1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Magia (negra) Borràs, y otras buenas noticias

Están pasando cosas en la sociedad cat. Sería tan bello, como improbable, que ERC se sumara a la fiesta y que acabara de dejar plantado al trumpismo local

Guillem Martínez 3/08/2022

<p>Laura Borràs en el acto central de campaña en Vic (Barcelona).</p>

Laura Borràs en el acto central de campaña en Vic (Barcelona).

Julio Díaz (JuntsxCat)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Hace tiempo que no les hablaba de CatalunyaZzzzzz. Cat es un puzzle, como todo el mundo. Por lo que igual es más comprensible si se observa pieza a pieza. En este articulete les paso varias de sus últimas piezas. Verán que, ordenadas, determinan, tal vez, un nuevo paisaje.

2- El abogado general del TJUE (Tribunal de Justicia de la UE) –un cargo de difícil traducción; un supercicuta no vinculante, pero importante; lo que antes era el boticario– se posicionó, hace escasas semanas, a favor no solo de las tesis, sino incluso de las pulsiones de Llarena. Esto equivale a una suerte de acta est fabula, aplaudite, que decían los antiguos para archivar un tema y pirarse. Es, en todo caso, el inicio del tercer acto de todo este drama, que puede concluir a finales de año, con una sentencia definitiva, que reformularía el pack euroórdenes. Y con una euroorden posterior, como una casa, que podría enviar a Puigdemont et al., en el caso de que no estén en ese momento en Corea del Norte o en Marte, a Madrid, directamente y sin pasar por la casilla de salida. Si eso es así, pinta juicio y condena cargadita, sobreactuada. Esa es la tradición iniciada el 3-O de 2017. Posteriormente, estancia en la cárcel, me dicen, por un periodo similar al de los otros condenados anteriores, punto en el que Puigdemont et al. serían indultados. En el caso, claro, de que haya gobierno de coalición. Y gas, luz y agua caliente, que si bien los caminos del Señor son inescrutables, los de los señores de la guerra ya ni te digo.

3- Notas sobre este tercer acto. A) El usuario procesista está desmovilizado, por lo que, B) no hay el ambiente futbolístico de otros tiempos. Sí, claro, llegado el momento, C) se montarán pitotes, pero tal vez menos, pues los pitotes, los momentos Bob Esponja de ciudadanos en la calle con orcas y antorchas, son, D) vistos con recelo, incluso por el procesismo, desde que se produjeron los últimos, en 2019, en tanto ya no son manifestaciones cursis y moduladas por un govern, sino eso que teme Alemania, E) motines, malestar, protesta violenta y desorganizada ante objetos más amplios y reales que los propuestos por el procesismo, esa misa. El motín –ojo– parece ser la protesta del futuro. Esto es, del presente. Explosiones antigubernamentales que ningún gobierno en su sano juicio –sí, eso abre una puerta a una posible excepción cat– quiere.

4- Es posible que todo este aludido tercer acto, que ya ha empezado, no consistirá, como hasta ahora, en verticalismo del procesismo sobre sus usuarios a través de los medios públicos y concertados, sino en la delegación de todo ese agitprop en el equipo de la defensa de Puigdemont, que sería el interlocutor con los medios públicos y etc. Eso es lo que está pasado, al menos, con el caso Borràs, gestionado por los mismos abogados. Lo que nos lleva al punto 13, que viene antes del 14 y después del 12.

5- Junqueras ha denunciado a España ante el TEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos). Esto es, una vez agotadas las instancias esp, el equipo de abogados de Junqueras acude a instancias europeas, para intentar que le den para el pelo a la sentencia del juicio al Procés. Creo que, con la denuncia de Junqueras, todos los expresos ya están en trámite europeo. Un trámite, por otra parte, difícil de prever y de interpretar. Por dos razones. A) el TS se salió de la curva mucho antes del juicio –colando la cosa rebelión, zas, que posibilitó que el juicio fuera en el TS, y no en el TSJC, que es el sitio natural de toda esta antinaturalidad– y después del juicio –con la sentencia; desmesurada y alejada de la lógica judicial, y de la lógica a secas–, pero hizo un juicio apañado, calculado, consciente de que el juicio mismo es la chicha del TEDH. Sí, se produjeron rarezas y novedades en el proceso. Pero vete a saber si eso es visto así por el TEDH. Veremos. El otro aspecto que dificultará la interpretación de lo que pase en el TEDH será, me temo, el propio procesismo. Que no ha cambiado, y considera que la toxicidad informativa es una suerte de inteligencia y deber democrático. No lo es, sino que es su contrario. Esa toxicidad informativa aludida, por ejemplo, es la responsable de vender constantemente éxitos europeos que, por ahora, no se han producido ni una sola vez, si exceptuamos los casos nacionales, que no europeos, de Bélgica, Alemania e Italia. Veremos.

6- La exdiputada cat Anna Gabriel viajó, por unas horas, a Madrid, donde declaró en el TS sobre su situación, para después volver a Suiza. Se trata de un acto de normalización. Gabriel, vamos, no tenía orden de búsqueda y captura, y no hay cargos de cárcel contra ella. Desobedeció a una citación para declarar en el TS. Eso es todo. Muy poco como para edificar una iglesia sobre esa roca. Personalmente, temía que el TS optara por sobreactuar su respuesta cuando ese momento del retorno llegara. No lo ha hecho. Bien. Esa no sobreactuación llevó al fin de otra sobreactuación. La de denominar exilio a una estancia en el extranjero huyendo de ningún cargo. Sobreactuar, ampliar la gravedad de las palabras ante lo ocurrido, el número de personas golpeadas o acusadas judicialmente, entorpece, incluso impide, la percepción de lo que pasó en Cat, de los abusos del Estado y del gobierno en 2017. Estado y gobierno se extralimitaron, en efecto. Que el procesismo sobreactúe es, a su vez, otra extralimitación, otra toxicidad, que impide percibir la gravedad real de lo vivido. Gabriel es, en todo caso, el segundo caso de persona vinculada al procesismo que retorna. La otra –Meritxell Serret, de ERC; actualmente diputada en el Parlament– lo hizo hace un año, tras también un cambio de abogado. Ambas optaron por Íñigo Iruin –en el caso de Serret, sustituyó a Boye–. Un gran abogado. Colaboró en la legalización, o en la no-ilegalización, de Sortu, consiguió un recurso de amparo del TC contra la condena del TS a miembros de la Mesa Nacional de Batasuna, y colaboró en la consecución de una condena efectiva para el general Galindo. Sorprende que, para ese proceso sencillo de negociación del retorno de dos personas sin grandes cargos, se haya optado por un peso pesado y un gran conocedor del TS. Puede ser un indicio de que a) en la cercanía del procesismo no existen, o no se valoran esas características, o de que, b) esos giros de guión hacia la ausencia de sobreactuación es preferible hacerlos desde otra cultura. O c) ni idea. En todo caso, es bueno no sobreactuar. Es, incluso, de izquierdas. Mola. Felicitaciones.

7- En todo caso, hay grandes cambios en la CUP, y en Cat, que tienen que ver con la sobreactuación vivida y con su mella. Sobre CUP. En lo que es otro recorte de sobreactuación encomiable, la diputada en 2017 por la CUP, Gabriela Serra, reconoció hace semanas que la CUP sabía, el 27-O –the night they drop Old Dixie down–, que la DUI era un fake sin recorrido y sin nada previsto. Y que la CUP decidió no comunicarlo a la sociedad, sino participar de la fiesta. Algo importante, pues la fiesta, tras la extralimitación de la mentira, condujo al cultivo de la mentira, al fake como política, al nacimiento –punto 12– del trumpismo cat. Independientemente de otras valoraciones, decir esas cosas, incluso varios años después, requiere valentía. Plas-plas-plas. Hay, no obstante, quien ha ido más lejos.

Hay grandes cambios en la CUP, y en Cat, que tienen que ver con la sobreactuación vivida y con su mella

8- En Arran, grupo vinculado a las CUP, se ha producido una ruptura. Anecdótica –hablamos de un grupo pequeño dentro de un grupo pequeño–, pero categórica –reproduce algo, una dinámica robusta, que está sucediendo en otras culturas–. Se trata de una escisión de más de 30 grupos comunistas, que pretenden intensificar –entiendo– el socialismo por encima de las identidades. Se trata de una ruptura absoluta en el nacionalismo cat. Similar –entiendo, indeed– a la protagonizada por GKS, esa ruptura absoluta con la cultura abertzale, producida unos años antes en Euskadi. Gazte Koordinadora Sozialista, recordemos, nació como un desencuentro de jóvenes de izquierdas vascos frente a generaciones abertzales anteriores. Comunistas, internacionalistas, distanciados de los discursos de las identidades, fueron señalados, en su día y por parte de sus mayores, como españolistas y antifeministas –dos identidades, por cierto; por cierto, así es como ha sido saludada la escisión cat por parte de los no escindidos–. GKS, un grupo muy leído y estudioso, me dicen, hoy prepara un nuevo partido comunista no circunscrito a ningún territorio. Ambos fenómenos –GKS y los ex-Arran– explican una desafección a tener en cuenta. Ante dos nacionalismos. Y después de un periodo de intensificación de esos dos nacionalismos. En el caso cat, ante una gran mentira de Estado, que fue el Procés, en la que la izquierda cat –CUP y una parte del staff de Comuns, determinante en el hecho de que hoy Comuns sea un partido casi residual, según las encuestas– participó a tope. Incluso hoy. El nacionalismo, incluso con bicho/mentira, es un gran aglutinador donde no hay nada más, algo común en el neoliberalismo, ese no-hay-nada-más. Eso fascinó a las corrientes populistas de izquierda en Cat e, incluso, en Esp. Aún lo hace, me temo. Lo de Arran/GKS es, ojo, algo nuevo. Un punto y aparte. Un indicio de que estamos en otro sitio. Lo que nos lleva a otro sitio. El de siempre, o punto 9.

9-  Esa inteligencia del abandono de las identidades existe. Es la única oposición a las derechas e izquierdas que optan por las identidades. Tiene su futuro. Y su peso. La percepción, no de esa inteligencia pero sí del cansancio frente a los discursos rampantes y vacíos de la identidad, ha determinado, me temo, el giro oficial de ERC, tras la última reunión de la mesa Gobierno-Govern, en la que se pactaron dos acuerdos sumamente básicos, pero en la espiral de identidad esp y cat, importantes. Se trata de a) la renuncia a la unilateralidad, y de b) el reconocimiento por parte del Gobierno –importante, no del Estado, ni del para-Estado, ni del Deep-State– del modelo lingüístico votado por el Parlament hace poco. Como cualquier medida del Gobierno –los límites al gasto particular de energía, por ejemplo–, esto no es nada si no se llega a un segundo acuerdo. Veremos.

10- Y luego tenemos, claro, el caso Borràs. Contrariamente a todo lo que hayan leído, es –casi– una buena noticia.

11- El caso –el posible fraccionamiento de facturas a un posible amigote por valor de 300.000 posibles euros– se arrastra desde hace años. No solo ha convivido con la carrera política de Laura Borràs, sino que era, literalmente, su carrera política, la posibilidad de ser juzgada y, con ello, movilizar a parte de la sociedad y, de paso, revalorizar su propio peso político específico en una cultura democrática con la información centralizada y sesgada, en la que se valora el sufrimiento y la persecución, incluso donde no hay de eso. Los posibles cargos de corrupción no hicieron que ERC, CUP y JxC vetaran a la persona de Borràs en la política cat. Al contrario. Fue aupada como candidata a la Gene por JxC, y ERC la encumbró como presi del Parlament como mal menor, pues podría haber sido, de no haberse contentado con eso, vicepresidenta de la Gene. La cultura democrática cat, escasa, ha posibilitado no solo la promoción de un cargo por, precisamente, estar imputada por corrupción, sino que el discurso de Borràs sea retransmitido en tiempo real por los medios públicos y concertados, durante un tiempo dilatado. Lo que ha permitido observar una mayor degradación democrática de la habitual, a través de los intentos para que la persecución de la corrupción sea entendida como lawfare, para que la presunción de inocencia –lo ha dicho, lo ha dicho– impida a un cargo ser juzgado, o para que la palabra personal de un imputado –soy inocente, y todo eso– supla un juicio, lo dicho, por corrupción.

12- La mala noticia es que Borràs ha dibujado con facilidad, sin oposición, sin escándalo, el mayor y más exagerado trumpismo cat, esa cosa que no desaparecerá fácilmente. La buena noticia es que Borràs no ha podido materializar ese éxito. O, al menos, no aún.  No ha podido cambiar leyes en el reglament del Parlament. El día en el que se concretó su suspensión como diputada y, por ello, como presidenta del Parlament, convocó una manifestación de hombres y señoras bisonte, en las inmediaciones del Parlament. Pero solo fueron cuatro gatos del procesismo, ese Imserso de luxe. Hizo un manifiesto saliente, en la línea contraria al manifiesto rupturista de Arran: sin análisis, orientado al odio, en el que señalaba partidos y personas físicas, al más puro estilo Trump. Y ello generó más estupor que odio. Algo ha fallado, en fin. Y no ha sido la cultura democrática cat, ese fallo continuo, panibérico. Haya pasado lo que haya pasado, ha pasado en la sociedad. En la sociedad, ya en 2017, sucedió algo inusitado. Pasó algo. Algo alejado del nacionalismo y del Estado. Del catalanismo, del españolismo. Pocas personas, con un discurso difícil, se enfrentaron casi en silencio a dos bandos enfurecidos, en defensa de algo mayor que ellos mismos, y a través de, únicamente, cultura democrática. Esto es, de defensa de la minoría frente a la mayoría gritona. Ese estado de ánimo, que no vota lo mismo, y que incluso no vota, ha ido creciendo. Ha metido el dedo en el ojo, incluso, a la opción trumpista mejor calculada por aquí abajo. Y a la que, por primera vez, y desde diversos medios –algo imposible en Cat hace 5 años: la disidencia–, se le ha llamado así.

La mala noticia es que Borràs ha dibujado con facilidad, sin oposición, sin escándalo, el mayor y más exagerado trumpismo cat

13-  El discurso de Borràs es el de su defensa. Y el de su defensa es el típico de las defensas de, por ejemplo, narcotráfico u otros delitos comunes, profundos e intensos. Confundir, invalidar pruebas con dudas no demostrables, crispar e intentar dilatar el juicio. Sí, es un error político absoluto optar por esas defensas de delito común cutre. Pero se accede a esas defensas por voluntad propia, por proximidad entre un discurso político previo y esas defensas. Si las defensas de Borràs y de Puigdemont van a llevar la voz cantante en este tercer acto, la sociedad se va a enfrentar, otra vez, a una nueva oleada de confusión, posdemocracia, mentiras y odio. Y, por todo ello, desafección.

14- Están pasando cosas en la sociedad cat. Sería tan bello, como improbable, que ERC se sumara a la fiesta y que acabara de dejar plantado al trumpismo local. Por ejemplo, devolviendo a la sociedad los medios de comunicación públicos. Lo que en Esp te hace Ferreras, en Cat te lo hace, más barato, el propio Estado, la Gene, a través de sus medios. El procés y, luego, el trumpismo cat, quizás tan solo sea eso. Medios de comunicación al servicio político. Que los desenchufen. Que vuelva la sociedad.

1- Hace tiempo que no les hablaba de CatalunyaZzzzzz. Cat es un puzzle, como todo el mundo. Por lo que igual es más comprensible si se observa pieza a pieza. En este articulete les paso varias de sus últimas piezas. Verán que, ordenadas, determinan, tal vez, un nuevo paisaje.

2-...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí