1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gran reportaje

Lula contra Bolsonaro: duelo en el corazón de Brasil

Desde la vuelta de la democracia al país, todos los candidatos que ganaron en Minas Gerais conquistaron la presidencia. Durante dos semanas recorrimos los rincones claves del ‘Ohio brasileño’ con la vista puesta en las elecciones del 2 de octubre

Bernardo Gutiérrez 29/09/2022

<p>Praça da Estação de Belo Horizonte, el pasado 18 de agosto, día del inicio de la campaña de Lula.</p>

Praça da Estação de Belo Horizonte, el pasado 18 de agosto, día del inicio de la campaña de Lula.

B. G.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

– ¿Sabe dónde está la Estatua del Trabajador Anónimo de esta plaza?

– Se la llevaron hace unos meses. 

Joaquim Gomes vende helados en un carrito en la praça da Cemig, en Contagem, cinturón industrial de Belo Horizonte, la capital del estado Minas Gerais cuya región metropolitana cuenta con 6,9 millones de habitantes. Desde que le despidieron de la empresa alimenticia Itambé, está desempleado. Joaquim unos sesenta años, voz apagada– mira hacia una plaza tomada por bancos y una comisaría de la Policía Rodoviaria. Rememora “tiempos mejores”, cuando las multitudes de las misas del trabajador del 1 de mayo rodeaban la estatua desaparecida. La pandemia interrumpió las misas obreras. “Ahora hay poco trabajo. La vida está cara”, asegura Joaquim.  Cuando se le pregunta sobre Jair Bolsonaro, habla con cierta desconfianza: “Ha tenido más de tres años y ... no ha hecho nada”. Poco a poco, Joaquim va elogiando a Luiz Inácio Lula da Silva, Lula, el expresidente de Brasil, que vuelve a ser candidato: “Con él había trabajo. Teníamos comida…”.  

Un camión con la bandera brasileña pintada recorre una de las avenidas que atraviesan la praça da Cemig. En la parte trasera se lee Brasil Pátria Amada, #JuntosContraaCorrupção. Casi nadie camina por las vías anchas la Cidade Industrial de Contagem. Vehículos surcan un paisaje de fábricas de rejas, de productos químicos, de empresas de transporte, concesionarios, gasolineras, iglesias evangelistas. Algunos edificios vacíos lucen carteles de Aluga-se (se alquila). En las paredes, publicidad para resolver deudas: Dinheiro na hora, empréstimo sem sair de casa (dinero inmediato sin salir de casa). La praça dos Trabalhadores está regida por un posto Ipiranga, la marca de gasolineras que Bolsonaro usó como metáfora para su ministro de Economía, Paulo Guedes. Guedes, un militar formado en la neoliberal Escuela de Chicago, el posto Ipirangadel gobierno, resolvería los problemas de la economía como un gasolinero soluciona la vida de los conductores. 

Sindicalismo en tiempos de Uber 

Stefani Marques Telles, asesor histórico del Sindicato dos Metalúrgicos de Belo Horizonte, Contagem e Região, explica en su despacho cómo la crisis azotó al cinturón industrial de Belo Horizonte, uno de los mayores del continente americano. “Con los gobiernos de Lula llegaron mejoras laborales y aumento de salarios. Tras el golpe a Dilma Rousseff, los gobiernos de Temer y de Bolsonaro legislaron contra los sindicatos. La crisis paralizó la región”, afirma Stefani. La histórica Cidade Industria, sede de importantes industrias de minería, transporte y energía (entre ellas la General Electric), sintió el fin de la bonanza económica (el Milagrinho brasileiro) antes que otras regiones. El paro también golpeó a la automoción de Betim (que alberga una de las mayores fábricas de FIAT del mundo). La pandemia dio la puntilla. “Los sindicatos regionales teníamos 90.000 afiliados. Hoy, unos 40.000. Este sindicato de metalúrgicos tenía 7.000. En 2018, caímos a 3.000. Bolsonaro decía que los sindicalistas éramos vagabundos, que había que elegir entre trabajo y derechos. Muchos le votaron”, asegura el sindicalista con amargura.    

En el relato de Stefani se condensa la crisis múltiple de los últimos siete años: quiebra de Petrobras (empresa pública de petróleo), rotura de la presa de Brumadinho de la gigante de la minería Vale do Rio Doce, industrias cerradas (químicas, metalúrgicas, aeronáuticas). Almacenes convertidos en iglesias evangelistas. Fábricas, en shoppings. Desempleados reciclándose como conductores de Uber o repartidores. El sindicalista incide en el término ‘uberización’: “Los conductores de Uber no se consideran trabajadores, sino emprendedores, pequeños empresarios. No tienen derechos ni asistencia médica... pero apoyan a Bolsonaro”. El emprendedurismo, vinculado a la meritocracia, impregna el discurso de la extrema derecha brasileña. Configura un nuevo “neoliberalismo desde abajo”, en palabras de Rodrigo Nunes, autor de Da transe à vertigem, un ensayo sobre el bolsonarismo.  

Un adhesivo en la mesa de Stefani visibiliza la alianza de Lula con Geraldo Alckmin, exgobernador de São Paulo, histórico rival de centroderecha, nuevo compañero político que seduce al centro y garantiza un buen resultado en el sudeste (la región más poblada). Stefani habla de Lula con devoción. Lula, el compañero. Lula, líder mítico del Sindicato de Metalúrgicos de São Bernardo do Campo (São Paulo). El sindicalista recupera la sonrisa: “Algo ha cambiado. Algunos trabajadores están volviendo. Tenemos de nuevo 4.000 afiliados. Creo que votarán a Lula”.   

Lula arrancó su campaña el 18 de agosto en la praça da Estação de Belo Horizonte, lugar histórico de las luchas sociales. Bolsonaro también comenzó su campaña en Minas Gerais: en Juiz de Fora, donde sufrió un intento de asesinato en un mitin en 2018. Ambos priorizan su campaña en Minas Gerais, el segundo estado con más electores (16.290.870). Un estado péndulo que, como Ohio en Estados Unidos, es el único que acierta el resultado de todas las elecciones presidenciales. Desde 1950 (entre 1964 y 1989 no hubo elecciones), quien se lleva Minas se lleva la presidencia. El célebre escritor mineiro Jõao Guimarães Rosa acuñó la frase “Minas é muitas”. En palabras de Lula, el Estado “es es un punto de equilibrio de Brasil”.  Al norte de Minas, el porcentaje de personas negras se parece al de Bahía. En el sur y el sudoeste, el imaginario de vida viene de São Paulo. En el sudeste (Juiz de Fora), hay más hinchas del Flamengo de Río de Janeiro que del Atlético Mineiro. Para Domilson Coelho, director ejecutivo de la consultora F5, Minas Gerais “no tiene una preferencia ideológica definida, varía de un proceso electoral a otro”. Como algunos compañeros de Stefani, muchos mineiros que apoyaron a Bolsonaro votarán a Lula.  

– Stefani, ¿sabes dónde está la estatua del Trabajador Anónimo de la praça da Cemig?

– Creo que se la llevaron a la praça dos Trabalhadores, responde sin mucha seguridad.

Un grupo de seguidores de Bolsonaro canta el himno nacional en una gasolinera de Belo Horizonte reconvertida en comité de Campaña. | Fotografía de Bernardo Gutiérrez.

Culto a la gasolina

Globos amarillos y verdes cubren los surtidores de la gasolinera de la avenida Silva Lobo, 677, en Calafate, un barrio de clase media baja de Belo Horizonte. Bafles gigantes escupen una pegajosa canción de Mc Reaça (significa Mc Reaccionario): Bolsonaro salta de paraquedas / e o Bolsonaro se casou com Cinderela / as mina de direita são as top mais bela / enquanto as de esquerda tem mais pelo que cadela (Bolsonaro salta en paracaídas / y Bolsonaro se casó con Cenicienta / las chicas de derecha son las más guapas/ las de izquierda tiene más pelo que una puta). Jorge Rodrígues, un militar jubilado, confiesa que votó a Lula dos veces. A su lado, Luis Carlos Souto, un corredor de seguros de cincuenta años que votó a Lula y a Dilma, ve en Bolsonaro la única salvación: “La izquierda acabó con el patriotismo”. Ambos cambiaron de bando durante el proceso de impeachment ilegal contra Dilma. Gabriela Andrade, una estudiante de enfermería, defiende la gestión de Bolsonaro de la pandemia. Se informa en redes sociales. Desconfía de la televisión. Considera a los medios brasileños demasiado izquierdistas, “especialmente la Rede Globo” (definida por la izquierda como derechista). 

La concurrencia de esta gasolinera, renombrada como QG do Bolsonaro, es variopinta: familias, hombres solos, gente bien vestida, personas negras, mujeres… Algunas camisetas lucen lemas como “Meu partido é o Brasil”, “Lula, ladrão, seu lugar é na prisão”.  Al otro lado de la avenida, un McDonalds y un gimnasio. Algunos conductores tocan la bocina. La tropa de la gasolinera agita banderas. Aplaude. La alegría es contagiante.  

Hoy, la inflación interanual sigue alta (un 10,07% en agosto), los tipos de interés se duplicaron (13,75%) y el dólar vale unos 5,3 reales (3,16 hace cuatro años)

Los políticos que financian el comité de campaña  GQ Bolsonaro están a punto de llegar: Níkolas Ferreira (candidato a diputado federal) y Bruno Engler (candidato a diputado regional), ambos del Partido Liberal (PL) de Bolsonaro. Ahora suena la canción Mito Chegou, himno bolsonarista de 2018. “O mito chegou, e o Brasil acordou, Bolsonaro representa o futuro mais feliz…”. Algunas camisetas con la palabra MITO revelan el áurea que rodea al presidente. Los números no sirven de argumento con sus fieles. Bolsonaro llegó al poder prometiendo bajar la inflación, los tipos de interés y el cambio del dólar. A día de hoy, la inflación interanual sigue alta (un 10,07% en agosto), los tipos de interés se duplicaron (13,75%) y el dólar vale unos 5,3 reales (3,16 hace cuatro años). Las personas entrevistadas en el QG (una docena) no aceptan datos o hechos que cuestionen al gobierno. “Te equivocas, Bolsonaro es un mito”, replican algunos. Roland Barthes escribió que el mito de derechas es reluciente y expansivo: “Se apodera de todo. Tiene la exclusividad del metalenguaje”. La mitología de la extrema derecha brasileña es una exagerada vuelta de tuerca a Barthes. La fantasía bolsonarista sustituye por completo a la realidad. Los 700.000 muertos por Covid, para algunos, son “fake news de la izquierda”.

Níkolas Ferreira 26 años, niño mimado de Bolsonaro, autor del libro O Cristão e a Política– aterriza en la gasolinera. O mito chegou. Gritos. Selfis. Vítores para la estrella de la bolsolina. Más canciones discotequeras: Bolsonaro é um guerreiro, Bolsonaro é do povão (Bolsonaro es un guerrero, Bolsonaro es del pueblo). Un pastor comienza una misa entre los surtidores. Repite consignas contra el “comunismo de Lula” y la “ideología de género”. Tras rezar el padre nuestro, los fieles cantan el himno nacional. Algunos lloran, envueltos en banderas. “Nossa bandeira jamais será vermelha" (nuestra bandera nunca será roja), grita el pastor. Cristiano Pereira negro, 30 años, evagelista hace un directo desde su móvil. Destaca un motivo para votar a Bolsonaro: la bajada del precio de los combustibles. La gasolina manda en el universo Bolsonaro. Gasolina. Coches, motos, camiones, jet sky. Postos Ipirangas. Priman las manifestaciones sobre ruedas, moticiatas (recorridos en motos) o carreatas (coches).  La “patria amada” del bolsonarismo, según el urbanista Roberto Andrés, florece en el asfalto, demandando una disminución de controles y multas. Carreteras al servicio de la libertad individual, de las familias y de los camioneros (reducto bolsonarista donde los haya). Carreteras como la BR319 que el gobierno va a asfaltar para “civilizar” la Amazonia. “¿Cómo es posible que un político que vende la idea de colocar orden actúe para favorecer el desorden en las carreteras?”, se pregunta Roberto Andrés. ¿Cómo es posible que la Policía Rodoviaria Federal (restringida históricamente a las carreteras) haya sido reconvertida en un cuerpo militar que exacerba castigos desproporcionados a delincuentes comunes y provoca matanzas? En la cosmogonía bolsonarista la contradicción funciona como respuesta: es el origen de su universo.    

Una imagen del presidente aparece en una pantalla gigante. El grito “mito” se multiplica en un eco vibrante. Alguien anuncia que Bolsonaro participará en una moticiata en Belo Horizonte. Aplausos. En el GQ están convencidos: Bolsonaro ganará en el primer turno. “¡MITO, MITO, MITO!”. En 2002, cuando el PT llegó al poder, Lula obtuvo un 66,4%% de los votos en Minas Gerais. En 2018, Bolsonaro conquistó Minas en el segundo turno con un 58,19% de los votos. En ambos casos, la tendencia mineira exageraba la media nacional. ¿Quién se llevará Minas en 2022? ¿Bolsonaro tiene alguna posibilidad? 

Ocupar, resistir

Entrada de la Ocupação Carolina de Jesús del Movimento de Luta nos Bairros, Vilas e Favelas (MLB) de Belo Horizonte. | Fotografía de Bernardo Gutiérrez.

“¿Tiene sentido que haya gente viviendo en la calle y edificios vacíos?”. Manoel Inácio Moreira, Edinho, –28 años, fotógrafo formula preguntas mientras subimos las escaleras del antiguo Hotel Internacional Praça Hotel de Belo Horizonte. Desde que fue ocupado por el Movimento de Luta nos Bairros, Vilas e Favelas (MLB), cada piso tiene un nombre. El tercero es el Nelson Mandela. El cuarto, Paulo Freire. El octavo, Alexandra Kollontai. En la Ocupação Carolina de Jesús viven 77 familias, unas doscientas personas. Edinho repasa la historia del MLB, nacido en Minas en los años noventa, presente en 17 estados del país. “La pandemia ha acentuado el problema de la vivienda en Brasil. El número de personas que vive en la calle ha pasado de 100.000 a más de 200.000. Por eso defendemos una reforma urbana”, afirma. Nilmara, de 26 años, habla sobre su vida en la ocupación mientras amamanta a su hija de siete meses: “Hacemos turnos en la recepción. Las familias se turnan en la cocina. En la pandemia tuvimos que cerrar nuestra escuelita infantil”. Edinho explica cómo Bolsonaro manipuló el Minha casa, minha vida, programa de vivienda de los gobiernos petistas. Renombrado como Casa Verde Amarela, ahora prioriza “la construcción de apartamentos de clase media”. Más caros. Sin la estética popular de los conjuntos habitacionales (Cohab). Las casas verde amarelasreplican el modelo de edificio con portero, seguridad, piscina y garaje. La tergiversación de políticas y/o institución públicas es el modus operandi de Bolsonaro. Sérgio Camargo, presidente de la Fundação Palmares, vinculada a la cultura afro, afirmó que el Día de la Consciencia negra “fue apropiado por la izquierda para propagar el resentimiento racial”. La demarcación de tierras indígenas ya no corresponde a la Fundação Nacional do Indio (FUNAI), sino al Ministerio de Agricultura. 

La ascensión de las escaleras del hotel que, según Edinho “ya hospedó a la selección brasileña de fútbol”, continúa. El piso undécimo se llama Carlos Marighella, en homenaje al líder de la lucha armada contra la dictadura, protagonista de la película Marighella, censurada por Bolsonaro. En uno de sus apartamentos vive Yuri Adriano. Este artista, artesano y peluquero de 37 años confiesa que se afilió al PT en los años dos mil, en Venda Nova (periferia norte). Uno de sus proyectos es la apertura de un salón de belleza popular, en los bajos del edificio. “Voté a Lula y a Dilma. Pero se quemaron por sus alianzas con las derechas. Aquí somos de UP”, afirma, en referencia a la Unidade Popular pelo Socialismo. El líder de UP es Leo Péricles, mineiro, líder nacional del MLB, único candidato negro a la presidencia. ¿Sus banderas? Las reformas urbanas y agraria. UP no alcanza el 1% en las encuestas. “Una candidatura presidencial ayuda a colocar temas como la vivienda en el debate . En esta campaña polarizada no hay propuestas”, matiza Edinho. Yuri, lanzando una pregunta, invoca el contradictorio universo mítico bolsonarista: “¿Te puedes creer que mis amigos negros y gays votan a Bolsonaro y ya no quieren que les corte el pelo?”. 

¿El resultado electoral de Minas coincidirá con el nacional?, ¿influirá en el resto del país? Muchos indicios apuntan a ello

20.00 horas. Bar Birosca. Bohemio barrio de Santa Teresa. Áurea Carolina, diputada nacional del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), reflexiona sobre sus seis años en política. Aprendió. Sufrió. Recibió amenazas. En 2016, Áurea Carolina afrodescendiente, candidata de Muitas, cidades que queremos, vinculada al PSOLfue la concejala más votada de la ciudad. Ella y Marielle Franco (asesinada en marzo de 2018) eran las caras de la nueva izquierda. En 2018, se convirtió en diputada federal. Y el espacio político Muitas con una diputada nacional, una regional y una concejala– convirtió una casa en un laboratorio social para conectar a los políticos con la ciudadanía. Pero llegó un huracán político. “Bolsonaro redujo todo a polvo. Destruyó las conquistas de los gobiernos petistas y los mecanismos de participación”, afirma. En las elecciones municipales de 2020 Áurea Carolina era candidata a alcaldesa, Léo Pericles su vice, el centrista Kalil, actual aliado de Lula, arrasó con el 63,36% de los votos. El espacio izquierda quedó mermado. El laboratorio Muitas engullido por la pandemia, la polarización contra Bolsonaro y problemas internos ya no existe. La diputada cita el gabinete do odio, el equipo del presidente especializado en fake news: “Incentivan la desinformación, la polarización y el pánico. Manipulan la esfera pública impunemente, con apoyo de las plataformas digitales”. Áurea Carolina defiende con ahínco a Lula. Confía en su victoria, aunque tiene miedo al uso electoralista del “auxilio emergencial” (reciente ayuda de Bolsonaro a los más pobres). Áurea crítica el regreso de las viejas formas de hacer política. “Los líderes de siempre no entendieron la llegada de los movimientos indígenas, feministas, negros. Ahora que toca defender la democracia, parece que todo eso es dispensable. Lula sí ha incorporado algunos temas”, asegura.   

¿El resultado electoral de Minas coincidirá con el nacional?, ¿influirá en el resto del país? Muchos indicios apuntan a ello. La tradición política mineira pesa. En la República Velha (1898-1930) nació la “política do café com leite”, un acuerdo de alternancia de poder entre las oligarquías rurales de São Paulo (tierra de café) y de Minas Gerais (leche). Juscelino Kubitschek (presidente y fundador de Brasilia), Tancredo Neves (presidente en 1985), José Alencar (vicepresidente de Lula, 2002-2010) o Dilma Rousseff, entre otros, nacieron en Minas GeraisLos caminos abiertos por Muitas, las alianzas transversales tejidas en el ayuntamiento (el PT entró en el gobierno de Kalil) y la diversidad de los movimientos sociales mineiros vislumbran un futuro país posible. Áurea Carolina ha decidido no ser candidata. Quiere volver a la sociedad civil. “Necesitamos afirma– nuevos liderazgos y un plan a medio y largo plazo. El gobierno de Lula será de transición”. Áurea está volcada en la elección de Célia Xabriabá, que puede ser la primera diputada indígena de Minas Gerais.  

¿Refrendarán los mineiros a Lula? Así lo insinúa Datafolha: Lula 47%, Bolsonaro 33%. 

Herencia afro

João Pio, Gracielle Naiara Silva y María Aparecida, en la comunidad de los Arturos de Contagem. | Fotografía de Bernardo Gutiérrez.

Debajo de una estatuilla de São Jorge descansa un atabaque (tambor de origen africano). Al lado de la figura de la virgen, un santo negro sujeta al niño Jesús. En la capilla de Nossa Senhora do Rossário de la comunidad de los Arturos, en la periferia de Contagem, Zé Bonifacio (72 años), repasa festividades de los Arturos: Folia de Reis, el Batuque, Fiesta de la Abolición de la Esclavitud, Nossa Senhora do Rosário (el congado)... Matriz africana, ropajes cristianos, sincretismo secular. Maria Aparecida de Nascimento, que nació fuera del quilombo y se instaló en los Arturos buscando las raíces de sus ancestrosafirma que “la culinaria consigue conservar la tradición”. João Carlos Pio de Souza, conocido como Jõao Pio profesor de historia, uno de los reyes congados de la comunidad, relaciona ambas esferas, la salud y la espiritualidad: “Nuestra salud tiene una dimensión sagrada”. 

Los Arturos es un quilombo, como se conocen los asentamientos que los esclavos huidos fundaron a partir del siglo XVI. En Brasil, existen unos 5.900. Aunque la Constitución de 1988 reconoció la propiedad a los afrodescendientes de los quilombos, apenas el 10% ha conseguido el título patrimonial. Las 137 familias (unas 600 personas) de los Arturos descienden del esclavo Camilo Silvério da Silva, que se instaló en el siglo XIX. Seis generaciones después de su fundación, el quilombo no posee aún la regularización de sus tierras.

Durante el primer semestre del año, se registraron en Brasil 2.813 denuncias por intolerancia religiosa, un 654,1% más que en 2021

Gracielle Naiara Silva –30 años, coordinadora de proyectos de agricultura familiar– muestra con orgullo los nuevos hornos de la cocina comunitaria: “Conseguimos fondos para la panadería. Reformamos un galpón. En la huerta estamos plantando naranjos, canela, higueras, aguacateros, limoneros, higueras. Queremos comercializar pan, frutas, hortalizas, mermeladas”.  La huerta está rodeada de vegetación. Al fondo, edificios altos visibilizan las amenazas del mundo que está fuera del quilombo. Los habitantes de los Arturos temen que si se construye la autovía del Rodoanel, que pasaría a unos cientos de metros, la especulación inmobiliaria les cercará. Al otro lado de la huerta, aparecen las casas de ladrillos de un barrio humilde con fuertes tradiciones afro. João Pio muestra su preocupación por el crecimiento de la intolerancia religiosa. Cuando lanzan cohetes en festividades, las redes sociales se llenan de odio. “Con Bolsonaro, ha empeorado. La intolerancia está a flor de piel”, matiza. Durante el primer semestre del año, se registraron en Brasil 2.813 denuncias por intolerancia religiosa en la central de denuncias de Safernet, un 654,1% más que en 2021. El aumento es generalizado: misoginia (639,5%); xenofobia (595,5%), homofobia (520,6%). 

João Pio muestra en su móvil fotografías de Lula en los Arturos. Lula escuchando. Lula comiendo. En mayo, el expresidente visitó la comunidad con Marília Campos, alcaldesa petista de Contagem. “Lula va a ganar. Fue bendecido en nuestra capilla”, afirma alguien a nuestra espalda. João Pio pide un Uber. El conductor habla de la corrupción del PT. Aunque Lula dejó la cárcel libre de acusaciones, afirma que “algo habrá hecho”. “¿Y qué le parece la ley de Bolsonaro que coloca cien años de sigilo para que no se descubra su corrupción?”, pregunta João Pio. En el silencio del coche flotan dudas. Flashbacks de las últimas dos semanas. Detalles, chispazos que apuntan hacia el misterio electoral. 

Una persona de la campaña de la nueva derecha reveló cómo cada iglesia evangelista cuenta con 5.000 reales (unos 960 €) para asegurarse el voto de sus fieles

Flashbacks bolsonaristas: un repartidor con una placa “corrupção nunca mais” en su moto; el plantón de Bolsonaro a la moticiata de la praça do Papa de Belo Horizonte (ese día apareció en una moticiata en Resende, Río de Janeiro); bolsonaristas atacando y asesinando a militantes de izquierda; un 9% del electorado que puede dejar de votar por miedo a ser agredido; mujeres elegantes elogiando la “actitud de Bolsonaro” en el selecto Minas Tennis Club; una persona de la campaña de un diputado de la nueva derecha revelándome cómo cada iglesia evangelista cuenta con 5.000 reales (unos 960 euros) de su presupuesto (donaciones y reparto de publicidad) para asegurarse el voto de sus fieles; Bolsonaro por delante en el voto evangelista (50%, frente al 32% de Lula);  Paulo Guedes, el posto Ipiranga de Bolsonaro, desaparecido de campaña en tiempos de economía gripada.  

Flashbacks lulistas: jóvenes haciendo la L de Lula con los dedos; emoticones de WhatsApp con una mano de cuatro dedos (como la mano izquierda de Lula); camisetas de la selección de Brasil con el número 13 y el nombre Lula; un gay que estudia jiu jitsu para defenderse; los estudios que prueban el voto oculto y avergonzado en Lula, como el de João Gomes en la praça da Cemig; la estatua del Trabajador Anónimo desaparecida en un mundo uberizado; gente con camisetas rojas con la frase o voto é secretoblocos de carnaval pro Lula recorriendo Belo Horizonte (y urbes de todo Brasil) con alegría recobrada. Detalles de la Tenda da Democracia en la plaza 7 de Setembro de Belo Horizonte: madres tejiendo toallitas de Lula, militantes de Médicos y Médicas Com Lula y Alvorada (colectivo nacido tras el golpe a Dilma). 

Entre Lula y Bolsonaro, el flashback casi vacío de las terceras vías. Esquivos miembros del Partido Novo que gobierna Minas con un empresario (Zema) que llegó con la ola antipolítica bolsonarista y ahora huye de los focos mientras amenaza el medioambiente con proyectos como el Rodoanel o la mineración en la serra do Curral; candidatos del Partido Democrático Trabalhista (PDT) desdibujados por la agresiva campaña presidencial del centro izquierdista Ciro Gomes contra Lula; un militante del PDT afirmando que “Bolsonaro va a perder aquí no porque Minas sea petista, sino porque al mineiro no le gustan los mentirosos”. El estilo caótico-fanfarrón del presidente no acaba de funcionar en Minas, región de gentes comedidas. Puede costarle la reelección, según analistas de The Intercept

En un banco de praça da Liberdade de Belo Horizonte, uno de los epicentros simbólicos de Minas Gerais, un hombre negro elogia a Bolsonaro. No consigue decirme qué ha hecho bien. Ignora datos negativos que le comento sobre su gestión. Está convencido del triunfo de Bolsonaro, a pesar de que ningún candidato que no lidere las encuestas en la recta final ha ganado la presidencia. Mi interlocutor, al despedirnos, tira de mitología. “Bolsonaro llegará en un rato”, me dice. Consulto en el móvil la agenda oficial del presidente. 

– Hoy no hay ningún evento de Bolsonaro en Minas, le digo. 

– Sí, sí, seguro. Hay una moticiata. En un rato aparece por aquí, me responde sonriendo. 

– ¿Sabe dónde está la Estatua del Trabajador Anónimo de esta plaza?

– Se la llevaron hace unos meses. 

Joaquim Gomes vende helados en un carrito en la praça da Cemig, en Contagem, cinturón industrial de Belo Horizonte, la capital del estado Minas Gerais cuya región metropolitana cuenta con 6,9...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí