1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crecimiento perpetuo

La fusión nuclear, Ícaro y el pensamiento tecno-mágico

El entusiasmo desmedido con el que se ha recibido el reciente experimento en los medios muestra la obcecación con la búsqueda de una fuente de energía ilimitada

Juan Bordera / Antonio Turiel 20/12/2022

<p>Recreación del Tokamak ITER.</p>

Recreación del Tokamak ITER.

Oak Ridge National Laboratory

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Seguro que algo habrán escuchado o leído de la flamante promesa tecnológica que viene a salvarlo todo: la fusión nuclear. Hito histórico. Energía ilimitada al alcance en pocos años. Energía creada de la nada (¡chúpate esa, termodinámica!). Estas son solo algunas de las lindezas con las que se adereza en la mayoría de los medios el gran avance.

Pero, realmente, ¿se ha producido un avance tan espectacular? Respuesta corta: no. Ha sido una progresión en los experimentos que desde hace tiempo se llevan a cabo en la National Ignition Facility (NIF) de Estados Unidos. Por primera vez, se ha conseguido que la energía producida por la fusión nuclear de un pellet de deuterio y tritio del tamaño de una cabeza de alfiler sea mayor que la energía que llevaban los rayos láser emitidos. 

Dispararon 192 dispositivos láser al unísono para comprimir el material y fusionar los núcleos de los dos isótopos de hidrógeno. En concreto, en la pequeña explosión nuclear se produjo una energía de 3 megajulios (MJ), mientras que los rayos láser llevaban una energía de 2,1 MJ. Una ganancia de casi el 50%. Un avance que muestra que la fusión por confinamiento inercial (así se llama este método) puede funcionar, ya que si la fusión genera ganancia neta se podría producir una reacción en cadena en una muestra de mayor tamaño y conseguir mayores cantidades de energía. Los datos que nos ha aportado este experimento permitirán mejorar nuestro conocimiento sobre este tipo de procesos, y en ese sentido es un hito importante para la ciencia. Hasta aquí las buenas noticias. Vamos ahora con las malas.

Para cargar los dispositivos láser se gastaron 300 MJ, es decir, 100 veces más de lo que se produjo en la minúscula reacción de fusión

La primera objeción que se podría poner es que la cantidad de energía generada, 3 MJ, da para hervir el agua de una olla de 9 litros, y para eso se ha tenido que hacer una instalación del tamaño de un estadio de fútbol. Además, los láseres se calientan tanto que solo pueden disparar un tiro al día, con lo que parece difícil realizar este proceso de manera sostenida.

Y lo más importante: no se ha producido realmente una ganancia neta de energía. Para cargar los dispositivos láser se gastaron 300 MJ, es decir, 100 veces más de lo que se produjo en la minúscula reacción de fusión. Un dispositivo láser es un aparato muy ineficiente, y es completamente normal que se pierda tanta energía en él: se sacrifica rendimiento por precisión, algo fundamental en este tipo de experimentos. Así que no se ha ganado energía: se ha perdido. Ahora vuelvan a recordar los titulares. 

El diseño del experimento tampoco permite que sea sencillo construir un reactor. Haría falta algún material que absorbiera la energía producida para poder aprovecharla, pero no se puede colocar nada entre el láser y su objetivo. Además, para producir energía de manera continua sería necesario encender pellets como este a un ritmo también continuo. En este caso, la reacción duró 0,0004 segundos. A ese ritmo, sería necesario utilizar 2.500 pellets por segundo, es decir, 150.000 por minuto. Una auténtica pesadilla de fabricación y de logística.

El de los recursos energéticos es solo uno de los límites biofísicos que nos impone la vida en esta roca suspendida en medio del frío espacio

Se podría preguntar por qué este diseño es así, si no ayuda a la construcción de un reactor de fusión (al contrario que el ITER, que tendrá sus problemas técnicos no resueltos pero al menos es un diseño de un verdadero reactor). La respuesta es que el NIF estadounidense es un laboratorio cuyo objetivo es la experimentación para la mejora del diseño de bombas atómicas. La instalación no pretende crear algo parecido a un reactor, sino emular una bomba atómica de hidrógeno a pequeña escala para obtener información destinada a mejorar el diseño del actual arsenal nuclear de EE.UU. Y la única razón por la que se ha hecho el “descubrimiento” en este momento es que se había anunciado un posible recorte presupuestario. El Gobierno lo tendrá mucho más difícil ahora para recortar la asignación del NIF. Una jugada política interna estadounidense. 

Sabiendo todo esto, lo que no se entiende es el entusiasmo desmedido con el que se ha recibido esta noticia en España –en contraste con el resto de Europa, donde se le ha dado una cobertura mucho más marginal y con mejores explicaciones técnicas de lo que se ha logrado y en qué contexto–. Aparte del ridículo que han hecho no pocos medios, este caso ilustra algo muy significativo: la obcecación en el discurso público –y, por tanto, y más peligroso, en los imaginarios asumibles– en que la única salida admisible a todos los problemas que tenemos es la búsqueda de una nueva fuente de energía ilimitada / milagro tecno-mágico que nos permita no solo hacer lo mismo que hacemos ahora, sino mucho más aún de lo mismo. Y esa es la cuestión verdaderamente interesante aquí.

Preguntémonos concienzudamente, ¿qué ocurriría con otra serie de problemas como los límites de los recursos, la degradación de los suelos, la crisis de biodiversidad, si llegásemos a producir el santo grial de la energía ilimitada? La respuesta es obvia: se agravarían. El de los recursos energéticos es solo uno de los límites biofísicos que nos impone la vida en esta roca suspendida en medio del frío espacio.

La lógica del crecimiento nos llevaría a abrasarnos con la antorcha de la energía infinita, si un dios malévolo nos ofreciera ese don maldito

Hace unos años, Tom Murphy, un astrofísico de la Universidad de California se preguntó qué pasaría si de repente nos encontráramos una fuente mágica de energía infinita. Asumiendo que mantuviéramos los ritmos históricos de crecimiento del consumo de energía, y teniendo en cuenta que la energía, después del uso, no desaparece sino que se convierte en calor (Primera Ley de esa obstinada Termodinámica), a medida que el consumo de energía por los humanos fuese creciendo, el calor disipado por nuestras máquinas dejaría de ser despreciable como lo es ahora, ¡y en solo 400 años haríamos hervir el agua de los océanos! La lógica del crecimiento nos llevaría a abrasarnos con la antorcha de la energía infinita, si un dios malévolo nos ofreciera ese don maldito. 

Solo se pueden evitar estas y otras tantas contradicciones si se reconoce que el crecimiento perpetuo es imposible, dañino, y la principal obsesión autodestructiva de nuestra civilización. La tecnología debería ser nuestra aliada, pero no puede serlo si se necesita crecer por imperativo, ya que entonces se crean las condiciones para que siempre necesites correr un poco más rápido para permanecer en el mismo lugar: el efecto Reina Roja. Y ese efecto, indefectiblemente, agota. Los recursos esenciales finitos y el tiempo para reaccionar, en nuestro caso.

Cuando aún no faltaba energía, lo que ocupaba las discusiones sobre la Física de Altas Energías era el descubrimiento del Bosón de Higgs. La partícula elemental que explica las propiedades de la masa en nuestro universo observable. La partícula de Dios, la llamaron. Seguro que recordáis ese gran avance reciente. Más allá de las consecuencias del avance, de nuevo son mucho más interesantes sus implicaciones culturales. Ese nombre tiene mucho subtexto. Concretamente, de la crucial relación que nuestra sociedad ha establecido entre tecnología, magia, y religión. 

Las grandes religiones tenían esa función de cohesión, de generar expectativas para un futuro mejor, incluso en la otra vida. Una buena parte del espacio que ha perdido la religión en ese aspecto, lo ha ganado el pensamiento tecno-mágico. La verdadera religión de nuestra era. La que hace que los hombres más ricos del planeta sean magnates del sector tecnológico, y sus fantasías autodestructivas, la pesadilla de muchos.

La única solución es desembarazarnos cuanto antes de esta especie de fe ciega en la tecnología

Paradójicamente, en esta desquiciada carrera por intentar superar los límites biofísicos del planeta, la cantidad de milagros tecnológicos de los que dependería “sostener el crecimiento” es lo único que no para de crecer: reciclaje de materiales hasta límites que desafían a la termodinámica; enormes porcentajes de captura y secuestro de carbono como se asumen en todos los modelos climáticos, aunque a día de hoy sea un fiasco energético y un pufo económico; hidrógeno de todos los colores –pero sobre todo que parezca verde– y sin asumir sus limitaciones; energía 100% renovable, como si fuera posible hacerlo con el nivel de consumo actual, cuando las fuentes de captación de energía renovable no producen aún ni el 15%, y todo ello soportado por el mantra que más vamos a oír: emisiones netas cero. Convirtiendo cada vez más al crecimiento perpetuo y al pensamiento tecno-mágico en una peligrosísima cuestión de fe. Como la que tenía Dédalo en aquellas alas que asesinaron a Ícaro, su hijo, por querer acercarse demasiado al sol.  

La única solución es desembarazarnos cuanto antes de esta especie de fe ciega en la tecnología que domina nuestras sociedades. Y rápido. Cuanto más alto crezca la fe en el poder de arreglar los problemas con los mismos marcos culturales con los que los hemos generado, más crecerá también la sisífica distancia hasta el suelo. Tenemos que comprender que muchas de estas noticias que habitualmente podemos leer en los medios tienen más de esperanza que de experiencia, más de fe que de razón, más de desesperación que de aplomo.

Esta situación recuerda al furor por la energía nuclear (de fisión) de los años 50 del siglo pasado, cuando todo iba a ser propulsado por pequeños reactores, cuando se decía que la electricidad se volvería demasiado barata como para cobrarla. La fisión nuclear es esa energía que nos ha acabado llevando –tras Hiroshima, Nagasaki, Chernóbil o Fukushima– a este invierno, en el cual Francia, la mayor potencia en cuanto a reactores nucleares, ha avisado de cortes de luz rotatorios a su población principalmente porque tiene una buena parte de sus centrales paradas. ¿Qué sorpresas nos deparará el abrir –si es que alguna vez lo logramos– esta nueva tecnocaja de Pandora?

Seguro que algo habrán escuchado o leído de la flamante promesa tecnológica que viene a salvarlo todo: la fusión nuclear. Hito histórico. Energía ilimitada al alcance en pocos años. Energía creada de la nada (¡chúpate esa, termodinámica!). Estas son solo algunas de las lindezas con las que se adereza en la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Bordera

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició. Es coautor del libro El otoño de la civilización (Escritos Contextatarios, 2022). Desde 2023 es diputado por Compromís a las Cortes Valencianas.

Autor >

/ Antonio Turiel

Investigador Científico en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. gfgoya

    Muy buen artículo. En especial en lo que se refiere a la exagerada y rimbombante cobertura de los medios españoles, con titulares literalmente falsos. Solo hago notar que en la última parte se confunden los motivos por los cuales la energia nuclear (fisión) no se ha erigido como base del parque energético global: no se debe a un 'fracaso' de la tecnologia, sino a las políticas de utilización de energías fósiles por razones del mercado global, lobbies, etc. Entiendo que el autor no 'comulga' con la energia nuclear como fuente de energía mínimamente contaminante, y libre de emisiones de CO2, pero la utilización del lugar común de incluir los dos accidentes nucleares y, peor aun, en la misma frase que su utilización militar (Hiroshima y Nagasaky) es algo que poco favor le hace a la veracidad de esta nota. Ya en otro orden, la búsqueda de energia barata (que no ilimitada) y sobre todo no contaminante, merece continuarse pues tendría tambien impacto sobre todos las tecnologías de reciclado, descontaminación y regeneracion de biosistemas cuyo principal obstáculo a dia de hoy es, precisamente, su alto coste energético. Pero claro, eso solo será posible en un marco cultural y socioeconómico diferente del actual.

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí