1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Negro sobre negro X

James H. McClure, apartheid y otros crímenes

Nacido en Johannesburgo, aprovechaba la apariencia de entretenimiento de la novela policíaca para golpear con mayor eficacia al público conservador con su denuncia del racismo

Xosé Manuel Pereiro 29/01/2023

<p>James McClure posa con su libro 'Spike island' (1986) en una imagen promocional.</p>

James McClure posa con su libro 'Spike island' (1986) en una imagen promocional.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Kramer era perfectamente consciente de que hablar solo podría tomarse como ir cuesta abajo y sin frenos hacia la enajenación mental, pero ¿qué más podía hacer un hombre en el puñetero Natal, por el amor de Dios, si necesitaba mantener una conversación inteligente?

J. H. McClure, La canción del perro

 

Que dos autores sudafricanos, Nadine Gordimer y J. M. Coetzee, hayan sido galardonados con el Nobel en un lapso de dos décadas no deja de ser un criterio más –probablemente errado– para suponer la pujanza de la literatura, o de las literaturas, de aquel país. En el caso concreto del género policiaco, y por lo que sé, no hay tal vigor. La estrella que brilla es Deon Meyer que, a pesar de escribir en afrikáans, está traducido a 26 idiomas.

Meyer ha creado unos personajes sólidos, como Benny Griessel, un inspector de Ciudad del Cabo cuya empatía con las víctimas y el miedo a morir le han llevado al alcoholismo, o Thobela Mpayipheli, un xhosa de dos metros que ha sido agente y asesino de la KGB y la Stasi (ahora es bueno, aunque sigue matando), que protagonizan unas aventuras trepidantes. Pero Pierre Lemaitre, en su imprescindible Diccionario apasionado de la novela negra (Salamandra) le achaca que no descubriese la realidad siniestra del apartheid hasta que el presidente De Klerk, en 1990, prometió acabar con él y anunció la liberación de Nelson Mandela. Un autor de género negro puede ser un reaccionario (Meyer no lo es), pero no un mal observador de la realidad. Así que permítanme que de quien les hable sea de James Howe McClure.

Un autor de género negro puede ser un reaccionario, pero no un mal observador de la realidad

McClure, de origen escocés, nació en Johannesburgo en 1939, pero se crió en Pietermaritzburg, la capital de Natal. Natal, ahora Zululandia, fue la primera república de los bóeres, los emigrantes calvinistas holandeses, cuyos sucesores son protagonistas de chistes como los que cuenta el propio autor: “Los granjeros de Natal usaban Rolls Royce porque la separación de cristal evitaba que el ganado les respirara en la nuca camino del mercado”. McClure era un niño cuando el gobierno sudafricano implantó en 1948 las leyes que regulaban la segregación racial, pero enseguida se percató de lo que significaban. Finalizados los estudios, compartió estudio fotográfico con Tom Sharpe (el de Wilt y Reunión tumultuosa). En aquellos años, a Sharpe lo encarcelaron y le quemaron 36.000 negativos. McClure, que colaboraba como reportero gráfico y redactor en periódicos locales, también estaba en el punto de mira de la represión. En 1962 se casó con una norteamericana y pronto tuvo un hijo. “Para entonces, a él y a su mujer les repugnaba la creciente aplicación del apartheid y, tras el arresto de unos amigos, decidieron que no era lugar para criar a una familia. Con 50 libras en el bolsillo y un bebé en los brazos dejaron Suráfrica para probar suerte en el Reino Unido”, contó David Mathieson en su obituario en The Guardian.

Se instaló en Edimburgo y trabajó en el Scottish Daily Mail, y después en Oxford, donde también se incorporó a un par de periódicos. En 1971 publicó su primera novela, The Steam Pig (El cerdo de vapor, traducción de Rafael Marín Trechera, Júcar, 1989). “McClure confiesa a todo aquel que lo quiera escuchar que escribió El cerdo de vapor en una etapa en que libraba una severa guerra contra el hambre. Escrita en quince días y con el objetivo de sacarle dinero a un editor, el libro se convirtió en un éxito y abrió el camino de la serie que habría de llevar como protagonistas al blanquísimo teniente Tromp Kramer, un afrikáner, y al sargento zulú Mickey Zondi”, contaba su editor en España, Paco Ignacio Taibo II.

El cerdo de vapor ganó el prestigioso premio Dagger de la Asociación Británica de Escritores del género, y McClure se dedicó exclusivamente a la literatura. Publicó en 1972 El leopardo de la medianoche (Funambulista, 2005, traducción de Ramón García); en 1974, El cazador sordo (Reino de Cordelia, 2013, Susana Carral); Piel de serpiente (Reino de Cordelia, 2014, Susana Carral); en 1984, El huevo ingenioso (Júcar, 1988, Fernando Corugedo) y, finalmente, entre los editados en castellano, en 1991 sacó La canción del perro (Reino de Cordelia, 2012, Susana Carral), que cerró la serie y es una precuela en la que se conocen los dos protagonistas. También publicó novelas de otros géneros, pero como él mismo confesó en Babelia a Javier Cuartas en 2005, un año antes de morir prematuramente, “una vez escribí una [no policial], pero Time la reseñó en la página de sucesos. Es como el payaso que quiere interpretar a Shakespeare, pero siempre lo devuelven al circo. Mis novelas negras son serias, pero el mundo literario no lo reconoce como género serio”. Con todo, antes de morir en Oxford a los 66 años, había publicado 14 libros, y solo ocho eran de la serie. Había vuelto un tiempo al periodismo porque añoraba el trabajo en equipo y se disponía a centrarse de nuevo en la literatura.

Él justificaba su elección por el género porque “no quería escribir el típico libro a lo Nadine Gordimer para personas que ya saben que el apartheid es una aberración, y sólo piden volver a oírlo una y otra vez. Tampoco quería escribir un Cry the Beloved Country, el libro de Alan Paton, libro conmovedor, sin duda, pero concebido en el mismo tono discursivo. La novela negra se filtra por otro canal. La gente la lee en principio para evadirse, para pasar un buen rato. Y ese era el terreno en que yo pensaba que realmente podía golpear con más eficacia a un público conservador”. 

McClure sitúa sus novelas en los años 60 y 70, la época dura del apartheid

El público conservador se debería sentir golpeado, desde luego, por tramas como las de El cerdo de vapor. Una familia feliz de clase media (blanca, por supuesto) que ve cómo el mundo se desmorona cuando el padre ingresa en un hospital y sale reclasificado, mediante argumentos “científicos” que no se explican, como de raza negra. Consecuentemente, todos, incluso la hija rubia de aspecto nórdico, pasan a ser gente de color, y pierden trabajos, amigos, lugar de residencia y las mínimas perspectivas de futuro. La chica no ve más salida que la prostitución. Sus clientes, lo más selecto de la ciudad, son objeto de chantaje por haber contravenido la ley de la Inmoralidad (tener relaciones sexuales interraciales) y optan por la solución más fácil en la época: “Y, después de todo, caballeros, ella no era más que una chica de color. No era lo mismo que matar a una blanca. Miren cómo les ha engañado, avergonzado, humillado en nombre del erotismo, aunque en realidad les odiaba por algo que no podían evitar: ser blancos”.

Porque McClure sitúa sus novelas en la ciudad de Trekkersburg (un reflejo de la real Pietermaritzburg) en los años 60 y 70, la época dura del apartheid, cuando el racismo no solo era legal, sino estructural: “Dos coñacs y la guía telefónica, Sammy. El camarero no se llamaba Sammy, pero su raza había sido dividida por los blancos en Sammys y en Marys, a fin de fomentar la comprensión mutua” (Leopardo). En Piel de serpiente, un detective blanco pregunta a Kramer si los negros tienen cáncer. “¿Sí? Vaya, todos los días se aprende algo nuevo”. El racismo es como el sol o la lluvia: lo que hay. Incluso tiene fines instrumentales. En La canción del perro, el teniente afrikáner ha jurado no desvelar un secreto, e interroga a su bantú: “–Dime: cuando Dios hizo a los cafres ¿les dio alma? –¿Quiere decir como al hombre blanco? –Por supuesto. –Dios nunca haría algo tan horrible, teniente. –Excelente –dijo Kramer–. A nadie le gusta incumplir una solemne promesa. Y ahora presta atención, cafre, y no se te ocurra interrumpirme hasta que haya terminado ¿me oyes?”.

El racismo es como el sol o la lluvia: lo que hay

La serie Kramer-Zondi puede parecer una buddy movie tradicional, las aventuras de una pareja –muchas veces interracial– de colegas que tanto juego han dado en Hollywood (Arma letal, Límite 48 horas…). Aquí los protagonistas son de distintas razas, pero no son estrictamente pareja. Mickey Zondi es “el cafre de Kramer”, no un igual, ni siquiera un subordinado. Es un elemento necesario para interrogar a los criados, no solamente por cuestiones prácticas (los negros, sean de la etnia que sean, quizás chapurreen inglés, pero no tienen ni idea de afrikáans, y los policías blancos solo se manejan en los dos idiomas europeos), sino porque son mundos separados. Kramer ordena a un agente bantú en La canción del perro: “Pregúntale su nombre completo, edad, dirección, pídele su pase y todo eso. Mabeni empezó a preguntar y enseguida dijo: –El nombre verdadero de este hombre tiene muchos chasquidos, jefe, pero el nombre que le pusieron en la misión es Moses, Moses Khumalo”. Hasta los nombres propios de los dominados necesitan ser adaptados al mundo dominante.

Mundos separados, pero no homogéneos: los zulúes menosprecian a los xhosas y a las demás tribus, y los ingleses, la clase superior (aunque habitualmente liberales), miran por encima del hombro a los afrikáners. Todos desprecian a los indios. Este es el autorretrato de Tromp Kramer en La canción del perro: “Traje barato de confección; cuello de la camisa deshilachado; corbata marrón con herraduras azules; macizos zapatos negros con suelas de goma como las ruedas de un tractor; cinturón ancho y nada elegante con grietas en la superficie de cuero de imitación y una hebilla de latón demasiado grande: otro maldito bóer, otro condenado espalda peluda, como se llamaba despectivamente a los afrikáners”. El lector puede sacar sus propias conclusiones sobre Kramer del hecho de que, en Piel de serpiente, cuando su novia le expresa sus temores de que su hijo mayor se pueda convertir en un psicópata, él afronta el problema regalándole una escopeta de perdigones.

Pese a que sus novelas negras eran serias, la escritura de McClure rezuma ironía

Ni siquiera los asesinatos son iguales. “Los asesinatos de negros solían ser banales y sencillos: estallidos de violencia que no ofrecían dudas. Aquí estaba el cuerpo destrozado, allí el hacha de la leña, más allá treinta y seis testigos, y cerca el asesino, siempre rondando la zona, con cara de cansado pero dispuesto a afrontar su destino para evitar más problemas a los espíritus de sus antepasados. Pero si el muerto era blanco –seguramente porque había tantas películas y libros ingeniosos que trataban el tema– casi siempre el caso contenía un misterio”. En El huevo ingenioso, que The Times calificó en 2000 como una de las mejores novelas policiacas del siglo XX, el misterio principal (siempre suele haber dos casos paralelos, relacionados o no) es el asesinato de la escritora antiapartheid Naomi Stride, un claro trasunto de Nadine Gordimer.

Habrán notado que, pese a que sus novelas negras eran serias, la escritura de McClure rezuma ironía. Y eso es lo que une a Kramer y “su cafre”, o a Zondi y “su amo” (o como dice otro agente bantú del suyo: “Su chofercito color de rosa”). Les une un humor más oscuro que el azabache en situaciones de absoluta crudeza. En El cerdo, al teniente le extraña que un cadáver sentado en medio del campo no haya sido más devorado por las alimañas: “Shoe Shoe todavía conserva los ojos –recalcó Kramer. –¿Lo dices por esos pájaros de ahí arriba? Están preocupados. Esperan que Shoe Shoe se tienda. No les parece lo bastante muerto. –¿Y qué pasa entonces con el cuervo? –Oh, es sólo otro maldito negro gilipollas”. Una ironía despiadada que funciona en ambas direcciones: “–¿Qué se hablaba sobre la vieja Katrina, jefe? ¿La han curado ya de matar a sus bebés? –Demonios, no. Es que no la han violado últimamente. Los negros sois unos vagos”.

Como Dashiell Hammett, James McClure consideraba que, para cambiar la realidad era más efectivo describirla tal como es, cruda e inhumana, que proclamar cómo debería ser.

Kramer era perfectamente consciente de que hablar solo podría tomarse como ir cuesta abajo y sin frenos hacia la enajenación mental, pero ¿qué más podía hacer un hombre en el puñetero Natal, por el amor de Dios, si necesitaba mantener una conversación inteligente?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. guille-felis

    Gracias, usted me ha descubierto a un autor. He leído "El cerdo de vapor" y " El leopardo de la medianoche" y me han gustado mucho. Gracias de nuevo. Espero su nuevo artículo con ilusión. Un saludo.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí