1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Generación del 45

Un retrato epistolar para Ángel Rama

La publicación de su correspondencia contribuye a profundizar en la personalidad y la obra de uno de los grandes intelectuales latinoamericanos del siglo XX

Rubén A. Arribas 28/04/2023

<p>La Generación del 45, con ocasión de la visita de Juan Ramón Jiménez. Ángel Rama es el primero por la derecha. <strong>/ Ana Ines Larre Borges</strong></p>

La Generación del 45, con ocasión de la visita de Juan Ramón Jiménez. Ángel Rama es el primero por la derecha. / Ana Ines Larre Borges

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El próximo 27 de noviembre se cumplirán cuarenta años del accidente aéreo de Mejorada del Campo (Madrid). En aquel vuelo de Avianca procedente de París, con escala en Madrid y destino final Bogotá, murieron 181 personas y se salvaron 11. Entre los fallecidos hubo varias celebridades literarias, como el peruano Manuel Scorza, el mexicano Jorge Ibargüengoitia o la argentina Marta Traba, quien también sobresalía en el terreno de la plástica. Los tres acudían a la capital colombiana para participar en el Primer Encuentro de Literatura Hispanoamericana. Junto a ellos, viajaba el editor, ensayista y teórico cultural uruguayo Ángel Rama, paradigma del intelectual latinoamericano del siglo XX.

El año pasado, la editorial Estuario publicó en Montevideo Ángel Rama. Una vida en cartas. Correspondencia 1944-1983, un libro de casi novecientas páginas que recoge una selección de más de cuatrocientas misivas escritas por el crítico que impulsó a García Márquez, Vargas Llosa o Cortázar al Parnaso de las letras latinoamericanas en los sesenta. Lo hizo a golpe de artículo y ensayo en múltiples revistas de la región, en especial en la uruguaya Marcha y en la cubana Casa de las Américas.

Entre las cartas seleccionadas, no figura ninguna dirigida a Scorza, hay más de veinte a Traba –su segunda esposa– y hay tres para Ibargüengoitia. Estas últimas ayudan a conocer la opinión de Rama sobre el boom. En la primera carta, de marzo de 1981, Rama se muestra perplejo ante el rechazo del escritor mexicano a participar en Novísimos narradores hispanoamericanos en marcha (1964-1980). Sorprendido por tal decisión, le recuerda que él ha sido “el crítico hispanoamericano que más se ha preocupado de difundir y escribir sobre su obra” y le explica que esa antología es su propuesta de canon alternativo al boom, amén de que puede que se traduzca a varios idiomas. Asimismo, promete enviarle un divertido ensayo sobre el fenómeno editorial de moda, al que da por muerto –al menos artísticamente– desde hace años.

El boom le parecía “un fraude cultural”, un tinglado de Balcells y Barral que beneficiaba a unos pocos

Como el propio Rama constata en otras cartas a diferentes corresponsales, el boom le parecía “un fraude cultural”. Si bien él había contribuido –y mucho– a su existencia, pensaba que era un tinglado económico organizado por Carmen Balcells y Carlos Barral que beneficiaba a unos pocos, obviaba la producción literaria de muchos países y marginaba otras disciplinas (teatro, poesía, música, etc.). Además, ¿cómo explicar la ausencia de José María Arguedas, Juan Rulfo, Augusto Roa Bastos o Juan Carlos Onetti?

A fin de dar cuenta de la variedad de estéticas narrativas existentes en la literatura latinoamericana, Rama había seleccionado una veintena de autores y autoras que, como le escribió a Ibargüengoitia en una segunda carta, debían reemplazar a los del boom. Entre otros nombres, esa nueva promoción incluía los de Rosario Ferré (Puerto Rico), Cristina Peri Rossi (Uruguay), Sergio Ramírez (Nicaragua), Iván Egüez (Ecuador), Antonio Skármeta (Chile), Bryce Echenique (Perú), Manuel Puig (Argentina), Fernando del Paso (México), Luis Britto (Venezuela) o Reinaldo Arenas (Cuba). Buen conocedor del mundo editorial, Rama agregó en su carta: “Puedo equivocarme, of course, pero esas son las reglas de todo juego”.

Aunque sin gran entusiasmo, Ibargüengoitia aceptó finalmente aparecer, y el libro se publicó ese mismo año (1981). A modo de preámbulo, Rama escribió una introducción de más de cuarenta páginas llamada “Los contestatarios del poder” y, antes de esta, puso la siguiente dedicatoria: “A Marta Traba, excluida de esta antología no por razones artísticas, sino por razones del corazón”. La negligencia del piloto y del copiloto de Avianca, responsables del fallo humano que supuso la segunda mayor catástrofe aérea en suelo español, nos privó de saber si la operación post-boom habría sido exitosa. Las reglas del juego son a veces así. Así de crueles.

La traición de Reinaldo Arenas

Ángel Rama volaba a Colombia para agradecer en persona al presidente Belisario Bentancur su apoyo en el conflicto con la Administración de Ronald Reagan a cuenta de la denegación de un visado para trabajar en la Universidad de Maryland. Después de muchos meses de batalla mediática y judicial en suelo estadounidense, Rama debió marcharse del país y se exilió en París. De nada le sirvió haber sido becado por la Fundación Guggenheim o haber recibido el apoyo público de relevantes instituciones docentes, de escritores como Arthur Miller o de personalidades políticas, como Betancur y Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela. Para la Administración estadounidense, Rama era un comunista y por tanto debía deportarlo.

Para la Administración estadounidense, Rama era un comunista y por tanto debía deportarlo

Eso sí, la acusación era falsa. Rama lo explica con detalle en sus cartas: si bien él había colaborado en la década de los sesenta con la revista Casa de las Américas, editada y publicada por la Revolución cubana, nunca había militado ni en el Partido Comunista ni en ningún otro. Es más: había publicado cuatro cartas en Marcha (1971) para explicar su distanciamiento respecto de la Revolución debido al caso Padilla y otros acontecimientos. En todo caso, de lo único que podían acusarle era de seguir siendo fiel a sus convicciones en favor del antiimperialismo, el latinoamericanismo, el socialismo democrático y la libertad intelectual. Para Rama era innegociable el “derecho inalienable de cualquier ciudadano a discutir públicamente lo que es la república”, fuera eso en el país que fuera.

Sin embargo, el conflicto con el visado le hizo ver que había poca voluntad en “reconstruir una filosofía política” fuera de “la oposición democracia-comunismo”. Se refería a que llevaba tiempo recibiendo palos por igual de la Revolución cubana y sus colegas de la izquierda que de la Administración y algunos medios estadounidenses, así como del movimiento anticastrista en el exilio. En el fondo, concluye Rama, ni un bando ni el otro tenían interés en conocer su trabajo intelectual, sino que tan solo buscaban armar ruido y cobrarse una pieza de caza mayor (y presumir luego de ello).

Así las cosas, Rama cuenta que el famoso The New York Times publicó que la Biblioteca Ayacucho, un proyecto que él promovía con el apoyo del Gobierno de Venezuela desde 1974, no era más que una editorial que publicaba “frecuentemente autores comunistas”. Curiosamente, el diario neoyorquino parecía desconocer que se trataba de una colección cerrada que aspiraba a recoger el legado intelectual desde la época precolombina hasta el presente, y además hacerlo mediante suntuosas ediciones críticas donde colaboraba la flor y nata de la cultura latinoamericana. Y sí, había autores comunistas entre los 500 títulos que se proponía publicar, como César Vallejo o Pablo Neruda, ganador del Nobel en 1971, pero también estaban el Inca Garcilaso de la Vega, Rubén Darío, Andrés Bello, Pedro Henríquez de Ureña o José Martí.

Incluso estaba Borges, de quien Rama era un firme defensor literario, pese a estar en sus antípodas políticas. Recuérdese que Borges había celebrado la invasión estadounidense de República Dominicana, se había ido a comer con el general Videla mientras desaparecían personas en Argentina o había ido a Chile para ser condecorado por Pinochet, de quien elogió su cordialidad y bondad... Pero, bueno, el problema para algunos eran Vallejo y Neruda.

De todos modos, como muestra la correspondencia, el gran vocero de la campaña anti Ángel Rama fue Reinaldo Arenas, exiliado desde 1980 en Estados Unidos. Pese a que le había publicado Con los ojos cerrados en los setenta, había escrito favorablemente sobre El mundo alucinante, recomendaba su publicación a cuanta editorial le pedía consejo o lo había avalado para la beca Guggenheim, Arenas decidió apoyar públicamente la deportación de Rama. Lo hizo, además, en unos términos tan insultantes, con tanta intensidad y tal inquina, que solo un acuerdo con la Administración estadounidense para arreglar su situación como exiliado explicarían una actitud tan bochornosa y desagradecida.

Como Rama le recuerda a Arenas en una larguísima y memorable carta, fue él quien escribió sobre su obra y lo defendió en público cuando otros lo habían atacado. Es más: lo había incluido en la antología Novísimos narradores... como único representante de Cuba, pues lo consideraba un gran talento. A cambio de esos gestos, había recibido la crítica feroz de la Revolución y no pocos amigos de izquierda le habían retirado el saludo. A modo de respuesta, Arenas intensificó y redobló los ataques contra él.

Pese a lo superlativo de la traición recibida, Rama prefirió pensar en lo mucho que había sufrido psíquicamente Arenas en Cuba y no hacerse demasiada mala sangre con él. Las cartas donde habla sobre este asunto con amigos y conocidos dan buena cuenta de su estatura como persona. En cualquier caso, vale la pena recordar que el atormentado Arenas también supo ser un tormento con uno de sus grandes valedores.

José Bergamín y la Generación del 45

Ahí va un dato curioso: Ángel Rama murió dos meses más tarde que José Bergamín, su maestro, quien falleció el 28 de agosto de 1983. Los dos se habían conocido en Uruguay, donde el poeta y ensayista republicano vivió exiliado entre 1945 y 1954. Bergamín ejerció la docencia en la facultad de Humanidades y Ciencias de Montevideo, y Rama se convirtió allí en uno de sus discípulos incondicionales. A lo largo de su epistolario, especialmente cuando es un veinteañero, Rama habla con frecuencia de don Pepe, como lo llamaban cariñosamente él y su círculo.

Ángel Rama fue quizá la cabeza más visible de la Generación del 45 (o Generación Crítica, como él la denominaría). A ella pertenecieron Idea Vilariño, Amanda Berenguer, Ida Vitale –la primera esposa de Rama–, José Pedro Díaz, Carlos Maggi o Mario Benedetti. También, y en calidad de outsider, la inclasificable Armonía Somers. A decir de Rama, esos jóvenes “ambicionaban un cambio en la realidad nacional” y querían modernizarla introduciendo en el ámbito cultural disciplinas como la sociología, la psicología, la economía, etc. En la parte literaria, apostaron por construir un canon “que les permitiera sentirse herederos de algo más que la literatura gauchesca”. De ahí que eligieran a Felisberto Hernández (1902-1964) y Juan Carlos Onetti (1909-1994) como referentes.

A Rama, un hijo de campesinos inmigrantes gallegos, la amistad con Bergamín le supuso conectarse con la cultura española que más admiraba

A Rama, un hijo de campesinos inmigrantes gallegos, la amistad con Bergamín –treinta y un años mayor que él– le supuso conectarse con la cultura española que más admiraba: Bécquer, Antonio Machado, Unamuno o la generación del 27. Además, y puesto que el hermano mayor de Rama era historiador, Bergamín fue una fuente de información sobre la Guerra Civil, y quizá por ello la figura clave para entender el interés de Rama por la cultura como agente transformador de la sociedad.

En sus cartas de juventud, Rama se desvela no solo por conseguir los libros del maestro, sino por ayudar a que él y su familia encuentren cobijo y sustento en Montevideo. Pocos meses antes de morir, en una carta a su amigo Carlos Maggi, Rama escribió: “La vida compartida no se pierde jamás, es la raíz que nos alimenta. En la mía están ustedes y todos los amigos de aquel tiempo feliz en que éramos la barra de don Pepe Bergamín. Estoy tratando de escribir sobre él y lo que me sale es el nosotros de esos años, lo que él hizo al desgaire por nosotros, casi sin saberlo, esa libertad interior que aprendimos de él y por la cual nos aproximamos a él, y que a lo largo de los años nos ha preservado mágicamente, evitando que nos resecáramos, nos convirtiéramos en escayola, palabra que por primera vez le oí decir a Pepe en sus paradojas sobre la estatua del Comendador”.

Quede para otra ocasión escribir sobre el paso de Juan Ramón Jiménez por Montevideo en 1948. La visita del enemigo irreconciliable de Bergamín dejó también huella en la joven Generación del 45. Así se lo hizo saber Rama, en una larga y divertida carta, al poeta cubano Nicolás Guillén, quien había terminado salpicado por la polémica: “No es exagerar nada afirmar que ese viaje, unido a la presencia polémica de Bergamín, partió en dos a una generación que venía buscando voz y norte”.

Una obra que rescatar

Además de autor de cartas –más de 500 por año llegó a escribir, según le explica a Idea Vilariño–, Ángel Rama produjo una enorme cantidad de textos periodísticos, ensayísticos y editoriales de todo tipo. Por destacar tan solo tres que guardan relación con España, vale la pena mencionar “El boom en perspectiva” –el ensayo del que hablaba a Ibargüengoitia–, imprescindible para entender su polémica con Vargas Llosa o Cortázar al respecto, así como las introducciones que escribió para la edición que Círculo de Lectores publicó de Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez, y La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa. Ambos textos –que rondan las cuarenta páginas– representan una muestra inequívoca de su talento como crítico literario.

De sus libros, acaso cuatro sean los más emblemáticos: La ciudad letrada, Los gauchipolíticos, Rubén Darío y el modernismo y La transculturización de América Latina. En España, excepto los dos últimos, rescatados por la editorial Verbum, casi cualquier otra obra suya –incluidas las cartas o el diario del exilio– hay que buscarla en librerías de lance o que vendan libros importados. Se anuncia una nueva edición de La ciudad letrada por parte del sello barcelonés Trampa Ediciones, en la colección “Intervenciones”, que dirigen Nora Catelli y Edgardo Dobry. A ver si este noviembre, además de conmemorar el accidente aéreo un año más, alguna editorial patria anuncia que lanzará la “Biblioteca Ángel Rama”. Bien lo merece este inmenso intelectual latinoamericano de raíces españolas.

El próximo 27 de noviembre se cumplirán cuarenta años del accidente aéreo de Mejorada del Campo (Madrid). En aquel vuelo de Avianca procedente de París, con escala en Madrid y destino final Bogotá, murieron 181 personas y se salvaron 11. Entre los fallecidos hubo varias celebridades literarias, como el peruano...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí