1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CRISIS ROJIBLANCA

Motivos de un desencanto

Escuchando a muchos seguidores atléticos, la mayoría coincide en una respuesta para explicar el origen de esa desilusión que sufren: la pérdida de identidad que experimenta el club en los últimos años

Ricardo Uribarri 31/08/2022

<p>Los jugadores del Atleti, frente a su afición antes de empezar un partido de la presente temporada.</p>

Los jugadores del Atleti, frente a su afición antes de empezar un partido de la presente temporada.

Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llevo tiempo con la duda de si lo que se lee en las redes sociales sobre una determinada cuestión es un reflejo cercano de lo que pasa en realidad o solo una parte, ruidosa, eso sí, de los que tienen interés en ese tema. Un debate que además puede ser distorsionado por aquellos que quieren influir de forma negativa en el asunto con algún interés oculto, haciéndose pasar por lo que no son (los famosos bots). Pero parece incuestionable que, en mayor o menor medida, anda una parte de la afición del Atlético de Madrid muy revuelta, desencantada y, lo que parece peor, dividida en algunas cuestiones de calado. Algunos analistas, tras ver el enfrentamiento entre unos aficionados y el jugador Mario Hermoso en el césped del Metropolitano después de la derrota ante el Villarreal, no entendían la causa de ese clima enrarecido por haber perdido solo un partido. Pero si tuvieran interés en saber qué más puede haber detrás, descubrirían que esto no se ha generado de un día para otro. El malestar estaba larvado desde hace tiempo y ahora ha salido a la luz por diversos motivos.

Escuchando a muchos seguidores atléticos, la mayoría coincide en una respuesta para explicar el origen de esa desilusión que sufren: la pérdida de identidad que experimenta el club en los últimos años. Más allá de los resultados, a la masa social colchonera siempre le ha unido un cordón umbilical invisible que tiene que ver con los sentimientos, con la defensa de unos principios, unos valores, unas tradiciones y unos símbolos en los que prácticamente todos coincidían. Cuando eso ha empezado a cambiar sin un consenso social, solo por decisión de Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo, los dueños de la entidad, muchos no se han identificado con esas modificaciones, lo que ha abierto unas brechas considerables entre los dirigentes y la hinchada, que han venido a sumarse a las que ya había por la apropiación indebida del club, reconocida por la justicia. La paz social que pregonaba desear Gil Marín hace no tanto es ahora mismo una quimera. Ni la puesta en marcha de una comisión social, que supuestamente se ha creado para tener en cuenta la opinión del aficionado, ha calmado los ánimos.

Habrá quien no lo entienda y le parezca una exageración o ir en contra de los avances que imponen los tiempos actuales, pero el cambio de estadio y del escudo es una herida por la que siguen sangrando muchos atléticos. Si a eso le sumamos iniciativas que, teniendo una buena motivación –como puede ser el Paseo de las Leyendas–, se han desarrollado muy mal, terminando por convertirse en un nuevo foco de conflicto; un diseño de camisetas a cada año más horroroso, con el cual es imposible que un seguidor rojiblanco se identifique; una situación económica del club alarmante después de haber vivido una de las mejores décadas a nivel deportivo de la historia del equipo, y un último mercado veraniego desquiciante, que empezó con el rumor, no desmentido con rotundidad desde la zona noble, de la posible llegada de Cristiano Ronaldo, repudiado por la gran mayoría de hinchas, y que termina con la incorporación de un Reguilón que no gusta nada a los aficionados por su pasado madridista y por su escaso, en su opinión, nivel futbolístico, se entiende parte de la decepción de los atléticos.

La falta de representantes por parte del club con peso y ascendencia entre la afición para emitir mensajes provoca que Simeone tenga que asumir muchas veces un papel que no le corresponde: el de portavoz de la entidad. Y eso le supone un desgaste que puede estar pasándole factura. No sé si después de salir Pepe Pasqués del club hay alguien actualmente que transmita fielmente al técnico el sentir de la afición (cosa que sí hacía el periodista argentino), pero si no lo hay creo que sería bueno que lo tuviera en cuenta. Ya sé que su principal obligación es la parcela deportiva y que a ello debe centrar toda su atención, pero cuando cada tres días mandas mensajes a una afición que te idolatra, nunca sobra el saber cómo respira la audiencia a la que te diriges. No para decir lo que ellos quieran escuchar, que está claro que el Cholo no va a decir algo que no piense, pero sí para por lo menos intentar explicar lo mejor posible sus decisiones.

El cambio de estadio y del escudo es una herida por la que siguen sangrando muchos atléticos

Simeone decide desde el punto de vista de un profesional, y por mucho que sienta al Atleti es difícil que tome una decisión con la perspectiva de un aficionado. Si él cree que un jugador puede ayudar al equipo, no tiene en cuenta su procedencia, aunque tenga pasado madridista. Ocurre que hay quien le echa en cara que eso no concuerda con la idea de cuidar el sentido de pertenencia que siempre ha transmitido desde que llegó al banquillo rojiblanco. Y ahora mismo hay más canteranos del Real Madrid en la primera plantilla del Atleti que del propio club. Otra vez aparece el problema de la identidad. Si a eso le sumamos que después de 10 años es lógico que haya un desgaste en el plano deportivo y que haya gente que esté cansada de ver siempre la misma cara y desee un cambio, nos encontramos con que alrededor de Simeone hay ahora mismo tres círculos: los que le defienden a muerte; los que le defienden pero cuestionan algunos de sus mensajes (como en el que recordó el pasado merengue de Juanfran, Filipe, Morata, Hermoso o Llorente para defender la llegada de Reguilón) y que no exija más a los dirigentes; y los que directamente quieren que se vaya porque ya no les convence su trabajo. Hay quien, subido al éxito de los últimos años, 10 títulos en las últimas 13 temporadas, exige que el Atleti compita al más alto nivel todos los años y en todas las competiciones. Más división.

Y queda una tercera pata. La de los jugadores. En relación con ellos encontramos a aficionados que piensan que a los futbolistas que juegan en tu equipo hay que defenderlos siempre, sean los que sean, porque hacer lo contrario es echar piedras contra tu propio tejado. Pero hay otra corriente que tiene entre ceja y ceja a unos cuantos, bien sea por hechos que hayan hecho en el pasado, como por ejemplo Griezmann y su marcha al Barcelona, por su pasado madridista o por no dar el rendimiento que esperan de ellos. Y ahí no se salvan ni emblemas como Koke, a punto de convertirse en el jugador con más partidos oficiales del club. Hay que tener en cuenta que el seguidor atlético ha pasado, en pocos años, de ver a jugadores con los que se identificaba mucho, como por ejemplo Torres, Gabi, Godín o Raúl García, a otros que quizá tengan mayor calidad futbolística, pero con poco arraigo. En estos últimos días se han leído mensajes en las redes del tipo de “cada día es más difícil encariñarse con los jugadores del Atleti. No les voy a silbar, pero me son muy indiferentes”; “varios jugadores no transmiten sentido de pertenencia…”.

Es decir, nos encontramos con una afición que, en un buen número, no le gustó el cambio de estadio, que no se ve representada en el escudo actual ni con el diseño de las camisetas de los últimos años, que ve a sus dirigentes como enemigos más que como aliados, que se siente decepcionada con algunas afirmaciones y decisiones de la persona a la que más han admirado, y que en lugar de encontrar jugadores en su plantilla con los que sentirse identificados y que representen lo que a ellos les gusta, ven cómo en los últimos tiempos recalan en el equipo algunos que se formaron en el eterno rival y que en numerosas ocasiones hicieron gala de su sentimiento madridista. Estos son los motivos, no de un sentimiento, como cantaba Sabina en la canción del centenario del club, sino de una desilusión, de un desencuentro que sí se puede explicar. Las victorias deportivas pueden paliar sus efectos, pero me temo que para erradicar la raíz de los problemas hacen falta otro tipo de decisiones. Y los que pueden tomarlas no parecen por la labor.

 

Llevo tiempo con la duda de si lo que se lee en las redes sociales sobre una determinada cuestión es un reflejo cercano de lo que pasa en realidad o solo una parte, ruidosa, eso sí, de los que tienen interés en ese tema. Un debate que además puede ser distorsionado por aquellos que quieren influir de forma...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí