1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Luis Ortiz Nuevo / Escritor y poeta

“Morente descubrió un mundo musical del que todavía no sabemos el alcance de su grandeza”

Pedro Calvo 14/06/2024

<p>José Luis Ortiz Nuevo, en Madrid, durante la Suma Flamenca, 2020, dando una conferencia sobre Morente. / <strong>De Flamenco TV</strong></p>

José Luis Ortiz Nuevo, en Madrid, durante la Suma Flamenca, 2020, dando una conferencia sobre Morente. / De Flamenco TV

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

José Luis Ortiz Nuevo (Archidona, 1948) ha escrito en 357 páginas un gran abrazo a Enrique Morente. Es el primer volumen de una futura trilogía y se llama Libro de Morente. 1. El impulso del riesgo 1969-1976. La obra toma forma como conversación imaginaria entre escritor y cantaor. Ortiz Nuevo ha construido esa conversación con los materiales de su memoria personal compartida con Morente. Pero además del fundamento que deja haber sido por décadas compañeros de viaje en el flamenco, este libro recupera materiales diversos de lo que Ortiz Nuevo y otros dejaron escrito en la prensa del momento. 

En la solapa del libro se dice que menos cantar, tocar y bailar, Ortiz Nuevo ha hecho y hace casi de todo en el flamenco. Añadiría que José Luis es actor, poeta, periodista, investigador, creador de espectáculos y activista flamenco. Son indispensables sus libros con la memoria oral de tres grandes del cante flamenco como fueron Pepe el de la Matrona, Pericón de Cádiz y Anica la Periñaca: tres tratados esenciales para saber de qué va el flamenco y de qué va la vida en general. La obra de Ortiz Nuevo desentrañando el flamenco le ha convertido en okupa pertinaz de hemerotecas desde Madrid a La Habana. Ensayos básicos suyos son ¿Se sabe algo? Viaje al conocimiento del Arte Flamenco en la prensa sevillana del siglo XIX (1990) y Alegato contra la pureza (2010). 

Ortiz Nuevo se ha subido a las tablas con enjundia en sus emocionantes espectáculos sobre Pericón de Cádiz, “Por dos letras”, y con Carrete de Málaga, “Yo no sé la edá que tengo”. Ortiz Nuevo fue creador y director de la Bienal Flamenca de Sevilla durante quince años. Si no estuviera tan devaluada la palabra sabio, esa distinción encajaría a la perfección con las hechuras y talentos polifacéticos del escritor. En este volumen se aprieta con el gran cantaor y amigo. Mi experiencia es que el lector puede vivir en este libro el abrazo con lo imposible: sentir la presencia inmediata de Enrique Morente.

¿Con qué intención te pones a escribir Libro de Morente?

Empecé a escribirlo en 2016, cambiando de rumbo en la vida. Este libro era una asignatura pendiente. Al principio de todo pensamos hacerlo juntos Enrique y yo. No pudo ser. De Archidona me fui a Granada: lo que pretendía era coger los textos que yo había escrito con Enrique, y trufar eso con la actualidad del momento. Pero cuando veo el aluvión de noticias que hay, me obliga a reestructurar todo. Por medio del periodista y amigo Alejandro V. García me enteré de que la colección entera del diario granadino El Idealestá digitalizada con buscador. Pun, ahí voy. Eso supone la entrada de otro gran fardo de información, además aparecen otras fuentes. Es un libro muy intenso de esos siete años, de 1969 al 1976. Una conversación con una persona viva.

Conversamos a veces con Morente como otros hablan con los santos.

La conversación con Enrique en este libro sucede de la manera más natural. Ha habido momentos de gozo tremendo cuando me he puesto a escribir y las cosas han salido de una manera fluida y sencilla. Tiene ese ropaje que, en mí, no es más que la búsqueda de un ritmo. Si pienso que he encontrado ese ritmo de expresión, lo disfruto y me explayo. También ha habido momentos chungos, de jartura, pensando que esto no se acababa nunca.

La palabra riesgo aparece ya en una entrevista que le hacen a Enrique en el verano del 76

Subtitulas este libro con el rótulo El impulso del riesgo 1969–1976. ¿Qué significa aquí la palabra ‘riesgo’?

El riesgo es atreverse a mirar lo que no se conoce. Ver si en esos rincones de la vida, del tiempo y del silencio hay algo que pueda deslumbrar, que sea motivo de singularidad, belleza y juego. La palabra riesgo aparece ya en una entrevista que le hacen a Enrique en el verano del 76. Acabábamos de estar los dos trabajando juntos en dos aventuras ibéricas. Primero en Mallorca, en “La Nit de la Cançó per al Poble”, y luego en Rute, en un homenaje a Rafael Alberti. En Rute estábamos en un campo de fútbol, rodeados por la Guardia Civil, pero en Mallorca se respiraba libertad, tranquilidad y no problem. 

En Madrid se te enciende la luz del flamenco.

Sí. Yo venía de Archidona, un pueblo de la sierra norte de Málaga donde no hay particular afición a lo flamenco. Pero yo tenía la curiosidad intelectual de conocer este fenómeno tan andaluz, tan hermoso y tan auténtico. Entro en el mundo del flamenco en Madrid en 1969, gracias a Enrique Morente, que es mi tutor, y gracias a mis maestros Pepe de la Matrona y Pericón de Cádiz. Era un estudiante que había abandonado la lucha política y me metí de novillero, o de maletilla, en lo flamenco. Entro en este mundo con Enrique, y entramos juntos en el pensamiento, en voluntad, en deseo. Nos conocimos en la puerta del tablao Zambra, saliendo a fumar, a lo mejor porque no era solo tabaco. Ahí tengo el flechazo con él.

Enrique es de los pocos que entonces defiende el tablao como un lugar de aprendizaje, de espectadores

¿Cómo era Morente en esa época?

Todos los días que su madre –una mujer maravillosa– hacía cocido, yo me apuntaba a comer en su casa. Enrique es un tipo muy despierto, muy inteligente; es una esponja que todo lo capta, que se entera de todo. Era un flamenco que no parecía un flamenco. Parecía un hombre de la calle, en el mejor sentido de la palabra. Un hombre moderno, un moderno fino, inteligente, en una España completamente caduca. No era el arquetipo del flamenco con el traje oscuro y con el chato de vino en la mano. Se movía con naturalidad pasmosa entre pintores, escritores, poetas, músicos… En eso era único, no había otro flamenco como él, que estuviera al día en otros ámbitos de conocimiento. Había aprendido mucho en el mundo de la fiesta, al lado de Pepe el de la Matrona y Pericón de Cádiz. Enrique echó los dientes en un restaurante madrileño en el que uno de los comensales de continuo era don Carlos Arias Navarro, Carnicerito de Málaga. Sabía estar en esos ambientes. Tenía los colmillos retorcidos y sabía cómo tratar a las criaturas de la aristocracia con ese ingenio y esa picardía.

¿Cómo se vivía el miedo en ese momento?

Enrique no tenía miedo. Era prudente: su valentía la demostraba de otra manera. No era un provocador, ni quería darse a entender por esa seña. Como éramos jóvenes, teníamos energía suficiente para soslayar ese miedo que estaba alrededor, y tirar para adelante.

A tope en los tablaos del tardofranquismo.

Enrique era ya el Príncipe de la NocheLos tablaos de entonces eran sitios deslumbrantes. Eran, para mí, un sitio misterioso y desconocido: Zambra, Las Brujas, El Café de Chinitas… Era estar en la gloria. Allí estaban los grandes artistas del momento. Pero la corriente más academicista, el jondismo que venía de los años concuenta, despreciaba los tablaos como cosa para turistas. Un desprecio que viene sucediendo desde los principios del flamenco. Enrique es de los pocos que entonces defiende el tablao como un lugar de aprendizaje, de espectadores. Porque un arte que no tiene público es arte muerto. 

¿Aprendías de Enrique?

Aprendía viendo cómo Enrique resolvía las cosas de la vida. Siempre andaba a su juicio y parecer. Tenía un gran defecto: la impuntualidad. Nunca se disculpaba por llegar tarde, tanto que yo quedaba para comer con él en su casa y así no se me perdía. Aprendía de su madurez siendo tan joven, de su soltura, de su forma de comportarse, de su generosidad. Aprendía de su talento a la hora de responder. Me animaba su forma de reír, de sentir la vida con espíritu de risa. 

No conozco a nadie que ni de lejos tenga su conocimiento. Enrique tenía de Matrona el concepto en el cante de grandeza y profundidad

¿Qué destacas de Morente como intérprete y creador?

Enrique Morente descubrió un mundo musical del que todavía no sabemos el alcance de su grandeza. Era un hombre que buceaba de esa manera en la música flamenca, conociéndola tan a fondo como la conocía. No conozco a nadie que ni de lejos tenga su conocimiento. Enrique tenía de Matrona el concepto en el cante de grandeza y profundidad, de trascendencia. Eso es lo que él hereda y ahonda. Una de las grandes historias de Morente es que nunca se repite. Siempre está el riesgo. Enrique se vaciaba. Tenía la seguridad del conocimiento. Tanta era la garantía que le daba su conocer que le permitía bichear alrededor de la regla. 

¿La poesía le cambió la forma de ver el flamenco?

Enrique, como decía Pepe de la Matrona, se había educado frente a un colegio de pago. Cuando él se encuentra con la poesía de Miguel Hernández, se enamora de una manera brutal. Comulga totalmente con Miguel. En esa época apenas conoce nada de Lorca, que le parece un poeta muy fino. Y para cantar a Miguel Hernández, Enrique tiene la sensación de que no le vale el código que tiene, que tiene que inventar. La chispa de ponerse a componer la enciende Miguel Hernández. Y eso lo traslada desde Gil de Biedma hasta Al-Mutámid, San Juan de la Cruz o Lope de Vega. Ya tienes ahí un torrente de música que levanta este ateo maravilloso que es el gran cantaor de los místicos españoles. 

José Luis Ortiz Nuevo. / Fotografía de El Dorado Sociedad Flamenca de Barcelona

Morente huye de las etiquetas con ironía y paradoja.

Una de las preocupaciones de Enrique es que no lo etiqueten. Protesta y se rebela contra su encasillamiento. Por eso cuando le preguntan si está haciendo la revolución, Enrique dice: “Yo lo que hago es cantar según el sentimiento mío, respetando…” Morente abre la espita de la libertad según el sentimiento. Se siente una persona, no esclavo, que canta con el principio sagrado de cantar de acuerdo consigo mismo. Pero ocurre que cuando hace eso, está haciendo una revolución: crea un camino nuevo, una expresión nueva, una forma nueva de comportarse y entender la vida e interpretar. Siempre tuvo la precaución de que no lo consideran como hereje convicto y confeso. 

¿Qué fueron para Morente los territorios de Granada, Madrid y México?

Granada es la madre. Madrid es el aprendizaje profesional y el trabajo. Y México es un mundo, la cultura y la pasión. Enrique empieza su carrera profesional en los años sesenta por ahí afuera. Primero en Nueva York con el ballet de Mariemma. En 1965 se tira varios meses en Japón y media Europa haciendo “La Celestina”, con Susana, José y la Talegona. Cuando Enrique va a México ya ha visto mundo. Esa actitud cosmopolita lo define muy particularmente. En México conoce a los viejos poetas del exilio republicano que quedaban: el poeta Luis Rius y su mujer, la bailaora Pilar Rioja, son muy importantes. En México, con Manzanita –casi un niño– al toque, Morente es ya un cantaor del mundo. 

¿Cómo es esa primera obra discográfica de Morente?

El segundo disco “Cantes Antiguos del Flamenco” (1969), con el Niño Ricardo, es un monumento. Lo mismo que el siguiente “Homenaje Flamenco a Miguel Hernández” (1971). Son discos clásicos que no han envejecido ni diez minutos. 

La maldición del flamenco como algo plebeyo es lo que prevalece en la conciencia cultural del país

¿Morente ha sido un artista comprendido?

Sí. Morente está absolutamente reconocido. Pero también hay críticas malas porque en este país la envidia es el vicio nacional prevalente. La envidia, la desconsideración y la ceguera. En la prensa de los años sesenta, el primer Manuel Ríos Ruiz es uno de los apoyos entusiastas de Enrique, que es reconocido como representante del nuevo cante flamenco puro. Pero también hay un exabrupto al final de los años sesenta de Manuel Barrios en ABC, que es verdaderamente penoso que tuviera que echar mano de esa guasa para referirse a Enrique. 

La crítica flamenca a veces no sabe reconocer lo que ve y escucha.

En la crítica flamenca vemos luchas de poder. Hay declaraciones de cuando entonces del presidente de una peña de Jaén que dice que más de cincuenta personas en el público ya no es pureza. En esos años por cantar un fandango en los festivales te pueden llevar al Campo de los Mártires. La pugna por lo jondo, lo puro y lo auténtico frente a lo populachero y lo turístico es muy viva entonces, con unos ribetes de irresponsabilidad muy grandes. A Porrina de Badajoz lo ponen a parir por cantar de pie en Granada. La maldición del flamenco como algo plebeyo es lo que prevalece en la conciencia cultural del país. Pero el que va a escuchar a Morente lo que quiere es descubrir algo nuevo. Para quien sigue a Enrique con las ventanas abiertas, el disco “Omega” (1996) es una ópera, un océano. No hay cosa más doliente, más terrible y más brillante que la seguiriya de “Omega”.

¿Qué le dirías a la gente para que se acerque al Libro de Morente?

Que se va encontrar con un libro de amor, de nostalgia y reivindicación de uno de los grandes artistas de la cultura española de todos los tiempos, como Picasso, Goya, Manuel de Falla, Pastora Pavón… Enrique es un imprescindible.

––––– oOo –––––

Así se hizo el poeta José Luis Ortiz Nuevo

“A mí me pusieron El Poeta en el Colegio Mayor San Juan Evangelista porque en los descansillos de las escaleras había unas sesiones en las que algunos leíamos versos o algunas palabras escritas. Escribí dos poesías. Una estaba dedicada a una chica en el metro con unos ojos que me sedujeron y se fueron. La otra estaba dedicada a los grises y empezaba: ‘Hoy te he llamado hijo de puta y sé que para ti también lo soy’. Un compañero de pasillo en el San Juan me puso por eso de El Poeta. Cuando caí preso escribí alguna copla. Luego escribí más y ahora saldrá un librillo con cantes feministas, que se llama En mi cuerpo mando yo. Es muy gozoso escuchar que esas letras que has escrito están en la voz de Carmen Linares y Miguel Poveda”.

De vez en cuando la vida
Parece una fantasía
Y cuando menos lo esperas
Te da lo que más querías
Aunque luego se lo lleva.
 

Pero no te desesperes
Mira que ella es así
Mira qué cosa es la vida
La vida tal como es
Un ramito de ambrosía
En el huerto de la hiel.

La vida que conocemos
La vida que tanto amamos
Con sus horitas de dulce
Y sus finales amargos.

“Canto de la resignación” J. L. Ortiz Nuevo

 

La luz que a mí me alumbraba
un mal viento la apagó
y el calor que me daba
en nieve se convirtió
la luz que a mí me alumbraba
vino el viento y la apagó. 

No cabe en mí el desengaño
que el desengaño soy yo
sembré la flor del romero
y el romero se secó. 

Me fie de una ilusión
pero fue cosita vana
en seguida se me murió
de la noche a la mañana. 

La luz que a mí me alumbraba
solo alumbra mi dolor
ella perdió la llama
yo perdí mi corazón. 

Yo creía que la vida
era amable y complaciente
y es un rosario de espinas
con las cuentas de la muerte. 

“La luz que a mí me alumbraba” J.L. Ortiz Nuevo

José Luis Ortiz Nuevo (Archidona, 1948) ha escrito en 357 páginas un gran abrazo a Enrique Morente. Es el primer volumen de una futura trilogía y se llama Libro de Morente. 1. El impulso del riesgo 1969-1976. La obra toma forma como conversación imaginaria entre escritor y cantaor. Ortiz Nuevo ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Calvo

Periodista chusquero. Nací en Cuatro Caminos (Madrid), en 1954. Vengo de los felices tiempos del estajanovismo plumilla. Me dio por escribir de músicas y de la tele. Tengo el humor ahí. Una manía. En RNE me dejan ponerme fino delante del micro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí