no estuviera preparado para una situación de emergencia, sea cual sea su naturaleza? Eso no se sostiene mínimamente. 

¿Cree que los 850.000 vecinos de Madrid que han sido confinados comprenden las medidas de emergencia que se han tomado?

Creo que muchos lo han interpretado como parte de la estrategia de una guerra de clases. Y la reacción que han tenido es la única que tienen a su alcance: movilización, información y autoorganización. Y me parece lógico porque las únicas medidas que van a reforzar son las policiales, no las sanitarias.  ¿Puede usted decirme si han anunciado alguna medida sanitaria de emergencia en los barrios y municipios afectados? ¿Van a enviar a Abrantes, a Carabanchel o a Vallecas personal médico y enfermeros de refuerzo? No. Sólo han pedido al Gobierno central policía y militares para que hagan cumplir las medidas. Esta decisión profundiza la segregación que ya existía y terminará por hundir en la estigmatización a esos barrios si alguien no lo remedia.

La sensación que queda es que todo ha derivado hacia la disputa política. Incluso el encuentro entre Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso terminó convertido en un pulso donde primaron los gestos políticos en lugar de las decisiones sanitarias.

La atención primaria va a quedar como la beneficencia para los pobres. Y todo el mundo que pueda se hará una póliza y un seguro privado. Esta es la gran tragedia

Es un pulso entre dos modelos. El problema es que el del gobierno central no se está llevando a cabo. Imagino que es porque no se lo terminan de creer. Dicen que son un ejecutivo progresista pero no aplican medidas que lo demuestren ni demuestran capacidad para intervenir en la buena dirección. Me gustaría recordar que 15 días antes de decretar el estado de alarma se seguía acudiendo a trabajar. Eso dice mucho, en mi opinión, de cómo comenzó esta situación. Y le faltó previsión en el acopio de insumos para enfrentar la pandemia ni se fortaleció la atención primaria, la primera línea de contención que España tenía ante una emergencia sanitaria. No era cuestión de abrir más camas. Eso vino después, cuando la atención ambulatoria se desbarató y la expansión del virus se volvió comunitaria. Es lo que ahora está sucediendo en Madrid. Como no ha hecho absolutamente nada desde que comenzó la desescalada en junio, ahora va a necesitar camas y presumiblemente registrará una sobremortalidad por una atención inadecuada no sólo por la covid sino por el resto de patologías.

¿A qué atribuye esa inacción del gobierno de Díaz Ayuso en la atención primaria y en la contratación de rastreadores sabiendo que la segunda ola estaba a la vuelta de la esquina?

Yo creo que han hecho cosas, aunque yo no las comparta. Han puesto la economía a funcionar a marchas forzadas. A lo otro, sin embargo, no le han dado la misma relevancia. Como cuentan con más de 80.000 profesionales que nos vamos a dejar la piel en esta crisis pues piensan que ya responderán. En fin. Es el desprecio a poner la vida y el bienestar de los madrileños y madrileñas en el centro de sus políticas. Si no es que sean tontos ni ineptos. Valen para lo que valen. Y su modelo es no restringir la capacidad económica. El resultado lo estamos sufriendo. ¿Qué ha sucedido en las residencias? Y no vale decir que Madrid no está peor que otras capitales europeas. ¿Cómo que no está peor? ¿No consultan los datos? Lo que aquí ha sucedido no se ha vivido en París, ni en Berlín, ni en Londres, ni en Lisboa, ni en Roma ni en Atenas. No señor. Aquí tenemos una extensión comunitaria del coronavirus bastante alarmante y lo que se debería hacer sociosanitariamente no se está haciendo. Y esto costará vidas.

¿Alberga esperanza de que algo pueda cambiar a mejor?

Pues, sinceramente, creo que si no se producen cambios sustanciales va a ser difícil de revertir la situación de maltrato que han sufrido los profesionales de la sanidad en todas las categorías. Desde el personal de limpieza y médicas hasta celadores, enfermeros y administrativos que lo dieron todo hasta el punto de perjudicar su propia salud. Eso es imposible de olvidar y por eso hoy ya no muestran el mismo ánimo y moral que tenían en marzo. Pese a todo muchos siguen triplicando sus horas de trabajo ante la escasez de personal de refuerzo y eso hay que explicarlo. 

¿Cuál es su mayor frustración?

Ver cómo se está desmantelando la atención primaria que va a quedar como la beneficencia para los pobres. Punto. Y todo el mundo que pueda se hará una póliza y un seguro privado. Esta es la gran tragedia, que cuando podía haber sido la base para abordar bien esta pandemia va a terminar siendo su entierro. Me da mucha pena lo que está ocurriendo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí