1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

editorial

Terrorismo judicial

1/03/2024

<p>El juez Manuel Marchena, durante una conferencia en la Universidad de Navarra, el 12 de febrero de 2020. / <strong>Manuel Castells</strong></p>

El juez Manuel Marchena, durante una conferencia en la Universidad de Navarra, el 12 de febrero de 2020. / Manuel Castells

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Ningún país mínimamente democrático puede permitirse que el poder judicial pierda la autoridad que sustenta la fuerza de sus decisiones. La independencia e imparcialidad de los tribunales es lo que les permite ejercer razonablemente su papel de árbitros dentro del Estado de derecho. Si se enfangan en la lucha política y toman decisiones guiados por intereses ideológicos o estratégicos, dejan automáticamente de merecer respeto. En vez de ser los guardianes de la ley y los derechos, se convierten en su principal amenaza.

Si quien obra así es nada menos que el Tribunal Supremo, encargado de unificar doctrina y resolver como última instancia, se puede tambalear todo el edificio del sistema democrático.

España lleva ya demasiado tiempo al borde de ese precipicio. Los magistrados nombrados a dedo por un Consejo General controlado inconstitucionalmente por el Partido Popular, en especial los de la Sala Segunda, controlada por el mediático juez Marchena, no parecen ser conscientes del daño que causan las sospechas de politización de sus decisiones. O eso, o son una pandilla de irresponsables.

El auto por el que aceptan investigar al expresident Puigdemont por un presunto delito de terrorismo es un nuevo ejemplo de decisión con más apariencia política que jurídica.

La ciudadanía lee con estupefacción unos pronunciamientos inaceptables en un texto judicial que solo se entenderían por la saña contra determinadas opciones ideológicas o el deseo de interferir en la vida política del país.

Para conseguir sus propósitos, nuestros jueces tienen que comenzar por desdibujar el concepto de terrorismo. Por eso sostienen que el terrorismo es algo que “se amplía y se diversifica de manera paulatina y constante”. Por eso creen que el legislador debe ir ampliando el concepto de terrorismo. Y si no lo hace, ya se encargan ellos. Aprovechan que desde 2015 el terrorismo en el Código Penal se define de modo amplio, incluyendo múltiples actos que alteran gravemente la paz pública, para inventar un delito que permite al juez apreciar terrorismo en cualquier movimiento político que cause desórdenes públicos. 

En el nuevo concepto de terrorismo ya no se precisa “la aceptación ideológica de los postulados de grupos concretos que persigan la subversión del orden constitucional”. En vez de eso, según la Sala del juez Marchena, puede llamarse terrorista a cualquier protesta que “a través de la espectacularización” cause “un grave desasosiego” a la ciudadanía.

Se abre así la puerta a que nuestros tribunales, cuando les interese, califiquen de terrorismo cualquier protesta política disidente. Los actos violentos necesarios también se suavizan. En este caso, el Tribunal Supremo considera que los manifestantes catalanes convocados por Tsunami Democràtic “emplearon instrumentos peligrosos y artefactos de similar potencia destructiva a los explosivos, tales como extintores de incendios, vidrios, láminas de aluminio, vallas, carritos metálicos o portaequipajes”. Equiparar un carrito de equipaje con una bomba es un absurdo para cualquiera... Excepto para los jueces del Supremo cuando quieren hacer política.

Después de concluir que cualquier protesta cuya ideología no compartan nuestros señores magistrados puede ser terrorismo, el auto también destaca que Puigdemont es el terrorista en jefe porque... hay mensajes que dicen que lo iban a avisar de las manifestaciones de Tsunami Democràtic. O sea, que si los alborotadores terroristas te avisan de que hay manifestaciones, te conviertes en su jefe.

En general, la lectura de este auto, cargado de insinuaciones tendenciosas, causa rubor por su absoluto desprecio a la lógica jurídica. El Tribunal Supremo está desatado en su cruzada contra el Gobierno y los independentistas y no se vislumbra manera alguna de frenarlo. La falta de decencia procesal llega incluso al punto de apoyarse en los argumentos de un grupo de fiscales sediciosos antes que en el informe presentado por el fiscal competente en el caso. 

Decisiones de este tipo, con una evidente apariencia de parcialidad, resultan inaceptables en un sistema democrático. Los jueces del Supremo, designados por un órgano político, quieren hacer política sin presentarse a las elecciones. Además lo hacen amenazando derechos tan esenciales como el de protesta y la presunción de inocencia. Quienes realmente crean desasosiego y terror en la sociedad son este tipo de magistrados, pero no parece que por ahora vayan a responder por ello.

Ningún país mínimamente democrático puede permitirse que el poder judicial pierda la autoridad que sustenta la fuerza de sus decisiones. La independencia e imparcialidad de los tribunales es lo que les permite ejercer razonablemente su papel de árbitros dentro del Estado de derecho. Si se enfangan en la lucha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pilar

    Ellos son los terroristas, Marchena y toda la Sala Segunda del Supremo incluidos los fiscales que fueron los que juzgaron y condenaron a penas brutales a los politicos catalanes. Estos delincuentes, fascistas hasta la medula, son los que practican Terrorismo de Estado. Y no olvidemos que Marchena fue el juez cuya hija consiguió la plaza numero 36 de fiscal en una oposicion de 35 plazas...... y no pasó nada.

    Hace 1 mes 19 días

  2. juan-ab

    "Yo creo que el juez Manuel García Castellón debería ya dejarse de chorradas y pedir directamente ejecución por garrote vil para Carles Puigdemont. Se podría celebrar en la plaza de toros de Las Ventas, ahora que los taurinos parecen desanimados y el tendido suele quedar semivacío. Al acto solemne de ejecución de Puigdemont invitaríamos a todos los líderes de Europa, ya que, si están observando con inactiva placidez el genocidio de Israel, no creo yo que se espanten porque apretemos una tuerca en la nuca de un catalán." Así comienza el punzante artículo "De jueces y viles garrotazos", del gran Aníbal Malvar (Diario Red, 02.03.24), recordándonos -no sé si adrede- tan parecido talante de los jueces actuales con aquellos otros tan viles (seguro que alguno familiar) que condenaron a otro catalán, Salvador Puig Antich, al que terminarían asesinando por garrote vil hizo, precisamente hoy "al alba, al alba", cincuenta años.

    Hace 1 mes 20 días

  3. ecac

    Y dicen que estamos "en tiempo democráticos", irreales en la segunda década del siglo XXI, tras el traspaso de poderes desde EL PARDO hasta su trueque-cambalache en LA ZARZUELA, metiendo con tal calzador a los BORBONES, sociedad irregular en comandita "Todo Atado y Bien Atado" (1936-1940-1975) versus "Todo Amamantado-Anexionado y Bien Atadas-Amoralidades-Aprovechadas" (1978-2000-2023-2024), ni LA ZARZUELA, ni FERRAZ 170, ni GÉNOVA 13, con sus CONSTITUCIONES EXPRÉS, aprisa, no han querido abolir, derogar y finiquitar dicho traspaso de poderes, Juan Carlos I, Felipe VI, en su cualidades de Jefes de Estado, específicamente en las aperturas años judiciales, tragando: "ranas "Partido Popular", "renacuajos "Vox", y "sapos "Fantasías Aznar Estigmas Sátrapas", Federico Trillo-Figueroa Martínez-Conde, ideólogo desnivelando fiel de la Justicia cegata adrede por Génova 13: Platillo Derecho, arriba Jueces Conservadores, caducos, obsoletos, opacos y trasnochados en la XV LEGISLATURA; Platillo Izquierdo, abajo, Jueces Progresistas". Ni están ni se les esperan puedan coger el testigo los Jueces Progresistas en tiempos democráticos irreales.

    Hace 1 mes 21 días

  4. pipe49

    El Poder Judicial se ha convertido en un nuevo, y para ellos añorado, TOP, un poder judicial de excepción que se ha colocado al margen de los principios democráticos para conspirar desde dentro del sistema contra la democracia. No me produce ninguna satisfacción afirmarlo, todo lo contrario, pero el Psoe es el cómplice necesario, por acción y/u omisión de este peligroso desafuero.

    Hace 1 mes 21 días

  5. Fernando

    Ya solo el titular define a la perfección la causa del destrozo de nuestras Instituciones. El propio TS ha condenado recientemente a casi cinco años de prisión a jóvenes antifascistas en Madrid y Zaragoza. La sensación de sentirse impunes resulta espantosa. De paso, espero que los tribunales británicos no hagan más terrorismo judicial con Julian Assange

    Hace 1 mes 21 días

  6. enrbalmaseda

    Incontestable y necesario editorial

    Hace 1 mes 21 días

  7. amilcar-barca

    ¿Qué decir de unos jueces delincuentes y prevaricadores? La izquierdita cobarde, por mucho que se lamenten, son parte conforme del sistema. Si no lo fueran, haría tiempo que habrían tomado medidas legislativas para aprisionar a estos sujetos. En especial al mencionado capo de la sala segunda y al cgpj en pleno.

    Hace 1 mes 21 días

  8. José Luis Porcar

    Precisa editorial sobre la deriva del estamento judicial. Nos van a convertir en autómatas biológicos o esclavos si no nos rebelamos.

    Hace 1 mes 21 días

  9. Marcoafrika

    El concepto de terrorismo ...“se amplia y se diversifica de manera paulatina y constante”...dicen ese atajo de seres inclasificables. No lo dudo, eso es lo único en lo que puedo estar de acuerdo. Ahora tenemos bajo su propia calificación, unos "jueces terroristas” y posiblemente un partido terrorista, el del PP, todos ellos víctimas de sus propias calificaciones. El gobierno de un estado democrático debería hacer algo urgente y drástico para terminar con esta farsa heredada de una dictadura fascista y golpista que acabó hace muchos, demasiados, años con el gobierno constitucional de la República española. Si evita hacerlo puede obedecer a dos cuestiones diferentes: Una, que el poder en realidad sigue en manos de los golpistas. Dos, que el gobierno actual por progresista que pueda parecer, no lo sea y esté de acuerdo con un estado de cosas que siga beneficiando a la minoría económica que en realidad gobierna.

    Hace 1 mes 22 días

  10. joamella

    No hay editorial que los pare ni que les haga reflexionar. Todo está juzgado y visto para sentencia antes de que el presunto delincuente hubiera nacido. Tal comportamiento solamente se explica por la fuerza inmensa de los miembros del opus dei, nada casual por lo demás, en la carrera judicial.

    Hace 1 mes 22 días

  11. joamella

    No hay editorial que los pare ni que les haga reflexionar. Todo está juzgado y visto para sentencia antes de que el presunto delincuente hubiera nacido. Tal comportamiento solamente se explica por la fuerza inmensa de los miembros del opus dei, nada casual por lo demás, en la carrera judicial.

    Hace 1 mes 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí