1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

Ancha es Castilla

Lo iliberal ofrece algo que no ofrece el PSOE, las terceras vías: un sentimiento de pertenencia a un proyecto, cuando no hay ninguno, sino la selva

Guillem Martínez 15/02/2022

<p>Mañueco celebra la victoria electoral la noche del 13 de febrero.</p>

Mañueco celebra la victoria electoral la noche del 13 de febrero.

TW Alfonso F. Mañueco

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

LA VIDA Y LA PARAPSICOLOGÍA. La vida es un hecho político. No así, no siempre y no necesariamente, la política, que suele ser todo lo contrario. Un hecho partidista e institucional. Una sociedad consagrada a la política –este es el caso desde 2011; en Cat, antes; Cat es Esp dos años antes, y con otra boina– es una sociedad con cierta patología que confunde el hecho político –las tensiones que provoca la injusticia, la desigualdad, el abuso, la corrupción– con la política –esa disciplina, en términos generales, inasequible a la injusticia, la desigualdad, etc.–. En las dictaduras, o en todo lo contrario, las repúblicas de Weimar, la política, que no tiene nada que ver con la vida, se come una gran energía de lo que llamamos vida. La vida es, básicamente, un espacio de 24h durante cinco días. Bueno. La vida y la política tras las elecciones en C&L.

PABERNOSMATAO. Si la razón de un adelanto de elecciones en C&L era solventar un gobierno dependiente de C’s, las elecciones han sido un fracaso para el PP, que ahora es más dependiente, y de un partido aún menos edificante. Visto lo visto, y para comerse con patatas a C’s, era más rápido, efectivo y certero acudir a la normalidad extendida de comprar a C’s, ese partido que nació como partido en venta y que, en efecto, se está vendiendo C.A. a C.A., hasta su venta final. C’s es una metáfora no del liberalismo esp, esa cosa carente de metáforas, en tanto que no existe, sino del periodismo esp, profundamente sesgado, y que dio a C’s una entidad y unos valores que nunca tuvo. C’s, en fin, es un partido cat, que nació para jugar a los nacionalismos. Esto es, para crear una batalla, que no una victoria –en la disciplina nacionalismo nunca gana nadie de manera sostenible y todo el rato–. Su exportación a Esp fue la exportación a un nacionalismo, el esp, que ya está copado de accesos y sucursales y matices. Es lógico que sus usuarios, tras el agotamiento de esta partida, vuelvan a la casa madre, a cambio de una mejora en sus expectativas vitales. O sin ella. El C’s institucional, en ese sentido, parece no pedirle nada a la vida que no pueda ofrecerle, pongamos, el bufete Martínez-Echevarría. El C’s institucional, por otra parte, parece no poder ofrecer nada al bufete Martínez-Echevarría / la realidad / el mercado nacionalista.

Casado ha demostrado que no tiene equipo, que no tiene asesores, que carece de inteligencia comunicativa

Si, por otra parte, el objetivo del PP era interno, solventar una pugna interna en el PP, entre el PP-Casado y el PP-soltero –Ayuso et al.–, ha perdido el PP (c)asado. No ha rentabilizado las elecciones con una victoria épica. Y –esto es lo dramático– ha dilapidado una apuesta comunicativa. Sobres aparte, la fortuna de un partido es su política comunicativa. Jugar, apostar por el trumpismo fuera del MAD-federal –la política esp que se desarrolla en MAD, en la confusión, dilatada, de que MAD es Esp– ha sido una apuesta de riesgo. No ganada. Es decir, perdida. Casado ha demostrado que no tiene equipo, que no tiene asesores, que carece de inteligencia comunicativa –el 90% de la inteligencia política en la política institucional–. Incluso con medios a favor, la ausencia de ese tipo de inteligencia se paga. Como ha sido el caso. La metáfora: Ayuso ya habla de convocar el congreso del PP MAD, esa cosa que tenía que haber aplazado una victoria chachi en C&L. Un congreso, a su vez, no es nada, salvo la escenografía de una comunicación. A Casado, sin comunicación, le darán hasta en el paladar. Compren palomitas. La próxima batalla del PP, contra sí mismo y contra Vox –es decir, también contra sí mismo– será pronto, en Andalucía.

PSOEING. El PSOE ha sido, no obstante, y de manera menos espectacular, el gran perdedor. El PSOE son dos cosas. Es a) una metáfora. Cuando viajas por Esp ves que es una suerte de SPD, de partido de tercera generación, en el que está quién tiene que estar. Una izquierda fiel, razonable, dialogable, con anhelos, con cierta agenda del siglo XXI. Pero también es b) un partido esp. Esa cosa que, conforme se acerca a MAD se vuelve un proyecto comunicativo, una comunidad de intereses, una suerte de objetos muertos que caminan. Un zombie. Es, en su caso, el sostén del Estado. El único. El PP no es un partido de Estado, sino un acceso a él. El Estado post-78 se mantiene gracias al PSOE. Pero en una lógica que no es el PSOE extra-MAD.

El PSOE se está especializando en un juego al que juegan mejor las derechas esp, en contacto con ese torrente comunicativo que son las extremas derechas 2.0

Si entendemos que el Estado ha quedado anclado en una suerte de Restauración perpetua y permanente –con determinados mitos nacionalistas; inasequible a las reformas; inasequible al federalismo, la forma más natural para Esp; inasequible a otra agendas políticas discutibles con otras izquierdas; inasequible a otras fórmulas astutas, más allá del neoliberalismo–, el PSOE puede ser, a partir de un momento –cercano, o ya pasado– el partido pagafantas. El partido que siembre un poco de orden y simpatía, y poco más, en paréntesis sin gobiernos PP. El PSOE se está especializando en un juego –de comunicación, antes que de política efectiva– al que juegan mejor las derechas esp, en contacto con ese torrente comunicativo que son las extremas derechas 2.0. Está desaprovechando su estancia en el poder. No está aprendiendo a compartir políticas. Algo fundamental cuando el bipartidismo se ha acabado. C&L es la metáfora de que un neoliberalismo simpático importa poco, y de que una política de comunicación efectiva es algo fundamental en las derechas –en Esp no pueden comunicarse a sí mismas con sinceridad–, pero que en las izquierdas solo es un complemento. Sobre los problemas de comunicación del PSOE: a ver cómo solventa un cordón sanitario a Vox más allá de la comunicación, sin facilitar, sin crear yuyus peores, como una Gran Coalición.

“EN ÁVILA, MIS OJOS, DENTRO EN ÁVILA”. En la antología de poesía popular castellana de Dámaso aparecía este inquietante poema: “En Ávila, mis ojos, / dentro en Ávila. / En Ávila del Río / mataron a mi amigo, / dentro en Ávila”. Es un poema medieval anónimo, incomprensible, bellísimo y cargado de perplejidad. Y, si quitamos ‘medieval’ y ponemos ‘Weimar’, explica lo que ha pasado no tanto en Ávila, sino en Soria. Algo incomprensible. La Esp vaciada ha sacado el 40% de los votos en una provincia. Esto es, ha aportado un programa y un lenguaje que ha sido interpretado como operativo por una mayoría, y que no tiene nada que ver con PSOE, PP, Vox o UP. Ha hecho trizas el bipartidismo que –no hagan caso cuando les digan que no– está hecho trizas. Es el prólogo de algo. Que será corto o largo. Y sin el adjetivo ‘izquierdas’. Más si entendemos las izquierdas como algo parecido a las derechas: una forma de comunicar, de vestir, de hablar a partir de un léxico más complicado que el de las derechas, lo que le aproxima al léxico católico en su díaZzzzzz. Como sucede con el poema que les he endiñado, no sabemos nada de estas candidaturas. Sabemos que no se inclinan hacia la izquierda. Lo que puede ser un indicio para saber hacia dónde caerán. O no. Pueden ser determinantes, en breve, para decantar mayorías en el Estado. O no.

LA DEPRESIÓN. Los yaganes de Tierra de Fuego tenían, dicen, una de las lenguas más fascinantes del mundo. Las palabras eran frases, que determinaban la interpretación del léxico. Así, la palabra ‘depresión’, tan chunga en occidente, en yagán se cotidianizaba y equivalía a la frase ‘periodo en el que un cangrejo pierde el caparazón anterior, y aún no tiene el nuevo’. La depresión yagán es tal vez lo que le ha pasado a UP, ese partido en refundación, que no iría nada mal que se refunde encima, y se dote de caparazón, lo más pronto que pueda. Refundarse consiste en muchas cosas, pero también en darle un final honorable a su aparato anterior. El aparato es esa cosa que no se va ni con agua caliente, y que acostumbra a entorpecer la creación de caparazones. Sabemos poco del próximo UP. Parece que será un algo confederal. Lo que le aproximaría al paisaje real. Estaría bien –y eso ya no se puede asegurar– que careciera de aparato, que fuera como el Partido Demócrata, esa cosa que se arrejunta cada 4 años. Estaría bien que discerniera entre política institucional y vida, que tuviera algo que le anclara a la vida, y que tuviera autonomía para la política institucional, esa cosa irreal y con lenguaje propio. Y que aportara una socialdemocracia operativa. No hay ningún partido institucional de izquierdas –incluido Bildu o CUP– que no sea socialdemócrata de manera efectiva. En general, y frente a la Tercera Vía, hay un culto planetario al concepto socialdemocracia. Piketty, con suma astucia, utiliza el palabro socialdemocracia para aludir a cosas que nunca lo fueron, o que dejaron de serlo, como una fiscalidad global, o un IRPF efectivamente progresivo.

C&L, en todo caso, parece ser un aviso a UP. No se puede ir a las elecciones andaluzas con el mismo caparazón

Al concepto socialdemocracia, conforme se aleja de la Tercera Vía, se le van colando conceptos como renta básica en el trade-mark. Para el pack izquierdas, incluso para algo más vasto, y que podría ser el pack de lo no iliberal, es necesaria una socialdemocracia operativa, no anclada en la simpatía, el léxico, o en el gran hecho comunicativo que significa estar en un gobierno del PSOE. C&L, en todo caso, parece ser un aviso a UP. No se puede ir a las elecciones andaluzas con el mismo caparazón.

LOS ANTICOMUNEROS. Vox ha crecido dramáticamente. O no tanto. Los porcentajes de voto de, respectivamente, PP, PSOE y Vox son los mismos que los de las últimas elecciones generales para todo el Estado. C&L confirma, en todo caso, una progresión local. Que no es tanto electoral –que lo es; ha sido espectacular– como cultural. Lo que tendría que llevarnos a alarma y a elucubraciones. Pero si pensamos que Vox es un partido-experimento, fundado desde FAES, con material PP, para volver, algún día, a la refundación de la derecha esp, en otro sitio –más a la derecha, y con una tabulación internacional– se reducen las elucubraciones y aumentan las alarmas. Aún sin la información de quién ha votado a Vox –¿hombres?, ¿hombres y mujeres? ¿ricos? ¿pobres?–, algo pasa con una nueva formación iliberal en Esp, a la que, parece ser, le han votado antiguos electores de C’s, PP y –glups– cualquier otro partido no englobado en la novísima España Vacía. El neoliberalismo admite pocas bandas sonoras. Y una es el nacionalismo. Lo iliberal ofrece algo que no ofrece el PSOE, las terceras vías: un sentimiento de pertenencia a un proyecto, cuando no hay ninguno, sino la selva. Se mire por donde se mire, es insuperable. Las extremas derechas están creciendo y conectando con la sociedad. Es un problema global. En Esp, tienen la mitad del trabajo hecho. Tienen a) un público –derechista o izquierdista– que cree que las batallas culturales son la política, un b) concepto, ‘constitucionalismo’, admitido como animal de compañía, y no como aberración democrática. Tienen una c) Ley Mordaza. Y tiene d) un poder Judicial sensible a una agenda esp que no iría más lejos culturalmente de lo establecido en la Restauración del XIX. Todo eso junto, efectivo ya desde hace años, es la fantasía de otras extremas derechas en Europa. Lo que habla de la ausencia de las izquierdas en las culturas locales. Solo se las vota cuando la locura de las derechas finaliza ciclo. Que PP y Vox gobiernen en un gobierno regional es, por otra parte, algo asumido en Esp, tras lo de Andalucía, Murcia y MAD. Y algo poco preocupante en el exterior. De hecho, hoy no aparece nada de C&L en la prensa internacional. 

LA VIDA Y LA PARAPSICOLOGÍA. La vida es un hecho político. No así, no siempre y no necesariamente, la política, que suele ser todo lo contrario. Un hecho partidista e institucional. Una sociedad consagrada a la política –este es el caso desde 2011; en Cat, antes; Cat es Esp dos años...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Salvador Blissett

    A ver si los editorialistas se leen la parte final de tu artículo, porque empieza a ser un tanto sonrojante una perspectiva tan pírrica a nivel argumentativo (a tí Guillén como siempre GRACIAS, sobre todo por el argumento retórico -metáfora- sobre UP) "Vox ha crecido dramáticamente. O no tanto. Los porcentajes de voto de, respectivamente, PP, PSOE y Vox son los mismos que los de las últimas elecciones generales para todo el Estado. C&L confirma, en todo caso, una progresión local. Que no es tanto electoral –que lo es; ha sido espectacular– como cultural. Lo que tendría que llevarnos a alarma y a elucubraciones. Pero si pensamos que Vox es un partido-experimento, fundado desde FAES, con material PP, para volver, algún día, a la refundación de la derecha esp, en otro sitio –más a la derecha, y con una tabulación internacional– se reducen las elucubraciones y aumentan las alarmas. Aún sin la información de quién ha votado a Vox –¿hombres?, ¿hombres y mujeres? ¿ricos? ¿pobres?–, algo pasa con una nueva formación iliberal en Esp, a la que, parece ser, le han votado antiguos electores de C’s, PP y –glups– cualquier otro partido no englobado en la novísima España Vacía. El neoliberalismo admite pocas bandas sonoras. Y una es el nacionalismo. Lo iliberal ofrece algo que no ofrece el PSOE, las terceras vías: un sentimiento de pertenencia a un proyecto, cuando no hay ninguno, sino la selva. Se mire por donde se mire, es insuperable. Las extremas derechas están creciendo y conectando con la sociedad. Es un problema global. En Esp, tienen la mitad del trabajo hecho. Tienen a) un público –derechista o izquierdista– que cree que las batallas culturales son la política, un b) concepto, ‘constitucionalismo’, admitido como animal de compañía, y no como aberración democrática. Tienen una c) Ley Mordaza. Y tiene d) un poder Judicial sensible a una agenda esp que no iría más lejos culturalmente de lo establecido en la Restauración del XIX. Todo eso junto, efectivo ya desde hace años, es la fantasía de otras extremas derechas en Europa. Lo que habla de la ausencia de las izquierdas en las culturas locales. Solo se las vota cuando la locura de las derechas finaliza ciclo. Que PP y Vox gobiernen en un gobierno regional es, por otra parte, algo asumido en Esp, tras lo de Andalucía, Murcia y MAD. Y algo poco preocupante en el exterior. De hecho, hoy no aparece nada de C&L en la prensa internacional"

    Hace 9 meses 13 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí