1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EN PRIMERA PERSONA

La gran tragedia, la gran mentira

El exdiputado del PP repasa los dos días posteriores al atentado del 11-M en los que la pena se mezcló rápidamente con la incredulidad al constatar que los dirigentes de su partido no contaban la verdad

Jesús López-Medel 10/03/2024

<p>Ángel Acebes y José María Aznar durante un minuto de silencio por las víctimas del 11M. 12 de marzo de 2004. / <strong>RTVE</strong></p>

Ángel Acebes y José María Aznar durante un minuto de silencio por las víctimas del 11M. 12 de marzo de 2004. / RTVE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La mayor tragedia en nuestra democracia aconteció el 11 de marzo de 2004. Y esto se simultaneó sin escrúpulos con la mayor mentira pública desde la Constitución de 1978. La primera gran falsedad se había producido un año atrás, en febrero de 2003, para justificar la implicación de nuestro país en una guerra injusta, ilegal e inmoral. Dijo entonces José María Aznar: “El régimen iraquí tiene armas de destrucción masiva. Pueden estar seguros de que les estoy diciendo la verdad”. Él sabía que mentía ya entonces. Un año después, relacionados con esos hechos, se produjeron los atentados en Madrid. La manipulación y la mentira fueron entonces brutales. Ambos engaños fueron ejecutados por un presidente del Gobierno en retirada y más pendiente de sí mismo, su inmenso ego y sus intereses, que de la sociedad española. Nunca expresaría ni un mínimo arrepentimiento, solo soberbia.

La canción de Manolo García Dónde estabas entonces acude a mi memoria al recordar aquel día. Escuché la noticia de las bombas pasadas las siete y a las pocas horas intuí que el ataque había sido dirigido contra la implicación de Aznar en la guerra personal contra Irak.

Yo era candidato por el PP para el Congreso, precisamente por Madrid, para las elecciones generales que se celebrarían el domingo 14 de marzo. Había sido antes cabeza de lista por Cantabria, pero en esa ocasión era un “paracaidista” por la capital. El nuevo candidato, M. Rajoy, quiso llevarme en su lista. Lo que me merecía su antecesor está labrado en mi alma, entre otras cosas, por el hecho de que el año anterior había sido yo la única voz, tanto dentro del PP en el Congreso como fuera de él, que criticó la disparatada decisión de Aznar de apoyar esa locura de invasión de Irak.

Había sido yo la única voz que criticó la disparatada decisión de Aznar de apoyar esa locura de invasión de Irak

Lo que siguió a eso se lo ahorro al lector, aunque alguna reflexión y testimonio quedó colgado de mi artículo publicado en CTXT Irak en la memoria y en el corazónAhí conté por vez primera cómo en un acto institucional en Colombia, apenas un mes antes del atentado, el todavía presidente del Gobierno español en funciones dejó a un conciudadano y además diputado, y de su mismo partido, con una mano colgada en el aire sin estrechar. 

Así pues, aquella mañana del 11 de marzo sentí lo que muchos españoles sentían, pero también algo más. Además de mi pensamiento puesto en las víctimas y sus familias, mi mente voló a lo acontecido un año antes, entre febrero y marzo de 2003, con ocasión de la decisión de José María Aznar de involucrar a España en una guerra absurda en la que no se nos había perdido nada salvo la dignidad.

Eran las siete y media de esa mañana tan atronadora en las radios y al tiempo enlosada en un profundo silencio. Enseguida se cancelaron los actos de la campaña electoral. Poco después, como candidato, yo tendría que haber mantenido un encuentro con pequeños comerciantes de Fuenlabrada. Estaba previsto que me acompañara Estanislao Rodríguez-Ponga, secretario de Estado de Hacienda, al que yo no conocía, y que resultaría tiempo después, en 2016, condenado por corrupción, y cumpliría condena en la prisión de Soto del Real. A esta gente de entonces parece que los elegían con lupa… ¡Y yo ahí, con esa panda!

Cancelada la campaña, decidí regresar a Santander, donde estaba mi familia. En ese viaje hacia el norte en furgoneta, en el que no encontré ningún control policial, escuchaba la radio mientras rumiaba tanto la información que iba publicándose como mis propias intuiciones. La rueda de prensa a la una y media de la tarde ofrecida por el ministro del Interior, Ángel Acebes (al que yo había rechazado en dos ocasiones ofrecimientos de mayor responsabilidad política), me pareció muy extraña. Me sorprendió tanta insistencia en hablar más de la autoría que de los hechos y de las víctimas. No entendí la contundencia y absolutísima convicción con la que hablaba sobre los autores del atentado. Parecía que reiterar quiénes habían sido los culpables era el eje de su intervención, como también le ocurría al portavoz del Gobierno en aquel momento, Eduardo Zaplana. Pero hubo un dato que se les escapó en relación al coche utilizado por los terroristas: se habían encontrado dentro unas cintas con versículos del Corán. Sin embargo, ellos no dejaron de hablar de ETA. Todavía no había llegado a Santander y ya me encontraba estupefacto.

Me sorprendió tanta insistencia en hablar más de la autoría que de los hechos y de las víctimas

Hay otro dato que quisiera aportar. Hasta la disolución de las Cortes, dos meses antes, yo había sido presidente de las comisiones de Interior y Justicia del Congreso, ambas muy activas. Se celebraban sesiones cada semana. Allí comparecían con muchísima frecuencia, entre otros, el ministro Acebes, el secretario de Estado Ignacio Astarloa (un moderado que se pasó al aznarismo integrista y que ahora es académico de Jurisprudencia y Legislación) y también la entonces subsecretaria del Ministerio, y luego política de largo recorrido, Dolores Cospedal (el de se lo puso después en el Registro Civil, lo cual se supone que ennoblece, como a Rodrigo de Rato). Así pues, yo conocía muy bien a los personajes de esa área tan singular, la de Seguridad Nacional, y también la propia materia, sobre la cual tenía cierta información.

Eso me ayudó a interpretar lo que estaba sucediendo, como el hecho de escuchar que el presidente del Gobierno había convocado y celebrado un comité de crisis en el que faltaban varias personas que debían formar parte de la Comisión de Seguridad Nacional, puesto que su composición se encuentra regulada por ley. Me resultó muy elocuente un dato: faltaba el secretario de Estado más importante, el director del CNI, quien poseía información sobre quiénes y cómo habían preparado y ejecutado la acción terrorista. Aznar no le convocó. No le interesaba para su estrategia de mentiras. Por el contrario, sobraba otro secretario de Estado, el de Comunicación, Alfredo Timermans, del clan de Valladolid, quien tomaría después la decisión de desaparecer. ¿Qué hacía ahí este último, por qué faltaba el primero, cuando lo que se había producido era una masacre de casi dos centenares de personas?

En Santander viví con desolación y sensación de tormenta interior aquellos dos días larguísimos. La intervención en los medios ese mismo día de Eduardo Zaplana, un político con nula credibilidad para mí, me confirmó el propio 11 de marzo que, frente a la tragedia, el Gobierno del PP estaba mintiendo gravemente. La rueda de prensa del ministro a las 20 horas refiriéndose a ETA y la nula mención a esta por el Rey solo media hora después, era otro dato.  Durante aquellos dos días, ni siquiera atender y jugar con mis hijos pequeños me distrajo ante la patraña brutal. Ese día 11 por la tarde me sentí invadido de dolor y zozobra. ¿Qué iba a hacer yo, candidato por un partido cuyo presidente mentía, y cuyo nuevo candidato se estaba poniendo de perfil?

Frente a la tragedia, el Gobierno del PP estaba mintiendo de un modo muy grave

La manifestación del 12 de marzo de solidaridad con las víctimas… y “en defensa de la Constitución” (lo cual no sé qué pintaba en la pancarta dictada unilateralmente por Aznar sin convocar a los demás, ni siquiera a Zapatero), vivida en Cantabria, donde había sido cabeza de lista en las dos elecciones anteriores, me llevó a tomar en silencio la decisión sobre a quién votar aquel domingo, si al partido del cual era candidato en Madrid, o contra este que engañaba burdamente a los españoles. Era un intenso debate interno y muy personal, pero, igual que un año antes con la invasión de Irak, me dejé llevar, al votar, por mi conciencia, que era un aluvión y torrente de emociones. Cuatro días después de las elecciones, yo escribiría en El Mundo el artículo Votar con la razón y con el corazón que, me consta, desagradó mucho a Eduardo Zaplana, designado por Rajoy como portavoz. Empezaba una legislatura muy tortuosa para mí, que me condujo, finalmente, a ‘exiliarme’ con dedicación a los derechos humanos en el mundo postsoviético y en Centroamérica.

Con ocasión de la sentencia por el 11-M a finales de octubre de 2007, el director de El Periódico de Catalunya, donde colaboré 16 años, me pidió anticipadamente una carta abierta a M. Rajoy. Le dije que mis cartas las mandaba directamente al destinatario (al cual yo ya había comunicado, sin contestación, que abandonaba la política) y que, a lo sumo, haría un artículo el mismo día de la lectura de la sentencia. Tras escucharla y desde la emoción quedó Verdad, justicia, futuro.

Tras cuatro años de intensa crispación (siempre es así cuando el PP está en la oposición), dos meses después de la sentencia, concluiría la legislatura. Yo cesé como diputado y pedí la baja de un partido del que estaba ya muy lejano. 

Jueves (Vídeo Oficial) / La Oreja de Van Gogh

La mayor tragedia en nuestra democracia aconteció el 11 de marzo de 2004. Y esto se simultaneó sin escrúpulos con la mayor mentira pública desde la Constitución de 1978. La primera gran falsedad se había producido un año atrás, en febrero de 2003, para justificar la implicación de nuestro país en una guerra...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús López-Medel

Es abogado del Estado. Ha sido observador de la Organización de Estados Americanos (OEA) y presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Democracia de la OSCE.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Un art, confesi´pon, que honra a su autor, un "justo entre las naciones" en aquel contubernio de la felonía capitaneado por "Aznar el villano"

    Hace 2 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí