1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA A LA COMUNIDAD

Contra el paternalismo

Sebastiaan Faber 17/04/2023

<p>Manifestantes neonazis en 2017 en Charlottesville, Estados Unidos. <strong>/ Anthony Crider</strong></p>

Manifestantes neonazis en 2017 en Charlottesville, Estados Unidos. / Anthony Crider

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Querida comunidad:

A comienzos de abril estuve en Charlottesville, una ciudad de 45.000 habitantes que es la sede de la flamante Universidad de Virginia –fundada por Thomas Jefferson en 1819, 43 años después de redactar la Declaración de Independencia de Estados Unidos– y que, en agosto de 2017, fue el lugar donde un ultraderechista asesinó a Heather Heyer, atropellándola con su coche. La activista de 32 años se encontraba allí para protestar contra una manifestación –prohibida por las autoridades, por cierto– de personas dizque indignadas por el inminente traslado de una estatua ecuestre del general Lee, héroe de la confederación esclavista en la Guerra Civil.

Supongo que recuerdan el momento. Las imágenes de neonazis con antorchas gritando lemas racistas y antisemitas recorrieron el mundo. Trump, que llevaba ocho meses en la Casa Blanca, se refugió en una vergonzosa equidistancia (“hay gente buena en los dos lados”). No en vano aquí en Estados Unidos se habla de pitidos de perro (dog whistles): a buen entendedor, pocas palabras. Al oído ultra le bastan cuatro alusiones para pillar quién está de su lado.

Casi seis años después, la ciudad de Charlottesville sigue afectada por aquel fatídico día. El lugar del asesinato de Heyer está marcado por flores frescas y grafiti. Casi no hay superficie –paredes, señales de tráfico, bocas de incendio– en que no batallen mensajes “patrióticos” contra mensajes antifascistas. Mientras tanto, continúa la lucha por el espacio público y por la memoria histórica de la Guerra Civil y del terror racial que siguió a la abolición de la esclavitud. Hace cuatro años, se instaló en pleno centro histórico una placa que narra el linchamiento de John Henry James en julio de 1898, después de haber sido falsamente acusado de atacar a una mujer blanca. Y allí donde estaba la famosa estatua del general Lee hoy hay un vacío: finalmente se retiró en 2021. (Las imágenes de la operación, con grúas y cintas, recordaban a las de las estatuas ecuestres de Franco eliminadas allá por 2005.) La ciudad acabó por donar la escultura a un museo local, el Centro de Patrimonio Afroamericano, que concibió la idea de refundir el bronce para convertirlo en una obra de arte, tarea de la que se ocupará el grupo Swords into Plowshares (Espadas en arados).

Pero la derecha no se rinde y ha recurrido a los tribunales para impedir lo que ven como una afrenta a sus tradiciones, un sacrilegio en toda regla. “Las imputaciones no paran”, me dijo Jalane Schmidt, una profesora de Estudios de Religión que dirige el Proyecto de Memoria de Charlottesville, una iniciativa que reúne a miembros de la comunidad con profesores y estudiantes de la Universidad. “A mí me llegaron a hacer un juicio alegando que había difamado a una familia local por mencionar en una entrevista que sus antepasados traficaban con personas esclavizadas, un hecho más que probado por la historiografía”. La causa acabó archivada; pero a finales de abril, Schmidt y los suyos serán llamados a presentarse en otro juicio que intenta prohibir la refundición de la estatua. 

La derecha norteamericana perdió la Casa Blanca en 2020, pero sigue ejerciendo un poder formidable a nivel estatal y local (además, claro está, de la Cámara de Representantes y el Tribunal Supremo). Y la verdad es que está más envalentonada que nunca. Lleva muchos años infiltrándose en los consejos de educación –comités locales de ciudadanos elegidos que gobiernan las escuelas públicas–, donde últimamente pululan las iniciativas censoras movidas por una nueva paranoia puritana: otro pánico satánico más, como nos explicaba el otro día Marina Echebarría. Los conservadores dominan la mayoría de las Cámaras y Senados a nivel estatal –una estrategia desarrollada hace décadas, y que incluye el rediseño sistemático de distritos electorales para favorecer al Partido Republicano– donde también se han puesto a atacar a la educación (primaria, secundaria y universitaria) y a recuperar leyes decimonónicas que prohíben el aborto. 

El caso más flagrante es el de Florida, donde Ron DeSantis está preparando su carrera presidencial para el año que viene y arremete contra los sospechosos de siempre: periodistas, profesores y grupos marginados (mujeres, personas LGTB+, inmigrantes). Lo nuevo es la desfachatez de sus iniciativas legales, que no dudan en pisar derechos constitucionales –incluida la libertad de cátedra y el derecho al voto– y seguramente resultarán imposibles de aplicar en la práctica. Pero por ahora el juego le funciona. Como afirma mi compatriota holandés Cas Mudde, de lo que se trata es de crear una sensación de peligro, infundir miedo, intimidar a las y los disidentes, lograr que las y los profesores y periodistas se empiecen a autocensurar. Y, claro está, agitar a la base. Alarmado, Gavin Newsom, el gobernador demócrata de California –exalcalde de San Francisco y sobrino nieto de un brigadista internacional de la guerra española–, decidió visitar Florida este mes. Lo que pretenden DeSantis y los suyos, dijo Newsom ante los medios, es “deshacer 50 años de progreso en derechos civiles”. Su visita a Florida no es casual: Newsom también se considera un presidenciable. Tiene una ventaja clara: a sus 55 años, parece un crío al lado de Biden, que cumple 81 en noviembre.

Sin embargo, las noticias de estas últimas semanas parecen sugerir que la derecha se ha pasado de rosca y que algunos de sus últimos tiros le pueden salir por la culata. No hablo de la mediática imputación y detención de Trump, cuyos efectos electorales son difíciles de predecir. Me refiero más bien a casos como el de Wisconsin, donde, en una elección especial para el Tribunal Supremo del Estado a comienzos de abril (sí, en este país se vota a las y los jueces), salió ganando, con un amplio margen de un 11 por ciento, Janet Protasiewicz, una jueza que promete proteger los derechos reproductivos de las mujeres y acabar con la erosión de la democracia mediante el rediseño de distritos. 

El caso de Wisconsin es llamativo porque, como me explicaba el periodista Dan Kaufman en 2018, el mismo estado que, históricamente, fue un laboratorio de la democracia, el Partido Republicano lo quiso convertir en un laboratorio de su destrucción. En su reportaje más reciente para el New Yorker, Kaufman atribuye la última derrota de la derecha a la supervivencia, contra viento y marea, de los antiguos tejidos sociales del estado, enraizados en sus tradiciones sindicales, socialistas y socialdemócratas. “Hace no mucho, la conquista conservadora de Wisconsin parecía irreversible”, escribe Kaufman. Hoy, advierte, “aún no está claro que se puedan reconstruir los pilares fundamentales de la democracia”, pero al menos hay esperanza. Eso sí, hará falta mucho trabajo a ras de suelo, cosa que a la cúpula del Partido Demócrata le cuesta entender. 

Igual, la derrota en Wisconsin dejó consternada a la derecha. El mayor destructor del tejido sindical allí, el exgobernador republicano Scott Walker, culpó de la debacle al “adoctrinamiento progresista” de los votantes jóvenes. “Todo lo que han escuchado en el colegio, la universidad, las redes y la cultura popular son ideas radicales sobre el cambio climático, sobre el aborto y sobre la abolición de la policía”, dijo. “Tendremos que revertir eso si queremos volver a ganar”.

Las respuestas no se hicieron esperar. “Si llegas a la conclusión de que el deseo de que no te controle el útero un repulsivo legislador, se debe al ‘adoctrinamiento radical’” –tuiteó Alexandria Ocasio-Cortez, representante por Nueva York en el Congreso– “entonces tus problemas son mucho más que electorales. Nunca ganarás el argumento de que tú deberías tener más poder sobre el cuerpo de una mujer que ella misma. Eso te lo prometo”. 

En fin. Si hay alguna lección que sacar de estos últimos años, me parece que es esta: la izquierda solo puede triunfar –a la larga– si toma en serio a su electorado. No digo que sea fácil. Porque al parecer, una vez entrado en política, es extremadamente difícil no acabar tomando a las y los votantes por idiotas o hablarles como a niños. Casi no hay quien resista la tentación del paternalismo y la izquierda no es inmune. Solo hay que ver el panorama actual español. Como escribía un lector de esta revista, “me considero un ser más complejo de lo que los expertos de los partidos parecen imaginar. No soy un simple idiota con un voto en la mano”. O como escribe Vanesa Jiménez en su última columna: “¡No nos tanguéis!”. La tentación del paternalismo también afecta a los medios, corrompidos por el lucro, como acaba de advertirnos nuestro baranda colchonero, Miguel Mora. 

Seré el primero en admitir que hay muchas cosas que podríamos hacer mejor en CTXT. Pero una cosa la tengo clarísima: siempre hemos tomado en serio a nuestras y nuestros lectores. Y lo seguiremos haciendo, pase lo que pase. Lo merecen ustedes y lo merecemos nosotros: lo exige nuestra concepción del periodismo. Posiblemente no les explicaremos cómo perder cinco kilos en una semana o si existe algún pan de molde que sea saludable para nuestra dieta. Pero sí les daremos perspectivas, historias, análisis y voces que no encontrarán en otras partes y que hagan pensar aunque no los compartan.

En Charlottesville, mientras tanto, la resistencia empedernida de los nostálgicos confederados –otra pandilla de paternalistas– no ha podido impedir la paulatina redefinición de los espacios públicos, gracias en gran parte al empuje del activismo local. Hoy, el campus de la Universidad de Virginia luce un monumento nuevo a los obreros esclavizados que la construyeron. Y la calle donde el coche del ultra embistió a la manifestación antifascista hoy se llama Heather Heyer Way.

Salud y República,

Sebastiaan Faber

Querida comunidad:

A comienzos de abril estuve en Charlottesville, una ciudad de 45.000 habitantes que es la sede de la flamante Universidad de Virginia –fundada por Thomas Jefferson en 1819, 43 años después de redactar la Declaración de Independencia de Estados Unidos– y que, en agosto de 2017, fue el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí