1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

HACIA LA SINGULARIDAD

Chat-GPT y la automatización del trabajo

La nueva inteligencia artificial de la empresa OpenAl nos fuerza a repensar lo que entendemos por inteligencia, consciencia y creatividad

Patrick Stasny 24/12/2022

<p>Luditas golpeando un telar mecánico.</p>

Luditas golpeando un telar mecánico.

CC

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

A principios del siglo XIX, un grupo de obreros de la industria textil inglesa pasó a la historia del socialismo por cometer la niñería de atacar a máquinas inertes, pensando que eran estas las que les quitaban los puestos de trabajo, y no los empresarios que las poseían. Dichos obreros se llamaron a sí mismos Luddites, o luditas, en referencia a un personaje de existencia incierta llamado Ned Ludd, que se convirtió en referente del movimiento tras destruir un telar mecánico como respuesta a la creciente explotación a la que se veían sometidos los obreros textiles del condado de Leicestershire (pronunciado lestershir).

La vía política de los luditas quedó desprestigiada rápidamente, pues los obreros entendieron pronto que el foco de sus protestas debían ser los burgueses propietarios de los medios de producción, y no herramientas sin vida. El rechazo de la clase trabajadora inglesa al progreso técnico fue poco a poco matizándose, y, hacia mediados de siglo, Karl Marx ya se referiría a la evolución tecnológica de manera mucho más ambivalente, pues a pesar de que compartía la preocupación de los luditas por la disrupción de puestos de trabajo, también entendía el desarrollo de la técnica como un motor indispensable del progreso que inevitablemente debería conducir a la revolución comunista.

El rechazo de la clase trabajadora inglesa al progreso técnico fue poco a poco matizándose

Ya en pleno siglo XX, el economista austríaco Joseph Schumpeter inventó el concepto de “destrucción creativa”, que ponía aún más objeciones a la tendencia antitecnológica de los luditas. Schumpeter coincidía con Marx y los antimaquinistas de Leicestershire en que el progreso técnico propio de las sociedades capitalistas ponía en peligro puestos de trabajo, pero, al contrario que sus antecesores, no lo veía como algo necesariamente negativo. Schumpeter había observado que al mismo tiempo que se destruían empleos se creaban muchos otros, precisamente gracias al avance de la tecnología, de modo que el efecto global era positivo, pues los puestos de trabajo ganados y perdidos se compensaban, y se ganaba en innovación. Por ejemplo, si bien los obreros de Leicestershire perdían sus empleos por culpa de la introducción de nueva maquinaria industrial, paralelamente se creaban nuevos trabajos, como el de ingeniero de máquinas hiladoras u operario técnico, y además se conseguían máquinas más productivas. O para poner un caso más cercano a nuestros días: aunque se predice que muchos camioneros se irán al paro con la irrupción de los vehículos inteligentes autoconducidos, también se crearán muchos otros empleos en las industrias de la informática, automoción y derivados, y encima tendremos camiones más eficientes y seguros.

Con todo, a pesar de las muchas impugnaciones que se han hecho de los luditas, la desconfianza de los de Leicestershire respecto a la tecnología sigue coloreando las disputas acerca de las últimas innovaciones técnicas, especialmente a medida que el cambio tecnológico se acelera y crecen las dudas respecto a la destrucción creativa. Por un lado, las sombras e injusticias económicas que habitualmente comporta el proceso de destrucción creativa (sí, tal vez se crean puestos para programadores, pero ¿qué pasa con los camioneros que se van a la calle?) generan muchas preguntas acerca de su coste social. Por otro, la aceleración rampante de la evolución tecnológica lleva a muchos a preguntarse si siempre podremos seguir creando puestos de trabajo, o si al final la tecnología no será simplemente superior a nosotros en todos los frentes, reemplazando cualquier trabajo que se nos pueda ocurrir y convirtiendo la destrucción creativa en una idea obsoleta.

La aparición de la herramienta llamada Chat-GPT, propiedad de la empresa americana OpenAI (fundada por Elon Musk, entre otros), ha vuelto a poner sobre la mesa muchos de estos antiguos debates. Chat-GPT (de Generative Pre-trained Transformer) permite hacer cualquier tipo de preguntas sobre el tema que sea y devuelve respuestas de una claridad y complejidad muy superiores a lo que hasta ahora se podía obtener con otros sistemas basados en “inteligencia artificial” o una búsqueda en Google. Por ejemplo, se le puede pedir: “Escribe un ensayo de 5.000 palabras sobre la recepción del Quijote en las letras inglesas del siglo XVIII”, y producirá un ensayo al nivel de un buen estudiante de tercero de carrera. De hecho, ha habido profesores universitarios, sobre todo en el sistema anglo-americano (en el que las humanidades están casi enteramente dedicadas a la producción de ensayos), que ya han expresado una enorme preocupación acerca del impacto del programa de OpenAI en sus planes de estudio, pues ven como el modelo con el que han funcionado durante casi doscientos años puede estar en riesgo.

La aceleración rampante de la evolución tecnológica lleva a muchos a preguntarse si siempre podremos seguir creando puestos de trabajo

Pero las capacidades de Chat-GPT no se reducen al registro académico. Uno puede preguntarle casi de todo: que resuelva acertijos, que escriba cuentos, que redacte un plan de empresa, que dé indicaciones acerca de cómo producir código informático, etc. Un usuario de Twitter publicó la respuesta que la máquina ofreció a la petición “Explícame cómo despegar un sándwich de mantequilla de cacahuete de una cinta de video, pero hazlo en el estilo de la King James Bible” (la traducción de la Biblia con la que Borges conoció el Eclesiastés): el resultado fue notable, o en cualquier caso muy superior a lo que muchos escritores contemporáneos serían capaces de componer en esa misma situación.

Los comentarios, tuits, vídeos y artículos acerca de la revolución que supone esta herramienta se han extendido a la velocidad de una pandemia. Como era de esperar, muchos periodistas y críticos, viendo la alta calidad de los textos producidos por la máquina, han vaticinado que Chat-GPT pronto automatizará su trabajo, así como el de programador, editor, novelista, agente de viajes, copywriter, agente de seguros, asistente personal, secretario médico, recepcionista, vendedor, manager de márketing, etc… (la lista de oficios fue producida por una respuesta de Chat-GPT cuando fue preguntado por los trabajos que podría automatizar completa o parcialmente). Tampoco han faltado analistas que han declarado que la invención de Chat-GPT podría tratarse de la “singularidad”, aquel profetizado momento en el que la inteligencia artificial supera a la humana y todo cambia. En este momento, sigue el mito, la humanidad quedará desbancada en todos sus esfuerzos creativos e intelectuales, ya que ya no podremos competir con las máquinas. De acuerdo con esta visión, deberíamos comenzar a prepararnos para un mundo “post-trabajo”, en el que no tendrá sentido trabajar porque siempre habrá una máquina que lo hará mejor, más rápido y más barato.

Sin embargo, otros tantos periodistas se han dedicado a rebajar el hype formado alrededor de Chat-GPT, ofreciendo un gran número de razones para mantenerse escépticos ante la supuesta revolución de la inteligencia artificial. Uno de los argumentos que se esgrimen en contra de la herramienta de OpenAI es su incompetencia: aún genera muchos errores o falsedades, se encalla con facilidad, o es incapaz de rastrear internet. Otro es que a pesar de ser categorizada como “inteligencia” artificial, Chat-GPT no es realmente inteligente, sino simplemente un método bastante rudimentario de procesamiento masivo de datos, que únicamente responde a las normas de un algoritmo diseñado por humanos. Por último, muchos creen que el trabajo humano no está seriamente amenazado por Chat-GPT, ya que el sistema capitalista simplemente perpetuará el proceso de destrucción creativa descrito por Schumpeter, y todas aquellas funciones que quedarán obsoletas por la nueva tecnología serán reemplazadas por nuevos problemas y oportunidades que esta misma herramienta creará.

Pero podría ser que en este caso el problema fuese bastante más complejo. A día de hoy, la evidencia de la capacidad de herramientas como Chat-GPT para automatizar oficios es tan grande y abarca tantos campos distintos que es imposible descartar de forma taxativa la posibilidad de que el trabajo humano quede reducido a un absurdo. Es decir, que el proceso de destrucción creativa haya servido para explicar, más o menos adecuadamente, las dinámicas de destrucción y creación de empleo desde la primera revolución industrial hasta principios del siglo XXI no implica que lo mismo deba cumplirse en el futuro. Y por encima de todo está el problema de que ni tan siquiera sabemos si es adecuado llamar a Chat-GPT, o a la inteligencia artificial en general, una “herramienta”.

El argumento de fondo de los que son escépticos ante las grandes previsiones (apocalípticas o utópicas) acerca del futuro del trabajo es que la tecnología siempre debe ser entendida como una herramienta. De acuerdo con este punto de vista, por muy sofisticado que sea su funcionamiento, Chat-GPT no es más que la evolución de una calculadora escolar: la diferencia con una máquina simple es cuantitativa, no cualitativa. En otras palabras, por mucha complejidad que se le añada a un sistema mecánico, no se crea la inteligencia, tan sólo el efecto de la inteligencia. Lo resultante sigue siendo una herramienta que necesita de un intelecto humano para poder ser operada. Cuando salieron las calculadoras no se acabó con los matemáticos, se emplearon las calculadoras para optimizar su trabajo. Cuando salió Google no se terminó con la función de los periodistas, se usó Google como una herramienta más de la labor del investigador. Por tanto, para los escépticos ante la revolución de la inteligencia artificial, es muy posible que Chat-GPT no sea más que una herramienta que usen los escritores, periodistas y programadores del futuro inmediato para desarrollar posibilidades ya latentes en sus oficios, generando nuevas oportunidades de trabajo y perpetuando así el proceso de destrucción creativa.

Desde que existen formas de inteligencia artificial, la humanidad se ha servido de todo tipo de argumentos para justificar su soberanía sobre la técnica y reducirla a una herramienta que puede controlar. Tal vez el más famoso sea el primero: en el Fedro, Platón acusa a la escritura (¿acaso no son los textos la forma más primigenia de inteligencia artificial?) de pretender sustituir la función de la memoria humana (como se sabe, la memoria era una facultad humana central para el filósofo de Atenas, pues sostenía que todo conocimiento no era más que recuerdo de lo que el alma había olvidado al caer al mundo). El argumento viene a ser este: “Sí, tal vez la escritura ayude a recordar algunas cosas, pero nunca podrá sustituir el proceso de [re]conocimiento que constituye la memoria humana”. Desde entonces, cada vez que se inventa un instrumento con el potencial de sustituir o mejorar alguna de las capacidades que opinamos que nos constituyen como humanos se repite el movimiento argumentativo de Platón: “Sí, tal vez la calculadora pueda sumar más rápido que nosotros, pero nunca podrá demostrar teoremas abstractos”; “sí, tal vez Google pueda ofrecer información exhaustiva e instantánea, pero nunca podrá elaborar su propio contenido”; “sí, tal vez haya programas para crear sonidos, pero un ordenador nunca podrá componer una sinfonía”, etc.

Para los escépticos ante la revolución de la inteligencia artificial, es muy posible que Chat-GPT no sea más que una herramienta

¿Pero cuántas de estas predicciones han resultado ser erróneas? Ya hay máquinas que pueden demostrar teoremas abstractos, que escriben ensayos, que componen sinfonías, que generan obras de arte y mucho más. Sin embargo, desde que Chat-GPT se hizo público se vuelven a oír el mismo tipo de razonamientos de siempre. “Sí, tal vez puede escribir un ensayo sobre la influencia de Tolstoi en la revolución bolchevique, pero nunca podrá tomar decisiones políticas”, “sí, tal vez puede improvisar un poema de amor, pero nunca podrá sentir amor”. ¿Pero quién nos lo asegura, y en base a qué?

Concebir a la inteligencia artificial como una “herramienta” implica creer que siempre habrá algo que nos situará intelectual, espiritual o creativamente por encima de la tecnología, como maestros en control. Esto es una creencia que la historia reciente del desarrollo tecnológico no avala. Si algo nos ha enseñado el avance de la técnica es que comprendemos muy poco acerca de conceptos tan elementales como “inteligencia”, “sentir” o “consciencia”, y que muchas veces estos conceptos son únicamente metáforas con las que nos referimos a procesos mucho más complejos, y también mucho más prosaicos. Al fin y al cabo, Chat-GPT es una máquina tonta, que no hace más que compilar una gran cantidad de datos y procesarlos de acuerdo a unos algoritmos bastante mecánicos, y sin embargo logra producir la impresión de ser inteligente.

¿Pero acaso no es así como funciona la inteligencia humana? Sería perfectamente plausible que a pesar de las connotaciones religiosas y espirituales que históricamente se le han atribuido, nuestro cerebro no fuese más que una “máquina” que computase una cantidad enorme de datos de acuerdo a unos algoritmos limitados, y que mediante este proceso se crease el efecto que llamamos “inteligencia”. O tal vez no, pero el caso es que la existencia de una tecnología como Chat-GPT obliga a uno a preguntarse cuestiones fundamentales acerca de la naturaleza de la inteligencia, de la consciencia y de la creatividad. Se dice que Chat-GPT, a pesar de poder escribir diálogos, cuentos o acertijos, no es realmente creativo, pues simplemente recurre a una gran base de datos y combina creaciones previamente hechas por seres humanos para impostar el efecto de la novedad. ¿Pero en qué se diferencia esto del proceso creativo de un ser humano?

Lo cierto es que en la mayoría de las respuestas que ofrece a sus usuarios, Chat-GPT supera el test de Turing (es decir, que en la mayoría de las interacciones es imposible determinar si a uno le está hablando una máquina o un humano), lo que genera preguntas nada fáciles de responder. ¿Qué diferencia hay entre parecer humano y ser humano? ¿Si una máquina es capaz de producir respuestas inteligentes, se puede seguir considerando a la inteligencia un atributo exclusivamente humano? ¿Y a la consciencia, la espiritualidad y la creatividad?

La existencia de una tecnología como Chat-GPT obliga a preguntarse cuestiones fundamentales acerca de la naturaleza de la inteligencia

El argumento de la destrucción creativa descansa sobre el convencimiento de que siempre habrá algo que las máquinas no podrán hacer y los seres humanos sí. En un sistema capitalista, siempre se crearán nuevos trabajos mientras se generen nuevas situaciones laborales que las máquinas no puedan resolver mejor que nosotros. El problema es que ya no podemos afirmar con seguridad que siempre quedarán situaciones, del orden que sean, en las que nuestras capacidades profesionales superarán a las de una máquina. De hecho, la emergencia de la inteligencia artificial, con los problemas que plantea, debería hacernos reconsiderar la historia de la técnica y preguntarnos si la tecnología siempre ha sido una herramienta a nuestro servicio, o si por lo contrario ha sido algo más. Empezando por la escritura que tanto inquietaba a Platón: ¿era un simple objeto dependiente de nosotros, o una entidad con la capacidad de moldearnos tanto como nosotros a ella?

Del mismo modo, deberíamos revisar la crítica que los socialistas científicos de mitades del XIX erigieron contra los luditas. Como se recordará, los movimientos obreros posteriores a los luditas consideraron que el grupo de Leicestershire se equivocaba al creer que su enemigo eran las máquinas inertes y no el sistema económico opresor. Bajo la luz del siglo XXI, sin embargo, podríamos juzgar el mismo acontecimiento de una forma distinta. Acaso deberíamos preguntarnos si los luditas se estaban rebelando contra seres verdaderamente muertos (herramientas) o contra cuerpos físicos biológicamente inertes, pero con la capacidad de modificar vivaz y radicalmente el mundo social que les rodeaba. Dando un ejemplo más obvio: ¿si hoy en día un ludita moderno atacase un servidor de OpenAI, la empresa que ha desarrollado Chat-GPT, podríamos afirmar tajantemente que dicho activista estaría confundiendo la opresión ejercida por personas reales (presumiblemente los accionistas de OpenAI) con una máquina inerte?

Es muy probable que sea demasiado pronto para sentar cátedra acerca del futuro del trabajo. De momento, la existencia de una inteligencia artificial como la de Chat-GPT ya ha obligado a modificar las predicciones de los últimos años. Hasta hace muy poco, todos los estudios acerca de la automatización del trabajo estaban de acuerdo en que los empleos más susceptibles de ser reemplazados por máquinas eran los más rudimentariamente manuales: camioneros, obreros industriales y de construcción, camareros, etc. Sin embargo, la emergencia de tecnologías del estilo de Chat-GPT hacen pensar si tal vez no serán los escritores, los periodistas y los académicos los primeros en quedarse sin trabajo, es decir, que los trabajos intelectuales y creativos podrían ser los más fáciles de sustituir (¡qué gran broma!). Con todo, no debería asombrarnos demasiado que una máquina pueda replicar exitosamente nuestro intelecto, pues siempre se ha sabido que la inteligencia humana es algo relativamente insignificante. El verdadero reto sería reproducir nuestra estupidez, que es grandiosa.

------------

Patrick Stansy es escritor.

A principios del siglo XIX, un grupo de obreros de la industria textil inglesa pasó a la historia del socialismo por cometer la niñería de atacar a máquinas inertes, pensando que eran estas las que les quitaban los puestos de trabajo, y no los empresarios que las poseían. Dichos obreros se llamaron a sí mismos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Patrick Stasny

es escritor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí