1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Correlación de fuerzas

¿Está tan cerca el papa Francisco de la extrema derecha?

Respuesta al artículo ‘¿Está tan lejos el papa Francisco de la extrema derecha?’ de Nuria Alabao

Gorka Larrabeiti / Santiago Alba Rico 14/10/2020

<p>El papa Francisco en 2014, en la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II.</p>

El papa Francisco en 2014, en la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II.

Jeffrey Bruno / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 18 de septiembre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, publicó un artículo en la revista ultraconservadora First Things, titulado “Los católicos de China y el testimonio moral de la Iglesia”. Tras anunciar que diplomáticos vaticanos y chinos iban a negociar la renovación del acuerdo secreto y provisorio de dos años entre la Santa Sede y China, relativo exclusivamente al nombramiento de obispos, Pompeo acusaba al Vaticano de haber desamparado a los católicos chinos, quienes, a juicio del Departamento de Estado, son objeto de maltrato y depravaciones por parte del Partido Comunista Chino. Pompeo recuerda a la Santa Sede que a finales del S.XX el testimonio moral de la Iglesia inspiró a quienes liberaron Europa del comunismo y desafiaron regímenes autocráticos y autoritarios en Asia y Latinoamérica. En el tuit que enlazaba al artículo, Pompeo fue aún más lejos: “De renovar el acuerdo [con China], el Vaticano estaría poniendo en peligro su autoridad moral”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

El 30 de septiembre, en plena campaña electoral estadounidense, el máximo responsable de la diplomacia visitó Roma y participó en un simposio celebrado en la Embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede bajo el título “Fomentar y defender la libertad religiosa a través de la diplomacia”. En el discurso que pronunció en dicha ocasión, Pompeo afirmó que “la misión de defender la dignidad humana –y en particular la libertad religiosa– sigue siendo el núcleo de la política exterior estadounidense”. Al final del discurso Pompeo saludó afectuosamente al cardenal ultraconservador Raymond Leo Burke, uno de los cabecillas de la oposición interna al papa. Francisco, en cambio, se negó a recibir al representante estadounidense porque, según admitió Mons. Richard Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados, el papa Bergoglio no quería ser instrumentalizado electoralmente.

No se conoce un momento histórico de mayor tirantez política entre Estados Unidos y el Vaticano. En su guerra fría contra China, los EE.UU. precisan –sí o sí– de la autoridad moral de la Santa Sede para combatir con armas iguales la poderosa autoridad moral del Partido Comunista Chino. Bergoglio se la niega porque su combate es otro. Bergoglio, por desgracia para Trump y suerte para el orbe, no es Wojtyla. En el Vaticano se recibió con “sorpresa” el tono conminatorio del artículo de Pompeo, que el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado vaticano, comentó con finezza vaticana: “Es significativo también el lugar donde se publican los artículos. Sabemos que la interpretación viene no solo del texto, sino también del contexto, que dice ya algo sobre las intenciones de quien escribió el artículo y lo publicó precisamente ahí”. El 3 de octubre Francisco publicaba su encíclica Fratelli tutti sobre la fraternidad y la amistad social.

¿No hubiera sido más coherente con el momento escribir algo a favor de la encíclica papal y aprovechar luego para recordar sus políticas de género? 

Este es el contexto en que se publicó, precisamente en la Revista Contexto, el artículo ‘¿Está tan lejos el papa Francisco de la extrema derecha?’. Basta una línea, en negrita, para conceder que la compañera Nuria Alabao lleva toda la razón al criticar el inmovilismo de Francisco en las cuestiones relacionadas con el control de la capacidad reproductiva de las mujeres. Ahora bien, ¿es ello suficiente para asociarlo, aún lejanamente, a la extrema derecha cuando Francisco actúa, de facto y de iure, como el mayor freno de la extrema derecha mundial?

Nunca nos ha gustado esa izquierda que renuncia a criticar a sus partidos o sus líderes so pretexto de que “no es el momento”. Siempre es el momento, desde luego, para criticar la política de género de la Iglesia y Nuria Alabao tiene todo el derecho de hacerlo mientras no cambie esa política. Ahora bien, también se puede criticar que se escoja precisamente uno de esos momentos –rarísimos a lo largo de su historia– en los que la Iglesia hace algo que hay que celebrar. Cualquier momento es bueno para criticar a la Iglesia. Son muy pocos los momentos en que merece aplausos. ¿No hubiera sido más coherente con el momento, y con el estado del mundo, escribir algo a favor de la encíclica papal y aprovechar luego para recordar sus políticas de género e incluso llamar la atención sobre la ausencia de mujeres en el texto pontificio? Creemos que de esa manera se habría facilitado el diálogo, no con el papa Francisco, no, sino con las miles y miles de mujeres que mantienen una doble batalla dentro del catolicismo: contra la ultraderecha –esa sí– que trata de derrocar a Francisco por todos los medios y contra los políticas de género de la Iglesia. ¿Se puede ser feminista y estar contra el abolicionismo? Alabao sabe muy bien que sí. ¿Se puede ser feminista y musulmana? Alabao sabe muy bien que sí. ¿No se puede ser feminista y católica? ¿No se puede ser católica y estar a favor de la despenalización del aborto? Aún más: ¿no se puede ser feminista y estar personalmente en contra del aborto? Criticas de este tipo no facilitan precisamente el diálogo con todos esas cristianas que se consideran a sí mismas de izquierdas y feministas y, al mismo tiempo, apoyan con más o menos reservas al papa Francisco. En lugar de acompañarlas en la batalla compartida, se les dice que su papa, al que ellas están defendiendo de los Pompeo, Bolsonaro, Salvini, Abascal o Bannon, así como de los cardenales más ultraderechistas –ellos sí– del sector eclesiástico más retrógrado, es de ultraderechas; y que allá ellos y que jamás gloria. Aparte del carácter políticamente falaz del argumento, nos parece poco inteligente renunciar a millones de aliados potenciales en un mundo que se hace jirones. A veces la izquierda prefiere un enemigo fácil que un aliado difícil.

¿Cómo es entonces que vemos a Francisco tan igual y tan distinto? Pues es que discrepamos en el objeto de debate. Para Alabao, el “principal ámbito de influencia” de la Iglesia serían las cuestiones de género; para nosotros, en cambio, el ámbito de influencia de la Iglesia es la Historia misma. El historiador Giaime Pala lo explicaba muy bien: “Cuando se habla de la Iglesia, no se puede coger una parte (cuestiones de género) para deslegitimar el todo. Se dialoga con ella para que el todo avance, incluso en sus partes más reaccionarias, apoyándose en los católicos más avanzados. Es lo que ha hecho históricamente la izquierda”.

Alabao y CTXT, nos parece, han escogido mal el momento y el enfoque. Uno tiene la sensación de que el artículo se sitúa más ante la encíclica Amoris Laetitia que ante Fratelli tutti, despachada  someramente en un párrafo y mediante una concesión un tanto cínica. “Vale”, dice la autora, “podemos estar contentas” cuando Bergoglio señala los males de la globalización neoliberal, el consumismo, la especulación financiera, la mercantilización, la guerra, cuando alerta sobre el maltrato a los migrantes o critica la propiedad privada cuando no sirve a un fin social, el “populismo irresponsable” o los “nacionalismos cerrados, resentidos y agresivos”.

Nos parece que hay un sector de la izquierda que prefiere ignorar los cambios en la Iglesia y que, si se alegra de ellos, lo hace a regañadientes

No se trata solo de “estar contentos” sino de valorar la relevancia de su contenido. Más allá de las frases contundentes sobre el “dogma neoliberal” o la propiedad privada como “derecho secundario”, esta encíclica tiene, al igual que el documento sobre la fraternidad, mucho de inspiración ilustrada. Para empezar, el tema: la “fraternidad”, que antepone en importancia a la libertad e igualdad. Y luego, las 87 menciones al derecho como regulador de las relaciones entre las personas, los pueblos y las religiones. Eso es republicano. Como republicana es la negativa a que se explote la “cristiandad” como arma en la política exterior global.

El reduccionismo intelectual tiene consecuencias políticas. No es ni riguroso ni eficaz definir a la ultraderecha y, en consecuencia, por contraste, a la izquierda en virtud de un único rasgo: su posición a favor o en contra del aborto. Con arreglo a esta lógica, estaríamos obligados a decir, por ejemplo, que Oscar Arnulfo Romero, asesinado en San Salvador por la ultraderecha mientras daba misa, era de ultraderecha; y que Stalin, que era desde luego un criminal pero de otra clase, era también de ultraderecha; y que el expresidente de Ecuador Rafael Correa –con independencia de que nos guste más o menos– es de ultraderecha. E incluso que Leonardo Boff, el conocido teólogo de la liberación, anticapitalista y cercano al marxismo, entusiasta defensor de este papa (y que consideró un gran paso sin retorno la decisión de Francisco en 2016 de pedir la absolución para las mujeres que hubieran abortado) es, según esta ley asociativa, también de ultraderecha. De la misma manera, y al revés, podríamos decir que, puesto que Hitler era vegetariano y animalista, los vegetarianos y animalistas son todos próximos al nazismo, sin considerar que la mayor parte de ellos no son racistas ni antisemitas ni belicistas ni ambicionan conquistar Polonia (rasgos que, al contrario que el vegetarianismo, sí definen el nazismo). Estar a favor o en contra del aborto no es lo que define a la ultraderecha, como no era el animalismo lo que definía al nazismo. Pensar que no hay ninguna diferencia entre Wojtyla y Francisco porque ambos comparten posición en este terreno (olvidando además mil matices al respecto) es una actitud que recuerda mucho a la de ese antiimperialismo sumario que afirma que da igual quién gobierne en EE.UU. Creemos que la presidencia de Trump debería bastarnos para desterrar esa idea; de hecho, todos nos resignamos a apoyar mentalmente al elitista y conservador Biden como un mal menor. Pero ocurre que Francisco no es Biden: Francisco es más bien Sanders. ¿No debería alegrarnos mucho que una persona mucho más próxima a Sanders que a la ultraderecha gobierne uno de los Estados política y moralmente más influyentes del mundo?

Los sínodos de la familia de 2014 y 2015 demostraron que Francisco no contaba con la mayoría para acometer reformas de calado

Nos parece que hay un sector de la izquierda que prefiere ignorar los cambios en la Iglesia y que, si se alegra de ellos, lo hace a regañadientes y como menospreciando la novedad de que “el papa progre”, pobre y menos malo (en muchísimo tiempo) vaya por el mundo frenando a la extrema derecha, consolidando el diálogo con China y el Islam, o abrazando con fuerza la causa de la ecología social y el cuidado de la casa común. No es suficiente. Francisco sigue alineado con la doctrina social de la Iglesia –y, por extensión, con la extrema derecha– en lo tocante a los derechos de las mujeres y los derechos de los trans. El resultado es que no se valora suficientemente el hecho de que Francisco haya desplazado del foco de su agenda los “valores no negociables” y los haya sustituido por otros: la justicia social, la dignidad humana, la ecología, la fraternidad.

Los sínodos de la familia de 2014 y 2015 demostraron que Francisco no contaba con la mayoría para acometer reformas de calado. Para hacernos una idea: Francisco consiguió meter en una nota a pie de página una ventana que daba la posibilidad de que los divorciados pudieran comulgar. Los reaccionarios de todo el mundo, que cuentan con mucho, mucho dinero y muchos medios, se lanzaron contra él. Lo acusaron de hereje. Pidieron su dimisión. ¿Justifica ello algo? Para nosotros, no. El inmovilismo de la Iglesia católica en cuestiones de género tiene mucho de ensañamiento. Hay que cambiarlo porque es justo hacerlo y porque ofrece, como bien dice Alabao, una base ideológica que otros utilizan. Ahora bien: no valorar y no entender las coyunturas reales, los márgenes de actuación histórica, las correlaciones de fuerzas en las que se mueve este papa es un tremendo error. Los papas pasan y la curia se queda. Muy necio sería no aprovechar que tenemos un papa progre en un momento crítico. “Internacionalismo o extinción”, avisa Chomsky, que reconoce en el trabajo de Francisco “una señal de alarma para afrontar esta crisis”. Esta encíclica papal habla al mundo y constituye, según el historiador Massimo Faggioli, “un documento clave en términos del viraje en la Iglesia hacia un catolicismo global”. El internacionalismo de izquierda hará muy bien en tener presente la mirada y la conciencia socioambiental que emana tanto de la Laudato sì (“todo está conectado”) como de la Fratelli tutti (“todos estamos conectados”) para hacer frente compacto contra un internacionalismo de derecha belicosamente operativo desde hace tiempo.

En las cuestiones de género, que nos indignan tanto como a la compañera Alabao, no se trata sólo de que la Iglesia les preste más atención: demos todas más voz a las teólogas católicas. Dialoguemos en lo difícil. No caigamos en las “recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz” (FT, 15).

“Los hombres no son más perfectos que el sol”, decía el poeta y revolucionario cubano José Martí; y añadía: “el sol tiene manchas”. En pleno eclipse civilizacional, conviene ser implacable con las sombras, sí, pero también celebrar, sostener y alimentar la poca luz que aún nos queda. Aunque la linterna la lleve un cura.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

El pasado 18 de septiembre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, publicó un artículo en la revista ultraconservadora First Things, titulado “Los católicos de China y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gorka Larrabeiti

Autor >

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. Sus últimos dos libros son "Ser o no ser (un cuerpo)" y "España".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hctrmm06

    Las batallas hay que celebrarlas según se van ganando. A veces, conquistando el centro de un país, no se gana la guerra. Su tiempo ha tomado llegar a donde estamos. 

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí