1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Manu Escudero / Embajador ante la OCDE

“El acento debe ponerse ahora en el uso de los fondos europeos, no en un aumento de la fiscalidad”

Miguel Mora 2/10/2021

<p>Manu Escudero, en una imagen de archivo.</p>

Manu Escudero, en una imagen de archivo.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Manu Escudero (San Sebastián, 1946) fue uno de los pocos dirigentes socialistas que se alineó junto a Pedro Sánchez en su guerra contra el aparato de Ferraz. Economista inquieto y hombre tranquilo, licenciado por Deusto y máster en la London School of Economics, Escudero pasó de estar fuera del PSOE a ser el cerebro económico del proyecto Sí es sí, que sirvió de base a la campaña electoral de las primarias que catapultaron a Sánchez hasta la secretaría general y luego a la presidencia del Gobierno. El artífice del giro a la izquierda de aquel PSOE fracturado vive ahora en París, donde es embajador y representante permanente de España ante la OCDE. Desde allí contesta por escrito a algunas preguntas de CTXT sobre su reciente libro, Nueva Socialdemocracia, publicado por la Fundación Pablo Iglesias, en el que pone al día el ideario económico socialista y aboga por una reforma del capitalismo que ponga límites al poder de los fondos buitre y los oligopolios. 

Biden, Noruega, Alemania, España… ¿Asistimos a una resurrección de las ideas y las fuerzas socialdemócratas en el mundo? 

Creo que algo está cambiando en el discurso económico internacional: yo lo estoy viviendo en primera fila en la OCDE, pero pasa lo mismo en el FMI y otras instituciones multilaterales. Ese nuevo discurso está mucho más cercano a los valores de la socialdemocracia que a los valores de las opciones de derecha o centro-derecha. Es un discurso en el que comienza a integrarse la lucha contra las desigualdades y la lucha contra el cambio climático y la biodiversidad en el concepto mismo de crecimiento económico, así como una visión mucho más dinámica y mucho menos “austericida” del propio crecimiento, junto a la noción de que la globalización produce ganadores y perdedores y eso se puede evitar sin caer en el proteccionismo… Atrás van quedando los conceptos básicos del neoliberalismo –desregulaciones, privatizaciones, impuestos a la baja, visión acrítica de la globalización, y una visión dogmática de los déficits presupuestarios y la deuda. No es que lo nuevo haya ya triunfado y lo viejo haya muerto, sino que estamos en una transición de un viejo discurso a uno nuevo. Esa incipiente convergencia entre el naciente discurso internacional y los valores de la socialdemocracia probablemente explica el hecho de fondo de que esta comienza a tener los vientos a favor, y esto explicaría la nueva situación en Europa con nuevos gobiernos socialdemócratas en el norte de Europa y la perspectiva de un gobierno liderado por la socialdemocracia en Alemania.

Es sorprendente que el viraje real que realizó el PSOE y que significó salir del declive electoral haya sido sistemáticamente ignorado y obviado por muchos intelectuales y analistas

Sin embargo, para consolidar la resurrección de la socialdemocracia hay que señalar una tarea que aún tiene por delante: realizar un examen autocrítico de cómo pasó en general de ser una fuerza política “de los 30%” (en apoyos electorales) a finales del siglo XX, a una fuerza política “de los 15%” y en declive en la década de 2010.

Yo afirmo que ese examen autocrítico ya se ha ido realizando en España, mediante el reposicionamiento político del PSOE desde 2017, de la mano de Pedro Sánchez y sus equipos. Es sorprendente que ese cambio, ese viraje real que realizó el PSOE y que significó salir del declive electoral en el que se había metido, haya sido sistemáticamente ignorado y obviado por muchos intelectuales y analistas.

Esa puesta al día de los presupuestos socialdemócratas en Europa, ¿en qué se diferencia de las ideas del PP europeo? Lo digo porque socialistas y populares suelen votar exactamente lo mismo en Europa. 

Los pilares de una nueva socialdemocracia que ajuste cuentas con el pasado y en consecuencia supere definitivamente la amenaza de declive en la que se encontraba, son en mi opinión los siguientes:

a. Un nuevo acento en la lucha contra las desigualdades de renta, y sobre todo de concentración creciente de la riqueza en pocas manos –hace cinco años en el lenguaje socialdemócrata no se abordaba la realidad de las “desigualdades”, sino que se utilizaba un término mucho más parcial, la “igualdad de oportunidades”. Obviamente esto estaba relacionado con los logros del pasado, con la construcción del Estado de bienestar. 

b. Las desigualdades no se pueden resolver solamente mediante mecanismos redistributivos (progresividad en impuestos y servicios universales de sanidad, educación, servicios sociales y protección social), sino que son necesarias nuevas políticas “predistributivas”, relacionadas con las desigualdades crecientes que se dan en la producción, en los lugares de producción, en el modo de organización de las actividades económicas, en la realidad económica y social diaria de cada persona.

c. La elevación a la categoría de principio de la socialdemocracia, junto a los principios tradicionales de justicia social, de dos nuevos principios: el ecologismo, es decir, la transición ecológica y energética, así como el feminismo, que supone la erradicación definitiva de la dominación de la mujer y de la cultura patriarcal. Este último aspecto no se plantea como una lucha identitaria, sino como el caso más importante de lucha contra las desigualdades.

d. El abandono de las grandes alianzas con la derecha que, dentro de un marco neoliberal dominante, llevó a la socialdemocracia a ocuparse de la mera gestión. Detrás del “no es no” a las grandes alianzas que se planteó Pedro Sanchez en 2016, estaba algo mucho más importante que era volver a abrazar el espíritu reformador del socialismo democrático, que había ido languideciendo…

Estos cuatro nuevos elementos son los pilares de una nueva socialdemocracia, que tiene poco que ver con los presupuestos del PP europeo, aunque no se debe renunciar a que esa fuerza en Europa asuma en el futuro algunos de los elementos planteados… Peor lo tenemos con el PP español, porque es una fuerza política que, en vez de construirse como fuerza democrática de centro-derecha, está cada día más contaminada por los presupuestos ideológicos de la extrema derecha española, por Vox, que es el espejo en el que se mira. 

En el libro, traza su decálogo para la nueva socialdemocracia y afirma que la búsqueda de mayor igualdad en renta y riqueza debería ser el elemento central de las políticas socialistas. Sus propuestas se parecen mucho a las de Unidas Podemos. ¿Por qué parece tan reticente el Gobierno Sánchez a emprender pues una reforma fiscal realmente progresiva, que tase a las grandes empresas y a los súper ricos, en la línea de los Demócratas de Estados Unidos?

De hecho, la primera acción que tomamos en la Ejecutiva del PSOE recién constituída en 2017 fue impulsar en España una nueva política de rentas, en la que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) tenía un papel central. Esto se puso en práctica tan pronto como Pedro Sánchez formó el gobierno después de la moción de censura a Rajoy… Estoy hablando de 2017, cuando Unidas Podemos andaba aún dando vueltas a Gramsci…

España tiene la necesidad de incrementar sus ingresos fiscales en varios puntos del PIB para equilibrar el gasto que ha asumido nuestra sociedad para pagar nuestro Estado de bienestar

Las propuestas de nueva socialdemocracia no sé si se parecen a las de otros, pero lo que sí sé es que tienen su propia fundamentación en nuevos elementos de economía política y en unos basamentos ideológicos que yo no he visto enunciados por otras fuerzas políticas. Por ejemplo, el diagnóstico de las crecientes desigualdades parte de una visión de la economía política de la transición digital en la que, si no lo remediamos con la política democrática, se profundizará la división entre unas pocas “grandes estrellas” que seguirán aumentando sus sueldos astronómicos, unos segmentos de profesionales muy bien pagados que trabajan en los oligopolios o oligopsonios que están surgiendo a partir de las empresas digitales y de inteligencia artificial, una mayoría de clases medias y trabajadoras en los países desarrollados empobrecidas, y unos segmentos que se situarán en los márgenes de las actividades económicas, y se componen sobre todo de las generaciones jóvenes que ya no podrán aspirar al nivel de vida de sus mayores. 

Respecto a esa reticencia que dice que tiene el gobierno de Pedro Sanchez para acometer una reforma fiscal, no es tal. Un gobierno de nueva socialdemocracia realizará una reforma fiscal. Y la hará porque España tiene la necesidad de incrementar sus ingresos fiscales en varios puntos del PIB para equilibrar el gasto que ha asumido nuestra sociedad para pagar nuestro Estado de bienestar. Sin embargo, en el momento actual de salida de un colapso económico sin precedentes por la pandemia, el acento debe de estar en el uso de los fondos europeos para la recuperación y las reformas, y no en un aumento de la fiscalidad. Y eso es, precisamente, lo que distingue a la nueva socialdemocracia de otras opciones de izquierda: para ser reformador hay que saber manejar los tiempos, acumular fuerzas en los momentos oportunos y acometer entonces las reformas… Ese espíritu reformador que sabe cómo plantear las reformas en el momento adecuado para contar con una mayoría de apoyo, y no antes ni después, es un elemento básico del socialismo democrático. Más a largo plazo, además, irá cambiando la naturaleza de la fiscalidad, porque en la sociedad digitalizada de un futuro no muy distante, el trabajo asalariado necesario para niveles crecientes de producción irá siendo menor (aunque el trabajo fuera del mercado y con valor social irá aumentando), al tiempo que aumenta la polarización de renta y riqueza entre una minoría y la mayoría de clases medias y trabajadoras: las nuevas fuentes de ingresos públicos cada vez serán más claramente la riqueza de los “billonarios” y los beneficios de las empresas productoras de nuevas tecnologías digitales y de inteligencia artificial.

La Transición Ecológica y la Digitalización deben ser gobernadas mirando al bien común, afirma. Pero más bien parecería que el PSOE está fracturado y que no renuncia a su alma socioliberal, más pendiente de los deseos del Ibex y los Fondos Buitre que de los de sus votantes.

La nueva socialdemocracia debe tener en cuenta la colonización que determinados fondos financieros están intentando en la economía productiva española

Yo no lo veo así. La nueva socialdemocracia debe tener en cuenta la colonización que determinados fondos financieros están intentando en la economía productiva española. Y en este terreno habrá que enfrentarse a tensiones inevitables con algunos de ellos, así como con otros núcleos de poder económico privado: esto no es un brindis al sol, sino algo que el Gobierno ya ha comenzado a hacer, en el caso, por ejemplo, de la transición energética y en concreto la factura de la luz. Ante las subidas enormes del precio del gas, la posición que ha tomado el gobierno ha sido, por un lado, bajar los impuestos. Pero ha dicho bien claramente a las grandes empresas productoras de energía que el esfuerzo tiene que ser compartido, y por ello ha determinado suprimir una parte muy importante de los beneficios (llamados literalmente “beneficios caídos del cielo”) que perciben esas empresas que operan infraestructuras nucleares o hidroeléctricas cuyos costes y amortizaciones son muy bajos y no justifican tales beneficios.

En el libro constata que la concentración empresarial y el empuje de los fondos buitre están determinando no solo la estructura de la economía financiera sino que también condiciona cada vez más la economía productiva, y que es preciso contener ambos elementos. ¿Qué reformas concretas propondría para España?

Generalmente los abusos de poder que se dan por parte de fondos de inversión sobre sectores productivos toman la forma de la entrada en empresas clave para formar oligopolios u oligopsonios y, a través de esos mecanismos de poder en el mercado, transferir renta de las empresas productivas a los propietarios o partícipes en los fondos. Por ello el primer mecanismo que se debe reforzar como un elemento clave en la nueva economía es la defensa de la competencia, o más en general, las regulaciones que limiten la concentración de poder excesivo en los mercados. Hay otras medidas a contemplar en el escenario de las inversiones a escala internacional, pero todas ellas deben tener la misma filosofía: no se trata de abolir esas instituciones privadas, sino de irlas condicionando mediante presión política para que se alineen con el bien común.

Más sanidad pública. No a las residencias privadas. Vacunas sin patentes y avances para considerar el clima como un bien público. Suena muy bien, pero en España no parece haber acciones concretas que nos acerquen a esos objetivos. ¿Podría el PSOE plantear estos asuntos en la próxima campaña electoral? ¿Harán algo concreto antes del fin de la legislatura en ese sentido?

Yo creo que veremos un reforzamiento de la sanidad pública, en la forma de mayor inversión y mayor cooperación entre la administración central y las autonómicas, por ejemplo. Mi esperanza es que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que se está poniendo en pie con los fondos europeos no solamente sirva para la recuperación sino, genuinamente, para la reforma, más allá de las reformas que plantea Europa, en diversas políticas públicas clave, como las políticas industriales, la políticas activas de empleo, la inserción laboral juvenil, la digitalización de las pymes y de las administraciones… La clave del éxito de ese plan será precisamente que ayude a España a pegar un gran salto de reformas. Creo que se está dando una tensión y una movilización sin precedentes cara a la recuperación, tanto en el sector público como en el privado: pero es un proceso que acaba de empezar, y esto se comenzará a notar más pronto que tarde.

Aboga también por una nueva versión de la globalización y un New Deal para los países en desarrollo. Y sostiene que las recetas neoliberales están agotadas. Como economista, ¿cree de verdad que el capitalismo es reformable?

Sí, son palabras mayores. Necesitamos una nueva versión de la globalización que conserve la apertura de los mercados y evite el proteccionismo, pero que tenga en cuenta a los perdedores en los procesos de globalización y los proteja. Y necesitamos un nuevo acuerdo para el desarrollo que exija mayor responsabilidad a los países en vías de desarrollo en materias como la protección social o el esfuerzo fiscal interno de modo que las élites de esos países contribuyan más a su desarrollo, y a cambio, necesitamos mucha más solidaridad en términos de ayuda, de apoyo frente a la deuda contraída en la pandemia, y de estímulo de las inversiones directas extranjeras en esos países: eso es el nuevo “deal”, absolutamente necesario en Latinoamérica, en África y en el Sureste asiático.

Creo que la tesis más fuerte de mi libro es esta: por debajo de la transición ecológica, la transición digital y la transición demográfica (que también debe ser tenida en cuenta) estamos ya embarcados en una gran transición de superación del capitalismo. No se trata de reformarlo, sino de superarlo, conservando el mercado pero aboliendo gradualmente la supremacía inordinada de los poderes económicos privados. El capitalismo ya no da más de sí, y solamente cabe esperar en el largo plazo un estancamiento secular para las clases medias y las trabajadoras… Esta perspectiva de una superación del capitalismo no es una perspectiva inevitable, pero sí es una perspectiva posible. Y es la primera vez, desde tiempos de Bernstein, que el socialismo puede comenzar a imaginar una sociedad nueva, a la que se llegará a través de la democracia y de las reformas, con el apoyo de la mayoría. No es una perspectiva para que se cumpla mañana, pero sí que es una evolución posible a largo plazo. 

Manu Escudero (San Sebastián, 1946) fue uno de los pocos dirigentes socialistas que se alineó junto a Pedro Sánchez en su guerra contra el aparato de Ferraz. Economista inquieto y hombre tranquilo, licenciado por Deusto y máster en la London School of Economics, Escudero pasó de estar fuera del PSOE a ser el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. albaix

    Está claro que vivimos en una época de transición, sin tener aún muy claro hacia dónde desembocará, pero me da a mí que la socialdemocracia tampoco da más de sí, visto que a lo más que llega hoy día es a poner tiritas y parches aquí y allá. Mi visión es bastante pesimista: lenta agonía en la que las élites, en un escenario de magros o nulos beneficios, intentarán arramblar con todo lo que puedan con tal de conservar sus privilegios y cuotas de poder. Sin protestas masivas en la calle nada significativo creo que cambie, pero estas difícilmente se producirán mientras la mayoría siga "informándose" en los medios generalistas. Entretanto, la derecha mediática no para de inaugurar periódicos y canales de tv. La guerra parece perdida, pero quién sabe, quizás movimientos como XR puedan crecer hasta alcanzar una masa crítica. A algo hay que agarrarse.

    Hace 1 mes 28 días

  2. Aramis

    Manu Escudero levita en el Olimpo parisino erguido muchos kilómetros sobre el nivel del mar sentado en la nube a la gauche del Dios Cronos; creador de agendas y momentos, además de patrón de los relojeros, ojo avizor, de reformas. Así desde le trono parisino Escudero no ve más desigualdad que la digital, ni más colonizadores que los buitres inversores, a los que pretende “intimidar” con los viejos espantapájaros de la «defensa de la competencia» y la regulación de los mercados con el deseo de que se alineen con el bien común. El miedo de los buitres debe de ser terrible, porque apenas tiene sentido práctico lo que dice. Escudero habla como el tuerto en la caseta de los ciegos en plena feria de Sevilla, cuando todos se preguntan ¿Cuándo viene el jamón?...

    Hace 1 mes 29 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí