1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Elecciones municipales: lecciones para la batalla estatal

Miguel Álvarez-Peralta 28/05/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A raíz de los resultados del 24 de Mayo, algunos líderes de opinión están acuñando el siguiente relato entre sectores politizados: a Podemos le ha ido mejor en su estrategia municipal que en la autonómica por lo que debe renunciar a su marca y hacer coalición con partidos pequeños de cara a las generales, eso mejorará las opciones de victoria.

Es importante analizar sin prejuicios cuánto hay de real en esa lectura: este país se juega muchísimo en las elecciones de noviembre. Otra legislatura gobernada por el bipartidismo significaría el retorno de los recortes, suspendidos durante el año electoral, y por tanto al aumento de la exclusión y la precariedad, aunque de fondo suene la melodía oficial de la recuperación. Abandonemos todo patriotismo de siglas, viejas o nuevas, lo único urgente es aprovechar la ventana de oportunidad para un cambio histórico.

Abandonemos todo patriotismo de siglas, viejas o nuevas, lo único urgente es aprovechar la ventana de oportunidad para un cambio histórico.

Cada cual es libre de hacerse las trampas al solitario que desee, pero lo cierto es que las cifras no permiten sostener que el resultado en Madrid o Barcelona impugne la estrategia acordada en la Asamblea de Vistalegre. Allí se decidió precisamente trabajar en el plano municipal con actores locales arraigados en lugar de construir la marca Podemos en cada pueblo y ciudad. Eso permitiría una integración con la enorme diversidad de la sociedad civil movilizada por el cambio en cada lugar y focalizar esfuerzos en el ámbito estatal, donde obviamente la estrategia no es directamente replicable.

En realidad, en más del 80% de las capitales donde Podemos ha estado presente apoyando plataformas ciudadanas los votos autonómicos han superado a los municipales. Esto es lógico y esperable dada la primacía alcanzada por la marca morada gracias al desproporcionado ataque mediático sufrido, que ha generado un creciente ‘efecto bumerán’, logrando poner de relieve el papel protagonista de este movimiento-partido como motor de esta Segunda Transición de la que hablan ya los medios.

En más del 80% de las capitales donde Podemos ha estado presente apoyando plataformas ciudadanas los votos autonómicos han superado a los municipales.

Dejando a un lado Madrid, solo en Guadalajara, Alicante y Burgos las papeletas municipales han superado en más de un punto a las de Podemos, aunque la diferencia no llega al 5%. Por el contrario, en capitales como Córdoba, Jaén, Málaga, Pamplona, Valladolid, Cáceres, Las Palmas o Soria, la capacidad de convocatoria de las marcas municipales ha sido considerablemente inferior a la de la marca autonómica. Estos datos obligan a cuestionar el mencionado relato. Los éxitos municipalistas han supuesto un hito trascendental, pero parecen muy forzadas las explicaciones que lo enfrentan a la papeleta de Podemos, primera o segunda más votada en ciudades como Gran Canaria, Parla, Rivas, Zaragoza, Palma de Mallorca, Tenerife, Oviedo, Huesca, Teruel, Fuenlabrada o Gijón. Queda mucho por avanzar y hay necesidad de reflexión, pero no hay motivos para el derrotismo sobre la pujanza de la nueva fuerza.

En resumen, Madrid es la única plaza donde el resultado ha sido sensiblemente mejor a nivel municipal, la excepción paradigmática que sostiene el relato. Solo este dato defendería la tesis de que a Podemos le va mejor cuando renuncia a su marca. Cataluña y Galicia son escenarios políticos muy distintos al resto del estado, con marcos propios de los que también parece aventurado intentar calcar fórmulas para meterlas con calzador en la meseta. Antes de extrapolar conclusiones habrá que preguntarse si realmente está en la marca la clave del éxito. Hay otros elementos a tener en cuenta, como los liderazgos concretos.

Un factor diferencial en la capital ha sido la potente figura de Esperanza Aguirre, símbolo de una forma de hacer política desde la soberbia que hemos sufrido por décadas, sumado al excelente funcionamiento de la figura de Manuela Carmena, apuesta de Podemos para el tête-a-tête con la condesa. La veterana jueza, como Ada Colau, confirman que es más fácil generar apego hacia un rostro amable que hacia unas siglas o hacia muchos rostros, hipótesis que Podemos viene sosteniendo contra fuertes polémicas desde su fundación, y que ha permitido identificar desde el principio la enorme dificultad que entrañaba esta etapa del año electoral.

Esperanza y sus medios afines se esforzaron por asociar a Manuela con Podemos, por lo que la propia disociación de la marca debe ser puesta en entredicho. Seguramente el estilo propio de Manuela, su liderazgo humilde capaz de generar adhesiones fuertes entre el activismo y de seducir a un voto socialista poco entusiasmado con las estridencias de Carmona, explique mejor su éxito que cualquier consideración sobre el proceso de construcción de una organización en gran medida desconocida, a pesar de que involucra a personas y colectivos de inmensa valía, muy reconocidos en entornos activistas. Es muy probable que la mayor parte del electorado votase a Carmena y no a unas siglas cuya composición resulta desconocida para el votante medio.

Es muy probable que la mayor parte del electorado votase a Carmena y no a unas siglas cuya composición resulta desconocida para el votante medio.

Otro factor que interviene en la excepción madrileña son los candidatos autonómicos presentados por el campo progresista: Gabilondo y García Montero eran los mejor valorados en las encuestas para la Comunidad de Madrid, muy por encima de sus pares a nivel municipal. El famoso poeta cosechó en la ciudad un 250% más de votos para IU que su candidata al ayuntamiento, mientras que el “efecto Gabilondo” hizo de Madrid el único fuerte en el que el PSOE no sufrió descalabro, incluso mejoró el resultado de 2011. El ticket Gabilondo-Carmena promovido por algunos medios sin duda influyó en la excepcionalidad del resultado en la capital.

La lista de Podemos, a pesar de integrar un espectro de sensibilidades diversas similar al de Ahora Madrid, sufrió en sus carnes esas dificultades. No ver pluralidad en esa lista es obviar que en ella había rostros provenientes de Equo, IU, CGT, Marea Blanca, Marea Verde, Juventud Sin Futuro, Asociación Libre de Abogados, Salvemos Telemadrid, Red con Voz, Observatorio Metropolitano, Patio Maravillas, IA, En Red, etc. Pero no falta quien tiende a ver la causa en la marca y en no haber hecho coalición, obviando que no en todas las plazas se pelea igual ni se enfrentan contrincantes intercambiables. Ciertas alianzas o polarizaciones ocasionan resultados inesperados (¿recuerdan los sondeos?), la confianza ciudadana no se distribuye en base a meras operaciones de suma y resta. La presunción de que las campañas anti-Podemos hayan hecho mella en la población madrileña más que en otras, y por tanto el cambio de marca para la inclusión de siglas (desconocidas fuera de los círculos activistas) haya sido una clave, está muy lejos de poder explicar lo ocurrido.

Al fin y al cabo, el avance en cuanto a redefinición del tablero general es claro: fin de las mayorías absolutas, basta de rodillos, el bipartidismo ha perdido más de tres millones de votos en estas elecciones, el PP no logra ocultar su crisis interna y su recambio naranja ha quedado desacreditado. Por más que intente sonreír, el PSOE ha fracasado como herramienta de oposición a la corrupción y al Diktat financiero. La victoria no llega en dos pasos, pero la erosión de la vieja política avanza tan rápida como crece la notoriedad de Podemos. No conviene descartar cualquier apertura, pero sí debatir sobre cifras reales y objetivos concretos, no en base a la presión de quienes buscan salvar sus muebles a última hora. Una opción frentista para las generales tendría el coste de complejas operaciones simbólicas y organizativas apresuradas que podrían minar la credibilidad. En cambio, en Madrid llevábamos más de un año trabajando en la composición municipalista. Por último, está por demostrar que una reunión de equipos que no comparten la hipótesis estratégica de partida pueda dar lugar a un proyecto con una brújula común y capacidad de reacción ágil ante un contexto que evoluciona rápidamente. 

Una opción frentista para las generales tendría el coste de complejas operaciones simbólicas y organizativas apresuradas que podrían minar la credibilidad. 

Es comprensible (incluso buen síntoma) que organizaciones en declive exijan a Podemos que convoque ese “frente” contra el bipartidismo. Es un reconocimiento, pero eso no implica que deba hacerse ni garantiza que fuera a tener éxito. No hay que olvidar que en esta herramienta de cambio ya estamos confluyendo identidades muy diversas como las que se han mencionado, y que nuestras decisiones tácticas han sido fruto de elaborados debates y han sido duramente criticadas por quienes ahora nos piden renunciar a nuestra identidad y estrategia. Podemos no ha nacido para resistir, ni siquiera para responder, ha nacido para ganar y transformar el país, y a ello debe sus decisiones.

Muchas confluencias, diálogos y aperturas serán necesarias, y en ello estamos, pero cada una tiene su coste, que debe ser cuidadosamente evaluado. Todo el mundo sabe que en política ciertas uniones restan. Hace ya tiempo que organizaciones fuertemente identitarias —entre ellas, quienes se construyen electoralmente como “el corazón de la izquierda”— se muestran interesadas en confluir con esta fuerza en ascenso sin renunciar a su discurso de toda la vida, sin compartir el análisis que ha propiciado el éxito, la necesidad de un espacio amplio y transversal que aparque las barreras identitarias y ponga en el centro una indignación frente a la corrupción y la precariedad que sí, efectivamente, no es de izquierdas ni de derechas, aunque le pese a la ortodoxia. 

Miguel Álvarez es consejero ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid (@miguelenlared)


A raíz de los resultados del 24 de Mayo, algunos líderes de opinión están acuñando el siguiente relato entre sectores politizados: a Podemos le ha ido mejor en su estrategia municipal que en la autonómica por lo que debe renunciar a su marca y hacer coalición con partidos pequeños de cara a las generales, eso...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Álvarez-Peralta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Emiliano Ibáñez

    De acuerdo en que el análisis fino no es fácil, pero por eso quiero contribuir desde la periferia... , y cuidado con las generalizaciones: yo participo en Ganemos Palencia (y no soy de IU ni de Equo) y nos ha avergonzado la utilización de ese nombre en varios lugares, pero en nuestro caso y en otros no ha sido así: Ganemos Palencia, sin nombre o con otro nombre, empezó a trabajar en marzo de 2014 (repito: 2014, mucho antes de que se supiera nada de Barcelona, iniciativa que, cuando la conocimos, nos encantó), a punto estuvo de que también estuviera Podemos (se trabajó honestamente para ello, pero el caso de Podemos Palencia es para llorar -y no generalizo-)... pero, sobre todo, hay mucha gente independiente trabajando. Y el nombre se mantuvo por ser conocido y porque no hubo problema legal; por supuesto, no se ha pagado a nadie ni se ha cogido el nombre en el último momentto, simplemente se mantuvo el que pareció bueno. Creo que hay que desbordar, y que una fuerza política sola no lo va a poder hacer (yo participaría en la unidad popular y no en un partido, sea Podemos o sea IU o sea Equo; y, como yo, hay mucha gente... y muchos más votantes). A ver si acertamos.

    Hace 7 años 5 meses

  2. Miguel

    José, tienes razón en parte. Si contamos los paraguas que ha montado IU+Equo en muchísimos pueblos (llegaron a querer registrar la marca Ganemos) como proceso de confluencia, entonces el mapa se vuelve mucho más complejo. Personalmente no creo que eso sean procesos de confluencia y mucho menos de unidad popular, sino partidos que se ven en declive y deciden juntarse ahora para salvar los muebles sumando esfuerzos. Y hacen muy bien en intentarlo, por supuesto. En otros sitios esos procesos sí han llegado a ser más ricos, la casuística es muy amplia. Valladolid, como señalas, podrías ser uno de ellos, no digo que no (desconozco como ha sido el proceso en esa ciudad). En algunas localidades había 3 y hasta 4 candidaturas "de confluencia" (algunas montadas por una sola organización y bastante poco heterogéneas, incluyendo algunas de Podemos)... El análisis cualitativo fino sería fundamental. Pero aun así, creo que esos casos me parece que no deberían servir para medir y comparar el éxito de esas marcas con la marca estatal y concluir que lo mejor es renunciar al nombre. Se está haciendo mucho, pero me sigue pareciendo una lectura interesada y forzada. Solo eso.

    Hace 7 años 5 meses

  3. José Emiliano Ibáñez

    Corrijo un error mío sobre Valladolid. Podemos saca en las autonómicas en el municipio de Valladolid un 14,7%, no un 13% como yo decía. Pero la validez de mi argumentación se mantiene, y la del autor, en el caso de Valladolid al menos, no se mantiene. Un 14,7% sigue siendo mucho menos que un 23,4%, que es lo que obtienen dos cantidaturas de confluencia. Si se le suma el 7,7 de la coalición IU-Equo en las autonómicas, sigue siendo menos que las candidaturas "de unidad".

    Hace 7 años 5 meses

  4. José Emiliano Ibáñez

    Pues no sé los demás datos, pero los de Valladolid ciudad dicen lo contrario de lo que afirma el autor, si se sabe cuál es la realidad. El autor parece comparar el 13% que sacó Podemos en las autonómicas con el 10% de Valladolid Sí se puede, la lista de Podemos, teóricamente de confluencia. Pero es que en Valladolid había otra lista que intentaba la confluencia (IU, Equo y muchas personas no adscritas), que sacó 13,4%. O sea, con dos listas que se presentan como unidad popular, lo cual ya resta apoyo, entre las dos suman 23,4%, y Podemos saca en las autonómicas el 13%. Justo lo contrario de lo que dice el autor. ¿Piensan con eso dar el vuelco? Podemos está ahora como IU antes de mayo del 14, creyéndose que solos pueden. Qué error para todos, después de lo que han conseguido abrir, ahora cierran por protagonismo e identarismo (o cortedad de miras: hay mucha gente que no entraremos en un sitio con disciplina de partido, incluido Podemos).

    Hace 7 años 5 meses

  5. Miguel Manzanera

    Observaciones a lo dicho: el mejor resultado conseguido por la 'indignación de los de abajo' está en las grandes capitales donde se han presentado candidaturas de unidad popular. En las autonomías Podemos obtiene resultados notables pero no decisivos: solo en la confluencia conseguiremos el objetivo de transformar el orden social que está destruyendo este país. Es un error pensar que el éxito proviene de las cabezas de lista, un prejuicio que proviene del sistema que queremos superar.

    Hace 7 años 5 meses

  6. Carlos

    Interesante análisis. Pero Tenerife y Gran Canaria no son ciudades, son islas. Por tanto, no queda claro si se refiere a las municipales, calbidos o autonómicas.

    Hace 7 años 5 meses

  7. Dan

    Hay quien calculadora en mano apunta que los votos de IU en la CAM hubiésen servido para que el PP no gobierne. Personalmente creo que luchar contra la abstención (aparte de intentar seducir al votante del PSOE),es donde Podemos se juega las elecciones generales. La asignatura pendiente de Podemos es esa: que los que se han borrado por el motivo que sea de ejercer su derecho al voto lo hagan. Y ahí hay que hacer calle. Poner en riego el instrumento del cambio por sumar los votos de una organización donde por supuesto hay gente valiosa pero con un cuadro directivo tan desorientado como el bipartidismo sería un error.

    Hace 7 años 5 meses

  8. Infernial

    Miguel, para no hacerte trampas al solitario, ¿excluyes como hipótesis de partida los casos de Madrid, Catalunya, y Galicia? Llegas a la conclusión de que no confluir es más rentable para Podemos, salvo en esos tres casos, precisamente, que es donde se ha dado la convergencia más interesante e ilusionante. Podrías concluir que cuando se confluye bien y no se hacen muchas trampas, confluir multiplica. Si Podemos sigue en la línea inconvergente será un desastre en las generales. Estamos a tiempo de crear ilusión, como sucedió en AhoraMadrid, en Comú y marea atlántica. Tres modelos muy diferentes de convergencia y exito

    Hace 7 años 5 meses

  9. Bernardo Ramazzi

    Análisis totalmente compartible. Porque sostiene puntos de vista propios pero no cierra la lectura de otros. Vuestra lucha será difícil pero es absolutamente posible. Y siempre siempre la unidad sin exlcusiones paga bien. Hay que hacer absolutamente todos los esfuerzos de diálogo, y cuando se rompa algún puente volver a construirlo una y otra vez. La unidad de la izquierda sin exclusiones es el camino menos difícil. También para la unidad total sobre la base de acuerdo programático y estratégico, vale #esahoraysepuede ; y acordado autoridades y candidaturas y programa y estrategia y símbolos, comunes, entonces cada uno podrá conservar sus señas de identidad y demás. Esa es la clave. Lograr los obligatorios mínimos común denominadores y habilitar los perfiles y sensibilidades e historias particulares. Saludos desde Uruguay.

    Hace 7 años 5 meses

  10. Rafa

    Gran Canaria no es una ciudad. Es el nombre de la isla donde se encuentra la capital de la provincia de Las Palmas, que se llama Las Palmas de Gran Canaria. Saludo

    Hace 7 años 5 meses

  11. Luis

    Qué manía tenéis en querer hacernos ver que Ciudadanos es el "recambio" naranja del pp. Al principio me gustabais bastante, pero vuestro mensaje partidista, encerrado en el "Podemos salvador de la democracia y la corrupción" y menospreciando el trabajo de otras fuerzas emergentes. Sinceramente me aburre bastante y creo que os desacredita. Suerte en vuestro trabajo institucional que es donde se demuestran con hechos las palabras!!

    Hace 7 años 5 meses

  12. Adrian

    Muy interesante. Creo que cada paso debe ser bien evaluado, y para ello es necesario serenidad, amplitud de miras, y una conviccion férrea en las convicciones, es decir, saber poner límites, cosas que creo recogen bien tu análisis

    Hace 7 años 5 meses

  13. Miguel

    Gracias, Ana. Estaré encantado de discutir aquí el tema, creo que es un debate necesario. Saludos.

    Hace 7 años 5 meses

  14. Ana M-P

    Fantástico y certero este 'nuevo' análisis, Miguel.

    Hace 7 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí