1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DERECHOS HUMANOS

Retorno a Salem

Sólo aspiro a que usted, lector, entienda que ni las 7.313 personas que hemos hecho el cambio de sexo registral desde 2017 a 2023 (0,017% de la población), ni las otras que lo harán, podemos representar el peligro que se les anuncia

Marina Echebarría Sáenz 19/03/2023

<p>Representación de una bruja en los juicios de Salem.</p>

Representación de una bruja en los juicios de Salem.

CC

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Es un día tranquilo en una pequeña escuela del medio Oeste norteamericano. La comunidad educativa asiste al campeonato escolar de atletismo. Padres, alumnos y profesores animan a las participantes, una escena que ustedes han visto en incontables películas. Finalmente gana la competición femenina una niña, llamémosla Mary, que es recibida con aplausos en la meta. Sin embargo, los padres de la segunda clasificada no están contentos. De hecho, presentan un airado escrito a la dirección del centro manifestando la sospecha de que la niña ganadora es en realidad un “hombre transgénero” y exigen al centro que se exhiban todos los archivos escolares de la menor para demostrar si ha habido un cambio en su identidad y para que se aplique la ley del Estado, que prohíbe a las mujeres trans participar en el deporte femenino.

La dirección del centro se encuentra desconcertada, los archivos de la menor son reservados, pero ciertamente la ley estatal prohibiría a la niña participar en la categoría femenina. En lo que resuelve qué hacer se desata una ola de especulaciones sobre la menor, al parecer poco femenina, y su familia. Finalmente, la escuela entrega los archivos y se comprueba que la menor no es transexual, pero eso no detiene los acosos y los profesores comprueban con horror que por todo el Estado comienzan a recibirse peticiones similares ante la duda sobre la identidad de género de otras menores. “Es una caza de brujas”, comenta un docente. “¿Cómo hemos llegado a esto?”, se pregunta otro.

Donald Trump derogó de un plumazo (literal) todas las normas federales antidiscriminación existentes

En realidad, los monstruos de la razón no surgen de un día para otro. Tendríamos que remontarnos al momento en el que la Alt Right norteamericana rescató los argumentos de Janice Raymond contra las personas transexuales en los años 70. Al momento en el que descubrieron que colocar la “ideología de género” y el “pensamiento ‘woke’” en el centro del discurso acaparaba votos y reacciones viscerales muy útiles para sus propósitos. Al momento en el que el entonces gobernador de Indiana, Mike Pence, firmó, como otros, la ordenanza que impedía a las personas transexuales participar en el deporte femenino, aunque luego esa norma y todas –más de veinte– las que pretendían impedir la entrada a las mujeres trans en los baños y espacios compartidos femeninos fueran vetadas por la presidencia de Obama. Y más en concreto, al momento en el que Donald Trump derogó de un plumazo (literal) todas las normas federales antidiscriminación existentes y proclamó que, a partir de ese momento, la interpretación de los Derechos Humanos era una cuestión estatal y no federal. O al momento crítico en el que consiguió nombrar a la mayoría de los miembros de la Corte Federal, único obstáculo a las posibles leyes antiaborto o discriminatorias que ya se habían perfilado en diversos estados federados.

Lo que probablemente nadie era capaz de prever en esos momentos, sin embargo, era la extensión y virulencia de las normas que el Partido Republicano iba a desatar sobre una minoría, la de las personas transgénero en la terminología estadounidense, que hasta ese momento no habían sido nunca percibidas como un problema social por la mayoría de la población. Derribada la barrera federal, los estados se entregaron con fruición al diseño de normas anti woke, es decir: antiaborto, antifeministas, anti LGBTI y muy especialmente antitrans. Veamos la situación a febrero de 2023.

Por el momento, se han aprobado 31 normas estatales que impiden a las personas transexuales hacer deporte en la categoría correspondiente a su identidad de género. Frecuentemente también prohíben el uso de vestuarios y baños. Si usted sigue la polémica en los artículos al uso o en las redes sociales verá que el tema de la posible ventaja competitiva de las personas trans dista de ser claro. De hecho, hace ya tiempo que el Comité Olímpico internacional estableció un criterio para la alta competición, conforme al cual todas las atletas internacionales se someten a un control de niveles hormonales dentro de los controles antidopaje y aquellas atletas que sobrepasan determinados niveles de testosterona, sean trans o no lo sean, son excluidas de la competición hasta que acrediten estar dentro de la banda de niveles admisibles.
El criterio puede ser discutido, pero lo cierto es que se aplicó en las Olimpiadas de Tokio y por ello sabemos que al menos unas ¿12? mujeres no transexuales no pudieron competir, mientras que 32 atletas trans pudieron hacerlo. Y, por cierto, ninguna obtuvo medalla olímpica. Pero las normas estatales de las que hablamos van a otra cosa en realidad, porque se aplican a todas las categorías y en todos los estadios de la formación, es decir, se aplican también a niños y jóvenes en periodo de escolarización. Esto ha sido criticado por las asociaciones americanas de psiquiatría y pediatría, que alegaron el efecto discriminatorio sobre niños en una etapa delicada y muchas veces con riesgo de suicidio por la presión ambiental, pero ha dado igual. A decir verdad, los atribulados profesores que he mencionado tenían la suerte de no someterse a las recientes leyes de Texas o Florida, que habrían ordenado la exploración genital de la menor. Las leyes antitrans en el deporte promovidas desde 2019 tuvieron la virtud de ser la punta de lanza de muchas otras leyes más preocupantes.

Las leyes antitrans en el deporte fueron la punta de lanza de muchas otras leyes más preocupantes

Para los grupos integristas que promovieron estas normas, el proceso lógico era que, si el problema residía en el perfil hormonal de los menores, es que la cosa estaba clara, lo que había que hacer era prohibir los tratamientos de “afirmación de género”. Por esta y por otras razones, como la protección de los menores frente a una “conducta antinatural”.

Así, se han aprobado un total de 91 normas de prohibición de asistencia médica a personas transexuales, menores principalmente, pero también a mayores de edad por debajo de los 21 o 26 años. A lo largo de 2021-2022 las clínicas que prestaban atención médica a los menores trans han visto cómo eran acosadas en redes y canales de televisión, cómo sus directivos y doctores eran señalados con nombre, apellidos y dirección. Algunos centros han recibido numerosos avisos de bomba y, ante la pasividad de las policías estatales, grupos de gente armada y enmascarada convocados por QAnon y los Proud Boys se concentraban frente a sus puertas. Muchas clínicas y seguros médicos han reaccionado a la presión eliminando el servicio o haciéndolo inalcanzable para una persona de renta media. Algunos estados como Oklahoma pretenden llegar más lejos y discuten estos días exigir la detransición a todas las personas menores de 26 años, es decir, la obligación de recibir un tratamiento forzoso que vuelva a convertir a esos desorientados jóvenes en hombres y mujeres como Dios manda. En las audiencias de las Legislaturas (parlamentos) estatales ha habido oposición por parte de las asociaciones médicas que tratan a las personas transexuales, que explicaron el sentido y la base científica de sus tratamientos, pero algunas como la asociación de endocrinología internacional (endocrine.org) se han encontrado con una campaña de desprestigio y ataques sin precedentes, al tiempo que se multiplicaban pretendidos análisis de “especialistas” que no aportaban ningún estudio clínico, pero que fueron tomados como referentes por los senadores republicanos.

Por una reciente filtración, sabemos que todas estas leyes fueron una campaña planificada, financiada y coordinada por diversos grupos integristas (Alliance Defending Freedom, American Principles Project, Liberty Council) y algún grupo “feminista transexcluyente” como el Women´s Liberation Front. Uno de los contenidos que se deduce de los correos divulgados es la creación de una asociación médica destinada a rebatir los datos de la asociación de pediatría americana y combatir “la obra del diablo”. Diversos médicos procedentes de los campos de terapia antigay, en colaboración con responsables de la sanidad de Florida, controlada por DeSantis, crearon la SEGM (Society for Evidence-Based Gender Medicine), organizaron el primer ataque contra un hospital infantil de Missouri y sembraron las Legislaturas estatales de datos inventados, al tiempo que creaban un estándar propio de atención a la transexualidad basado en la detransición. La discusión se ha acabado rápidamente porque, en estas normas, a los médicos que presten auxilio o tratamiento a las personas transexuales se les amenaza con la retirada de la licencia y penas de prisión. Por cierto, un repaso a las campañas, memes, y eslóganes utilizados le permitirá identificar buena parte de los contenidos que puede que ya esté recibiendo en sus grupos de WhatsApp o Telegram y en algunos editoriales de diarios “tradicionales”.

Para aplicar estas leyes, obviamente, interesa saber quiénes son transexuales, por lo que estados como Texas, Florida, Virginia, han acometido la labor de hacer registros de personas transgénero. Para ello, por ejemplo, el abogado general Robert Paxton de Texas no dudó en recopilar los datos estatales de las licencias de conducir, datos escolares, etc. hasta elaborar un listado de 16.000 personas. Quizás usted piense que esto es una violación de la intimidad, pero lo cierto es que la ley de Texas, lo mismo que las de Florida, Oklahoma y otros estados son leyes criminales, porque en ellas se ordena que los padres que reconocen la identidad de género de sus hijos sean reportados a los servicios sociales para que se les abra un expediente por posible abuso familiar, que implicaría la privación de la patria potestad y el procesamiento de los médicos y asistentes. Ya se han formulado denuncias tras examinar archivos de Instagram y datos estatales, se han fijado recompensas para los denunciantes anónimos y la elaboración de los registros avanza lenta pero imparable. En definitiva, si usted es trans en estos estados no piense en alegar discriminación, porque las leyes expresamente indican que la condición transgénero no recibe amparo de la normativa antidiscriminación. Y no vean esto como algo tan lejano: en Gran Bretaña el Gobierno de Rishi Sunak está valorando una reforma de la Equality Act que eliminaría la transexualidad de las causas registradas de discriminación. Algunas familias directamente han huido de estos estados a los “estados refugio” para salvar su unidad familiar y amparar a sus hijos de una detransición forzosa y de posibles tratamientos de “reversión de la transexualidad” que podrían resultarles fatales. Otras, que no pueden huir, se sumergen en una suerte de extraña clandestinidad.

Algunas familias directamente han huido de estos estados a los “estados refugio”

La vuelta al armario es otro de los logros de estas leyes. Un total de 44 normas aprobadas impiden a las personas LGBTI afirmar su orientación sexual o identidad de género en público, o en especial en el ámbito educativo. Tras la ley “Don't say gay”, aprobada en la Florida de Ron DeSantis, diversos estados penalizan la manifestación de diversidad sexual en el entorno público o frente a menores de equis años. Esto se traduce en que una persona transexual pueda ser rechazada como docente o que un docente gay o lesbiana no puedan comentar su situación personal, su matrimonio o ninguna opinión so pena de ser expulsados de la carrera. A los docentes, por cierto, la mayoría de estas normas les advierten expresamente de la prohibición de utilizar el nombre social de los alumnos transgénero en lugar del legal.

Ya en un plano más farandulero, 27 estados (Arizona, Idaho, Tennessee…) tramitan la prohibición de los espectáculos de drag queens o cualquier tipo de exhibición pública asimilable en el espacio público, calificándola de indecencia. En la práctica, algunas normas como la de Arizona o Idaho permiten detener a cualquier persona no vestida de forma acorde a su sexo biológico de nacimiento, que exagere su género, realice danzas o gestos provocativos mientras usan “accesorios que exageren sus características masculinas o femeninas “ por ser “contenido para adultos”. Las llamadas leyes anti-drag queens esconden normas de “decencia” en la vestimenta de alcance general. Implican que, al parecer, hay una forma correcta de vestir conforme a nuestro sexo y que es indecente apartarse de ese modelo o “exagerar” nuestra sexualidad. Me temo que la mayor parte de las actrices y artistas norteamericanas y la práctica totalidad de los cantantes pop  corren un severo riesgo de conocer las cárceles de Arizona.

Las normas antidrag, nuevamente, han sido aprobadas mientras grupos de ultraderecha se concentraban ante cualquier espectáculo drag o cualquier reunión LGBTI, enmascarados y fuertemente armados, como protesta “antipederasta”. Quizás quienes han llegado más lejos en esta carrera, por el momento, sean los miembros del comité judicial del Senado de Arkansas, que recientemente han propuesto considerar criminalmente punible que una persona trans entre en un baño si hay un menor presente; el concepto es el de “indecencia sexual con un menor”. Ojo, tan sólo estar presente, no requiere que en efecto el adulto realice ninguna conducta indecente.

Lo del cambio de nombre y sexo, por supuesto es otro capítulo. Doce estados han decidido dejarse de tonterías y prohibir directamente el cambio de nombre y sexo por razón de identidad de género a todos los efectos. Una norma curiosa dado que en esos mismos estados el cambio y la elección de nombre suele ser libre. En el fondo, nada nuevo, lo mismo que ha hecho Hungría en 2020 o Bulgaria en 2023 sin ir muy lejos. La solución final por la que clamaba Michael Knowles  en la Convención Nacional Republicana hace una semana: “La total erradicación del transgenerismo de la vida social”. Declaración que algún senador republicano matizó días después afirmando que no se tenía nada en contra de las personas transexuales. Un ejercicio de dislocación interesante pues, al parecer, se pretende separar a las personas de su identidad como si fuera posible escindirla sin afectarla en su vida, en su integridad y en sus derechos.

Pero intentemos calmarnos. No todo va a ser negativo. Buena parte de las disposiciones que he mencionado no han conseguido entrar en vigor en todos los estados porque se encuentran, todavía, sometidas al recurso ante el Tribunal Supremo correspondiente al estado. Demócratas y organizaciones de defensa de los derechos civiles han levantado un muro de contención mediante la presentación de recursos ante todas estas disposiciones discriminatorias. Algunos tribunales ya han declarado la inconstitucionalidad de estas medidas. Otras leyes, sin embargo, (Texas, Florida Tennessee, Oklahoma…), ya han superado este obstáculo como he indicado y son señal de que en Estados Unidos se ha implantado una visión de la igualdad que admite la segregación de las minorías o la posposición de los derechos y libertades civiles a la imposición de criterios morales de inspiración religiosa. El mayor problema es que, antes o después, alguna de estas leyes terminará en la Corte Suprema, donde ya en su día se admitió la “objeción de conciencia” por motivos religiosos en la prestación de servicios a personas LGBTI y en la reciente sentencia que anula el derecho al aborto. Algún juez, como Clarence Thomas, ya ha anunciado su disposición a anular otras disposiciones antidiscriminación, como el matrimonio igualitario o las que reconocen los derechos sexuales y reproductivos.

En Estados Unidos se ha implantado una visión de la igualdad que admite la segregación de las minorías

Algunos estados (California, Oregón, Colorado, Illinois, New York, New Mexico, o ciudades como Mineapolis), ante esta oleada dudosamente compatible con los derechos humanos, se han declarado “estados refugio” para quienes huyan de las restricciones y persecuciones por las recientes leyes antiaborto y de prohibición de asistencia a la identidad de género, y ofrecen asilo a las familias y personas trans que desean vivir en un estado sin segregación. Esto implica que no cumplirán las demandas de extradición ni las ordenes ejecutivas derivadas de la normativa antitrans o antiaborto o de penalización de los médicos y facultativos a los que se les abra proceso. Al menos, mientras los republicanos no lleguen al poder, claro está…

A estas horas quizás usted se haya escandalizado, o incluso reído de “estos norteamericanos” al imaginar a los serios y bien trajeados senadores estatales discutiendo durante semanas si resulta prioritario prohibir a las drag queens (si lo desea, estas esperpénticas discusiones están a su disposición en la red). Suena muy lejano en un país que acaba de aprobar la “ley trans” que, por cierto, ha levantado mucho ruido y ya tiene la promesa de derogación del PP, tan pronto llegue al poder. Una ley que en palabras del señor Feijoo, “molesta a las gentes de bien”. Aquí también organizaciones como la “plataforma contra el borrado de la mujer” han propuesto normas de segregación como las que he relatado. Si usted lee aún la prensa escrita, verá que llevamos varios meses con titulares alarmantes, alegaciones de atribulados  médicos “expertos” que nunca han tratado a una persona trans (y que luego aparecen en actos de Vox), cifras de escándalo que ignoramos de dónde salen y no se corresponden con las oficiales.... Y usted podrá comprobar que estos artículos, y los que vendrán, centran sus esfuerzos en la segregación de las personas trans en el deporte, en cuestionar la asistencia médica a los menores (y no menores) trans o en ridiculizar y objetualizar a las personas trans con el trasfondo de negarles su existencia. Aquí también existe un lobby antitrans y oímos su voz magnificada en medios de comunicación todas las semanas.

Quisiera creer que con la aprobación de la ‘ley trans’ se ha cerrado en este país la polémica que pretende convertir las vidas trans en un campo de batalla político, pero viendo el uso que se ha dado a estas campañas en Estados Unidos, lo dudo. Lo dudo cuando veo que personas que nunca han ido a protestar ante un acto de la ultraderecha en el que se niega el feminismo o la violencia de género acuden airadas a sabotear actos feministas que no comparten su alarma ante las mujeres trans. Lo dudo cuando notorios líderes de la derecha española y europea banalizan y difunden bulos sobre las personas trans y sus necesidades. Personalmente sólo aspiro a que usted, lector, no caiga en esas banalizaciones ni sea víctima de la desinformación. A que ponga en el centro los derechos humanos y entienda que ni las 7.313 personas que hemos hecho el cambio de sexo registral desde 2017 a 2023 (0,017% de la población), ni las probables otras tantas que lo harán en los próximos meses al desaparecer las barreras previas, podemos representar el peligro que se les anuncia. Y que cuando se nos pone tan en el centro del debate, igual es el truco del prestidigitador, en el que, mientras tú te fijas en nosotras, te quita tus derechos civiles y se dispone a administrar tu vida para siempre.

Mientras tanto, un abrazo fraternal a las brujas trans de Salem, la historia os absolverá.

Es un día tranquilo en una pequeña escuela del medio Oeste norteamericano. La comunidad educativa asiste al campeonato escolar de atletismo. Padres, alumnos y profesores animan a las participantes, una escena que ustedes han visto en incontables películas. Finalmente gana la competición femenina una niña,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marina Echebarría Sáenz

Es catedrática de Derecho Mercantil.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Resulta espeluznante constatar como el Imperio USA, o sea, los que se auto eligen como vigilantes de la democracia y pretenden exportar e imponer su dudoso modelo, avanza en la linea de reprimir a sus ciudadanos, de inmiscuirse en sus elecciones o preferencias individuales. ¿No son los EEUU el paradigma de las libertades individuales? ¿o lo mismo que su paradigma económico de capitalismo y defensa del libre mercado aunque sea uno de los estados más proteccionistas de "su" propia economía, no sea otra cosa que una patraña solo aplicable al resto del planeta?. ¿Defensores de la moral?. En realidad gran parte de sus anhelos son de saqueo, represión y dominio. Cada día es más peligrosa la deriva, me atrevería a decir que distópica de ese imperio belicista y responsable de casi todas , por no decir todas, las guerras o conflictos bélicos por suavizar los términos, que han tenido lugar en este planeta desde hace al menos 65 años en los que tengo uso de razón. Habría que detener a esos asesinos.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí