1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FICCIÓN POLÍTICA

‘East Side’ y ‘La lección’: dos series que explican el odio israelí hacia los palestinos

La sociedad israelí aún es capaz de cuestionarse sus prejuicios a través de guiones muy poco autocomplacientes, pero la violencia cotidiana que reflejan está profundamente arraigada

Jesús Cuéllar Menezo 16/02/2024

<p>Fotograma de la serie israelí <em>La lección</em>./<strong> Filmin</strong></p>

Fotograma de la serie israelí La lección./ Filmin

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La lección y East Side son dos series israelíes recientes que pueden ayudarnos a comprender el contexto del prolongado conflicto palestino-israelí, que, desde la invasión de Gaza, posterior a los ataques realizados por Hamás en territorio israelí en octubre del año pasado, ha alcanzado niveles de violencia nunca vistos en las últimas décadas. La primera obtuvo el primer premio en Cannes Series 2022 y su joven protagonista, Maya Landsmann, ha logrado varios galardones por su interpretación, dentro y fuera de Israel. La segunda también ha tenido cierto éxito en el país, hasta el punto de que ya está confirmado el rodaje de una segunda temporada. Ambas se pueden ver en Filmin.

Desde dos puntos de vista muy diferentes, ambas series, estrenadas en Kan 11, uno de los canales de la televisión pública de Israel, abordan cuestiones clave de la realidad del país: el racismo antiárabe y la política de expulsión de los palestinos de Jerusalén Este.

La lección, creada por la escritora Deakla Keydar y dirigida por Eitan Tzur, narra la historia de Amir, un carismático profesor de Educación Cívica de secundaria (interpretado por Doron Ben-David, una de las estrellas de la serie Fauda). Para dar cancha a Lian, una descarada y problemática alumna con problemas de autoestima por su sobrepeso, Amir se ve envuelto en una virulenta discusión política en la que parte de los alumnos acaban gritando “¡Muerte a los árabes!” en clase, después de que su compañera proponga que se les prohíba la entrada a las piscinas de los judíos por su supuesto acoso a las mujeres. A partir de ese momento, todo se le va complicando a Amir. Recién divorciado, tozudo y demasiado seguro de sí mismo, el profesor va cometiendo error tras error en la gestión de la agria disputa que se establece entre él y la alumna. Por su parte, Lian logra progresivamente superar sus complejos y empoderarse gracias a la ayuda de Asi, un joven taciturno e irascible, traumatizado por la situación de su hermano mayor, exmilitar incapacitado tras la explosión de una bomba palestina. Asi la incita a colgar un vídeo en internet que muestra a Amir aludiendo a los “crímenes de guerra” cometidos por el ejército israelí y la grabación acabará haciéndose viral. Uno de los momentos cumbre de la serie tiene lugar en un plató de televisión, al que Amir y Lian acuden a debatir y matizar sus respectivas posiciones, aunque esta exposición mediática no contribuya precisamente a aplacar los ánimos.

Esta serie corta (seis episodios de menos de una hora cada uno), inspirada en varios casos reales de profesores israelíes que perdieron sus puestos por expresar opiniones políticas en el aula, afronta desde el primer capítulo el conflicto que da pie a la trama, y lo hace con una valentía y una claridad sorprendentes para un país, Israel, que, a juzgar por las noticias que nos llegan, muestra cada día tendencias más extremistas y antiárabes. Amir, un profesor que en su juventud ha sido soldado en el Líbano, desafía a sus alumnos a ponerse en la piel de los “árabes” de su país (como señala Lina Meruane en Volverse palestina, los judíos israelíes evitan hablar de “palestinos”), marginados dentro de Israel, y lo hace remitiéndose incluso al Holocausto (algo a lo que también se atrevía en 1949 S. Yizhar en la clásica novela Hirbet Hiza, Un pueblo árabe).

Pero La lección, atacando el núcleo del racismo que cada vez ha ido calando con más fuerza en la sociedad israelí, no presenta personajes planos, ni muestra buenos y malos sin matices, porque los defensores de las medidas discriminatorias contra esos “árabes” pueden estar, a su vez, marginados, por su aspecto físico, como Lian, o por su clase social, y critican igualmente a los colonos judíos que viven con más comodidades en kibbutzim cerrados en los que nadie puede entrar. Además, el arrogante Amir también tiene mucho que aprender en su relación con los jóvenes a los que imparte clase, e incluso con sus propios hijos.

La lección no presenta personajes planos, ni muestra buenos y malos sin matices

En una entrevista concedida a la revista Variety, la creadora de la serie, Deakla Keydar, profesora de guion cinematográfico, declaró que, después de presentar la serie en un centro de enseñanza, un alumno árabe se mostró más indignado con la forma en que Amir se dirigía a sus alumnos que con el hecho de que estos gritaran: “¡Muerte a los árabes!”. Cuando Keydar le mostró su sorpresa, el estudiante contestó que esa era una frase que los israelíes de origen árabe escuchaban todos los días y que ya no les sorprendía. La lección muestra precisamente eso: lo integrado que está ese racismo en la vida cotidiana de israelíes de toda condición, y especialmente en la de los más jóvenes, y lo difícil que resulta en la vida cotidiana la coexistencia entre ambos colectivos. Pero también habla del enfrentamiento y las dificultades de comprensión entre adolescentes y adultos, entre padres e hijos, y de la sobreexposición de todos ellos a las redes sociales y los medios de comunicación, que acaban sacando de quicio algo que quizá podría haberse resuelto en el seno de la comunidad educativa. 

East Side, por su parte, afronta también un espinoso asunto, el de la progresiva expulsión de los palestinos de sus propiedades en Jerusalén Este, la zona de la ciudad que, según los difuntos Acuerdos de Oslo, tendría que ser la futura capital del Estado palestino. Con ritmo de thriller y un tono más comercial que La lección, East Side muestra los despiadados tejemanejes de un exmiembro del espionaje israelí, Momi (Yehuda Levi), que ahora se dedica a ejercer de intermediario para ricas asociaciones judías entregadas a la compra, a buen precio, pero con graves extorsiones en caso de resistencia, de propiedades de palestinos en la ciudad vieja de Jerusalén.

Según una ley promulgada en 1973 (la llamada en inglés Absentee Property Law), los judíos que puedan demostrar un vínculo previo a 1948, fecha de la independencia de Israel, con el propietario judío de cualquier inmueble de la ciudad santa, podrán reclamar su propiedad. No así los árabes, que de facto tienen prohibido adquirir propiedades en otras partes de la ciudad que no sean el Este y que tampoco pueden reclamar las que sus antepasados tenían en territorios de los que fueron expulsados durante la Nakba (expulsión masiva de población palestina tras la independencia de Israel).

En este complejo escenario se desarrolla la historia de Momi, empeñado en sacar el máximo partido a sus despiadadas actividades para conseguir que su hija, que padece un trastorno del espectro autista, entre en las fuerzas armadas (el ejército de Israel tiene un programa para personas con autismo). Pero Momi, moviéndose como pez en el agua entre judíos y árabes, no solo se aprovecha de palestinos agobiados por las deudas que deciden vender sus casas sin saber que van a parar a judíos, también intenta hacerse con estratégicas propiedades del patriarcado ortodoxo griego de Jerusalén, uno de los principales terratenientes de la ciudad (afectado en 2004 por un escándalo de venta ilegal de inmuebles, en el que en parte se ha basado esta serie).

East Side, dirigida, al igual que La lección, al gran público israelí, no duda en mostrar a las claras las presiones ilegales a las que se ven sometidos los palestinos para vender sus casas, pero no menciona el “debilitamiento de los derechos de residencia” de los propietarios árabes de la ciudad a manos del Estado israelí, denunciado por organismos como Human Rights Watch, ni que desde 1967 dicho Estado, propietario de más de más del 90% del territorio del país, comenzó a anexionarse territorios en Jerusalén Este. Sin embargo, sí refleja de forma explícita la brutalidad con la que actúan las fuerzas de seguridad palestinas, que amenazan de muerte a quienes venden sus propiedades a judíos, aunque sea sin saberlo. De hecho, desde 1997 la legislación palestina condena a la pena capital, por alta traición, a quienes lo hagan, aunque ese veredicto no suele cumplirse, pero sí implica largas penas de cárcel. Lo que parece indudable es que la población árabe de Jerusalén Este, al igual que la palestina en los territorios ocupados, también sufre abusos por parte de fuerzas policiales y milicias palestinas, tal como han denunciado diversas películas palestinas como Omar de Hany Abu-Hassad, Los informes sobre Sarah y Saleem, de Muayad Alayan o Gaza, mon amour, de los hermanos Nasser.

Tanto La lección como East Side describen un Israel bastante opresivo

Tanto La lección como East Side describen un Israel bastante opresivo, sobre todo para la población no judía (incluida la cristiana ortodoxa), pero también para los judíos que de algún modo cuestionen la ideología dominante. En ambas se constata igualmente la omnipresencia del ejército en la vida civil y los peajes que le impone. Todos los ciudadanos israelíes, salvo los árabes, deben cumplir obligatoriamente casi tres años de servicio militar y las Fuerzas de Defensa Israelíes visitan con frecuencia los institutos para reclutar a jóvenes de ambos sexos, aunque, como se afirma en uno de los capítulos de La lección, citando fuentes castrenses, “uno de cada dos israelíes no se ha alistado o no ha completado el servicio militar”.

A la hora de retratar la sociedad de Israel, estas dos series de éxito en el país prácticamente no abordan el hecho de que el Estado judío ejerce un brutal control colonial sobre Gaza y Cisjordania (una realidad de la que prácticamente ninguna película palestina puede escapar). En La lección, Asi, el amigo radical de Lian, traumatizado por la discapacidad de su hermano, grita enfurecido “¡Palestina es mía!” a unos jóvenes árabes desconocidos, y esta es la única mención directa a Palestina que aparece en ambas series.

Hoy resulta prácticamente imposible atisbar un futuro que dé paso a una relación de coexistencia pacífica

Estas dos interesantes obras dejan en el espectador un regusto agridulce. Por una parte, parece que la sociedad israelí aún es capaz de cuestionarse sus prejuicios más peligrosos y rechazables a través de guiones muy poco autocomplacientes que no solo llegan al gran público, sino que incluso son valoradas y premiadas dentro del país. Pero, por otra parte, se diría que los prejuicios y la violencia cotidiana que reflejan están profundamente arraigados en su sociedad, y hoy por hoy resulta prácticamente imposible atisbar un futuro que dé paso a una relación de coexistencia pacífica entre ambas comunidades. 

La lección y East Side son dos series israelíes recientes que pueden ayudarnos a comprender el contexto del prolongado conflicto palestino-israelí, que, desde la invasión de Gaza, posterior a los ataques realizados por Hamás en territorio israelí en octubre del año pasado, ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí