1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VOLODÍMIR ISHCHENKO / SOCIÓLOGO UCRANIANO

“Si la respuesta son sanciones y armas, entonces Occidente está interesado en esta guerra”

Jerko Bakotin 27/03/2022

<p>El sociólogo ucraniano Volodímir Ishchenko.</p>

El sociólogo ucraniano Volodímir Ishchenko.

Archivo privado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La invasión rusa de Ucrania ha sumido a este país –y al orden europeo posterior a 1989– en el caos. Mientras los tanques y las armas rusas siguen asaltando las ciudades ucranianas frente a una resistencia sorprendentemente dura, ha surgido un renovado sentido de unidad y determinación entre los ucranianos, así como entre las élites occidentales. Muchos de los antiguos partidarios europeos de Putin se han vuelto contra él, mientras que políticos de todo el espectro han tenido gestos de solidaridad con Ucrania, tanto materiales como simbólicos.

Al mismo tiempo han surgido nuevas divisiones en la izquierda. Aunque los partidarios de la invasión rusa son una pequeña minoría, algunos en Europa del Este y en otros lugares han criticado a los izquierdistas de Occidente por subestimar las ambiciones imperiales de Vladímir Putin, una amenaza que ahora se ha hecho demasiado real para los habitantes de Kharkiv, Mariupol y otros lugares de Ucrania objeto de los ataques rusos.

Las consecuencias de la guerra se dejarán sentir en ambos países –y en todo el mundo– durante los próximos años. ¿Qué significará la guerra para el futuro de Ucrania? ¿Cómo afectará a la izquierda? Para obtener respuestas a estas y otras preguntas, Jerko Bakotin, del semanario croata Novosti, ha hablado con el sociólogo ucraniano Volodímir Ishchenko. 

Vladímir Putin lo ha arriesgado todo, de modo que una derrota en Ucrania probablemente le costaría su puesto

El ataque de Rusia a Ucrania ha sorprendido a los analistas, muchos de los cuales habían argumentado que no se produciría por lo mucho que perjudicaría a los intereses de Rusia. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Había numerosas razones para el escepticismo respecto a la posibilidad de un ataque, principalmente debido a los enormes riesgos militares, económicos, políticos y geopolíticos de la maniobra. Existía la posibilidad real de que Moscú subestimara al ejército ucraniano y de que se produjeran errores en la planificación de la operación militar: algunos soldados creían que iban a hacer maniobras en Bielorrusia y recibieron órdenes justo antes de que comenzara el ataque.

Además, aunque Francia y Alemania seguían una política algo diferente a la de Estados Unidos antes de la invasión, la Unión Europea está imponiendo ahora sanciones más duras que Estados Unidos. La invasión afectará en gran medida a la posición de Rusia en el mundo y a su situación política interna. Vladímir Putin lo ha arriesgado todo, de modo que una derrota en Ucrania probablemente le costaría su puesto, que muy previsiblemente acabaría con un golpe de Estado dentro de la élite actual y quizás incluso con su vida. Tampoco se puede descartar una revolución, aunque las posibilidades son menores.

A causa de todos estos riesgos, muchos especialistas en ciencias sociales y analistas de relaciones internacionales creían que Putin quería intimidar a Ucrania y a la OTAN, pero que no habría ningún ataque.

Hay varias teorías sobre la motivación de Putin: cuestiones sobre su salud mental, su mesianismo imperialista, la amenaza que supone la OTAN o la teoría de que una Ucrania democrática amenaza la autocracia en la propia Rusia. ¿Qué opina usted? 

Todavía no he visto una interpretación convincente. La tesis de que Putin se volvió loco no se sostiene porque, a mi juicio, no presenta síntomas de locura. En cuanto a la explicación de que se ha transformado en un extremista ideológico con una misión mesiánica de reconstruir el Imperio Ruso, hay que decir que los líderes con convicciones ideológicas auténticas son sumamente atípicos en la política postsoviética. Todos los líderes postsoviéticos eran unos cínicos pragmáticos que construyeron regímenes cleptocráticos desprovistos de posición ideológica. Incluso aunque fuera cierto que Putin se ha convertido en un extremista ideológico, sigue siendo un misterio cómo ha ocurrido y hacen falta más explicaciones.

Pero Putin expuso razones claramente imperialistas y chovinistas en su ensayo Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos del año pasado, e incluso en mayor medida en su discurso de anuncio de la guerra, donde habló de la “desnazificación” de Ucrania. Negó el derecho de Ucrania a ser un Estado independiente y la semana pasada mencionó la posibilidad de su desaparición. Los motivos ideológicos parecen estar muy claros, ¿no cree?

La cuestión es si se trata solo de retórica para legitimar movimientos impulsados por otros motivos. Hoy en día muchos interpretan su ensayo en el sentido que usted menciona. Sin embargo, ese texto no niega la independencia de Ucrania, sino una forma específica de identidad ucraniana, que no es la única posible. Putin argumenta contra Ucrania basándose en la identidad antirrusa. Desde su punto de vista, Ucrania y Rusia podrían ser dos Estados para “un mismo pueblo”.

Aquí Putin vuelve a la interpretación de la época del Imperio Ruso, cuando rusos, bielorrusos y ucranianos eran vistos como tres ramas de un mismo pueblo. Este concepto se suprimió durante la Unión Soviética, cuando la posición oficial era que se trataba de tres pueblos y lenguas diferentes, aunque fueran pueblos hermanos de origen común.

Muchos ucranianos ven esas interpretaciones como una negación de su existencia porque han construido su identidad en oposición a Rusia, que para ellos es un “gran Otro”. Para muchos otros, especialmente los socializados en la URSS, los ucranianos no se definen necesariamente por oposición a los rusos. Incluso después del Euromaidán y del estallido de la guerra en la región del Donbás, la mayoría de los ucranianos pensaban que eran pueblos hermanos y, para un 15 o 20 % de la población, era normal sentirse tanto ucraniano como ruso. Dicho esto, la guerra actual puede eliminar esas identidades ambiguas.

Detener la guerra es la prioridad absoluta. Esto sería posible ofreciéndole inmediatamente a Ucrania una perspectiva clara de adhesión a la UE

En un artículo publicado en LeftEast, usted sostenía que la idea de que los ucranianos se resistirían ferozmente a la invasión rusa era exagerada. ¿Pero no es precisamente eso lo que está ocurriendo ahora?

Me refería a una situación en la que Rusia acabara con el ejército ucraniano y ocupara una gran parte del territorio, lo que aún no ha ocurrido. La resistencia es quizás más fuerte de lo que Rusia esperaba, pero probablemente sería diferente si Kiev hubiera sido ocupada en noventa y seis horas, como predijo el Pentágono. Muchos ucranianos se están uniendo a la Defensa Territorial y a los militares, pero unos dos millones de personas ya han huido, y podría haber hasta 10 millones de refugiados, según algunas estimaciones.

Al mismo tiempo, en las ciudades ocupadas, como Jersón o Melitópol, se da el escenario que he descrito: hay importantes protestas proucranianas, pero no hay una fuerte resistencia armada. Si Rusia ocupa una gran franja del territorio ucraniano, es probable que la mayoría de la población al principio se muestre pasiva. La resistencia armada no será lo suficientemente fuerte como para aplastar la ocupación, pero será significativa si Moscú intenta establecer un régimen muy represivo en los territorios ocupados. El resultado sería una resistencia desarmada más fuerte, que sería una fuente de inestabilidad permanente no sólo en Ucrania sino también en Rusia.

Muchos ucranianos han construido su identidad en oposición a Rusia, que para ellos es un “gran Otro”. Para un 15 o 20 % de la población era normal sentirse tanto ucraniano como ruso

Occidente reaccionó de forma contundente con una estrategia basada en duras sanciones contra Moscú y el suministro de armas a Kiev. La destrucción de la economía rusa y el refuerzo de la resistencia ucraniana tienen el mismo objetivo: obligar a Moscú a detener el ataque. ¿Cómo ve la respuesta y qué opina de los llamamientos a la OTAN para que se establezca una zona de exclusión aérea?

Me temo que si las sanciones y el suministro de armas siguen siendo la respuesta predominante, significa que Occidente está realmente interesado en esta guerra. Putin no puede permitirse perder, así que continuará la guerra durante el mayor tiempo posible. Eso significará un gran número de muertos y la destrucción total de las ciudades ucranianas. Al igual que destruyó Grozni en Chechenia, el ejército ruso podría destruir Kiev y Járkov. Si se queda sin opciones, Putin podría amenazar con emplear armas nucleares.

Creo que las élites de la OTAN entienden que la zona de exclusión aérea sobre Ucrania significaría una guerra entre la OTAN y Rusia. No creo que podamos permitirnos correr el riesgo de un apocalipsis nuclear.

Detener la guerra es la prioridad absoluta. Esto sería posible ofreciéndole inmediatamente a Ucrania una perspectiva clara de adhesión a la UE, al menos un plan de adhesión concreto. Al mismo tiempo, se podría llegar a un acuerdo sobre la neutralidad militar. Esto es más fácil ahora porque el presidente Volodímir Zelenski y el resto de la élite política están decepcionados porque la OTAN no ayudará a Ucrania ni establecerá una zona de exclusión aérea.

Zelenski se verá obligado a aceptar compromisos dolorosos sobre Crimea y Donbás. Pero gracias a la pertenencia a la UE, Zelenski podría presentar el acuerdo con Rusia como una victoria y afirmar que los ucranianos ganaron aquello por lo que han estado luchando desde la revolución de la plaza Maidán. Al mismo tiempo, Putin también podría afirmar que no fue derrotado, que la invasión cumplió sus objetivos. La UE y Estados Unidos deberían negociar algo así si quieren evitar la pérdida de vidas ucranianas y la destrucción de la economía.

Si las sanciones y el suministro de armas siguen siendo la respuesta predominante, significa que Occidente está realmente interesado en esta guerra

¿Qué quiere decir con que Occidente está interesado en esta guerra?

Algunos comentaristas afirman con entusiasmo que la resistencia persistente en Ucrania agotará a Rusia del mismo modo que la guerra de Afganistán contribuyó al colapso de la Unión Soviética. Esa guerra hizo mucho daño a la URSS, pero supuso el desastre para el pueblo afgano. Afganistán quedó devastado durante décadas y se convirtió en un Estado fallido, en el que finalmente fue un movimiento extremista el que asumió el control.

Si a Occidente le satisface ese futuro para Ucrania, significa que necesitaba esta guerra. La actitud actual de Occidente sólo estará justificada si Rusia es realmente tan frágil que se hunda en un futuro muy cercano. Sin embargo, si la invasión continúa durante meses o incluso años, Occidente será cómplice de la prolongación de la guerra.

Gracias a la pertenencia a la UE, Zelenski podría presentar el acuerdo con Rusia como una victoria

De este modo, ¿Ucrania no es solo una víctima de Rusia, sino también de los juegos geopolíticos de Occidente?

Los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos llevaban meses anunciando la invasión. Si Londres y Washington estaban tan seguros de la invasión, ¿por qué no la impidieron?, ¿por qué no negociaron con Putin más activamente? Ciertamente, Putin es el mayor responsable de la guerra, pero Occidente sabía de la invasión y no hizo lo suficiente para evitarla.

Si Londres y Washington estaban tan seguros de la invasión, ¿por qué no la impidieron?

Occidente alimentó las esperanzas de Ucrania de entrar en la OTAN aunque estaba claro que no defendería a Ucrania. En ese sentido, ¿se engañó a los ucranianos?

Ucrania nunca ha recibido un Plan de Acción para la Adhesión, solamente la posibilidad teórica de ingresar en algún momento en el futuro. A pesar de las promesas relativas a la adhesión, la OTAN nunca tuvo ningún deseo de luchar por Ucrania. Ahora los ucranianos están muriendo. Como mínimo, hacerle esas promesas a Ucrania fue extremadamente irresponsable.

A pesar de las promesas relativas a la adhesión, la OTAN nunca tuvo ningún deseo de luchar por Ucrania

Bajo el mandato de Petro Poroshenko, presidente de Ucrania de 2014 a 2019, la adhesión a la OTAN se incluyó como objetivo en la constitución de 2019. ¿Cómo se convirtió la OTAN en un tema tan importante en la política ucraniana?

A los políticos nunca les ha interesado lo que realmente piensan los ucranianos sobre la OTAN. El presidente Víktor Yushchenko presentó la solicitud de adhesión en 2004 tras la llamada Revolución Naranja. Ésta fue apoyada por George W. Bush y, en 2008, en la Cumbre de Bucarest, se decidió que Georgia y Ucrania se unirían a la alianza.

En aquel momento, alrededor del 20% de los ucranianos apoyaba la entrada en la OTAN. Tras el Euromaidán, Rusia se anexionó Crimea y estalló la guerra en Donbás, lo que llevó a una parte de la población a ver la OTAN como una protección contra Rusia. Al mismo tiempo dejaron de realizarse encuestas en Crimea y Donbás, las zonas más prorrusas del país. El año pasado, gracias al temor a que las tropas rusas se concentraran en la frontera, el apoyo a la pertenencia a la OTAN superó el 50%. La actual invasión ha cambiado las actitudes incluso en las partes prorrusas del sur y el este del país. Sin embargo, al mismo tiempo, la decepción respecto a la OTAN está creciendo.

Los posibles resultados de la guerra incluyen la partición del país (es decir, la imposición de un régimen represivo prorruso en el este mientras el oeste se convierte en una base externa y nacionalista de la OTAN), la ocupación rusa de toda Ucrania o la derrota completa de Rusia. ¿Podría sobrevivir una Ucrania multinacional y multiétnica?

Usted ha descrito un escenario probable en caso de división del país, pero todo depende de cómo se desarrolle la guerra. La derrota de Putin probablemente significaría la desestabilización y el colapso del régimen ruso en el poder, lo que Ucrania podría aprovechar para recuperar incluso Donbás y Crimea.

Como consecuencia del ataque y la destrucción, hay un gran odio hacia los rusos. Me temo que la lengua rusa se suprimirá aún más de la esfera pública como ocurrió después de las leyes aprobadas por Poroshenko. El país multicultural en el que nací probablemente se haya perdido para siempre.

Es posible que algún día tenga lugar la reconciliación. Al fin y al cabo, Polonia y Francia colaboran estrechamente con Alemania en el seno de la UE, a pesar de que Alemania causó un enorme sufrimiento a toda Europa en la Segunda Guerra Mundial. Pero eso requeriría cambios políticos muy importantes en la propia Rusia.

Incluso antes de la invasión, usted escribió que ésta podría desestabilizar a la propia Rusia. ¿Cuáles serán las consecuencias de la guerra y las sanciones para el régimen de Putin?

Si el régimen quiere adaptarse a los desafíos militares, económicos y políticos, serán necesarios cambios radicales en el orden social y político. El Estado ruso funciona actualmente según el principio del capitalismo cleptocrático, en el que una pequeña élite se enriquece. Sin embargo, en algunas zonas de Ucrania no será posible mantener el régimen prorruso únicamente mediante la represión, y la resistencia de los ucranianos podría alentar la oposición en Bielorrusia y Rusia –especialmente si siguen muriendo soldados rusos– e incluso en Kazajstán y toda la esfera de interés rusa.

Puesto que la inestabilidad no se mitigará con políticas neoliberales ortodoxas, el historiador económico Adam Tooze ha especulado con la posibilidad de que el régimen intente aplicar algún tipo de política neokeynesiana para mejorar la vida de los ciudadanos y comprar así su apoyo. Después de las dos guerras mundiales asistimos a un importante aumento de los derechos de los trabajadores para evitar los levantamientos de las masas que sufrieron grandes sacrificios en la guerra.

La reorientación de Rusia hacia los países no occidentales también será un problema. Moscú está menos aislado de lo que parece en Occidente, pero aparte de depender de una China más desarrollada, esa reorientación no será fácil de conciliar con las identidades europeas de rusos, bielorrusos y ucranianos. Rusia también necesitará un proyecto ideológico mucho más coherente para explicar a la población el propósito de todo este sufrimiento. El hecho de que una gran parte de la sociedad rusa no entienda la invasión de Putin es un síntoma de la ausencia de ese proyecto, un proyecto que no ha tenido ninguna de las élites postsoviéticas.

Rusia también necesitará un proyecto ideológico mucho más coherente para explicar a la población el propósito de todo este sufrimiento

La invasión también confundió a la izquierda intelectual, acostumbrada a culpar a Occidente de casi todos los problemas del mundo. Los izquierdistas ucranianos Taras Bilous y Volodímir Artiukh han criticado en cartas abiertas lo que llaman el “antiimperialismo para idiotas” de la izquierda occidental. ¿Cuál cree que sería la perspectiva correcta de la izquierda?

Personalmente he escrito en contra de las interpretaciones simplistas del Euromaidán, que parte de la izquierda occidental consideró, de forma errónea, como un golpe de Estado apoyado por Occidente, al igual que las repúblicas separatistas de Donbás fueron consideradas como estados protosocialistas, cuando en realidad son marionetas de un régimen ruso muy poco socialista. Pero discutir la culpabilidad de los izquierdistas occidentales como idiotas útiles para Putin en este momento es muy perjudicial para la izquierda. El debate sobre la subestimación del imperialismo ruso es importante, pero no debe llevarse a cabo en momentos de fuertes emociones y utilizando el chantaje moral.

La invasión va a favorecer una fuerte oleada de derechas, que reducirá en gran medida el espacio para la izquierda tanto en Europa Oriental como Occidental. No debemos desarmarnos y abrirnos a los ataques de la derecha. La gran mayoría de la izquierda europea condena el imperialismo ruso y comprende que la invasión conduce al desastre, exactamente igual que la invasión estadounidense de Irak.

La izquierda necesita argumentos a la ofensiva. No debemos aceptar que se prohíba el debate sobre la complicidad de la OTAN y el régimen posterior a Maidán en Ucrania, sobre las razones para no aplicar los acuerdos de Minsk o sobre las relaciones entre la OTAN y Rusia. Eso significaría una capitulación, especialmente en Europa del Este, donde, en la próxima era del neomacartismo, incluso podría no ser admisible exponer argumentos básicos de izquierdas sin ser acusado de ser espía ruso.

------------------

Esta entrevista se publicó originalmente en el semanario croata Novosti. Traducción al inglés para la revista Jacobin de la Rosa Luxemburg Stiftung. 

Traducción al español: Paloma Farré

La invasión rusa de Ucrania ha sumido a este país –y al orden europeo posterior a 1989– en el caos. Mientras los tanques y las armas rusas siguen asaltando las ciudades ucranianas frente a una resistencia sorprendentemente dura, ha surgido un renovado sentido de unidad y determinación entre los ucranianos, así...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jerko Bakotin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí