1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Negro sobre Negro XII

Jane Harper, la naturaleza es la culpable

Sospechas y mentes estrechas en el ‘outback’ australiano, esa tierra de nadie abrasada por temperaturas que rozan los 50º

Xosé Manuel Pereiro 5/03/2023

<p>Jane Harper.</p>

Jane Harper.

Imagen de la web de la autora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

No son muy habituales los casos en los que un primer libro –no solo el primer libro publicado, sino el primer libro escrito– te convierta de la noche a la mañana en una writer star. A Jane Harper le pasó. Nacida en Manchester en 1980, a los ocho años la familia se mudó a Australia, y cuando ella era adolescente, regresaron a la madre patria, pero a Hampshire. Estudió inglés e historia en la Universidad de Kent y optó por el periodismo como salida profesional. Hizo prácticas en un periódico en Durhan y tuvo un trabajo en otro de Hull, pero en 2008 le hicieron una oferta en Australia. Se fue, y en 2011 era redactora de economía del Herald Sun de Melbourne. Cuatro años después, sin más trayectoria literaria aparente que haber publicado un cuento en Big Issue ganaba el Victorian Premier's Literary Awards con un manuscrito titulado The Dry. Se lo publicó al año siguiente Pan Macmillan Australia y toda su vida cambió. Ganó la Dagger Gold que conceden los escritores de misterio británicos a la mejor novela del año, vendió cientos de miles de ejemplares en su país y un millón en todo el mundo y creó un género, el outback (la Australia más que vaciada, para entendernos)noir.  

“Me sentí diferente internamente. Nunca creí que pudiera escribir un libro y no sabía cómo lo hacía la gente. No podía verme invirtiendo el tiempo con un resultado tan incierto”, le confesó a Brigid Delaney en The Guardian el pasado septiembre. Le gustaba decirles a sus amigos que tenía “más actividades de superación personal que una solterona victoriana”, desde la costura al baile de salón, el tenis o las clases de piano. Lo que no decía era que trabajaba en su novela una hora antes del trabajo en el periódico y una hora después, según recogía un perfil publicado hace cuatro años en el New York Times firmado por Amelia Lester. “Durante mucho tiempo no tuvo un smartphone”, comentaba allí –con ¿ironía?– una antigua compañera, “y recuerdo haber pensado que el tiempo que el resto de nosotros estábamos jugando al Candy Crush fueron los momentos en los que Jane debió haber estado trabajando en su libro”.

Jane también se había apuntado a un curso de creación literaria por internet de 12 semanas con una sucursal de la Agencia Curtis Brown, y, de hecho, en esos sonrojantes agradecimientos que la mayoría de los escritores anglosajones, fundamentalmente norteamericanos, plasman al final de sus libros repartiendo adjetivos como “maravilloso” y “soberbio” a todos los integrantes de la cadena de producción editorial, para acabar con un saludo al cónyuge, Harper proclama: “Para publicar esta novela, primero tuve que escribirla, por lo que siempre estaré en deuda con mis compañeros escritores del curso por internet Curtis Brown Creative, en la edición de 2014. Gracias por vuestra sabiduría y vuestro talento colectivo; sin vosotros, estoy casi segura de que este libro no sería el mismo”. Ahora, sin embargo, reclama la experiencia de 13 años como periodista: “Escribí todos los días. Escribí miles de palabras a la semana bajo presión. El curso simplemente me ofreció algo de responsabilidad externa”.

Fuese el curso, los trece años de experiencia o el talento, o todo a la vez, lo cierto es que The Dry (Años de sequía, en la traducción de Maia Figueroa editada por Salamandra en 2017) tiene momentos brillantes. Por ejemplo, su arranque: “No se puede decir que la muerte fuera una novedad en esa granja, y las moscardas no sabían distinguir. Para ellas, apenas había diferencias entre los restos de un animal y un cadáver humano. Ese verano, la sequía había tratado a las moscas a cuerpo de rey. Se lanzaban en busca de los ojos abiertos y las heridas viscosas en cuanto los granjeros de Kiewarra apuntaban con los rifles a sus famélicas reses. Sin lluvia, no había comida. Sin comida, había que tomar decisiones difíciles. El cadáver del claro era el más fresco. Las moscas tardaron un poco más en descubrir los dos de la casa, a pesar de la puerta abierta de par en par como una invitación. Las que se aventuraron más allá de la ofrenda que había en la entrada obtuvieron otro cuerpo como recompensa en el dormitorio. Era más pequeño, pero había menos competencia”. 

Esta vez, los cadáveres que han atraído a las moscas a este apartado lugar de Kiewarra no son los de las vacas que los desesperados granjeros matan porque no pueden alimentarlas. Son los de la familia Hadler. El padre, la madre y un hijo de 11 años. Tan solo se ha salvado una bebé de meses. Todas las pruebas apuntan a que el autor fue el padre, Luke, que aparece fuera de la casa con un tiro en la cabeza y la escopeta entre las piernas. Al entierro viene, desde Melbourne, Aaron Falk, un policía federal, amigo de infancia y de juventud de Luke hasta que tuvo que abandonar Kiewarra, acosado por todo el pueblo, que le imputaba el asesinato de una chica amiga de ambos. Los padres de Luke se niegan a creer que su hijo acabase con su familia y le ruegan a Falk que no se vaya, pese a las muestras de animadversión que recibe, e investigue los asesinatos. 

Fuese el curso, los trece años de experiencia o el talento, o todo a la vez, lo cierto es que The Dry tiene momentos brillantes

Si me viniese arriba y tuviese que escribir uno de esos textos para las fajas de los libros, diría que el resto es puro Faulkner: calor, sospechas y mentes estrechas, todo en grado extremo (pero a comienzos del siglo XXI). Y algún que otro rasgo de humanidad, como el de la madre de Luke: “Nadie te cuenta cómo va a ser, ¿verdad? Todo el mundo lo siente mucho, claro que sí, y todo el mundo quiere pasar por tu casa y cotillear sobre los detalles, pero nadie menciona que después tienes que vaciar los cajones de tu hijo muerto y devolver los libros a la biblioteca. Nadie te enseña cómo enfrentarte a eso”. Claro que Harper, al cabo, tiene que darle preponderancia a la trama y a la resolución del caso.

Para su segunda novela, Naturaleza salvaje, que salió a la luz al año siguiente (en castellano con traducción de Ismael Attrache Sánchez), Jane Harper escogió un escenario completamente opuesto: los bosques impenetrables de la zona montañosa al noroeste de Melbourne. Ese es también el escenario escogido por los directivos de una empresa tecnológica para que dos grupos de altos cargos y asistentes (uno masculino y otro femenino) vivan una de esas experiencias que en teoría compenetran a los equipos. Una teoría en la que no acredita ni la propia presidenta de la empresa:  “Personalmente, yo preferiría que la gente se ocupara del trabajo para el que le pagan y punto, pero por lo visto pensar así hoy en día es de lo más incorrecto. Ahora todo tiene que hacerse con una gestión holística. –Movió la cabeza–. Es una verdadera pesadilla, por Dios”.

Harper se redimió en su tercera novela, El hombre perdidopublicada en 2019. Aunque se dejó a su protagonista, Falk

La presidenta tiene razón. Su grupo, el de mujeres, se pierde, y la experiencia no es que contribuya a cohesionarlas. Encima, una de las integrantes desaparece. Era una persona ciertamente odiosa, pero también era la garganta profunda que Aaron Falk tenía para conseguir pruebas de la corrupción fiscal dentro de la compañía, así que, convenientemente abrigado, se desplaza al lugar de los hechos. Quizá por el cambio de registro de ambiente, o por cierta relajación después del éxito de su ópera prima, lo cierto es que Naturaleza salvaje no está, creo, a la altura de la obra de su debut. 

Harper se redimió con creces en su tercera novela, El hombre perdido (traducción de Jofre Homedes Beugnatel)publicada un año después. Aunque se dejó a su protagonista, Falk, en el tintero o en Melbourne, volvió al outback, esa tierra de nadie abrasada por temperaturas que rozan los 50º y que es literalmente de nadie, esta vez en concreto el sudoeste de Queensland. A estas alturas –2019–, la antigua redactora de economía del Herald Sun ya había dejado el periodismo y visitaba minuciosamente los escenarios de sus novelas. Para esta, viajó con una policía jubilada que una vez patrulló un área del interior del tamaño del Reino Unido, con una población de unas 250 personas. (Ha sacado dos libros más, todavía no editados en España, Supervivientes y otro de Falk, Exiliados, que transcurre en una zona vinícola).

El hombre perdido transcurre alrededor de una lápida plantada en medio del desierto hace quizá un centenar de años. “Para los habitantes de la zona –sesenta y cinco personas, aparte de las cien mil cabezas de ganado– era simplemente ‘el ganadero’, y aquel lugar, ‘la tumba del ganadero’”. Allí empieza, y en cierta forma también finaliza, la novela. “A lo largo del año, en días convenidos, un helicóptero hacía vibrar el cielo por encima de la tumba. Los pilotos trabajaban desde el aire, valiéndose del ruido y el movimiento para dirigir el ganado por terrenos del tamaño de un pequeño país europeo”.

“La lápida proyectaba una pequeña sombra escurridiza –la única a la vista–, que crecía y se encogía al girar, como un reloj de sol. El hombre de la camisa azul había intentado seguir esa sombra, primero a gatas, luego arrastrándose. Había intentado encogerse para caber en aquella sombra, en muchos momentos adoptando posturas extrañas, arañando y pateando el suelo a medida que lo invadían el miedo y la sed”.      

El hombre es Cameron, uno de los hermanos Bright, el que se ha quedado con las riendas de la hacienda familiar, de unos 3.500 kilómetros cuadrados. Tanto sus hermanos, Natham y Bub, como los policías, que coinciden examinando el cadáver consideran que la muerte ha sido natural. “Con este tiempo, a pie no se puede ir –dijo Steve con la voz amortiguada mientras miraba de nuevo debajo de la lona–. Fue donde se equivocaron los tres técnicos aquellos que se quedaron atascados en Atherton hace unos años. ¿Qué edad tenían? ¿Unos veinticinco? –continuó Steve–. Intentaron volver caminando e hicieron siete kilómetros, si es que llegaron. Al cabo de seis horas habían muerto dos”. 

Según Harper, hasta la década de los años veinte (del pasado siglo) no sobrevivió ni un solo bebé blanco nacido en el pueblo

Lo que no es natural es que a poca distancia de donde murió Cam, siguiendo la semiprotectora sombra de la lápida, tenía su todoterreno. En perfecto funcionamiento, la radio y el coche, y completamente equipado como lo exigen los usos del territorio: bidones extra de combustible, botellas de agua y latas de cerveza, comida enlatada y neumáticos de repuesto. También, como era preceptivo en la familia, había apuntado su destino en la agenda dispuesta para que todos y cada uno de los habitantes consignaran hacia donde se dirigían cuando salían de casa. Salvo que había indicado otro lugar. 

Si quieren conocer la solución al misterio, tendrán que leer la novela (o enviarme un mail), pero además de los recovecos de la trama, en El hombre perdido sobrecoge la descripción de las condiciones de vida de los habitantes. Y sobre todo imaginar cómo serían cuando no había todoterrenos con aire acondicionado para desplazarse ni congeladores industriales para soportar el aislamiento. Por ejemplo, según dice Harper en la obra, hasta la década de los años veinte (del pasado siglo) no sobrevivió ni un solo bebé blanco nacido en el pueblo. Con una naturaleza como esta, ¿quién necesita asesinos en serie?

---------
Web de la autora: https://janeharper.com.au

No son muy habituales los casos en los que un primer libro –no solo el primer libro publicado, sino el primer libro escrito– te convierta de la noche a la mañana en una writer star. A Jane Harper le pasó. Nacida en Manchester en 1980, a los ocho años la familia se mudó a Australia, y cuando ella era...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ignacioparedesasenciooutlook-es

    la naturaleza , siempre te deja hacer , pero nunca es culpable ... nos deja hacer ,siempre desde su punto incomprensible... que no llegamos a entender, por eso simplemente respeta la naturaleza. besos

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí