1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Escritos contextatarios

Un aviso rabioso y dolorido

Prólogo de ‘¿El final de las estaciones?’, de Juan Bordera, Antonio Turiel y Fernando Valladares

Yayo Herrero 23/02/2024

<p>La ciudad de San Francisco cubierta de humo debido a los incendios de California (EE.UU.) en septiembre de 2020.</p>

La ciudad de San Francisco cubierta de humo debido a los incendios de California (EE.UU.) en septiembre de 2020.

Christopher Michel / Flickr

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Habitamos un mundo extraño en el que las convicciones y creencias sobre las que se han construido las políticas, las economías y las vidas cotidianas durante los últimos siglos hacen aguas.

En una cultura como la occidental, supuestamente emancipada de la Tierra y del resto del mundo vivo, el tratamiento de los “problemas ecológicos” ha sido abordado como una cuestión ética e incluso estética que no atañía al orden social. En los últimos años, una buena parte de la sociedad empieza a darse cuenta, con incredulidad, de que en realidad lo que llamamos naturaleza constituye un agente económico y político con el que no se puede negociar, y que lo que está en juego es cómo sobrevivir con dignidad en territorios amenazados. Un nuevo orden ecosocial comienza a organizar todas las afiliaciones políticas y sociales. Incluso las de los que niegan la mutación climática o los límites, rechazan los conceptos pero no pueden dejar de hablar de agua, calor, fiebre hemorrágica epizoótica, incendios, pérdida de cosechas, subida de los precios de los fertilizantes, materiales de construcción o minerales e inestabilidades en los suministros.

Formamos parte de una trama de la vida en la que todo se interconecta y al hacerlo genera las propias condiciones de vida para todos. No es magia ni mística. Es química, son señales térmicas, son relaciones interdependientes, de simbiosis, fruto de un proceso de ensayo y error que comenzó hace casi 4.000 millones de años y que tiene como principal finalidad el mantenimiento de la vida.

No hay economía, ni tecnología, ni alimentos ni energía fuera de la trama de la vida. No hay vida humana fuera de la trama de la vida. Sin embargo, la sagrada trinidad que forman la combinación de la energía fósil, la tecnología y el capitalismo posibilitaron temporalmente materializar el sueño de la desconexión a costa de mutar los territorios en zonas de sacrificio y muchas vidas humanas en mero recurso o desecho. El capitalismo y la tecnociencia se aliaron para crear la promesa de que todo el mundo podría vivir bajo las bondades de un modo de vida que solo era viable físicamente para algunos.

La cuestión ecosocial no es un aspecto colateral de la política o la economía. Es el contexto físico que define y rodea el orden social

La desmesura extractiva y de generación de residuos está provocando la mutación descontrolada en términos humanos del funcionamiento de la biosfera. Lo que llamamos crisis ecológica afecta a la humanidad entera. La cuestión ecosocial no es un aspecto colateral de la política o la economía. Es el contexto físico que define y rodea el orden social y económico en su totalidad y tensiona brutalmente un orden económico que tiene una sola prioridad: el crecimiento y la acumulación expansiva de capital.

Este libro que tengo la suerte de prologar compone parte del complejo mosaico que se necesita para comprender el momento que estamos viviendo y pensar cómo poder actuar en él.

Los textos corresponden en su mayoría a reflexiones de Juan Bordera, Antonio Turiel y Fernando Valladares, acompañados por las voces de otros autores y autoras como Agnès Delage, Alejandro Pedregal, Alberto Coronel, Irene Calvé Saborit, Alfons Pérez, Marta García Pallarés, Javier de la Casa, Fernando Prieto, Ferrán Puig Vilar y la del propio Dennis Meadows. Todas estas personas y, por supuesto, los tres autores principales, son referentes a la hora de analizar las complejidades y aristas de la crisis ecosocial y del colapso, mutación, desmoronamiento o largo declive –quizás no tan largo– del orden civilizatorio dominante. Llamo civilización a una sociedad compleja definida por su forma de organización, sus instituciones y su estructura social, su tecnología, la forma de relación con los recursos disponibles, así como a las utopías, anhelos y sueños que proyecta.

Los textos que componen este libro cumplen varios propósitos. Hay algunos fundamentalmente pedagógicos, que acercan a las personas las dimensiones más complejas del caos climático, los límites de tecnologías como el hidrógeno verde o la generación de energía a partir de la fusión. Otros tratan de relacionar fenómenos como la guerra, las migraciones o el genocidio de Gaza. No para establecer una determinación o causalidad entre ellas, pero sí para mostrar relaciones y complejizar análisis con frecuencia desconectados y simplificadores.

En este prólogo sólo se mencionan algunos de los aspectos que me han resultado más relevantes y presentes en todos los artículos, aunque son muchas más las cuestiones de interés y debate.

En primer lugar, estos textos alertan del desastre global que puede suponer la gestión capitalista de la crisis ecosocial. La situación es seria en sí misma, pero lo que resulta letal es que la prioridad sea mantener el crecimiento y los beneficios como sea.

El orden político dominante se está reorganizando para manejar las contradicciones explosivas de un capitalismo global en crisis

El orden político dominante se está reorganizando para manejar las contradicciones explosivas de un capitalismo global en crisis. Se está transitando hacia formas de control social coercitivo. Surgen proyectos autoritarios, algunos explícitos y otros más o menos camuflados, que tratan de responder a la crisis mundial. Las élites dominantes tratan de mantener bajo control a quienes sienten miedo, ira y malestar.

El capitalismo responde a la crisis ecosocial creando un estado policial y de vigilancia a escala mundial que controle posibles protestas, revueltas populares o insumisiones al statu quo. Lo cierto es que las desigualdades son cada vez más agudas y la concentración de la riqueza y del poder es cada vez mayor. La humanidad considerada sobrante crece a pasos agigantados. Por ello, el control social, la vigilancia y la represión son cada vez más urgentes para las élites.

En un contexto de translimitación, el capitalismo mundializado ha “perfeccionado” los mecanismos de apropiación de tierra, agua, energía, animales, minerales, urbanización masiva, privatizaciones y explotación del trabajo humano. Los instrumentos financieros, la deuda, las compañías aseguradoras, y el entramado de leyes y tratados internacionales allanan el camino para despojar a los pueblos, destruir los territorios, desmantelar la red de protección pública y comunitaria que pudiese existir y criminalizar y reprimir las resistencias que surjan.

A la acumulación por desposesión que enunció David Harvey se une lo que William Robinson ha denominado “acumulación por represión” en Mano dura. El estado policial global, los nuevos fascismos y el capitalismo del siglo XXI. Guerras de baja intensidad y alta intensidad, represión, fronteras militarizadas, guerras contra las drogas, los migrantes, el terrorismo, las minorías raciales y religiosas... El conflicto social se convierte en una oportunidad para acumular capital. El Estado policial global se convierte en la fuente de beneficios.

Gaza es un ejemplo de lo que las élites hacen para controlar a la humanidad que consideran sobrante

Gaza es un ejemplo de lo que las élites hacen para controlar a la humanidad que consideran sobrante. Inglaterra colonizó Palestina y se la cedió a Israel, que ocupó militarmente Cisjordania y Gaza. Hasta hace poco, los palestinos eran la mano de obra barata que Israel utilizaba. La nueva estrategia es la explotación de mano de obra just in time, que en cualquier momento puede ser deportada, que no tiene derechos económicos o políticos. Así que Israel, con el apoyo de Estados Unidos y la permisividad de los gobiernos europeos –no de sus poblaciones– extermina y masacra a la sociedad civil en un genocidio televisado.

Una segunda cuestión relevante es la que tiene que ver con la desobediencia y la represión del activismo. Los artículos de este libro hacen una fuerte defensa de la desobediencia civil como estrategia de lucha. De hecho algunos de sus autores participan en movimientos como Rebelión Científica o Extinction Rebellion, que junto a Futuro Vegetal están sufriendo el acoso judicial y el intento de amedrentamiento, de momento a través de denuncias y detenciones.

Se expresa en uno de ellos:

“Necesitamos olas de desobediencia civil no violenta por todo el planeta para frenar las olas de calor que amenazan nada más y nada menos que a la vida en general. Si alguien conoce un método mejor y más efectivo, ya está tardando en ponerlo en práctica. Le ayudaremos”.

Yo diría que la desobediencia civil es clave, pero también lo es la organización de movimientos por abajo que además de la protesta se conecten con la reconstrucción y la autogestión, y que a la vez consigan funcionar como elemento de presión en las instituciones. La desobediencia sin brazo político u organización puede ser cooptada por la ultraderecha. En mi opinión, hay movimientos prometedores, pero aún muy lejanos de lo que necesitamos.

En tercer lugar, la propuesta que late en todos los artículos es la apuesta por el decrecimiento. Para hablar de decrecimiento es fundamental determinar qué es lo que ha de decrecer. Es la dimensión biofísica del metabolismo social. No solo es que se deba contraer por una determinada voluntad ética y política, es que decrecerá de todos modos por la superación de límites biofísicos. Esta cuestión está contundente y rigurosamente desarrollada en este libro.

Habrá decrecimiento material de todos modos. Puede ser un decrecimiento capitalista o puede ser uno justo

Pero en contextos de decrecimiento material, para que las vidas se sostengan, hay partes del metabolismo social que han de crecer y complejizarse. Las sociedades y comunidades que se mantienen sobre relaciones de reciprocidad y apoyo mutuo, sobre el reparto y el cuidado corresponsable y compartido, con capacidades de autogestión y autogobierno y densamente relacionadas con los ecosistemas y seres vivos no humanos son extremadamente complejas. Esas relaciones complejas hay que construirlas y son antagónicas con las relaciones que se establecen en las sociedades capitalistas.

El decrecimiento es, para mí, por tanto, el contexto material en el que hay que desarrollar propuestas políticas complejas que se centren en garantizar condiciones dignas de existencia. Habrá decrecimiento material de todos modos. Puede ser un decrecimiento capitalista –que ya empiezan a nombrar– y monstruoso, que mantenga élites que siguen acumulando y que expulse masivamente vida humana y no humana.

O puede ser uno justo, de sociedades libres, justas y democráticas, que organicen la contracción material bajo el principio de suficiencia (entendida como el derecho a lo suficiente y la obligación de no tener más de lo necesario), una fuerte redistribución de la riqueza y el objetivo de sostener las vidas concretas dignas y con derechos. A este decrecimiento justo es al que aspiran los autores del libro.

Obliga a poner la garantía de condiciones de vida de las personas y la responsabilidad de la cobertura de las necesidades básicas en primer plano, con la misma importancia y detalle que otorgamos a la contracción material y reducción de la huella ecológica colectiva. No se trata de apuntar solo a un proceso de frugalidad individual generalizado –esa es la imposición del capitalismo–, sino a la reivindicación y construcción de derechos básicos para mucha gente que no los tiene.

Sin entender la magnitud y complejidad de la crisis ecosocial corremos el riesgo de que la forma política de abordar la contracción de la esfera material de la economía se centre en indicadores de emisiones de gases de efecto invernadero o tasas de retorno energético y olvide que lo que queremos sostener, además de la vida en su conjunto, son las vidas concretas. De no hacerlo, la transición ecológica será puro capitalismo enunciado como verde. Los análisis y propuestas ecofeministas, menos presentes en estos textos, han trabajado mucho estas cuestiones y proporcionan un andamiaje conceptual, en mi opinión, imprescindible para hacer este camino.

Sostiene el texto que “necesitamos un plan de contracción adecuado, un plan de transición lento y pausado, con mucho trabajo a pie de campo, mucho ensayo y error, hasta poder conseguir que las cosas funcionen sobre el terreno, en todos los ámbitos, desde el sector primario hasta el industrial y el de los servicios”.

La historia no está escrita todavía, pero es un momento crucial marcado por las amenazas de los totalitarismos neoliberales de ultraderecha, de la guerra y el genocidio. Repensar la vida en común en estos tiempos extraños es posible, pero para ello es preciso mirar dónde estamos y obligarnos a redefinir las cuestiones más antiguas de la justicia social y de la política.

Este libro no hace una predicción agorera. Es un aviso rabioso y dolorido. Se tiñe del dolor y la rabia de quienes aman la vida y a la gente, de aquellos a quienes les importan todas las vidas y no se resignan a descartarlas.

----------------

Compra aquí ¿El final de las estaciones?, de Juan Bordera, Antonio Turiel y Fernando Valladares.

Habitamos un mundo extraño en el que las convicciones y creencias sobre las que se han construido las políticas, las economías y las vidas cotidianas durante los últimos siglos hacen aguas.

En una cultura como la occidental, supuestamente emancipada de la Tierra y del resto del mundo vivo, el tratamiento...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Yayo Herrero

Es activista y ecofeminista. Antropóloga, ingeniera técnica agrícola y diplomada en Educación Social.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí