1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Leila Guerriero / Periodista

“Muchos supervivientes de la ESMA se transformaron en sospechosos para sus excompañeros de militancia”

Guillermo Martínez 25/05/2024

<p>La periodista argentina Leila Guerriero. / <strong>Editorial Anagrama</strong></p>

La periodista argentina Leila Guerriero. / Editorial Anagrama

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Entre 1976 y 1983, la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) en Buenos Aires funcionó como el centro clandestino de detención más grande de los casi 700 que hubo en Argentina tras el golpe de Estado de Rafael Videla. Ahí fueron torturadas, secuestradas y asesinadas unas 5.000 personas. Salieron con vida menos de 200. Silvia Labayru es una de estas personas.

En La llamada. Un retrato (Anagrama, 2024), la periodista Leila Guerriero (Junín, 1967) ahonda en una historia plagada de aristas y complejidades: un retrato realizado tras decenas de entrevistas y horas de conversación que ahonda en los anhelos y aspiraciones de una Labayru que recuerda un pasado tortuoso en el que, como en tantas ocasiones, las cosas no son lo que parecen.

La llamada casi se podría considerar una biografía de Silvia Labayru. Militancia, detención, torturas, el nacimiento de su primera hija en la ESMA, el repudio de algunas víctimas tras salir con vida del centro de detención clandestino… ¿Qué llamadas diría que cambiaron la vida de Silvia?

La llamada más obvia que influye en el devenir de Silvia es la que realiza el torturador Acosta a su padre, una llamada concreta, telefónica. Ella atribuye a esta llamada haber salvado su vida. Sucedió en la ESMA, cuando Silvia estaba a punto de parir.

De repente, Acosta, capo del centro de tortura, le convocó en su despacho. Ahí llamó a Jorge Labayru, el padre de Silvia, y este supuso que le llamaban Montoneros para darle información sobre ella. Inmediatamente, empezó a insultarles, a decir que él era antimontonero, antiperonista y anticomunista. Acosta se percató de que el padre era uno de los suyos. Al final, Silvia le volvió a llamar y le dijo que le entregaría al bebé cuando naciera.

Luego también hay otras llamadas más metafóricas que cambian su vida, como la de la vocación de militar políticamente. Y otra llamada, algo más literal, ligada a la llamada del amor, que se da a su regreso a la Argentina, con su pareja actual, Hugo.

Silvia critica duramente a Montoneros. Ella defiende que la dirección no protegió a la militancia. Dice: “Nuestra inmolación no sirvió mayormente para nada”. Además, la organización le hizo un juicio político por querer abortar a los 18 años.

Ella es sumamente crítica con la formación porque siente que la dirigencia, al principio de la dictadura, dejó solos a los militantes. El único plan que había, critica, es que se quedaran a defender una causa que ella consideraba ya perdida. Quedarse a morir, digamos.

Entre sus críticas está que les exigieran cosas muy tremendas, como tomarse una pastilla de cianuro si te secuestraban, no para evitar la tortura sino para no cantar y decir los nombres de otros compañeros. Y tampoco le gustaba esa raigambre católica que había en Montoneros, ni el esquema tan machista que tenía la organización.

Silvia es sumamente crítica con Montoneros porque siente que la dirigencia, al principio de la dictadura, dejó solos a los militantes

Al igual que siempre habla con desprecio y furia de los militares, Silvia cree que el accionar de Montoneros precipitó la posibilidad del golpe de Estado. Considera que, ante la violencia ejercida por la organización, se dio una especie de mayor apoyo civil cuando llegó el golpe porque la gente estaba aterrada con las acciones de las guerrillas.

La culpa es algo que acompaña a Silvia en algunas de sus palabras, sobre todo cuando habla de su hija Vera, el segundo bebé nacido en la ESMA. “Yo no quería encariñarme con ella”, comenta al recordar aquel momento. Se da cierta “desafectivización”. ¿Se puede llegar a superar algo así?

Silvia lo ha superado. Ella tiene mucho trabajo hecho con esto. Sin duda, son dificultades extraordinarias en la vida de una persona, pero Silvia es una mujer muy aplomada, con muchas horas de psicoanálisis a sus espaldas. Vera y David, sus dos hijos, son personas sumamente potentes que se han abierto camino en la vida sin problema. En ningún momento estaban destrozados por haber sido criados con culpa o queja, eso se puede ver en ellos.

Yo creo que en Silvia está la asunción de muchas responsabilidades. En cambio, nunca se ha quedado fijada en la queja, en el victimismo. No es alguien que arrastra culpa, no hay una rumia eterna de lo que ocurrió. Está presente, pero lo tiene muy digerido.

En un par de ocasiones, escribe que le es más fácil preguntarle por la tortura que por la violación. En la escena de la tortura solo hay sufrimiento, explicita usted, pero tampoco deja pasar los escenarios y momentos en los que uno de los militares viola a Silvia de forma repetida. Dos citas ilustrativas son: “Bajo amenaza de muerte, consentir es resistir”; y, poco después: “En un campo de concentración no hay consentimiento posible”. ¿Qué hay en esos pasajes, además de sufrimiento, para que no pueda preguntar por ellos con tanta facilidad?

Me parece una cuestión de sentido común. Si hablo de tortura, necesito que la persona me explique cómo se comporta el cuerpo ahí, en qué se piensa, si se grita o no, qué pensó ella, cómo hizo para aguantar, y todo porque es una experiencia completamente ajena a mi conocimiento, por suerte.

En cambio, de una violación no necesito que me cuente detalles de nada, porque puedo comprenderlo o imaginarlo de otra manera. Nunca sufrí una violación, pero es una experiencia que no me resulta tan ajena. De todas formas, cuando habla de los detalles de las violaciones que sufrió, ella es muy elegante a la hora de hablar. Las dos nunca perdimos la elegancia en nuestras conversaciones.

Es importante recordar que desde que salió en 1978 hasta 2021, cuando se logró la sentencia por violación contra el Tigre Acosta y González, otro torturador, pasaron décadas. A una mujer le cuesta muchos años hablar de eso en un juicio, y eso ya te dice algo.

El relato de las torturas bajo la dictadura argentina es algo mucho más colectivo que las violaciones de los militares a las mujeres secuestradas. Testimonios de este tipo apenas se han recabado. Antes del de Silvia hay muy pocos. Sus vivencias, en este sentido, siguen a la intemperie.

Encerrada, a Silvia le permiten avisar a los padres de su cuñada, Cristina Lennie, para que no sea detenida, aunque finalmente fue captada y asesinada. Acosta, uno de los torturadores, le permite entregar su cadáver a la familia, aunque Jorge Labayru se niega a ello. Alfredo Astiz, otro torturador, se hizo pasar por el padre de Vera para así poderla inscribir en el registro civil. ¿Quién era Silvia para los torturadores?

Yo no puedo decir quién era Silvia para los represores, para eso tendría que estar en su cabeza. Sí tengo la certeza de que la veían como a tantos otros, un ser que podían utilizar a su antojo, que podían hacer con ella lo que les viniera en gana: violarla, obligarla a hacerse pasar por la hermana de Astiz o ser la hija de cualquier persona de ahí. Era algo completamente sin límites para abusar, torturar o usar. Es la perversión llevada al máximo: un objeto que les pertenece con el que pueden hacer lo que quieran, y ese objeto obedece siempre, porque si no podían matar a toda su familia, o a ella misma.

Silvia fue vilipendiada a su salida de la ESMA. Desconfiaban de ella, era considerada una traidora, y todo por haber sobrevivido al centro de tortura clandestino. ¿Existe un ideal de víctima?

Muchos sobrevivientes se transformaron en sospechosos para sus propios excompañeros de militancia, porque pensaban en qué habrían hecho para sobrevivir. La vida que después tiene Silvia no es la de ese ideal de víctima que vive totalmente quebrada y traumatizada por lo que ocurrió. A veces, nos adherimos a esos relatos como si fueran moldes, fórmulas, porque son muy tranquilizadores y previsibles.

La vida que después tiene Silvia no es la de ese ideal de víctima que vive totalmente quebrada y traumatizada

En cambio, lo que cuenta Silvia es mucho más complejo: critica su pasado, la organización en la que militó, plantea interrogantes, pero a la vez reivindica su desprecio por los militares y defiende el trabajo que las organizaciones de Derechos Humanos hacen por la memoria, la verdad y la justicia.

Martín Caparrós, que aparece de manera transversal en su libro, escribió otro relacionado con las víctimas de la dictadura argentina. En A quien corresponda (Anagrama, 2008), Caparrós indaga en el espíritu de venganza. En un momento dado, el protagonista dice que “nada crea mayor cercanía que tener un ellos y un nosotros”. En La llamada, Graciela García Romero responde: “Ustedes, la sociedad, no tienen noción de lo que son las variaciones del miedo: miedo, terror, pavor”. ¿El haber transitado episodios como los que pasó Silvia crean sociedades distintas?

No sé si una sociedad distinta, pero una experiencia subjetiva tan fuerte sí te coloca en un lugar diferente. Caparrós dice que es imposible ponerse en el lugar de alguien que pasó por una situación que uno ni siquiera se puede imaginar. Si eres una persona tan inteligente como Silvia, tienes mucha consciencia de haber pasado por algo que el resto de la sociedad no ha transitado. Eso lo puede gestionar de distintas maneras, quizá con una sensación de inferioridad, pero a lo mejor también de superioridad por haber tenido esa experiencia.

Un párrafo se repite en ocho momentos diferentes del libro. En él, usted se pregunta cómo queda Silvia cuando el ruido de la conversación se acaba. Cuando vuelve a coincidir con ella, la ve fulgurante. “Voy a hacer esto y lo voy a hacer contigo”, le dice una Silvia con determinación, pero usted jamás le pregunta por qué. ¿Cuál es el motivo de no resolver esa cuestión?

Me parece que preguntar un por qué conlleva a tener una respuesta algo fracasada, por eso trato de evitarlo. Tampoco sentía la necesidad de hacerlo. Yo escribo ese párrafo como una parte del relato que acompaña a las vivencias de Silvia, que es una especie de backstage sobre lo que se esconde tras el trabajo periodístico: dudas, zozobras… Pero sin la intención de preguntar un por qué. En pos de mantener esa relación sólida, bien planteada, de confianza, uno debe forzarse para tener una mirada lo más inteligente posible y no preguntar esas cosas.

El periodista Federico Bianchini publicó hace poco Tu nombre no es tu nombre. Historia de una identidad robada en la dictadura argentina (Libros del KO, 2023). El autor afirma que “sin relato, la historia se diluye”. También que “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. ¿Qué remedio necesita una víctima como Silvia Labayru?

Ella siempre me decía que con el último juicio que pasó, cerró una etapa

Ella siempre me decía que con el último juicio que pasó, cerró una etapa. Sigo hablando con ella y, por supuesto, mantiene relación con otras personas que también sufrieron aquella experiencia de tortura. Aun con ello, tiene una relación de cierta ambigüedad. Por ejemplo, es algo criticona con la ESMA como espacio de memoria. En cambio, la convocan y ella va. Sabe qué lugar debe ocupar para estar en la conversación. En general, creo que es una persona con sus cuentas bastante saldadas. Y creo que el haber realizado este libro también le ha proporcionado un espacio para poner todo en orden, con calma, en el que desarrollar las sutilezas.

Esta pregunta es algo “irrespondible”, de todas formas. No creo que exista alguien en el mundo que pueda contestarla. Si uno se completa, ¿qué pasa? ¿Se acabó el deseo? ¿Qué hay después?

El libro también es una especie de cuaderno de bitácora de Leila Guerriero como escritora e investigadora en el que no rehúye sus propias dudas. ¿Silvia sigue siendo un misterio para usted?

Conozco mucho de ella, la puedo comprender, ver ciertas maneras y modos. En términos generales, entiendo su forma de estar en el mundo. Eso pasa cuando uno hace un perfil como este, que tiene la sensación de saberlo todo, pero también cierta modestia, porque sabes que nunca llegas hasta el fondo del fondo de una persona. Aunque hay piezas que faltan, porque Silvia no me las ha querido contar, no creo que se echen en falta eslabones esenciales de la historia.

David, hijo de Silvia, le agradece lo que está haciendo con su madre. Y usted se pregunta: “¿Qué estoy haciendo con su madre?”. ¿Ha encontrado respuesta?

Ahí me quedé pensando en qué suponía él que yo estaba haciendo con su madre. Fue muy linda esa frase, porque tanto Vera como David estaban bastante sorprendidos de esto que estaba sucediendo. David pensaba que su madre estaba contando muchas cosas, como si fuera algo venturoso para ella.

Esa pregunta siempre está, sobre todo cuando uno, en principio, hace un perfil para contar una historia, no para hacer algo por alguien en concreto. En el oficio periodístico, un retrato no es una hagiografía para relatar las bondades de un santo, sino para que se conozcan las luces y sombras de una persona. Yo me he quedado pensando sobre qué he hecho con Silvia Labayru y creo que el libro es un poco la respuesta: contar su historia, lo que no quiere decir que sea un cuento de hadas.

Entre 1976 y 1983, la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) en Buenos Aires funcionó como el centro clandestino de detención más grande de los casi 700 que hubo en Argentina tras el golpe de Estado de Rafael Videla. Ahí fueron torturadas, secuestradas y asesinadas unas 5.000 personas. Salieron con vida menos de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí