1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relaciones internacionales

Lula, el equilibrista de mundos

El presidente brasileño vuelve a proponerse como bisagra entre el primer mundo y los países en vías de desarrollo. La polarización entre Occidente y el bloque liderado por China está dificultando el histórico papel integrador de Brasil

Bernardo Gutiérrez Río de Janeiro , 7/10/2023

<p>El presidente de Brasil, Lula da Silva, habla con su homólogo indio, Modi, en la última cumbre del G20 en Nueva Delhi. / <strong>G20</strong></p>

El presidente de Brasil, Lula da Silva, habla con su homólogo indio, Modi, en la última cumbre del G20 en Nueva Delhi. / G20

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En julio de 2005, el gobierno de Lula envió una delegación diplomática a Tel Aviv. Celso Amorim (entonces ministro de Asuntos Exteriores) y Luiz Fernando Furlan (ministro de Desarrollo) llegaron a Israel rodeados de empresarios brasileños para supuestamente potenciar las relaciones comerciales de ambos países, especialmente en los ramos aeronáutico, alimentario y farmacéutico. Sin embargo, la visita tenía un objetivo político de fondo: disminuir el malestar del Gobierno israelí tras la Primera Cúpula América del Sur y Países Árabes, que había tenido lugar unos meses atrás en Brasil. La cúpula, a parte de sellar acuerdos entre el Mercosur y los países del Golfo Pérsico, especialmente sobre explotación y comercio de petróleo y derivados, concluyó con una declaración conjunta de condena de la ocupación israelí de Palestina.

Para engrasar la visita diplomático-comercial, el Gobierno Lula lanzó un corto vídeo publicitario en el que un niño con la camiseta de la selección brasileña de fútbol recorría un mercadillo de Israel. Moviendo el balón entre sus piernas con maestría, el chaval brasileño comenzaba a jugar con otros dos niños, uno con una kipá (gorra ritual usada por los varones judíos) y otro con indumentaria usada por fieles musulmanes. El toque mágico del balón, que creaba un distendido clima fraternal, sintetizaba el papel que Brasil quería ejercer entre aquellos mundos enfrentados. Albergar simultáneamente una importante comunidad judía y el mayor número de descendientes de sirio-libaneses del mundo otorgaban a Brasil legitimidad. El Planeta Lula comenzaba a girar.

En sus primeros dos mandatos, Lula consiguió la proeza de mantener buenas relaciones con Israel y los países árabes. Reforzó sus alianzas con el primer mundo, al mismo tiempo que articulaba frentes comunes con los países en vías de desarrollo. Mientras garantizaba la inversiones de Estados Unidos en Brasil, dinamitaba los acuerdos de libre comercio que dicho país intentaba firmar con los países de América Latina. A la vez que cultivaba una seria relación político económica con la Unión Europea, Lula incentivaba otros romances: su papel fue clave para la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en 2008, el G-3 (embrión de los BRICS) y el G20. Brasil se aproximaba a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), convirtiéndose en “socio prioritario”, sin descuidar la reunión anual con los países africanos que selló en una visita a Nigeria en 2005. Y priorizaba, sobre todo, la creciente relación comercial con China. Brasil marcaba goles geopolíticos tan inverosímiles que se ganaba el aplauso de sus supuestos rivales. Al final del segundo mandato de Lula, el asiento en el Consejo de Seguridad de las Organización de Naciones Unidas (ONU) parecía inminente.

Brasil aprovechará su presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la ONU para intentar restablecer el diálogo entre Ucrania y Rusia

Veinte años después de la irrupción de Lula en la geopolítica internacional, la diplomacia à brasileira está intentando seguir el mismo guion. Sin embargo, con la guerra de Rusia de fondo y el bloque geopolítico de China al alza, Brasil está teniendo dificultades para mantener su histórico equilibrio y su cariz mediador.  

Fuerza acumulada. El pasado 1 de octubre, Lula asumió la presidencia del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Hasta finales de octubre, Brasil aprovechará su presidencia rotativa para intentar restablecer el diálogo entre Ucrania y Rusia y para evitar la instauración de una Guerra Fría entre Estados Unidos y China. Tarea hercúlea, pues el Consejo está prácticamente inoperante. A finales de septiembre, la profunda crisis del órgano se hizo evidente cuando ministros rusos y ucranianos abandonaban la sala cada vez que el otro tomaba la palabra para hablar de la guerra. Lula llega al Consejo con fuerza acumulada. En sus primeros meses de gobierno, resucitó las instituciones latinoamericanas desmanteladas por Jair Bolsonaro, la  UNASUR y la Comunidad de Estados Latino-Americanos y Caribeños (CELAC). Por otro lado, como presidente rotativo del Mercosur, Lula está tratando de flexibilizar algunas condiciones del tratado de libre comercio entre dicho bloque comercial y la Unión Europea, para cerrar un acuerdo antes del fin del año.

Si en América Latina Lula ha vuelto a tomar el liderazgo, en el resto del mundo está eclipsado por China

Sin embargo, si en América Latina Lula ha vuelto a tomar el liderazgo, en el resto del mundo está eclipsado por China. La reciente expansión de los BRICS, que abrió sus puertas a algunos regímenes no democráticos como Arabia Saudí o Emiratos Árabes, supuso el triunfo del camino marcado por China. Brasil, receloso inicialmente ante la ampliación del bloque, cedió a cambio de tres puntos: el apoyo chino a su entrada en el Consejo de Seguridad de la ONU, la incorporación de Argentina a los BRICS y el inicio de transacciones comerciales en monedas locales en detrimento del dólar. Que la expresidenta brasileña Dilma Rousseff presida el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el banco de los BRICS, con sede en Shanghái, formaba parte del pacto para que Brasil apoyara la expansión impulsada por China.

La última reunión del G20 celebrada en Nueva Delhi, con Brasil presidiendo el grupo, concluyó con una pifia de bulto: Lula afirmó que no detendría a Vladimir Putin si el presidente ruso decidiera acudir a la próxima reunión a Río de Janeiro. Tras conocer que existía una orden de prisión del Tribunal Penal Internacional (TPI) contra Putin, el presidente brasileño se retractó. Además, accedió a reunirse en Nueva York con Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, que llevaba meses solicitando un encuentro oficial. La postura brasileña ante el conflicto de Ucrania es una china en el zapato del bloque occidental. Y una de las principales rémoras en su papel internacional. Lula no solo se niega a mandar o vender armas a Ucrania, sino que llegó a afirmar que Estados Unidos y Europa occidental deberían parar de incentivar la guerra. A pesar de que Lula ha criticado la invasión rusa de Ucrania y de que se ha ofrecido a mediar en el conflicto, la creciente polarización del mundo en dos bloques dificulta sobremanera el carácter dialogante de la diplomacia de Brasil. “La guerra de Ucrania exhibe la incapacidad de los países que forman parte de la ONU de alcanzar la paz”, afirmó Lula en el discurso que abrió la 78ª Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además de la guerra de Ucrania, existe otro motivo que justifica las dificultades de Lula para mantener el equilibrio en la cuerda floja de la geopolítica: el peso de China en la economía brasileña.

Brasil for export. A finales de 2010, antes de las elecciones que darían la victoria a Dilma Rousseff, tuve la oportunidad de visitar algunas infraestructuras en el estado de Pernambuco, tierra natal de Lula. Uno de los buques insignia de su Gobierno era la construcción de la refinería internacional de petróleo Abreu y Lima, impulsada en colaboración con Hugo Chávez, entonces presidente de Venezuela. La refinería estaba rodeada de un polo petroquímico y textil, de un molino de trigo de la multinacional Bunge, de destilerías de ron Montilla y de naves industriales. A unos cuarenta kilómetros al sur de Recife, visité el complejo industrial portuario de Suape. En su astillero, Brasil había concluido la construcción del primer navío petrolero de su historia, el suezmax Joao Candido. El primero de muchos. Entre los contenedores, Felipe Cherpak, un descendiente de inmigrantes rusos que trabajaba en  la empresa Tecon, me resumía la exitosa fórmula del nuevo Brasil de Lula señalando contenedores con el dedo: fruta para Europa, granito para África, mesas y soja para China. Antes de Lula, Brasil exportaba el 26% de sus productos a Estados Unidos. En 2010, apenas el 9,9%. En 2009, China se convirtió en el primer socio comercial de Brasil.

La marca china BYD, mayor fabricante global de vehículos eléctricos, ha comprado la fábrica de la estadounidense Ford en Bahía, cerrada en 2021

Desde que Lula visitara China por primera vez en 2004, el volumen comercial total entre ambos países se ha multiplicado por dieciséis, alcanzando en 2022 los 150.000 millones de dólares. Brasil exporta a China principalmente minerales (sobre todo hierro), aceites derivados del petróleo, soja y carne. China exporta a Brasil válvulas y tubos electrónicos, equipos de telecomunicaciones, placas solares y compuestos orgánicos.

Por si fuera poco, el veto y/o recelo al capital chino en Estados Unidos y Europa ha reforzado el carácter estratégico de Brasil. Gigantes chinos del sector de los electrodomésticos y de la electrónica como Gree, Midea, Hisense y TCL están desembarcando en Brasil. La marca Midea Carrier está construyendo una gigantesca fábrica de frigoríficos en Minas Gerais. La plataforma de comercio electrónico Temu, presente en dieciocho países, está ultimando su lanzamiento en el gigante sudamericano. Aunque, el sector que simboliza mejor el cambio del orden global es el de la automoción. La marca china BYD, mayor fabricante global de vehículos eléctricos, ha comprado la fábrica de la estadounidense Ford en el estado de Bahía, cerrada en 2021. Si una de las marcas más emblemáticas del Tío Sam fabricaba vehículos impulsados por petróleo, la china BYD pretende construir automóviles, camiones y autobuses eléctricos, además de una base de procesamiento de litio para baterías.

Las dificultades de Lula para volver a ser el alquimista global, más que geopolíticas, son económicas. Mientras el acuerdo del Mercosur y la Unión Europa continúa atascado y la presencia estadounidense en Brasil sigue disminuyendo, las inversiones de otros actores globales aumentan. Difícil que la nueva realidad comercial no empuje hacia un lado, aunque sea levemente, la geopolítica de Lula, el equilibrista de mundos.

En julio de 2005, el gobierno de Lula envió una delegación diplomática a Tel Aviv. Celso Amorim (entonces ministro de Asuntos Exteriores) y Luiz Fernando Furlan (ministro de Desarrollo) llegaron a Israel rodeados de empresarios brasileños para supuestamente potenciar las relaciones comerciales de ambos países,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí