1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ganas de quemar cosas

No es posible la opinión después de Gaza

La tragedia sigue ocurriendo, los crímenes de guerra, la matanza de inocentes, la tormenta de fuego, los versículos del Libro de Josué, la crueldad sin límite

Alicia Ramos 6/11/2023

<p>Sansón y Dalila. Peter Paul Rubens (1614).</p>

Sansón y Dalila. Peter Paul Rubens (1614).

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

He oído por ahí, confieso que no lo he leído en ninguna parte, que Theodor Adorno decía, o dijo alguna vez, o alguien creyó haberle oído decir, que después de Auschwitz era imposible escribir poesía. Y puede ser que lo haya dicho, incluso que lo haya escrito y hasta que lo haya defendido vehementemente, no digo yo que no, solo reconozco que nunca lo he leído, porque con todo lo vieja que soy hay tantísima cosa que no he tenido tiempo de leer... Pero ahí está la idea: no es posible la poesía después de Auschwitz.

Esta gente decía estas cosas, ¿no?, algo habrá que decir para suscitar el debate filosófico. Como lo de Jacques Derrida de que “nada hay fuera del texto”. Son cosas que te obligan a reflexionar sobre qué es el texto, qué es nada, qué es fuera, qué es haber. Y, en el caso de Adorno, qué es poesía. Porque Auschwitz ya, por desgracia, sabemos lo que es. De qué es símbolo. Qué significa, qué peldaño ocupa en la escalera que nos lleva a lo más profundo del pozo de la ignominia y la depravación.

Y está claro que casi todo el mundo puede reconocer el horror cuando lo tiene delante.

Por eso estoy últimamente con esto de que para qué voy a escribir yo nada, y mucho menos mi opinión, cuando todo está tan a la vista, con subtítulos en varios idiomas. Cualquier intento de opinar te lleva a una disyuntiva fatal: o dices lo obvio o mientes. ¿Quién podría querer mentir, maquillar la barbarie, justificar el horror? Pues alguien a quien le paguen mucho más de lo que me pagan a mí por opinar o alguien que haya perdido todo rayo de esperanza y que quiera que arda todo a ver si se le quema el alma de paso y deja de torturarle.

“¡Pero hay que opinar, hay que mojarse!” A lo mejor pensamos eso porque es lo único que podemos hacer, aunque no sirva para nada, aunque solo sea para levantar la moral de la tropa. Lo siguiente ya sería exigir al prójimo que se manifieste, que condene, y de ahí al auto de fe hay un paso.

A mí solo me funciona refugiarme en las cuatro cositas que creo saber del mundo antiguo y reordenarlas para leerlas en otra dirección y echar la tarde. O ponerme a llorar hasta que me duerma, claro.

Hubo hace más de tres mil años otro mundo como este. No se parecía en nada pero existían estructuras políticas complejas de gran alcance

Hubo hace más de tres mil años otro mundo como este. No se parecía en nada pero existían estructuras políticas complejas de gran alcance, diferentes entre sí, conectadas en una especie de globalización del Mediterráneo oriental y de Mesopotamia, con áreas de influencia externas, que mantenían un equilibrio comercial, militar, tecnológico y político delicadísimo (tenemos tres archivos, tres, que dan fe de la correspondencia diplomática entre estas potencias de la Antigüedad: Hattusa, Ugarit y Tell el-Amarna). El Reino Medio asirio, el Reino Hitita, el Reino Nuevo egipcio, las riquísimas ciudades-estado de la costa sirio-palestina, la codiciada Chipre, el mundo de Creta y el Egeo ya bajo el control de las ciudades-estado micénicas, emporios comerciales como Troya que se mantenían independientes gracias a este equilibrio global, y pueblos que también habían empezado a enriquecerse gracias a estos intercambios pero que ocupaban una posición excéntrica en el tablero y de los que no sabemos gran cosa aparte del tipo de casco y de escudo que llevaban cuando se plantaron en el delta del Nilo a partirle la cara a Ramsés III.

Este mundo se llamaba Bronce Tardío. Lo del bronce ya da una buena pista

Este mundo se llamaba Bronce Tardío. Lo del bronce ya da una buena pista. Para hacer bronce hace falta un 88% de cobre y un 12% de estaño. El cobre no es que sea abundante, pero hay para todos, hagan cola, paguen el precio, y llévense estos hermosos lingotes chipriotas que además harán de lastre en sus naves de casco redondo para facilitar su viaje en el sentido contrario a las agujas del reloj por esta bañerita global. Arranque en el Delta del Nilo, con su carga de escarabeos dorados, marfil de Nubia, lapislázuli de las minas del Sinaí; remonte siguiendo los vientos y las corrientes por las ciudades cananeas que actúan como terminales de las rutas terrestres que, Asiria mediante, nos traen esmeraldas y estaño de Afganistán, resina de Terebinto, madera de sicomoro y grandes troncos de cedro del Líbano; otra estación en Chipre, donde escribas escurridizos apuntan las cantidades de cobre en un silabario incomprensible con deje aqueo; evite a los piratas shekelesh del mar de Licia, donde patrullan las naves de guerra que Ugarit va a echar mucho de menos en breve. Y antes ya bastaba con llegar a Creta, a sus palacios laberínticos, y sus hermosas casas de dos pisos que los marinos llevaban en forma de maqueta en sus naves para presumir por el mundo, pero las cosas han cambiado, el orbe es más ancho y hay que remontar el Egeo para encontrarse con mal tiempo en el estrecho de Dardanelos y pagar con oro y plata cada día de estancia al abrigo de Troya hasta que cambien los vientos e internarse en el Ponto Euxino, en cuyos puertos se puede adquirir ámbar báltico y trigo a buen precio para luego vendérselo a los reyes micénicos que lo apuntan todo en su sistema de escritura menos el comercio, que lo llevan de cabeza, y, entonces sí, pasar por Creta y luego que los vientos y las corrientes nos devuelvan al delta del Nilo, que es también la cabecera de una ruta comercial que se adentra en el continente salvaje hasta lugares donde la selva verde es como otro mar.

Ese mundo colapsó. Dejó de funcionar. El equilibrio dejó de ser tal y todo se vino abajo

Ese mundo colapsó. Dejó de funcionar. El equilibrio dejó de ser tal y todo se vino abajo. En el plazo de cien años se documenta la destrucción violenta por fuego de todos los palacios micénicos, de Hattusa, la capital de los hititas, de Troya –hay un poemita muy bonito de un tal Homero que lo cuenta–, de Chipre, Ugarit, horizontes de destrucción en Biblos, Tiro, Sidón, problemas serios en Egipto, que mal que bien se sobrepuso gracias a la fortaleza de su economía y a la solidez de sus instituciones, y el Reino Medio Asirio aguantó casi un siglo hasta que la caída de las redes comerciales que controlaba empezó a dejarse sentir.

Y luego vino la Edad del Hierro. Para hacer hierro solo necesitas hierro. No hay que ir a buscar un ingrediente exótico a unas islas remotas del Atlántico norte. Así que te apañas. ¿Que quieres acero? Solo tienes que añadir una pizca de carbono, que lo tienes en la misma fragua, no hay ni que salir del taller. Los hititas parece que ya lo sabían desde antes del colapso del bronce final y habían empezado a desarrollar la metalurgia del hierro. Pero da igual. Ya cada pueblo, cada aldea, cada clan familiar más o menos extenso puede buscarse la vida sin necesidad de confiar en forasteros, y menos en los comerciantes que son todos unos piratas.

Dije que el Bronce Final era un mundo como el nuestro pero diferente. Igual no era tan diferente. La gente se movía. Puede ser que algunos micénicos se hubieran establecido en la actual Sicilia, porque hay cerámica micénica en Sicilia. O alguien de Sicilia la compró. En fin, había contactos también con el Mediterráneo occidental.

Cuando Meremptah derrotó a los “pueblos del mar” en 1208 a.C., escribió los nombres de los pavorosos pueblos a los que se enfrentó. Y nombró entre ellos a los shekelesh, que suena parecido a sículos, sicilianos. Y muchos autores piensan que venían de Sicilia. Pero que a lo mejor habían llegado allí solo unas décadas antes, o un par de generaciones, y en origen eran micénicos. Y da un poco igual, porque a lo mejor shekelesh ni siquiera significa sículos.

A los Pueblos del Mar se les ha venido echando la culpa desde hace mucho del colapso del Bronce Final. Y las cosas no suelen ser tan sencillas nunca, no suele funcionar que un solo factor explique procesos complejos que se retroalimentan. Además, entre los “pueblos del mar” había tropas mercenarias que luchaban del lado egipcio. Y luego los peleset, otro de estos pueblos, se establecieron en lo que hoy es Palestina y fundaron su famosa pentápolis filistea: Ascalón, Asdod, Gat, Ecron y Gaza. En los yacimientos más antiguos de estas poblaciones se documentan edificios de tipo micénico y mucha cerámica micénica del Heládico Reciente IIIC, el periodo micénico final. También se optó, para explicarlo, por la hipótesis del comercio, o de regalos diplomáticos. Pero un señor que se llamaba, o se llama, no sé si vive aún, Isadore Perlman, junto a otras personas, estudió la pasta de la cerámica bicroma micénica de yacimientos filisteos como Tel Miqne-Ekron y llegó a la conclusión de que la cerámica micénica había sido manufacturada en Palestina, con arcilla palestina, en hornos palestinos. Así que, o los micénicos se habían traído a un cuerpo de ceramistas micénicos o los filisteos eran, efectivamente, de origen micénico.

Luego había otro señor que se llamaba Yigael Yadin, que fue comandante en jefe de las Fuerzas de Defensa Israelíes entre 1949 y 1952, que también era arqueólogo, por lo visto. Y el pavo se dedicó a estudiar la figura de Sansón. Parece ser que Sansón era de la tribu de Dan, esa tribu que está buscando dónde asentarse por todo el Antiguo Testamento mientras carga con el sarcófago egipcio de su patriarca, el quinto hijo de Jacob, y todo así. Y al final se meten en problemas, claro. Hay autores que quieren ver en la tribu de Dan a los danuna que aparecen citados entre los “pueblos del mar” que se enumeran en Medinet Habu y a los que derrota un Ramsés III gigantesco solo con un arco, si nos dejamos llevar por la propaganda faraónica.

Sansón se vale de sus proezas físicas para consolidar su fama, sus hazañas dan nombre a hitos en el territorio, como la Colina de la Quijada, le dice mentiritas a Dalila como haría Odiseo… y Yadin llega a la conclusión de que el patrón heroizante de Sansón es más propio del ámbito cultural griego que del cananeo, que es como un héroe homérico, vaya. Que los danuna son los dánaos que vienen de destruir Troya a seguir la fiesta en el delta del Nilo y acaban dándose de hostias con sus primos los filisteos (eso es muy helénico), y que al final la población de Canaán, desde Arvad hasta Gaza, ya estaba penetrada por un fermento griego micénico desde antes de que unos nómadas desarrapados a los que apenas les alcanzaba para mantener un único dios decidieran escribir unos libros que esgrimir en el futuro como título de propiedad de una tierra en la que hasta ese momento cabía todo el mundo.

La tragedia sigue ocurriendo, los crímenes de guerra, la matanza de inocentes, la tormenta de fuego, los versículos del Libro de Josué, la crueldad sin límite.

Pero hemos echado la tarde.

He oído por ahí, confieso que no lo he leído en ninguna parte, que Theodor Adorno decía, o dijo alguna vez, o alguien creyó haberle oído decir, que después de Auschwitz era imposible escribir poesía. Y puede ser que lo haya dicho, incluso que lo haya escrito y hasta que lo haya defendido vehementemente, no digo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alicia Ramos

Alicia Ramos (Canarias, 1969) es una cantautora de carácter eminentemente político. Tras Ganas de quemar cosas acaba de editar 'Lumpenprekariat'. Su propuesta es bastante ácida, directa y demoledora, pero la gente lo interpreta como humor y se ríe mucho. Todavía no ha tenido ningún problema con la Audiencia Nacional ni con la Asociación Española de Abogados Cristianos. Todo bien.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. conchamoya

    Una delicia, gracias 

    Hace 5 meses 8 días

  2. jquintansgarcia

    Contar asì la Historia es bello. Belleza es cuando se te eriza la piel. El alma a flor de piel. ... gracias por esta Gracia. ... y efectivamente se nos ha echado la tarde, impunemente; Y cuando cae la oscuridad , la pregunta ¿ porque tienen que matarnos para hacerse ricos ? viven de comerciar con la muerte.... y ya es de noche.

    Hace 5 meses 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí