1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Política Exterior

El sacrificio colonialista del pueblo saharaui

Con el apoyo al sátrapa Mohamed VI, del que Europa viene a decir que es ‘nuestro sátrapa’ por su papel en el control de la inmigración, se condena al Sáhara a la expulsión de sus tierras y un durísimo ‘apartheid’

José Antonio Pérez Tapias 21/03/2022

<p>Campamento de refugiados saharauis en Argelia. </p>

Campamento de refugiados saharauis en Argelia. 

Protection and Humanitarian Aid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al pueblo saharaui le ha llegado el mensaje de que no pinta nada en el mundo, hasta el extremo de que también se le niega un lugar en el mapa: los campamentos de Tinduf, en el Sáhara argelino, han quedado reducidos a inhóspito refugio en medio de la nada, predispuesto para que los mandamases del mundo arrojen a los saharauis por el sumidero de la historia. Especialmente ominoso es el papel que le toca hacer a España en la terrible injusticia que, a la vista de todos, se comete con el pueblo saharaui. No es papel sobrevenido a resultas de alguna lotería de la historia. Es la función que el Estado español ha de desempeñar una vez que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, asume que el plan de Marruecos de 2007 para una autonomía del Sáhara Occidental es solución “seria, realista y creíble” para el conflicto que se viene dando entre ese Estado, que pretende hacer valer su soberanía sobre el territorio en cuestión, y la constituida República Árabe Saharaui Democrática que reivindica su independencia. 

La desvelada opacidad del alineamiento de España con Marruecos ante el conflicto del Sáhara Occidental

Volteando la política de Estado que España ha venido desarrollando durante casi cincuenta años –defender la necesidad de llevar a cabo un referéndum de autodeterminación como clave establecida por las resoluciones de la ONU para culminar un proceso de descolonización perversa y violentamente obstaculizado por el régimen marroquí–, el presidente del gobierno español se ha alineado con la posición de Mohamed VI, el rey dictador de Marruecos, que desde su absolutismo político logra culminar la “Marcha Verde” que en 1975 promovió su padre, Hassan II, para ocupar ilegalmente el territorio cuya anexión su hijo se dispone ahora a consagrar. Lamentablemente, al atropello del pueblo saharaui se añade, por lo que tal decisión supone, lo que para España es una humillación notoria, por mucho que se revista de ventajas presentadas como contrapartidas de un pacto que, además, se exhibe como respaldado por razón de Estado. Tras décadas de ninguneo de España como “potencia administradora”, con papel asignado por el derecho internacional en la descolonización del Sáhara Occidental, la política de chantaje permanente llevada a cabo por los sucesivos gobiernos marroquíes consigue ahora su objetivo, en un contexto global fuertemente tensionado por la invasión rusa de Ucrania –la imperialista “guerra de Putin”–, que no deja de recordar cómo se inició en el ya mencionado 1975 la apropiación de lo que era colonia española cuando, despotenciada como metrópoli, se hallaba políticamente bloqueada ante una incierta transición en días en que el dictador Franco daba sus últimos estertores. 

Hay que hablar de opacidad desvelada: se pone en evidencia una grave carencia de sensibilidad democrática al dar ese paso de forma ajena a los pactos de Estado 

La gota ofensiva en el amargo trago que se ofrece a la ciudadanía española la pone un comunicado de la Casa Real de la Corona alauita que da cuenta del escrito del presidente Sánchez. Lamentablemente, hay que hablar de opacidad desvelada, lo cual pone en evidencia una grave carencia de sensibilidad democrática al dar ese paso de forma ajena a los pactos de Estado que constantemente se invocan, a procedimientos parlamentarios previos, a deliberación en el seno del gobierno y dejando al margen al mismo PSOE con todas sus resoluciones congresuales en sentido contrario a la decisión que ahora se ha conocido. Lo cierto es que como paso previo en los preparativos de esta actuación, fue nombrado el señor Albares ministro de Exteriores, una vez descabalgada de ese puesto la señora González Laya tras las quejas subidas de tono por parte de Marruecos por la atención hospitalaria prestada en España a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, por razones humanitarias. Nunca olvidaremos la respuesta inhumana dada por el régimen de Marruecos alentando a miles de jóvenes, muchos de ellos adolescentes, a una peligrosa entrada en Ceuta como masivo movimiento migratorio: habitual pauta del chantaje, en esta ocasión poniendo en peligro la vida misma de quienes se lanzaron al mar para tan riesgosa aventura. Mientras que González Laya sigue apelando al marco de Naciones Unidas y a la legalidad internacional para abordar el conflicto de Marruecos con el Sáhara, el ministro Albares se dedica a “vender” –es lo que hace en esa zona de solapamiento entre diplomacia y cinismo en la que con tanta satisfacción se sitúa– las ganancias para España del negocio que supone el alineamiento en torno a la supuesta autonomía del Sáhara. Tal alineamiento, no respondiendo a un pacto serio, presenta flancos a todas las objeciones habidas y por haber respecto a la viabilidad de instituciones con autonomía para el Sáhara, como se puede argumentar a la vista de la represión del movimiento por la autonomía en el Rif, sin ir más lejos. 

Se inicia una nueva etapa en relación a tres cuestiones: freno a las reivindicaciones sobre Ceuta y Melilla, acuerdos económicos relativos a pesca, y control de migraciones

Se pueden hacer algunas objeciones al respecto de la presunta cualidad “realista” del plan que se apoya. Es importante tener presente la justificación que desde la presidencia del Gobierno se ha hecho de la nueva línea adoptada: con ella se inicia una nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos, países vecinos llamados a colaborar, lo cual, como se dice textualmente en comunicado hecho público, redundará en “garantizar la estabilidad, la soberanía, la integridad territorial y la prosperidad de nuestros países”. Eso tiene concreción, como todo el mundo sabe, principalmente en tres cuestiones: freno a las reivindicaciones marroquíes sobre Ceuta y Melilla, acuerdos económicos como son los relativos a pesca, y control de migraciones, punto cada vez más delicado que a España interesa sobremanera, máxime cuando la UE cuenta con Frontex, pero no con política migratoria que pueda considerarse tal. 

La decisión tomada por el gobierno supone una escisión en su seno. A ello se suman las sombras que se ciernen en las relaciones entre España y Argelia

Nadie dirá que las cuestiones señaladas son baladíes. Es cierto que son de máximo interés y pueden contemplarse como razones de Estado. Ahora bien, ¿todo ello es un bloque de razón de Estado que constituye motivo suficiente para cambiar toda una política de Estado, hasta el momento respetuosa con los derechos del pueblo saharaui, resoluciones y actuaciones de la ONU y doctrina de organismos internacionales, y que a partir de este momento deja de serlo? ¿No hay otros caminos para abordar el conflicto y para lograr acuerdos en torno a los puntos que preocupan a España? Ni siquiera se ha debatido esto políticamente, lo cual es aún más sorprendente cuando la decisión tomada por el Gobierno español supone una escisión al respecto en su seno, una previsible carencia de apoyo parlamentario, la imposibilidad de unidad en torno al gobierno en momentos difíciles por la guerra en Ucrania, los problemas de suministros y las dinámicas inflacionistas de la economía con sus repercusiones sociales. Si a ello se suma las sombras que se ciernen sobre las relaciones con Argelia, aliada del Polisario, de quien dependemos en la mayor cuantía del gas que necesitamos, las supuestas ventajas empiezan a palidecer. Y lo que debiera considerarse en primer plano: el pueblo saharaui queda en la estacada, con sus años de lucha y con sus activistas, ellos y ellas, acosados, detenidos y a veces torturados en prisiones marroquíes. ¿Y dónde queda el apoyo recibido por la comunidad saharaui desde la sociedad española? ¿Reducido a un humanitarismo sin correlato político alguno? 

Una España con dependencia neocolonial sacrifica injustamente al pueblo saharaui por razón de Estado 

El fondo de todo lo que nos ocupa y preocupa tiene que ver, sin duda, con las mismas presiones recibidas por el gobierno español respecto al contencioso del Sáhara en los últimos tiempos. Ya se ha dicho que desde la UE quería evitarse un frente conflictivo en el sur de Europa cuando en el este se tiene la invasión rusa de Ucrania, con todo lo que supone, además de las consecuencias humanas de una guerra marcada por la barbarie criminal impulsada por Putin, en cuanto a cuestionamiento radical del orden global en el que hasta el momento estábamos. Sí, es asunto mayor, que no quita pensar en que en ese contexto pudiera haberse entrevisto alguna jugada desestabilizadora de Mohamed VI, al estilo de lo que es tradición en la monarquía alauita. De ahí que haya que contentar al sátrapa, del que Europa viene a decir que es nuestro sátrapa, sobre todo debido a su papel en la contención de la inmigración. Y si todo ello ha pesado sobre el presidente Sánchez, la incidencia se acrecienta desde que el presidente Joe Biden hace suya la decisión de su predecesor en la presidencia de EEUU: Trump reconoció la soberanía marroquí del Sáhara, contrapartida al reconocimiento del Estado de Israel por Marruecos. 

Hay que contentar al sátrapa, del que Europa viene a decir que es nuestro sátrapa, sobre todo debido a su papel en la contención de la inmigración

Conclusión: el pueblo saharaui quedó condenado una suerte parecida a la del pueblo palestino, que se cifra en expulsión de sus tierras y expolio de sus riquezas, soportando procesos de limpieza étnica y durísimo apartheid. Israel, lo peor en cuanto a Estado colonial, queda como modelo para Marruecos. Y España entra en el juego, contribuyendo a que el pueblo saharaui, como ya apuntó hace años Yolanda Sobero, buena conocedora de su trayectoria, se vea condenado al olvido. Después de todo, allá por 2008, a diferencia de las posiciones sostenidas por James Baker a favor de la causa saharaui a tenor del derecho internacional, cuando fue representante del secretario de la ONU para el Sáhara Occidental, otro enviado de la ONU para encauzar el conflicto, el holandés Van Walsum, se mostró partidario de que los saharauis renunciaran a sus reivindicaciones independentistas y se avinieran a la fórmula marroquí. Incluso Zapatero se apuntó a tal camino, como estos días él mismo recuerda –obviando presupuestos y conclusiones de lo que entonces él promovió como "diálogo de civilizaciones"–. 

El pueblo saharaui queda condenado a la expulsión de sus tierras y expolio de sus riquezas, soportando procesos de limpieza étnica y durísimo apartheid

Con tales antecedentes, y en las circunstancias en que estamos, el presidente Sánchez se suma al entierro de lo que ha sido la legítima causa saharaui. A la presidencia del Gobierno, desde sus comunicados, solo le falta citar a los clásicos de la razón de Estado, empezando por Giovanni Botero y su Della ragion di stato (1598). Bien es verdad que cabría recordar, como contrapeso, a clásicos de nuestro barroco hispano, como Francisco Suárez o el mismísimo Saavedra Fajardo, reticentes frente a una razón de Estado que fácilmente podría extralimitarse si no se ve contenida por leyes y por la prudencia de quien la invoca y la aplica. Son las malas aplicaciones de la misma las que llevaron a Baltasar Gracián a identificar, en El Criticón, la razón de Estado con la “razón de Establo”, con argumentos –entonces antimaquiavélicos– que ponían límites a medios, y más si son inmorales, incluso aunque fueran para un buen fin. Lo cierto es que los fines que el gobierno de España espera alcanzar –y cabe decir que con exceso de confianza, sabiendo cómo las gasta el monarca cuasiabsoluto del país vecino– no justifican aplicar como medio una dura lógica sacrificial al pueblo saharaui. 

Si de los siglos XVI y XVII pasamos al XIX nos encontramos, en cuanto a esa lógica sacrificial, con la rotunda afirmación hegeliana de que la historia es “el ara ante la cual han sido sacrificadas la dicha de los pueblos, la sabiduría de los Estados y la virtud de los individuos”. ¿Para qué ese enorme sacrificio? Hegel, con su confianza en la historia como progreso, para el cual las vidas de los individuos son solo medios, no hacía ascos al curso de la historia, aunque ésta fuera “un matadero”. Por fortuna, desde Franz Rosenzweig hasta Walter Benjamin y otros muchos y muchas después, no han aceptado la resignación ante tan despiadada visión de la historia, por mucho que los hechos vengan a presentar una y otra vez alardes de la ley del más fuerte –la que ya cuestionaba Sócrates frente a Gorgias en los diálogos platónicos–. ¿Por qué aquí y ahora no hay capacidad de resistencia, por parte de quien está al frente del gobierno español y, al fin y al cabo, de todo él en su actuación colegiada, frente a la injusticia que se comete con el pueblo saharaui?

Es contradictorio oponerse a la invasión de Ucrania por parte de Rusia y, a la vez, transigir con la ocupación marroquí del Sáhara Occidental

No hay que olvidar de qué historia venimos y en qué momento estamos. España, que siglos atrás tuvo imperio colonial, a finales del XIX, cuando perdía los últimos enclaves de aquel, se hizo cargo como potencia colonial, por más que venida a mucho más que menos, de diversos territorios en África, entre ellos lo que se llamaría Sáhara Occidental. La cuestión es que, perdiendo esos territorios a lo largo del siglo XX, su debilidad se hizo patente, máxime en las condiciones del régimen franquista con el dictador moribundo. Y el otro régimen, el de Marruecos, como se indicó, aprovechó las circunstancias. Hoy vuelve a hacerlo, frente a una España democrática y que forma parte de la Unión Europea. Con el componente de chantaje por parte de Marruecos y de humillación por lo que se refiere a España, la conclusión que cae no puede ser relativa más que a nuestra debilidad. Esta se disimula externalizando nuestro fracaso político y diplomático sacrificando al pueblo saharaui, y para más inri en un momento en el que es contradictorio oponerse, y ello con buenas razones, a la invasión de Ucrania por parte de Rusia y, a la vez, transigir con la ocupación marroquí del Sáhara Occidental. 

El proceder de España a manos de la decisión de su presidente del Gobierno revela una vez más una posición internacional débil, incluso en el seno de la UE. De suyo, que España se pliegue ante Marruecos una vez más ocurre cuando este ya ha seducido a Alemania respecto a su propuesta, y contando siempre con el apoyo de Francia. La primera es el centro por antonomasia de la arquitectura europea, en la cual somos periferia, y la segunda no se apea de ínfulas colonialistas a pesar de todo lo transcurrido desde la guerra de Argelia. No tuvieron suficiente eco las denuncias de Aimé Césaire y Frantz Fanon, y al carro del neocolonialismo se sigue subiendo quien puede, aun en medio de reconfiguraciones del desorden mundial. Y entre Marruecos, que aun con sus dependencias actúa colonialmente respecto al Sáhara –estamos en la “colonialidad del poder” a nivel global, como cabe decir recordando a Aníbal Quijano–, y las metrópolis neocoloniales que van desde EEUU hasta Alemania en Europa y Francia en tanto sigue su partida en el campo Magreb y África subsahariana, España, de imperio colonial viniendo a parar a país neocolonizado, actúa queriendo salvar los trastos sin poder ocultar su posición subalterna. De aquí a un tiempo todo será distinto en el mundo del siglo XXI, pero se recordará a España –no solo pero también–, por ser oficiante del sacrificio colonial al que se sometió al pueblo saharaui. Adelantándonos al futuro, en ejercicio de memoria anticipadora, cabe decir que queda la tarea de oponerse a la injusticia que se comete. 

Al pueblo saharaui le ha llegado el mensaje de que no pinta nada en el mundo, hasta el extremo de que también se le niega un lugar en el mapa: los campamentos de Tinduf, en el Sáhara argelino, han quedado reducidos a inhóspito refugio en medio de la nada, predispuesto para que los mandamases del mundo arrojen a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí