1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Europa League

Mendilibar: el triunfo de la normalidad

El técnico vasco, que nunca había tenido la oportunidad de dirigir a equipos con aspiraciones de títulos, ha demostrado en el Sevilla que está preparado para metas más altas

Ricardo Uribarri 14/06/2023

<p>José Luis Mendilibar celebra el triunfo del Sevilla en la final de la Europa League. / <strong>Twitter </strong><strong>(SevillaFC)</strong></p>

José Luis Mendilibar celebra el triunfo del Sevilla en la final de la Europa League. / Twitter (SevillaFC)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Al estilo del militar romano Julio César cuando se dirigió al Senado, José Luis Mendilibar (Zaldivar, Vizcaya, 1961) también podría decir en el Sevilla FC aquello de “veni, vidi, vici”. Vino, vio y venció una Europa League con el equipo hispalense por la que nadie daba un duro cuando el pasado 21 de marzo fue anunciado como nuevo técnico con la misión prioritaria de salvar a los andaluces del descenso. No solo ha alcanzado ese objetivo de forma holgada, sino que, además, ha ganado el séptimo título para el club en esa competición tras dejar a rivales muy poderosos en el camino. Y lo ha logrado con la receta que ha empleado durante toda su carrera: buscar la naturalidad y el sentido común tanto dentro como fuera de los terrenos de juego.

Los estudios cinematográficos de Hollywood tienen material con el técnico vasco para rodar una de esas historias de superación que tanto les gustan. El argumento es simple: profesional veterano, que casi siempre ha entrenado a equipos con potencial limitado y especializado en la lucha por la salvación en la máxima categoría o en ascensos de clubes modestos, recibe la oportunidad de su vida: entrenar a una entidad más grande en horas bajas. Y el técnico que no había tenido la posibilidad de dirigir a jugadores con ese nivel, muchos de ellos internacionales y varios recientes ganadores de un Mundial, lleva a la entidad al éxito demostrando que está preparado para aspirar a otras metas.

Pongamos la historia en contexto. El Sevilla pierde en Getafe en la jornada 26 de Liga y se queda a solo dos puntos de los puestos de descenso. Ha sumado cuatro de los últimos 15 puntos en disputa. Los directivos deciden que el técnico argentino Sampaoli no puede continuar. Era el segundo inquilino del banquillo en la temporada tras Lopetegui, que solo estuvo las siete primeras jornadas. Venga quien venga las condiciones laborales son claras: contrato únicamente por dos meses y medio, hasta final de temporada, sin opción a ninguna campaña opcional por objetivos y una retribución económica de apenas 200.000 euros. Los finiquitos de los contratos a Lopetegui (11 millones) y Sampaoli (8 millones) habían dejado las arcas para pocos dispendios. Con esas premisas y un equipo cuesta abajo, hubo entrenadores tanteados por el Sevilla que dijeron que no.

Mendilibar, que venía de dos experiencias negativas al haber descendido con el Eibar y ser despedido con el Alavés tras coger al equipo a mitad de temporada y no poder enderezar el rumbo, vio la oportunidad de volver a los banquillos en un momento en que su carrera pasaba por horas delicadas. Arriesgó porque tenía poco que perder. Y la apuesta no le ha podido salir mejor. En Liga ha dirigido al equipo en 12 partidos, ganando seis, empatando tres y perdiendo tres, de los que los dos últimos han sido al final del campeonato justo antes y después de la final europea, con jugadores reservados y ya tranquilos en el campeonato nacional. De los 28 puntos que tenía cuando llegó ha pasado a los 49. De estar solo a dos puntos del descenso a sacar nueve al antepenúltimo habiendo bajado el acelerador en las dos últimas jornadas. 

Y todo eso coronado con un gran premio. Ganar la Europa League dejando en el camino nada menos que a Manchester United, Juventus de Turín y, en la lucha directa por el título, a la Roma de un Mourinho que nunca había perdido una final europea. Con solo siete partidos dirigidos en torneos europeos en toda su carrera (sumando dos en Intertoto con el Athletic) ha levantado un título. No está mal para un técnico que, según dijo él mismo, en tono reivindicativo, cuando afrontaba en Manchester el partido de ida de la eliminatoria de cuartos de final “parece que me ha tocado en la tómbola estar en este partido. Si estoy es porque también he hecho algo que ha gustado a la gente que me ha contratado”.

¿Y cómo ha conseguido este pequeño o gran milagro? Siendo más Mendilibar que nunca. Es decir, aplicando la lógica, simplificando las cosas y ganándose al vestuario. Los jugadores venían de estar con un técnico como Sampaoli cuyo estilo de juego no estaba dando resultado. Riesgo en la salida del balón jugando desde atrás, pases peligrosos al medio centro propio estando de espaldas a la portería rival, jugadores que no jugaban en su sitio más habitual y que no terminaban de entender lo que les planteaba el técnico. Significativa fue la imagen de un papel dado desde el banquillo durante un partido que pasó por varios jugadores con instrucciones tácticas que Acuña, enfadado, terminó arrugando y tirándolo al césped. 

No resulta fácil encontrar en el mundo del fútbol a un profesional que caiga bien de forma unánime. Eso ha pasado con Mendilibar

Frente a esto, el plan de Mendilibar estaba claro: fútbol sencillo, minimizar riesgos, nada de jugar desde la portería propia dando pases, alejar al equipo de su área, ataques verticales, buscar de manera rápida las bandas y aprovechar que tenían un delantero alto y potente como En-Nesyri para meter centros desde la banda a intentar el remate. Y si no se consigue, presionar para ganar el rechace y empezar otra vez. “Lo que exigimos a la gente no son raíces cuadradas, son sumas y restas, y si lo haces bien tienes mucho ganado. Los jugadores han visto que la sencillez también da resultados”, confesó en una rueda de prensa.

Y todo esto sin necesidad de utilizar tecnologías de última generación ni programas algorítmicos. Les da más importancia a las sensaciones que a las estadísticas. En una entrevista en El País él mismo se definía como “el anti entrenador moderno. No voy con la tableta debajo del brazo ni estoy delante del ordenador todo el día. Hoy vas a dar una charla y te empiezan a hablar de intervalos y cosas raras que nunca he escuchado en mi vida… ¿De qué me están hablando, de fútbol o de qué?”

No resulta fácil encontrar en el mundo del fútbol a un profesional que caiga bien de forma unánime y que un éxito suyo sea recibido con alegría y alabanzas por casi todos los aficionados, sean del equipo que sean. Eso ha pasado con Mendilibar y habla de lo que transmite como persona. “Con tanto piropo me siento gilipollas. 20 años en Primera y parece que no me conocía nadie”, reconocía en una entrevista en Relevo. El técnico vasco no engaña. Es como aparenta. Una persona que va de frente, que dice las cosas claras, campechano, que prefiere el chándal a los trajes caros, cercano con los jugadores, sencillo, que huye de sofisticaciones y extravagancias. 

Muchos de los jugadores que han estado a sus órdenes reconocen que entrenar con él es toda una experiencia por la intensidad que exige y por su implicación en el trabajo. Una de las anécdotas que más recuerdan es la de la “volata”, como la llama el técnico, pero que en realidad es una voltereta, la que exige dar a los jugadores cuyos remates en los ensayos no van ni cerca de la portería. De hecho, en el césped del Sánchez Pizjuán, en la fiesta por la celebración del título, los jugadores le obligaron al míster a que la hiciera entre el jolgorio general.

El éxito de Mendilibar demuestra dos cosas: que para triunfar en la élite no hace falta alejarse de la humildad y las cosas simples y que en los clubes más modestos hay entrenadores que pueden conseguir también grandes cosas si les dan la oportunidad. Por eso, tantos compañeros de profesión se han visto, de alguna manera, recompensados por su triunfo. Porque se ven reflejados en él. Después de 15 años como futbolista, militando en el filial del Athletic, Logroñés, Sestao y Lemona, sin superar la Segunda División; y con una trayectoria en los banquillos de casi 30 años, con más de 800 partidos, iniciada en el modesto Arratia, desde donde fue pasando por el Bilbao Athletic, Aurrerá, Lanzarote, Eibar, Athletic, en el que no tuvo suerte y apenas estuvo 10 partidos, Valladolid, Osasuna, Levante, donde no le salieron las cosas y solo aguantó ocho encuentros, de nuevo Eibar con grandes resultados en las seis campañas que estuvo, y Alavés antes de llegar al Sevilla. Una carrera con luces y sombras, pero en la que puede presumir de haber sido campeón en Preferente (Arratia, 1996), Tercera (Basconia, 1998), Segunda “B” (Lanzarote, 2004) y Segunda (Real Valladolid, 2007). “Solo me queda ganar un título en la élite. Me gustaría saber que se siente”, confesaba en una entrevista. Pues a tus 62 años ya lo sabes, Mendi.

Al estilo del militar romano Julio César cuando se dirigió al Senado, José Luis Mendilibar (Zaldivar, Vizcaya, 1961) también podría decir en el Sevilla FC aquello de “veni, vidi, vici”. Vino, vio y venció una Europa League con el equipo hispalense por la que nadie daba un duro cuando el pasado 21 de marzo fue...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí