1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

El agente secreto y la cultura popular de los 60

Fragmento de ‘No soy un número. Un viaje por la cultura popular de los 60 a través de El Prisionero’, editado por Applehead Team

Santi Pagés 1/03/2021

<p>Escena de El Prisionero.</p>

Escena de El Prisionero.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vista desde el presente, la década de 1960 aún conserva un considerable influjo. Hablar de «los años 60» evoca inmediatamente tiempos de esperanza y vitalidad, de cambios y creatividad, tiempos en los que las instituciones tradicionales se tambaleaban y todo, hasta el triunfo de la revolución, parecía posible. La década produjo hito tras hito en el cine, la literatura, la música, los cómics, la tecnología, la moda, mientras se sucedían violentos hechos que la recorrieron de punta a punta, desde el asesinato de JFK hasta el mayo francés, siempre con la Guerra del Vietnam de fondo. El conflicto en el Sudeste asiático empujó a las generaciones jóvenes, las más numerosas que hasta entonces habían llegado al mundo, a movilizarse, a protestar, a manifestarse codo con codo con los obreros, los colonizados y las minorías étnicas. Fue también una década de ambivalencia hacia el progreso, una década que se vivió bajo la sombra del hongo atómico, apenas evitado en la crisis de los misiles de Cuba. Al mismo tiempo, y no por casualidad, la estética futurista se convertía en parte de la vida cotidiana. La carrera espacial entre los dos bloques y las nuevas tecnologías de comunicación, especialmente la cada vez más popular televisión, irrumpieron en el imaginario popular. Edificios como la terminal del aeropuerto de Los Ángeles, las exposiciones en Seattle en 1962 y en Nueva York en 1964, o la moda space age de Paco Rabanne o Pierre Cardin mostraban un optimismo hacia el futuro y el desarrollo técnico que culminó con la llegada del Apolo 11 a la Luna en verano de 1969 y la primera conexión a distancia entre dos ordenadores unos meses más tarde. No es de extrañar que en la segunda mitad de la década surgiera un nuevo movimiento, el hippie, que abogaba por el rechazo a la sociedad convencional en búsqueda de una realidad aparte.  

Desde sus mismos títulos de crédito, queda claro que El Prisionero pertenece de lleno a la desbordante cultura popular de los 60. La música, los colores, las imágenes de Londres, epicentro de los swinging sixties; un hombre bien vestido que conduce un coche deportivo, que vive en un apartamento elegante y se prepara para viajar a un destino exótico. Muestrario de una década opulenta, la última de los que suelen denominarse «los 30 gloriosos» años del capitalismo. El Prisionero abrazaba una estética declaradamente pop, definida por Peter Blake, el diseñador de la cubierta del Sgt Pepper’s lonely hearts club band (1967) de los Beatles, como un arte popular, desechable, de bajo coste, producido en masa, juvenil, ingenioso, efectista y glamuroso. Los trajes coloridos, la música jovial, los interiores futuristas y su adscripción al género de aventuras hacen de El Prisionero una obra eminentemente pop. 

El Prisionero se emitió por primera vez entre 1967 y 1968, el bienio epicentro de los más sobrecogedores sucesos de la década. Es imposible no contemplar la serie como ventana a ese periodo en el que la revolución parecía inminente. En los meses que transcurrieron entre la emisión del episodio piloto en Reino Unido en septiembre de 1967, recién terminado el llamado «verano del amor», y su conclusión en febrero de 1968 dio tiempo a que el Che Guevara fuera asesinado y a que en Vietnam se produjera la ofensiva suicida del Tet, que quebró la voluntad del ejército estadounidense y marcó el origen de su ulterior derrota. Bajo la presión de las movilizaciones contra la guerra, incluyendo la célebre marcha hacia el Pentágono en octubre, Lyndon B Johnson decidió no presentarse a la reelección, allanando el camino para que Richard Nixon ganara las elecciones al año siguiente. Más o menos por entonces, un hombre delgado y simpático llamado Alexander Dubcek se convertía en presidente de una Checoslovaquia aun en la órbita soviética que iniciaba un proceso de apertura que con el tiempo se llamaría la Primavera de Praga. 

Entre febrero y mayo de 1968 se emitieron en Francia 13 de los 17 episodios de El Prisionero (el resto no se dobló al francés, algo común entonces). En ese periodo fue asesinado Martin Luther King y las manifestaciones estudiantiles se extendieron por todo el mundo. En Alemania, Italia, México y Japón la represión dejó tras de sí cientos de heridos, decenas de muertos. Los dos últimos episodios de la serie se emitieron por la televisión francesa mientras las fuerzas del orden entraban en la Sorbona ocupada por los universitarios y se levantaron barricadas por todo París. Casi al mismo tiempo, entre marzo y agosto de 1968, El Prisionero se emitió en España, incomprensiblemente permitida por los censores franquistas pese a su evidente contenido antitotalitario. En esos meses se produjeron en Madrid y Barcelona continuos choques entre los estudiantes y «los grises», que entraron cargando a caballo en los cámpuses universitarios. ETA cometió su primer atentado.

El 1 de junio de 1968, precedida de una gran expectación después del impacto de su emisión en Reino Unido, la CBS estrenó El Prisionero en Estados Unidos. La emisión del segundo episodio fue pospuesta debido al asesinato de Robert Kennedy. Desde entonces y hasta su conclusión a finales de septiembre dio tiempo a que los tanques soviéticos entraran en Praga aplastando su primavera, y a que la policía norteamericana reprimiera con enorme violencia las protestas que tuvieron lugar durante la convención del partido demócrata en Chicago. El movimiento contracultural entró en estado de shock. La ventana de oportunidad de la revolución en Occidente se cerró. 

Esta riada de sucesos fue la culminación de una serie de tendencias sociales y culturales que llevaban gestándose desde mediados de los 50. Aquellos también fueron los años de formación de la estrella principal de la serie, Patrick McGoohan, y del resto del equipo de producción. Por eso, para entender mejor El Prisionero, los temas que la articulan y la década en que se produjo, avanzaremos y retrocederemos en el tiempo para rastrear esos antecedentes y entender algunas de las principales corrientes de la cultura popular de «la década prodigiosa».

Agentes secretos 

Con su premisa de un agente secuestrado por una desconocida potencia que pretende extraerle sus secretos, El Prisionero se comercializó como parte de la ola de ficción de espías que se había apoderado de la cultura popular de los años 60 inundando la literatura, el cine y la televisión. Había agentes secretos por todas partes. Un espectador o espectadora podía cruzar de un extremo al otro la semana sintonizando una serie de espías cada día. En el cine reinaba Sean Connery como James Bond, cuyo éxito planetario generó imitaciones de todo presupuesto y pelaje. En los cómics, una cierta editorial llamada Marvel había comenzado a publicar Nick Fury, agente de SHIELD. En la literatura popular reinaban John Le Carré e Ian Fleming, las puntas visibles de un iceberg inmenso de novelas de espionaje que llenaban los estantes de librerías y kioscos.  

Por supuesto, la ficción de espías no había nacido ayer. Su nacimiento suele ubicarse en el relato de Edgar Allan Poe La carta robada (1844) en el que el detective Dupin resolvía el robo de unos papeles gubernamentales. Tampoco el concepto del agente secreto era nuevo; ahí estaba el relato de Joseph Conrad El agente secreto (1907). Pero el superespía que nace a mediados de la década de los 50, y que alcanza su plenitud en la década de los 60, era un animal diferente.  

Su nacimiento se debió, por supuesto, a la Guerra Fría. Un conflicto sordo y oculto por definición, que tuvo su literal pistoletazo de salida con el suicidio de Hitler en el búnker de la Cancillería. Los combates de la Guerra Fría se libraban en privado: la presunta infiltración comunista, el tráfico de secretos nucleares, las deserciones, la carrera espacial, la (des)estabilización de países satélites. El agente secreto era un producto natural de ese contexto, el soldado ideal para combatir en una guerra cuyo frente era cambiante, ubicuo e impredecible. 

‘El Prisionero’ abrazaba una estética declaradamente pop, un arte popular, desechable, de bajo coste, producido en masa, juvenil, ingenioso, efectista y glamuroso

Los anglocéntricos estudios de la ficción de espías suelen señalan la novela Secret Ministry (1951) del británico Desmond Cory y su Johhny Fedora como la primera aparición de un superespía en la ficción. Pero lo cierto es que ese honor lo ostenta Tu parles d'une ingénue! (1949) la primera novela del francés Jean Bruce protagonizada por Hubert Bonisseur de La Bath, nombre en clave OSS 117, un agente norteamericano descendiente de aristócratas galos. Bruce sublimó en su creación su propia personalidad y vivencias. Había sido agente de la Interpol, joyero, actor y un apasionado de los coches de carreras. Fleming haría lo mismo con James Bond, una amalgama de sí mismo y de agentes de campo que había conocido durante su época en el servicio secreto británico. Aunque OSS 117 se distingue de 007 en que es culto y domina idiomas, comparte con él otras muchas cualidades: es peligroso, atractivo, atlético, seductor y, por supuesto, un machista empedernido. Pero no solo Jean Bruce se adelantó a Fleming. Cuando Bruce abandonó la editorial Fleuve Noir, esta comenzó a publicar novelas sobre Francis Coplan, también conocido como FX 18, un ingeniero fichado por los servicios secretos franceses y cortado bajo un patrón similar a OSS 117. La primera novela del personaje, titulada Sense issue! (1953), se publicó el mismo año en que 007 debutó literariamente en Casino Royale. En definitiva, para cuando se estrenó 007 contra el Dr No (1962), los franceses ya llevaban unos cuantos añitos practicando el género del agente secreto en la literatura y el cine. 

La ficción de superespías de aquellos primeros años retenía elementos aún muy cercanos al género negro, el hard boiled y la ficción detectivesca. Ian Fleming, por ejemplo, era un gran admirador de Raymond Chandler. De hecho, en la primera incursión de James Bond en la gran pantalla puede detectarse aún esta influencia. 007 investiga el asesinato de un agente en Jamaica durante una gran parte del metraje. Cuando el Dr No le trae finalmente a su guarida este, decepcionado porque Bond no quiere seguirle el juego, le espeta «No es usted más que un vulgar polizonte».

Pero es con el levantamiento del Muro de Berlín en 1961 y la crisis de los misiles de Cuba de 1962 cuando el agente secreto completa su mutación y se erige como guardián moral de Occidente pese a ser con frecuencia un Don Juan y un asesino a sangre fría. El superespía ofrecía certidumbre en momentos en los que la destrucción del mundo estaba a un botón rojo de distancia. El agente secreto mantiene el peinado, la compostura y el autocontrol incluso en las situaciones más desesperadas. Con él, la audiencia siente que está en buenas manos y que la victoria contra los malvados está asegurada.

Otra razón fundamental que explica el éxito mundial del género de agentes secretos era su innegable magnetismo. El superespía era la fantasía del hombre blanco occidental, sujeto a su cotidiano y embrutecedor trabajo de oficina o fábrica, a su obligación de adquirir productos, de proveer a su dócil esposa de los últimos automatismos domésticos. En la edad de oro del capitalismo que siguió a la Segunda Guerra Mundial, las portadas de las novelas de agentes secretos y los posters de las películas del género abrían portales a mundos exóticos repletos de ropas caras, gadgets imposibles, y bellas mujeres. No en vano, El hombre de la pistola de oro (1965), la duodécima novela que Ian Fleming escribió sobre James Bond, se publicó por entregas en Playboy. En el caso de 007, esa fantasía masculina incluía la reubicación de Gran Bretaña en el contexto internacional tras la pérdida definitiva de su imperio. Es poco casual que 007 contra el Dr No se estrenara el mismo año en que Jamaica se independizó de Reino Unido; la isla caribeña es la principal localización de la aventura. El agente secreto servía para restaurar al hombre occidental en una posición de dominio frente a dos movimientos de liberación que le amenazaban, el descolonizador y el feminismo. El agente secreto era un macho alfa, un emperador sin destronar. Eso no quiere decir que las mujeres no tuvieran ningún interés en la ficción de espías. De hecho, el éxito global del género no puede explicarse sin el público femenino. De ello hablaremos con detalle en próximos capítulos. 

Existe una tercera razón para el auge de la ficción de espías a la luz de la cual podemos entender muy bien El Prisionero: Los 50 y 60 fueron décadas de chocantes adelantos tecnológicos. Muchos de ellos llegaron a los hogares, como la televisión, pero otros eran más desasosegadores, como el taquioscopio, las computadoras o los nuevos fármacos. Estos avances hicieron crecer la sospecha de que instancias ocultas podrían estar operando dentro o al margen del gobierno. Por eso el supervillano y sus organizaciones secretas poseen guaridas hipertecnificadas. Los agentes secretos de los años 60 se enfrentaban a máquinas que intercambian cuerpos, inteligencias artificiales desbocadas, plantas y animales genéticamente modificados, rayos de miniaturización y láseres de la muerte. Para el protagonista de El Prisionero, la tecnología y los gadgets no son nada positivo sino los instrumentos que sus captores utilizan para tratar de subyugarle.

El agente secreto nos ofrece certezas contra estos aterradores conceptos porque es capaz de acceder a la dimensión en la que operan las fuerzas arcanas que buscan conquistar el mundo para después derrotarlas. De hecho, una de las acepciones de la palabra «agente» según el DRAE es alguien «que obra o tiene capacidad de obrar». El agente puede hacer lo que para nosotros es imposible: descifrar códigos, descubrir secretos, entrar en espacios restringidos que nos están vedados. Cada una de sus victorias consigue detener el progreso y devolvernos momentáneamente al orden. No en vano, en este loco principio de siglo XXI en el que nos asedia una necesidad de reafirmación similar, el agente secreto sigue siendo necesario; ahí están los éxitos de las sagas Bourne y Misión Imposible, que ya va por su séptima entrega.

Esta ansiedad ante lo desconocido explica la crucial influencia de Con la muerte en los talones (1959) en el boom de la ficción de espías, de similar envergadura a la que tuvieron las novelas de Ian Fleming en la cultura popular. En el clásico de Hitchcock, el personaje interpretado por Cary Grant es un ejecutivo de publicidad que se ve embrollado en una trama de espionaje sin quererlo y por culpa de su propio gobierno. En sus tribulaciones le acompaña la bella Eva Marie Sant, que sabe más del asunto de lo que aparenta. Aunque Hitchcock ya había ensayado la idea del espía involuntario en sus dos versiones de El hombre que sabía demasiado (1934 y 1956), Con la muerte en los talones alcanzó un éxito total porque conjuraba los ingredientes precisos en el momento justo: Regalaba la fantasía del agente secreto al hombre corriente, que podía convertirse en seductor y aventurero por accidente, y disfrazaba de enredo romántico la incertidumbre sobre lo que sucedía en las bambalinas del espionaje internacional y la lucha entre bloques.

Vista desde el presente, la década de 1960 aún conserva un considerable influjo. Hablar de «los años 60» evoca inmediatamente tiempos de esperanza y vitalidad, de cambios y creatividad, tiempos en los que las instituciones tradicionales se tambaleaban y todo, hasta el triunfo de la revolución, parecía posible. La...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santi Pagés

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí