1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tiempos de guerra

Lo que la masacre en Palestina dice de nuestras democracias

Nuevos racismos y formas de violencia crecientes arrinconan lo que queda de pluralismo en Europa

Nuria Alabao 3/11/2023

<p>Vista aérea del campo de refugiados de Jabalia, tras el bombardeo de Israel del pasado 31 de octubre de 2023. <strong>/ FRANCE 24 </strong></p>

Vista aérea del campo de refugiados de Jabalia, tras el bombardeo de Israel del pasado 31 de octubre de 2023. / FRANCE 24 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“Creo que Israel tiene ese derecho”, ha dicho en referencia al corte de suministros básicos a Gaza, el líder de los laboristas británicos Keir Starmer. Mientras, el contador acumula más de 8.300 muertos, casi 3.500 de los cuales son menores. Con la masacre en curso en Palestina no podemos evitar esta sensación de estar llegando a un límite. Si la Unión Europea, la OTAN y Estados Unidos permiten este genocidio, quizás presenciemos cosas mucho peores de aquí en adelante. Los límites de lo tolerable se desplazan hacia el abismo, como hemos visto en el tratamiento a los migrantes y los refugiados que llegan a Europa. ¿Qué tiene que ver todo esto con el destino de nuestras democracias?

Hay invocaciones al apocalipsis cuando se habla de la llegada de las extremas derechas a las instituciones, pero a veces parecen más una herramienta para apuntalar las propias posiciones de poder que un verdadero impulso para defender principios éticos irrenunciables. Hoy, Palestina nos pone frente a un espejo que deforma los rostros de la mayoría de líderes europeos, pero la justificación de los bombardeos de hospitales y el exterminio de niños se extiende más allá de la política profesional. La islamofobia crece en nuestras sociedades, mientras la identidad europea se construye cada vez más en oposición a lo musulmán. Si Occidente se dice cristiano no es para reivindicar una fe, sino para oponerse al islam. En esta elaboración es imprescindible construir a los musulmanes como los otros, como el enemigo, también en Palestina.

Santiago Alba Rico ha explicado la situación de Palestina como la consecuencia de un antisemitismo europeo de siglos. Este contenía dos proyectos para los judíos: uno de exterminio y otro de expulsión. El primero lo sacó adelante con bastante éxito el nazismo. El de expulsión se dio en varias oleadas –entre ellas la de 1492, uno de los hitos fundacionales de la nación española– y culminó en el sionismo. La creación del Estado de Israel implica esta paradoja: los judíos se van por fin de Europa como deseó el antisemitismo y, una vez allí, se convierten en la fortaleza europea contra el islam en Oriente Medio. Así se pactó en la Declaración Balfour de Gran Bretaña, que allanó el camino para la desposesión palestina de 1917. Solamente cuando son finalmente expulsados del continente pasan a ser considerados realmente europeos, dice Alba Rico. Israel se identifica con los valores europeos –de esta manera se venden la ocupación y la guerra–, un Estado protector de los derechos de las mujeres y de las personas LGTBI. “Israel como ocupante ilustrado, como artífice benévolo de la limpieza étnica, como un Estado de apartheid progresista” que sostiene la fantasía de un Estado democrático laico con suficiente capital moral para justificar dentro y fuera del país su ocupación de Palestina, según Ilan Pappé

Si Europa quiere reparar su responsabilidad por su antisemitismo histórico, no puede hacerlo apoyando al Estado de Israel

El proyecto colonial sigue en marcha en Palestina, donde se ha delegado en Israel el papel de potencia colonial de la zona para hacer a otros pueblos lo que ha hecho siempre Europa con los judíos. La colonización, que fundó las democracias occidentales, todavía permanece en su núcleo. La colonización es deshumanización y cosificación, lleva al colonizador a representar al otro como bestia y a tratarlo como tal. No es extraño, pues, que Netanyahu llame a los palestinos “animales”, ni que se les compare con virus o enfermedades, como hizo el nazismo con los judíos antes del exterminio. 

Hoy los musulmanes son los nuevos judíos en Europa. En este contexto de guerra, la explotación de nuevos racismos y formas de violencia crecientes siguen empujando hacia el abismo lo que queda de democracia en el propio territorio europeo. El racismo se nutre de esa deshumanización y de la atribución de menos valor a determinadas vidas que pueden ser así arrasadas. El mismo marco colonial que permite la destrucción de Gaza es el que subyace en las muertes en el Mediterráneo y el tratamiento de aquellos no occidentales que tratan de llegar a Europa. Desde el inicio de la guerra hemos asistido, además, al crecimiento de un sentimiento antipalestino superpuesto tanto a la islamofobia creciente en muchos países europeos, como a la peligrosa retórica de la lucha contra el terrorismo, que ha sido tan útil históricamente para recortar libertades y perseguir disidentes políticos. El gobierno israelí –a través del Mossad– lleva tiempo atacando a movimientos pacíficos de solidaridad con Palestina como el BDS –Boicot, Desinversión y Sanciones–, una campaña de presión para que Israel cumpla las resoluciones de Naciones Unidas. Lo hace incluyéndolos en listas terroristas o enjuiciando a activistas para que abandonen sus acciones de apoyo como ya sucedió en España.

Tanto el aparato represivo como otras formas más sutiles de represión y de censura se están poniendo en marcha en Europa. Hoy ondear una bandera palestina o entonar un cántico en favor de la libertad de los árabes de la región puede constituir un delito en el Reino Unido, según su ministra de Interior. En Alemania, se han prohibido manifestaciones de apoyo a los palestinos, incluida una de judíos en Berlín, donde una mujer israelí fue detenida por llevar un cartel contra la guerra. Un grupo de artistas y escritores judíos ha escrito una carta para denunciar la atmósfera de racismo y xenofobia que se está viviendo en el país, donde las autoridades se han cebado con las poblaciones inmigrantes y las minorías y donde están “acosando, deteniendo y golpeando a civiles, a menudo con el más mínimo pretexto”. Denuncian que, en Berlín, el distrito de Neukölln, donde viven grandes comunidades turcas y árabes, es ahora un barrio bajo ocupación policial. La policía, que ha detenido a conocidos activistas sirios y palestinos, patrulla las calles buscando señales de solidaridad con Gaza y las escuelas han prohibido las banderas y los pañuelos palestinos. Pero reprimir las protestas contra la guerra no impedirá los actos antisemitas que también están empezando a producirse, y que están realizados en su gran mayoría por miembros de extrema derecha, nos recuerdan los firmantes de la carta. El odio engendra odio. El mundo de la cultura tampoco es ajeno al conflicto y museos y centros culturales de toda Europa están cancelando a artistas palestinos; mientras algunas universidades expulsan a estudiantes y silencian a académicos judíos contra la guerra, como denuncian profesores universitarios británicos

Pero si Europa quiere reparar su responsabilidad por su antisemitismo histórico, no puede hacerlo apoyando al Estado de Israel para que haga con otros pueblos lo que los europeos hicieron con los judíos. También tiene que reparar a todos los pueblos que ha colonizado y a los que ha maltratado. Para ello, tendría que “tomarse en serio los valores que pomposamente enuncia, defender los derechos humanos y la legalidad internacional, porque de eso depende la supervivencia de Europa”, dice Alba Rico. El periodista israelí Gideon Levy ha dicho que es imposible encarcelar –y matar, expropiar, secuestrar, asediar, someter a limpieza étnica…– a dos millones de personas “sin esperar un precio cruel”, refiriéndose a los recientes crímenes de guerra de Hamás. Otro tanto podemos esperar en Europa por nuestro apoyo a esta masacre. “A nadie le puede sorprender que todos estos pueblos a los que ha abandonado acaben refugiándose en dictaduras siniestras o en organizaciones terroristas o en formas de violencia que se desentienden por completo de cualquier horizonte democrático”, dice Alba Rico. 

En tiempos de guerra los que más sufren son los civiles, ya sean los pacifistas laicos israelíes, los rehenes secuestrados por Hamás o los desplazados palestinos

Esa amenaza se cierne sobre nosotros, tanto como su reverso convertido en odio a los migrantes. Nuestras propias democracias están en juego, porque cuando se deshumaniza una religión, o un pueblo, eso afecta a la cultura y la política de la sociedad en su conjunto. La islamofobia mina nuestra democracia porque hace crecer a las extremas derechas que se impulsan en la creación de chivos expiatorios para los problemas sociales. Las políticas criminales de nuestras fronteras también están apuntaladas con estos discursos del miedo. Por tanto, tenemos que seguir expresando nuestra firme oposición, desobedeciendo a nuestros mandatarios si hace falta, denunciando tanto la masacre en Palestina, como las consecuencias en nuestras sociedades. Y eso incluye el aumento de la islamofobia, pero también los ataques antisemitas que han empezado a producirse. Contra la simplificación que abona el racismo, no se puede culpar colectivamente a los judíos de las acciones del gobierno israelí, o a los musulmanes de las acciones de Hamás. En tiempos de guerra los que más sufren son los civiles inocentes, ya sean los pacifistas laicos israelíes, los rehenes secuestrados por Hamás o los desplazados palestinos o los que se refugiaban en el hospital de al-Ahli, nos recuerda el Institute of Race Relations. El marco de la guerra no puede bloquear el pensamiento, la pluralidad, ni nuestra capacidad de acción. Saldremos a la calle por los palestinos, pero también por nosotros.

“Creo que Israel tiene ese derecho”, ha dicho en referencia al corte de suministros básicos a Gaza, el líder de los laboristas británicos Keir Starmer. Mientras, el contador acumula más de 8.300 muertos, casi 3.500 de los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. federico-garcia-menendez

    Hay lecturas que merecen un reposo y un repaso. Lo primero es un ejercicio inútil entre tantas versiones sobre la realidad.Versiones que acaban por deformar, revisar y tomar equidistancias imposibles desde el punto de vista de los hechos y realidades, el exterminio es teleológica aplicación del genocidio que pretende el Estado Nacional Judío de Israel del pueblo palestino.El repaso es de caracter formal y desde la lógica aplastante.El leve o benévolo apartheid, el progresista objetivo de limpieza étnica, son una cadena de oxímoron que en inglés se traduce por el "pinkwashing", que en el artículo de las intelectuales firmantes,entre otra Ángela Davies resulta muy aclarado. Pero hombre ,perogrulladas esencialistas como la de que los judíos de Israel se "convierten" en europeos cuando están allí, por supuesto porque es entonces cuando adquieren una nueva personalidad colonial, imperialista y aún no dependendiendo de una metrópoli stricto sensu poseen reminiscencias de sus países. El "capital moral "es un significante vacío como lo es " el derecho humanitario" para el Estado Israelí que destruye la vida y la existencia, hábitat,memoria acumulada de vidas vividas durante generaciones de la gente palestina.Ese "capital moral" hace referencia al racismo, supremacismo,y odio étnico religioso solo concebible en fanáticos que se ofrecen a una venganza ciega y espeluznante ante los ojos y los oídos del mundo.¿Estamos ante un nuevo superhombre,en el sentido Nietcheeno? Si así lo fuera no cabalgaría a lomos de un Panzer por gélidas estepas rusas? ¿Cuántos millones de rusos perecieron por un producto degenerado de la filosofía centroeuropea? El soldado israelí no es ni de lejos el soldado nazi en cuanto a resistencia,astucia,capacidad de sacrificio y obediencia ciega a los superiores. El ejército israelí sería incapaz de tomar Cisjordania un país cientos de veces de menor tamaño que Francia,Holanda y Bélgica. La sociedad occidental adormecida por los dramas humanos hollywoodense es incapaz de encontrar soluciones a la dimensión humana de la tragedia historica del pueblo palestino.Pero tiene un nombre: Genocidio.Ocultado y suprimido hasta que la sangre de los opresores corrió por la tierra.¿Qué origen tiene esta anulación de un pueblo oprimido?¿¿Desde cuándo? Hoy el mundo lucha y se desangra en guerras horribles por un relato sobre la hegemonía.Esa incertidumbre no tendrá solución por toda una serie de intereses creados, el final no se conocerá hasta que se escriba la última línea con la sangre de millones de inocentes

    Hace 6 meses 12 días

  2. federico-garcia-menendez

    Hay lecturas que merecen un reposo y un repaso. Lo primero es un ejercicio inútil entre tantas versiones sobre la realidad.Versiones que acaban por deformar, revisar y tomar equidistancias imposibles desde el punto de vista de los hechos y realidades, el exterminio es teleológica aplicación del genocidio que pretende el Estado Nacional Judío de Israel del pueblo palestino.El repaso es de caracter formal y desde la lógica aplastante.El leve o benévolo apartheid, el progresista objetivo de limpieza étnica, son una cadena de oxímoron que en inglés se traduce por el "pinkwashing", que en el artículo de las intelectuales firmantes,entre otra Ángela Davies resulta muy aclarado. Pero hombre ,perogrulladas esencialistas como la de que los judíos de Israel se "convierten" en europeos cuando están allí, por supuesto porque es entonces cuando adquieren una nueva personalidad colonial, imperialista y aún no dependendiendo de una metrópoli stricto sensu poseen reminiscencias de sus países. El "capital moral "es un significante vacío como lo es " el derecho humanitario" para el Estado Israelí que destruye la vida y la existencia, hábitat,memoria acumulada de vidas vividas durante generaciones de la gente palestina.Ese "capital moral" hace referencia al racismo, supremacismo,y odio étnico religioso solo concebible en fanáticos que se ofrecen a una venganza ciega y espeluznante ante los ojos y los oídos del mundo.¿Estamos ante un nuevo superhombre,en el sentido Nietcheeno? Si así lo fuera no cabalgaría a lomos de un Panzer por gélidas estepas rusas? ¿Cuántos millones de rusos perecieron por un producto degenerado de la filosofía centroeuropea? El soldado israelí no es ni de lejos el soldado nazi en cuanto a resistencia,astucia,capacidad de sacrificio y obediencia ciega a los superiores. El ejército israelí sería incapaz de tomar Cisjordania un país cientos de veces de menor tamaño que Francia,Holanda y Bélgica. La sociedad occidental adormecida por los dramas humanos hollywoodense es incapaz de encontrar soluciones a la dimensión humana de la tragedia historica del pueblo palestino.Pero tiene un nombre: Genocidio.Ocultado y suprimido hasta que la sangre de los opresores corrió por la tierra.¿Qué origen tiene esta anulación de un pueblo oprimido?¿¿Desde cuándo? Hoy el mundo lucha y se desangra en guerras horribles por un relato sobre la hegemonía.Esa incertidumbre no tendrá solución por toda una serie de intereses creados, el final no se conocerá hasta que se escriba la última línea con la sangre de millones de inocentes

    Hace 6 meses 12 días

  3. Marcoafrika

    Muy bien Nuria, porque si los palestinos ya "no tienen salida” nosotros tampoco, si ellos están “sentenciados”, nosotros, también. A cada cerdo le llega su San Martín y no parece que los europeos hayamos aprendido nada de la masacre genocida y el infierno que el gobierno nazi de Hitler trajo al mundo. La salvación de Palestina es nuestra salvación, su destrucción será la nuestra.

    Hace 6 meses 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí