1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

“No somos residentes, tampoco refugiados, ¿qué somos los palestinos?”

El genocidio israelí sobre Gaza pesa sobre los campos del Líbano, donde 240.000 personas viven en condiciones de precariedad y sin plenos derechos pese a llevar generaciones en el país

Marta Maroto Bedawi (Líbano) , 5/03/2024

<p>Miembros de Al Fatah en la marcha anual que conmemora el 59 aniversario del partido en el campamento de refugiados de Badawi, en el Líbano. / <strong>M.M.</strong></p>

Miembros de Al Fatah en la marcha anual que conmemora el 59 aniversario del partido en el campamento de refugiados de Badawi, en el Líbano. / M.M.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El verde oscuro de los símbolos de Hamás nunca había sido tan abundante entre las callejuelas del campo de refugiados palestinos de Bedawi, en el norte del Líbano. En las cafeterías y comercios, el índice de Abu Obaida, líder de la milicia islámica, apunta amenazante a las banderas amarillas de la Organización para la Liberación de Palestina, ajadas por el viento y el desgaste de décadas de hegemonía. Es viernes de rezo musulmán, y el lamento del imán se escucha por los altavoces: “Dios, danos la victoria, ayúdanos a paralizar sus piernas y sus manos, permítenos regresar a nuestra tierra”.

Entre la costumbre y el agotamiento, el genocidio israelí sobre Gaza se vive con el corazón encogido en los campos de refugiados palestinos del Líbano, país en el que, de acuerdo con Naciones Unidas, viven 240.000 palestinos. “Ya no bailamos ni celebramos, hemos perdido la capacidad de expresar felicidad”, cuenta Abdelsalam, estudiante de enfermería de 21 años, que reconoce que aunque Palestina siempre estuvo muy presente en las oraciones, él se ha vuelto “más religioso solo para rezar por Gaza”.

El 7 de octubre, con cautela y asombro, el campamento salió a celebrar que el Ejército Israelí, tras 75 años de violenta ocupación y masacres, no era invencible. La causa palestina volvía a tener un lugar en el mapa tras décadas de silencio mediático y avance de procesos de normalización diplomática con los países del entorno.

Sin embargo, a medida que avanzaba el conteo de muertos y que se dibujaba el que sería uno de los genocidios más crueles de la historia, retransmitido por sus supervivientes en tiempo real, se instaló la pena y la pesadumbre. Aunque con lazos históricos y de sangre, las diferentes comunidades de refugiados palestinos en el mundo han crecido en contextos y luchas diferentes, y la respuesta más común en los campamentos, desde Ein el-Helwe, en el sur, a Shatila, en Beirut, es la de la impotencia, sentir que poco pueden hacer por los gazatíes.

Miembros de Al Fatah se preparan para el desfile militar por la conmemoración anual del partido en el campamento de refugiados palestinos de Badawi, en el norte del Líbano. / Foto: M.M.

Hoy hay doce campamentos de refugiados palestinos en el Líbano, que comenzaron como asentamientos de tiendas de campaña tras la ‘Nakba’ en 1948 y fueron transformándose en barrios de viviendas precarias, guetos a las afueras de las principales ciudades. La segunda oleada migratoria, tras la Guerra de los 6 Días en 1967, consolidó la presencia palestina en el país y provocó fuertes tensiones con las Fuerzas Armadas, explica Kris Attié, experto en política libanesa.

Bajo el auspicio del Egipto de Abdel Nasser, el por entonces líder palestino Yasir Arafat y el Estado libanés firmaron, en noviembre de 1969, el Acuerdo de el Cairo. El documento cedía la autonomía política y el control de la seguridad de los campamentos a los partidos palestinos, que desde entonces constituyen una suerte de realidad paralela al Estado libanés en la que rige el control de Al Fatah, la facción dominante que vertebra la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

La infraestructura organizativa de la OLP se nutre de la financiación producto de los Acuerdos de Oslo de 1993, y este es uno de los motivos por los que cada vez más voces en los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano acusan al grupo de inmovilidad y corrupción. “El dinero no llega a la vida diaria de las personas”, explica Hatem Mokdade, activista palestino, y los problemas de cortes de electricidad, infraestructura, acceso a la educación o abastecimiento de agua llevan años en el mismo punto muerto.

Cada vez más voces en los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano acusan a la OLP de inmovilidad y corrupción

La precariedad es resultado de la mala gestión interna de los campamentos, de las rivalidades por los fondos entre las diferentes facciones, pero también de las restricciones externas impuestas por el Estado libanés. La ley doméstica fuerza a la población palestina a una situación permanente de apartheid que impide a generaciones, nacidas incluso en el país, el acceso a derechos plenos. Los palestinos en el Líbano no pueden tener nacionalidad ni pasaporte, no pueden ser propietarios de su vivienda y tienen restringidas más de una veintena de profesiones como la medicina, la ingeniería o la abogacía.

“Somos ciudadanos de segunda. Como palestinos nacemos marcados por un papel azul y debemos morir miserables”, explica Mousa Ayoub, 33 años, en referencia a la carta de identidad  que le clasifica como refugiado palestino. Como la inmensa mayoría en los campamentos, trabaja como mano de obra barata en la construcción, y lleva años ahorrando para tratar de marcharse a Europa, aunque eso implique jugarse la vida en el Mediterráneo. “Seguir aquí es morir lentamente”, asegura.

Con su hija adolescente a su lado y su pequeño de cinco años revoloteando por la tienda, Marwan Maamani, de 38 años, resume el dolor de los campamentos: “No somos refugiados porque hemos nacido aquí. Tampoco somos residentes y tenemos menos derechos que los extranjeros. No somos personas para el Estado, ¿qué somos los palestinos?”.

Marwan Maamani trabaja en una tienda que vende platos preparados a las afueras del campamento de refugiados palestinos de Bedawi, en el norte del Líbano. / Foto: M.M.

En este contexto de desesperanza y abandono institucionalizado y transgeneracional, el golpe de Hamás del 7 de octubre es visto por muchos refugiados como una esperanza de cambio. El sueño del retorno a Palestina ha vuelto a colarse en las noches de los campamentos, reorganizando prioridades y modificando las dinámicas internas de poder. “La guerra ha hecho pensar a la gente, nos ha unido. No nos importan los liderazgos, somos OLP pero apoyamos a los combatientes que están luchando en Gaza”, añade Ayoub.

Hamás, al igual que la Jihad Islámica, no forma parte de la coalición de la OLP, por lo que la milicia es considerada por los palestinos como un agente más limpio y como una posibilidad de cambio ante la falta de propuestas seculares. Forma parte de las milicias aliadas de Irán en torno a lo que es conocido como el Eje de la Resistencia. Hamás ha gobernado la Franja de Gaza desde 2007, pero su popularidad estaba en caída libre antes de que comenzase la guerra: en una encuesta de ArabBarometer días previos al 7 de octubre, la mayoría de los gazatíes querían un cambio y el 67% de la población expresaba ninguna o poca confianza en el gobierno de Hamás.

La violencia trae una mayor radicalización, y el apoyo a la milicia islámica se ha incrementado ligeramente en Gaza, pero sobre todo en la Cisjordania ocupada, controlada por Al Fatah, según una encuesta de diciembre del Centro Palestino de Estadísticas e Investigación. “Abu Obaida se ha convertido ahora en nuestro presidente”, ironiza Mokdade, quien opina, de manera similar a lo que muestra la misma encuesta: que el crecimiento de Hamás se debe al contraste por la debacle de la popularidad de las autoridades palestinas tradicionales.

Un cartel de Abu Obaida, líder de Hamás, durante el desfile militar anual de Al Fatah, milicia rival que controla la mayoría de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano. / Foto: M.M.

La crisis y divisiones entre las facciones palestinas se refleja en los campos de refugiados del Líbano, controlados por las mismas siglas. En conversación con CTXT, Mustafa Abu Harb, responsable de Al Fatah y la OLP en el norte del Líbano, dice sentirse orgulloso del ataque de Hamás en Gaza, y lamenta que la labor de su organización en esta guerra “no sea reconocida”: “Todos los partidos palestinos estaban involucrados y sabían de la ofensiva. La OLP lidera los frentes militares y diplomáticos”. Abu Habr se muestra menos específico, sin embargo, cuando es cuestionado por las condiciones en los campamentos y las acusaciones de corrupción: “Los palestinos tenemos el derecho al retorno”, repite.

Con el mundo en crisis por el genocidio en el corazón de Oriente Medio, las formas tradicionales de transmisión cultural y de resistencia al dolor de la guerra sufren revisiones y transformaciones. Las nuevas generaciones de palestinos están cansados de la corrupción y los enfrentamientos sectarios y, más allá del romanticismo de la lucha armada por la liberación, emerge una respuesta común que mira al futuro: la educación.

“No creemos en nuestros líderes y la lucha de nuestros padres solo ha traído más violencia y pobreza a nuestra comunidad”, apunta un joven que prefiere no ser identificado. Es ingeniero, y trabaja sin contrato en una empresa donde recibe un sueldo inferior que el resto de sus colegas libaneses. “No podemos hacer más que estudiar y formarnos, hasta que llegue el momento de que podamos usar nuestros conocimientos en favor del pueblo palestino”, señala.

El verde oscuro de los símbolos de Hamás nunca había sido tan abundante entre las callejuelas del campo de refugiados palestinos de Bedawi, en el norte del Líbano. En las cafeterías y comercios, el índice de Abu Obaida, líder de la milicia islámica, apunta amenazante a las banderas amarillas de la Organización...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí