1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

¿Crisis o colapso? Extralimitación y decrecimiento

La Agencia de la Energía estima que la transición verde exigirá que, durante dos décadas, la extracción de tierras raras se multiplique por siete, la de níquel por 19, la de cobalto por 21 y la de litio por 42

Asier Arias 15/08/2023

<p>Minería de litio en el Salar del Hombre Muerto (Argentina). / <strong>Coordenação-Geral de Observação da Terra/INPE</strong></p>

Minería de litio en el Salar del Hombre Muerto (Argentina). / Coordenação-Geral de Observação da Terra/INPE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

[Texto editado de la charla para la Asamblea Popular de Carabanchel que la Policía Municipal trató de interrumpir el pasado 8 de julio.]

La delicada coyuntura del sistema Tierra se ha venido describiendo como una crisis o un conjunto de crisis: “Crisis ecológica”, “crisis climática”, “crisis de biodiversidad”. También nuestra situación ecosocial se ha descrito como una crisis. En los últimos meses ha surgido en el ecologismo español una polémica en la que se contrapone esa noción de crisis a la de “colapso”. Algunos de los implicados en la señalada polémica han sugerido que sería momento de saltar “de la verdad a la emoción”, de movilizar políticamente, reclutando afectos antes que examinando razones. A nadie se le escapa, no obstante, que es probable que la movilización política pueda alcanzarse por distintos medios. Puede que no todos los medios den lugar al mismo tipo de movilización, y creo que sobran motivos para insistir en las razones.1

Volveré pues sobre aquellas nociones –crisis, colapso–, después de dedicar unas líneas a intentar explicar y ayudar a comprender. Esbozaré una visión de conjunto de nuestra coyuntura ecológica –¿evitaremos la ambigüedad entre “ecológico” y “ecosocial” (Riechmann, 2023)?–, atendiendo a tres de sus elementos centrales: el síntoma climático de nuestra extralimitación ecológica, el de la sexta extinción masiva y, finalmente, la principal fuente material de cada uno de los síntomas, a saber, el potlatch fósil que toca hoy a su fin (Santiago Muíño, 2018: 64). Trataré de evitar esa habitual “visión en túnel de carbono” (Escrivá, 2021; 2023) que hace equivaler “crisis ecológica” a “cambio climático”.

1. Una visión de conjunto

Caos climático 

Un par de hechos recientes invitan a empezar por el síntoma climático. Copernicus –el programa de la Agencia Espacial Europea para la observación de la Tierra– informaba de que junio de 2023 ha sido el mes más caluroso jamás registrado a nivel global (0,5°C por encima del promedio del periodo 1991-2020). También durante la primera semana de julio, mientras la Organización Meteorológica Mundial (OMM) hacía oficial que El Niño ha venido a sumarse a fuertes anomalías térmicas en el Atlántico y el Pacífico, se batió tres veces el récord de temperatura media en superficie: en otras palabras, el lunes fue declarado por la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos el día más caluroso de la historia del monitoreo climático, pero inmediatamente llegó el día siguiente y lo relegó a un segundo puesto en el que no pudo permanecer mucho tiempo. La OMM anunciaría después que la primera semana de julio ha sido la más calurosa jamás registrada.

Junio de 2023 ha sido el mes más caluroso jamás registrado a nivel global (0,5°C por encima del promedio del periodo 1991-2020)

Las consecuencias del cambio climático son conocidas: aumento en frecuencia e intensidad de grandes incendios, inundaciones, sequías, olas de calor, temporales masivos de nieve. Por desgracia, tendría que producirse un milagro para que ese aumento cesara en las próximas décadas.

El último informe del IPCC (AR6) es el documento de consenso y de referencia por lo que al cambio climático se refiere.La prensa se hizo un optimista eco de su contenido: una vez más, interpretó como una “rentable” oportunidad para la inversión (Planelles, 2022a) la llamada a una “reducción brutal” de emisiones que “debería haber comenzado ayer” (Planelles, 2022b) y celebró la demostración de la existencia de una ventana de oportunidad para mantenernos dentro de los límites de un calentamiento no catastrófico (Plumer & Fountain, 2021). El informe deja clara la forma de esa ventana: “reducciones de emisiones rápidas, profundas y, en la mayoría de los casos, inmediatas en todos los sectores” (IPCC, 2022: 24). Hay, de hecho, algo así como una foto de esa ventana en el informe (IPCC, 2023: SPM.5, p. 22; v. et. IPCC, 2022: TS.9, p. 69).

https://www.ipcc.ch/report/ar6/syr/static/4b9573ea0710f136648125861948e859/1f21e/IPCC_AR6_SYR_SPM_Figure5.png

En efecto, lo que esta foto nos dice es que las emisiones deberían haber empezado a caer ayer. El problema estriba, claro, en que las emisiones, lejos de disminuir, aumentan año tras año, y todo indica que continuarán fuertemente acopladas al ritmo del PIB global (cf. D’Alessandro et al., 2020; Hickel & Kallis, 2019; Jackson & Victor, 2019; Nature, 2022; Parrique et al., 2019).

Las emisiones deberían haber empezado a caer ayer. El problema estriba en que las emisiones, lejos de disminuir, aumentan año tras año

De entre los escenarios considerados en el informe sobre la posible evolución de las emisiones, sólo en el más optimista cabría la posibilidad de mantener el calentamiento por debajo de 1,5℃ sobre la media preindustrial. En ese escenario las emisiones descienden en picado hasta alcanzar el cero a mediados de siglo. En el siguiente escenario más optimista, el cero se alcanza en el último cuarto de siglo, habilitando así la posibilidad de permanecer por debajo de un aumento de 2℃ sobre el nivel preindustrial.

Cada décima de calentamiento significa un aumento en la frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos, pero se traduce también en el incremento de la probabilidad de que nos precipitemos por la pendiente de peligrosos puntos de no retorno (Lenton et al., 2019; Harvey, 2021a). El objetivo de limitar el aumento de la temperatura media global a 1,5ºC ha sido en ocasiones discutido como arbitrario (Shaw, 2016; cf. Harvey, 2021b), pero existe evidencia que apunta a esa cifra como un punto por encima del cual resultaría imposible detener bucles de retroalimentación positiva que conducirían a un cambio climático desbocado (runaway climate change): bucles como el del deshielo, el de la pérdida de permafrost o el del sistema vegetación-suelo –existe asimismo evidencia de acuerdo con la cual esos bucles podrían haberse activado ya, o estar a punto de hacerlo– (González Reyes & Almazán, 2023: 34-36). Con la idea en mente de ese bucle del sistema vegetación-suelo, pasemos ya al segundo de los síntomas señalados.

Cada décima de calentamiento significa un aumento en la frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos, pero se traduce en el incremento de la probabilidad de que nos precipitemos por la pendiente de no retorno

Sexta extinción masiva

A lo largo de la historia de la vida en la Tierra han tenido lugar cinco extinciones masivas. Hoy nos encontramos inmersos en la sexta, y parece que está siendo, con mucho, la más rápida. Las conclusiones del Informe de Evaluación Global sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del IPBES, análogo del informe del IPCC en el contexto de la biodiversidad, son bastante claras: “el ritmo mundial de extinción de especies es ya como mínimo entre decenas y cientos de veces superior a la media de los últimos diez millones de años, y se está acelerando”.3 El principal “impulsor directo” de esta aceleración debe buscarse en “los cambios en el uso de la tierra”, debidos en su mayor parte a la agroindustria (IPBES, 2019a: 12, 24, 28). Mark Rounsevell, responsable de la sección europea del informe, fue igualmente claro al hablar de las causas de esta destrucción: “El sistema alimentario es la raíz del problema” (Vidal, 2019).

La inmensa mayoría de la pérdida de vida salvaje se debe a la producción de alimentos, en concreto, a la creciente tendencia a quemar y arrasar con buldóceres millones de hectáreas de bosques y selvas tropicales para transformarlas en monocultivos destinados a cebar billones de animales criados industrialmente (Lymbery, 2017). Aunque existen otros importantes impulsores de la pérdida de biodiversidad, esta transformación de los principales reservorios terrestres de diversidad biológica en monocultivos a expensas de la ganadería industrial es el de más peso. La extensión de suelo necesaria para la producción de una cantidad dada de proteínas animales multiplica por diez la necesaria para la producción de su equivalente en proteínas vegetales, y la ganadería es el sector que realiza un mayor uso del suelo. En torno al 80% de las tierras agrícolas se destinan a él. Es este desproporcionado uso del suelo el que hace de la ganadería industrial el principal motor de la deforestación: la expansión agrícola inducida por la sed de grano de la ganadería industrial es responsable del 80% de la deforestación a nivel mundial.

En un país que produce más del triple de carne de la que consume e importa desde Brasil más de la mitad de la soja con la que ceba a su cabaña –y que asume el acuerdo UE-Mercosur como asunto prioritario de su presidencia del Consejo de la Unión Europea durante el segundo semestre de 2023 (EeA, 2023)– es interesante recordar que las bonitas declaraciones verdes de nuestros representantes discurren en paralelo a la discusión entre especialistas acerca del punto de no retorno a partir del cual la deforestación de la Amazonía se acelerará para dejar tras de sí algo parecido a la sabana africana, pero con mucha menos biodiversidad (Amigo, 2020).4 

Si los bosques tropicales no estuvieran degradándose a un ritmo alarmante contribuirían a mitigar el cambio climático retirando carbono de la atmósfera

Es asimismo interesante hacer notar que si los bosques tropicales no estuvieran degradándose a un ritmo alarmante contribuirían a mitigar el cambio climático retirando carbono de la atmósfera (Popkin, 2019; Lewis et al., 2019). Sin embargo, dada aquella degradación, en lugar de absorber carbono, estos ecosistemas estarían comenzando a emitirlo (Baccini et al., 2017; v. et. Hubau et al., 2020; Resco de Dios, 2020).5

Ya en su informe especial sobre los riesgos e impactos previsibles de un aumento de la temperatura media global por encima de 1,5ºC, el IPCC reprochaba a los gobiernos su inacción ante la principal causa de la pérdida de biodiversidad: “Por lo pronto, disponemos de escasa evidencia de la implementación de políticas efectivas destinadas a lograr los requeridos cambios a gran escala de las opciones alimentarias, y las tendencias constatables apuntan a un aumento antes que a una disminución de la demanda de productos ganaderos a escala mundial” (IPCC, 2018: 327; v. et. Schulte et al., 2020).6 

“2020 era el año en el que se iba a detener la pérdida de biodiversidad, según lo firmado diez años atrás por 195 Estados (…), estableciendo unos objetivos concretos para lograrlo: las conocidas como metas de Aichi. Por supuesto, estos objetivos no se han cumplido” (Martín Hurtado, 2020: 26).

En 2021, durante la COP26, 145 países se comprometieron a hacer efectivas políticas para revertir la deforestación hasta 2030. De momento, el compromiso no se ha traducido en ningún avance apreciable, sino más bien todo lo contrario: de acuerdo con datos recién presentados por el Instituto de Recursos Mundiales, la pérdida de bosque primario tropical fue en 2022 un diez por ciento mayor que en 2021 (Weisse, Goldman & Carter, 2023). 

Ocaso del potlatch fósil

La elocuente noción de Gran Aceleración hace referencia a “la naturaleza integral e interrelacionada de los cambios posteriores a 1950 en las esferas socioeconómicas y biofísicas del sistema terrestre” (Steffen et al., 2015b: 2). Todos los índices que dan cuenta de las actividades humanas en el planeta se dispararon al unísono poco después de la Segunda Guerra Mundial. Una cosa como ésta no sucede porque sí: el crecimiento económico, la expansión industrial, la mundialización del comercio y el resto de los rasgos de la Gran Aceleración tuvieron lugar sobre la base de un drástico incremento en el consumo de energía de origen fósil. Nuestro consumo energético total es ocho veces superior al de la década previa a la Gran Aceleración, y se debe, en sus cuatro quintas partes, a combustibles fósiles –una proporción que no ha variado significativamente en las últimas cuatro décadas– (IEA, 2021a).

La extraordinaria expansión material que caracterizó a la segunda mitad del siglo XX debe, por tanto, describirse como un potlatch que toca hoy a su fin y para el cual no hay alternativas viables a la vista: ninguna fuente de energía que, de forma aislada o en coalición con otras, pueda sustituir a los combustibles fósiles con rendimientos asimilables (Turiel, 2020).

Las modernas “energías renovables” –fotovoltaica, eólica– son la principal fuente del optimismo relativo a las posibilidades de erigir un sistema energético alternativo al fósil con rendimientos equiparables. Sin embargo, se trata de un proyecto lastrado por una importante cantidad de problemas. Si bien no existe para el caso de la “transición energética” un consenso del tipo del que encarnan los informes del IPCC y el IPBES, la evidencia y la lógica indican que “la civilización de los combustibles fósiles” (Smil, 1999: 271) es inviable sin combustibles fósiles. 

La civilización de los combustibles fósiles es inviable sin combustibles fósiles

Cuanto ofrecen las modernas “energías renovables” es electricidad, que representa sólo una quinta parte de nuestros consumos energéticos globales. Mientras tanto, amplios segmentos de la economía industrial –de la agroindustria, la construcción o la minería al transporte– dependen de procesos que es más que dudoso que puedan electrificarse. Además, la producción de electricidad en base a las señaladas “energías renovables” apenas logra alzarse por encima de la vigésima parte del total: una vigésima de una quinta parte de nuestro consumo energético, pues. El conjunto de las “energías renovables” –lo que incluye, claro, a la principal: la hidroeléctrica– viene por otra parte alcanzando a cubrir alrededor de la mitad del incremento neto de la demanda de electricidad (IEA, 2021b).7 

Este brutal trecho entre el punto en el que nos encontramos –esencialmente estancados desde hace décadas– y el punto al que pretendemos llegar con la “transición a las energías verdes” es sólo uno de los problemas de ese proyecto de “transición”. La Agencia Internacional de la Energía estima que esa transición exigiría que, durante las dos próximas décadas, la extracción de tierras raras se multiplicara por siete, la de níquel por 19, la de cobalto por 21 y la de litio por 42 (IEA, 2021c: 9). Evidentemente, semejante expansión extractivista no resultaría en absoluto inocua: se prevé que los efectos sobre los ecosistemas de la minería destinada al sector renovable serán en los próximos años peores incluso que los del cambio climático (Sonter et al., 2020). No es sencillo “hacer sostenible lo que es insostenible” (Duch, 2023).

Sea como fuere, el mayor problema de ese proyecto estriba en que los recursos minerales que condicionan su viabilidad escasean ya y escasearán cada vez más, de forma que su obtención requerirá inversiones crecientes de energía destinadas a alimentar procesos extractivos cuyos impactos irán en aumento mientras se reduce progresivamente la calidad del recurso extraído (Almazán, 2021; Valero, ‎Valero & Calvo, 2021). Las modernas “energías renovables”, en resumen, “tienen altos requerimientos de materiales, muchos de ellos escasos, disfrutan de una vida media de 15-30 años [y] dependen para su construcción de combustibles fósiles” (Almazán & Riechmann, 2023). No es muy probable, en fin, que la civilización de los combustibles fósiles sobreviva a los combustibles fósiles.

2. ¿Crisis o colapso?

La respuesta corta es que las palabras no importan. La larga es que las palabras vienen de la mano de prospectivas inciertas y difusas y programas de transición aún más inciertos y difusos. Hay, con todo, algunos puntos meridianamente claros. En primer lugar, el principio de precaución invita a cualquier cosa antes que a trazar programas con base en las prospectivas más optimistas.8 En segundo lugar, las prospectivas optimistas para la “transición energética” concebida en los términos convencionales son indisociables de programas netamente coloniales: Europa es, por lo que a las “materias primas críticas” para la “transición verde” se refiere, un erial. Así pues, ¿“transición verde” para cuántos, durante cuánto tiempo, a costa de cuántos?9 En tercer lugar, el incremento de la presencia mediática de la “sostenibilidad” no marca el contexto para moderar el mensaje ecologista como medio hipotético para ganar terreno político –¿cuánto terreno han ganado y cuánto nos han hecho perder los Verdes alemanes, un partido sin “apenas puntos de encuentro con lo que una vez fue” (Scheidler, 2023)?–, sino quizá más bien para explicitar por activa y por pasiva los límites, riesgos y contradicciones del proyecto y el discurso estándar de “transición verde”. 

Europa es, por lo que a las “materias primas críticas” para la “transición verde” se refiere, un erial

El tiempo apremia –suele decir Jorge Riechmann que estamos “en tiempo de descuento”–, pero eso no quiere decir que no debamos dedicarlo a la reflexión y el debate estratégico; más bien al contrario. No obstante, en la izquierda, el debate y la reflexión no suelen desembocar en el acuerdo, de forma que la empatía sincera y la colaboración estrecha con quienes no piensan exactamente igual que nosotros resultarán indudablemente más provechosas que las habituales trincheras. Lo importante ahora es la organización y la movilización, y está claro que necesitamos en esos contextos más sinergias que enfrentamientos.

La respuesta a la disyuntiva entre crisis y colapso podría consistir, en fin, en la conjunción entre el incontrovertible diagnóstico de grave extralimitación ecológica y la urgente necesidad de decrecer –para evitar, con suerte, que sean las propias consecuencias de la extralimitación las que fuercen un decrecimiento traumático.

-----

1.  Suelo pensar en Noam Chomsky al plantarme ante estos extremos. Su explícita filiación ilustrada, su propósito expreso de dejar a un lado las emociones en sus actividades políticas, su monótono alud de análisis “meramente” factuales: todo ello debemos ponerlo en paralelo a la pregunta acerca de si ha habido alguna otra figura que haya tenido un impacto mayor en la educación política del último par de generaciones. Si quisiéramos ponernos retóricos, podríamos oponer al racionalismo de su legado la ferviente afectividad de los nuevos engendros fascistoides.

2.  Podemos dejar aquí a un lado el sesgo “conservador” de este consenso, la conocida tendencia del IPCC a errar por el lado optimista (cf., v. g., Brysse et al., 2013), explícitamente admitida por el propio IPCC (IPCC, 2019: 83).

3.  No, la vida no es viable en Trántor: este “declive global sin precedentes” de la riqueza biológica del planeta supone una “amenaza directa para el bienestar humano en todas las regiones del mundo” (IPBES, 2019b).

 4. Es probable que el impacto conjunto e independiente de diversos estresores haya sido considerablemente subestimando hasta hoy. Así pues, el colapso de ecosistemas –e incluso una cierta suerte de efecto dominó de colapsos ecosistémicos– podría ocurrir más rápido de lo que ha venido asumiéndose (Willcock et al., 2023; Dearing, Cooper & Willcock, 2023).

5. Además, la capacidad de los bosques tropicales para almacenar carbono decae con el aumento de la temperatura, y también su propia resiliencia (Sullivan et al., 2020).

6. Joseph Poore, uno de los principales especialistas en el área, apunta lo obvio: “una dieta vegana es probablemente la forma más sencilla de reducir el impacto humano en el planeta” (Carrington, 2018). De hecho, “no hay forma de concebir un mundo sostenible [si no es] en términos de agroecología, soberanía alimentaria y dietas básicamente vegetarianas” (Riechmann, 2012: 46; v. et. 2019; 2022a: cap. 7).

7. “Las variaciones en el uso de combustibles fósiles han estado ampliamente vinculadas a las variaciones en el PIB durante décadas, y la demanda mundial de combustibles fósiles ha permanecido alrededor del 80% de la demanda total durante décadas” (IEA, 2022: 43).

8. “Como ha observado en alguna ocasión Manuel Casal Lodeiro, la diferencia entre el escenario de ‘los catastrofistas tenían razón pero no actuamos drásticamente’ y el de ‘los catastrofistas no tenían razón pero nos adelantamos a hacer sociedades poscrecimiento/ posfósiles/ resilientes’ es tan brutal que debería llevar a la acción incluso a los más reacios a la radicalidad” (Riechmann, 2022b).

9.  En el Norte, el decisivo rasero moral habremos de buscarlo en lo sucesivo en nuestras políticas y actitudes hacia los territorios del Sur y los migrantes. Por lo pronto, el nivel es peor que vergonzoso. 

Referencias

Almazán, A. (2021) Thanatia. Los límites minerales del planeta. Barcelona: Icaria.

Almazán, A. & Riechmann, J. (2023) “Desafíos poliéticos de las transiciones energéticas”, Arbor, 199(807), a689. 

Amigo, I. (2020) “The Amazon’s fragile future”, Nature, 578(7796), pp. 505-507.

Baccini, A. et al. (2017) “Tropical forests are a net carbon source based on aboveground measurements of gain and loss”, Science, 358(6360), pp. 230-234.

Brysse, K., et al. (2013) “Climate change prediction: Erring on the side of least drama?”, Global Environmental Change, 23(1), pp. 327-337.

Carrington, D. (2018) “Avoiding meat and dairy is ‘single biggest way’ to reduce your impact on Earth”, The Guardian, 31 de mayo.

D’Alessandro, S., et al. (2020) “Feasible alternatives to green growth”, Nature Sustainability, 3, pp. 329-335.

Dearing, J., Cooper, G. & Willcock, S. (2023) “Por qué el colapso de ecosistemas puede producirse mucho antes de lo previsto: nuevo estudio”, Viento Sur, 30 de junio.

Duch, G. (2023) “Las muertes sostenibles”, ctxt, 10 de julio.

EeA (2023) “‘La UE no es como la pintan’, nueva campaña de Ecologistas en Acción para la Presidencia española del Consejo de la UE”, Ecologistas en Acción, 26 de junio.

Escrivá, A. (2021) “Un deslumbrante túnel de carbono”, El País, 1 de octubre.

Escrivá, A. (2023) Contra la sostenibilidad. Por qué el desarrollo sostenible no salvará el mundo (y qué hacer al respecto). Barcelona: Arpa.

González Reyes, L. & Almazán, A. (2023) Decrecimiento: del qué al cómo. Propuestas para el Estado español. Barcelona: Icaria.

Harvey, F. (2021a) “IPCC steps up warning on climate tipping points in leaked draft report”, The Guardian, 23 de junio.

Harvey, F. (2021b) “Climate experts warn world leaders 1.5C is ‘real science’, not just talking point”, The Guardian, 30 de octubre.

Hickel, J. & Kallis, G. (2019) “Is green growth possible?”, New Political Economy, 24, pp. 1-18.

Hubau, W., et al. (2020) “Asynchronous carbon sink saturation in African and Amazonian tropical forests”, Nature, 579(7797), pp. 80-87.

IEA (2021a) Key World Energy Statistics 2021. Paris: International Energy Agency.

IEA (2021b) Electricity Market Report. Paris: International Energy Agency.

IEA (2021c) The Role of Critical World Energy Outlook Special Report Minerals in Clean Energy Transitions. Paris: International Energy Agency.

IEA (2022). World Energy Outlook 2022. Paris: International Energy Agency.

IPBES (2019a) Informe de la Evaluación Mundial sobre la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas. Resumen para los encargados de la formulación de políticas. Bonn: IPBES.

IPBES (2019b) “Media release: Nature’s dangerous decline ‘unprecedented’; species extinction rates ‘accelerating’”, IPBES, 6 de Mayo.

IPCC (2018) Global Warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the Impacts of Global Warming of 1.5°C above Pre-Industrial Levels. Geneva: IPCC.

IPCC (2019) The Ocean and Cryosphere in a Changing Climate. Geneva: IPCC.

IPCC (2022) Climate Change 2022: Mitigation of Climate Change. Working Group III Contribution to the Sixth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Geneva: IPCC.

IPCC (2023) Climate Change 2023: Synthesis Report. Summary for Policymakers. Geneva: IPCC.

Jackson, T. & Victor, P. A. (2019) “Unraveling the claims for (and against) green growth”, Science, 366(6468), pp. 950-951.

Lenton, T. M., et al. (2019) “Climate tipping points –too risky to bet against”, Nature, 575(7784), pp. 592-595.

Lewis, S. L., et al. (2019) “Regenerate natural forests to store carbon”, Nature, 568(7750), pp. 25-28.

Lymbery, P. (2017) Dead Zone. Where the Wild Things Were. London: Bloomsbury.

Martín Hurtado, J. (2020) “Murciélagos, virus, bosques, ciudades”, Viento Sur, 170, pp. 21-30.

Nature (2022) “Are there limits to economic growth? It’s time to call time on a 50-year argument”, Nature, 603(7901), p. 361.

Parrique, T., et al. (2019) Decoupling Debunked. Evidence and Arguments against Green Growth as a Sole Strategy for Sustainability. Brussels: European Environment Bureau.

Planelles, M. (2022a) “Ultimátum científico: las emisiones deben tocar techo antes de 2025 y luego caer drásticamente para evitar la catástrofe climática”, El País, 4 de abril.

Planelles, M. (2022b) “El calentamiento avanza y se acerca a los límites de seguridad que fija el Acuerdo de París”, El País, 10 de mayo.

Plumer, B. & Fountain, H. (2021) “Que el futuro será caluroso, es una certeza. Cuánto, depende de nosotros”, The New York Times, 9 de agosto.

Popkin, G. (2019) “The forest question”, Nature, 565(7739), pp. 280-282.

Resco de Dios, V. (2020) “Los bosques, de sumidero a fuente de CO2 en unas décadas”, The Conversation, 16 de marzo.

Riechmann, J. (2012) “¿Pueden un socialista o una comunista del siglo XXI no ser vegetarianos?”, Viento Sur, 125, pp. 40-50.

Riechmann, J. (2019) ¿Es posible alimentar a 10.000 millones de personas sin devastar el planeta?, eldiario.es, 10 de mayo.

Riechmann, J. (2022a) El socialismo puede llegar sólo en bicicleta. Ensayos ecosocialistas (2ª ed.). Madrid: Catarata.

Riechmann, J. (2022b) “Unas pocas observaciones sobre ‘colapsismo”, Tratar de Comprender, Tratar de Ayudar, 11 de octubre.

Riechmann, J. (2023) “A propósito de ‘Contra el mito del colapso ecológico’. Un libro mal orientado”, Viento Sur, 20 de junio.

Röckstrom, J., et al. (2009) “A safe operating space for humanity”, Nature, 461(24), pp. 472-475.

Santiago Muíño, E. (2018) “De nuevo estamos todos en peligro: El petróleo como eslabón más débil de la cadena neoliberal”, en E. Santiago Muíño, Y. Herrero & J. Riechmann (coauts.), Petróleo, Barcelona: Arcadia, pp. 15-75.

Scheidler, F. (2023) “Divide y vencerás”, ctxt, 10 de julio.

Schulte, I., et al. (2020) Enhancing NDCs for Food Systems. Recommendations for Decision-Makers. Berlin: WWF Germany.

Shaw, C. (2016) The Two Degrees Dangerous Limit for Climate Change. Public Understanding and Decision Making. New York: Routledge.

Smil, V. (1999) Energías. Una guía ilustrada de la biosfera y la civilización. Barcelona: Crítica, 2001.

Sonter, L. J., et al. (2020) “Renewable energy production will exacerbate mining threats to biodiversity”, Nature Communications, 11, a4174.

Steffen, W., et al. (2015a) “Planetary boundaries: Guiding human development on a changing planet”, Science, 347(6223), pp. 736-747.

Steffen, W., et al. (2015b) “The trajectory of the Anthropocene: The Great Acceleration”, The Anthropocene Review, 2, pp. 1-18.

Sullivan, M. J. P., et al. (2020) “Long-term thermal sensitivity of Earth’s tropical forests”, Science, 368(6493), pp. 869-874.

Turiel, A. (2020) Petrocalipsis. La crisis energética y cómo (no) la vamos a solucionar. Madrid: Alfabeto.

Valero, A., ‎Valero, A. & Calvo, G. (2021) Thanatia. Límites materiales de la transición energética. Zaragoza: Universidad de Zaragoza.

Vidal, J. (2019) “The rapid decline of the natural world is a crisis even bigger than climate change”, The Huffington Post, 15 de marzo.

Weisse, M., Goldman, E. & Carter, S. (2023) “Tropical primary forest loss worsened in 2022, despite international commitments to end deforestation”, World Resources Institute, 27 de junio.

Willcock, S., et al. (2023) “Earlier collapse of Anthropocene ecosystems driven by multiple faster and noisier drivers”, Nature Sustainability, 22/06.

[Texto editado de la charla para la Asamblea Popular de Carabanchel que la Policía Municipal trató de interrumpir el pasado 8...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Asier Arias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ibanbragado

    Fantástico y muy completo artículo que nos ha ilustrado mucho. Lástima que a pesar de ser algo urgente y clave para nuestro modo de subsistencia se la sople a casi todo el mundo y no sea tema de conversación fundamental en ningún medio mainstream.

    Hace 3 meses 18 días

  2. enrbalmaseda

    Excepcional análisis por su claridad y amplísima perspectiva. Me ha aportado más información global que ningún otro art antes leído o documental visto. . Enhorabuena al autor y a CTXT por publicarlo.

    Hace 3 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí