1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Nada es lo que parece en la Argentina

Los que perdieron el 25 de octubre festejaron como si hubieran ganado y los que ganaron sufrieron como si hubieran perdido, en espera de la segunda vuelta de noviembre

Fernando Krakowiak Buenos Aires , 28/10/2015

<p><strong>Mauricio Macri</strong></p>

Mauricio Macri

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El domingo 25 de octubre, el candidato oficialista Daniel Scioli derrotó al líder opositor Mauricio Macri con el 36,8% frente al 34,3% y ambos definirán la elección presidencial en un ballottage (segunda vuelta) el próximo 22 de noviembre. Ese es el dato duro que arrojó la elección. Sin embargo, en Argentina nada es lo que parece. La ventaja del oficialismo fue mucho más acotada con respecto a los casi diez puntos de diferencia que preveían las encuestas. Por lo tanto, los que perdieron festejaron como si hubieran ganado y los que ganaron sufrieron como si hubieran perdido, pues ven que su triunfo peligra de cara a la segunda vuelta. El motivo es simple: los votos de la tercera fuerza en discordia, que obtuvo el 21,3%, parecen estar más cerca de la oposición que del oficialismo, mientras que los candidatos que quedaron detrás están llamando a votar en blanco.

A este escenario, ya de por sí complejo, hay que agregarle que Scioli provoca desconfianza en muchos kirchneristas, quienes no terminan de verlo como un garante de la continuidad del proyecto que Néstor y Cristina Kirchner llevaron adelante durante los últimos doce años. En la vereda de enfrente, el empresario Mauricio Macri, alcalde de la Ciudad de Buenos Aires y candidato liberal de la derecha, gana terreno con una estrategia propia del marketing donde las propuestas concretas pierden terreno frente a la reivindicación de lugares comunes como la necesidad de privilegiar el diálogo, trabajar en equipo, recuperar la confianza y gobernar con humildad.

los votos de la tercera fuerza en discordia, que obtuvo el 21,3%, parecen estar más cerca de la oposición que del oficialismo

“Fe, esperanza y optimismo”

“Argentina necesita construir a partir de lo construido”. Ese fue el eslogan que eligió Daniel Scioli, de 58 años, durante la campaña para intentar mostrarse como la continuidad del kirchnerismo, algo que no resulta para nada obvio, pese a que fue vicepresidente de Néstor Kirchner entre 2003 y 2007, donde llegó como parte de un acuerdo político con el entonces presidente peronista Eduardo Duhalde. También ha sido gobernador de Buenos Aires, la principal provincia argentina, desde 2007 hasta la actualidad en representación del Frente para la Victoria, la vertiente peronista de izquierda que encabeza Cristina Fernández de Kirchner. El problema es que, más allá de los lugares que ocupó, nunca se le han podido sacar definiciones políticas demasiado precisas. Su frase de cabecera es que hay que “trabajar con fe, esperanza y optimismo”, una expresión más propia de un libro de autoayuda que de un manual de conducción política.      

Sus antecedentes previos al kirchnerismo tampoco entusiasman a la militancia de ese frente. Scioli se hizo conocido como corredor de motonáutica, deporte en el que perdió un brazo el 4 de diciembre de 1989, mientras disputaba una regata en el Delta de Paraná. Ingresó en la política recién cumplidos los 40 años cuando en 1997 el entonces presidente Carlos Menem sorprendió al elegirlo para encabezar la lista de diputados nacionales de la Ciudad de Buenos Aires. Desde ese momento, no ha mostrado más que gratitud hacia Menem, un hombre muy cuestionado por el kirchnerismo, espacio que construyó su identidad en oposición al liberalismo privatizador de la década del 90.

Pese a ello, el pasado 16 de junio Cristina Fernández de Kirchner lo eligió como su sucesor y le puso a Carlos Zannini, uno de sus hombres de mayor confianza, como candidato a vicepresidente. El motivo principal fue que Scioli era el precandidato oficialista mejor posicionado en las encuestas. Por lo tanto, la presidenta apostó por llenar las listas con kirchneristas de su confianza para que Scioli los llevara a la victoria. “El candidato es el proyecto”, comenzaron a repetir funcionarios y militantes, pero lo que en realidad mostró la designación de Scioli fue la debilidad de ese proyecto, que se recostó casi exclusivamente sobre la figura de Cristina Fernández de Kirchner y luego de doce años en el poder no fue capaz de ofrecer un candidato alternativo capaz de conformar a su militancia, sabiendo que la presidenta no podría presentarse nuevamente a la reelección por una prohibición constitucional.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner apostó por llenar las listas con kirchneristas de su confianza para que Scioli los llevara a la victoria

A partir de entonces, todos se encolumnaron detrás del exmotonauta, pero la desconfianza permanece. De hecho, Horacio González, uno de los mayores referentes del grupo de intelectuales kirchneristas llamado Carta Abierta, declaró la semana pasada: “Vamos a votar a Scioli, pero desgarrados”. El candidato oficialista ayudó a acrecentar esa desconfianza al anunciar una serie de medidas tendientes a ampliar su caudal de votos. Los días previos a la elección, sus asesores dejaron trascender que si gana va a reducir los derechos de exportación a la soja y directamente eliminar los que pagan otros cultivos como el maíz y el trigo. Además, el propio Scioli prometió en su cierre de campaña que va a reducir el impuesto a los ingresos que abona la clase media alta. Tanto los derechos de exportación como el impuesto a los ingresos fueron siempre defendidos por el kirchnerismo como parte de su plan de redistribución de la renta. Por lo tanto, la medida no hizo más que acrecentar los temores sobre lo que podría venir. Desde el sciolismo responden que no hay nada de qué preocuparse porque, al margen de algunas decisiones puntuales, lo importante es el plan de desarrollo productivo que impulsara el candidato, algo imposible de corroborar más allá de lo que dicen algunos documentos redactados para la campaña. En última instancia, lo que ahora reclama Scioli a los kirchneristas no es muy diferente a lo que siempre dijo: “Fe, esperanza y optimismo”.

“No expliques nada”

Un empresario millonario que comenzó a militar en política hace poco más de una década quedó el domingo 25 de octubre a las puertas de la presidencia. Hijo de un inmigrante italiano dueño de una fortuna y nieto del fundador del Frente del Uomo Qualunque, Mauricio Macri, de 56 años, era el heredero natural del Grupo Macri hasta que decidió tomar distancia del camino que le había trazado su padre y probó suerte como candidato a la presidencia del club Boca Juniors en diciembre de 1995, en una elección que ganó con comodidad. Al frente de Boca, se hizo popular, sobre todo gracias a los logros deportivos que obtuvo el club, en el que permaneció hasta 2007.

En 2003 coqueteó por primera vez con la posibilidad de ser candidato a presidente de la Nación, pero finalmente se inclinó por competir por la jefatura de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el 24 de agosto de ese año, encabezando la lista de Compromiso para el Cambio, partido fundado apenas cinco meses antes. Logró llegar a segunda vuelta, pero perdió por siete puntos. En 2005, Compromiso para el Cambio se unió con el partido de derecha Recrear y surgió Propuesta Republicana, alianza conocida como el PRO, que lo llevaría a la Jefatura de Gobierno a partir del 10 de diciembre de 2007.

En 2011, Macri volvió a evaluar la posibilidad de presentarse como candidato a presidente, pero en el último momento decidió ir por la reelección en la Ciudad, desde donde siguió trabajando para consolidar su proyecto presidencial. Uno de los principales inconvenientes del PRO para llegar a la presidencia de la Nación era la falta de representación territorial en el conjunto del país, ya que era fundamentalmente un partido local. Sin embargo, a comienzos de este año selló una alianza con sectores de la Unión Cívica Radical, un centenario partido con representación en todas las provincias. Así nació el frente Cambiemos que llevó a Macri como candidato.

Al igual que el kirchnerismo, el macrismo es un producto de la crisis económica y social que vivió la Argentina en 2001, pero con una propuesta diferente. Lo que hicieron fue interpelar a organizaciones del sector privado como ONGs, think tanks, fundaciones e incluso gerentes de empresas, bajo la consigna de que sólo participando en política se puede cambiar la realidad. Fue así como lograron reclutar a muchas personas de sectores sociales acomodados que nunca habían formado parte de ningún partido, aunque también llegó gente del peronismo y el radicalismo.

Al igual que el kirchnerismo, el macrismo es un producto de la crisis económica y social que vivió la Argentina en 2001, pero con una propuesta diferente: interpelar a organizaciones del sector privado bajo la consigna de que sólo participando en política se puede cambiar la realidad

El PRO, o ahora Cambiemos, es un espacio de derecha que identifica al mercado como el mejor asignador de los recursos, pero sus dirigentes aseguran que el Estado tiene un papel que cumplir, ya sea generando oportunidades de negocios o a través de la asistencia social. Esto último, tal vez, para no espantar a todos aquellos sectores de clase baja que hoy dependen del Estado para subsistir y temen quedar desamparados. Lo que está claro es que no creen en un Estado encargado de gestionar empresas. Por eso se opusieron a la estatización de YPF y de Aerolíneas Argentinas, entre otras firmas. Ese es un mundo que reservan para las compañías privadas, aunque muchas veces esas empresas, como las del propio Grupo Macri, hayan prosperado gracias a jugosos contratos de obra pública que les garantizó el Estado.

En el PRO tienen claro lo que buscan, pero no profundizan demasiado en las propuestas. El diputado Federico Sturzenegger contó en una conferencia celebrada en abril del año pasado, que luego se filtró a la prensa, los consejos que le dio el asesor ecuatoriano en comunicación Jaime Durán Barba antes de presentarse en un debate televisivo durante la campaña electoral previa a las elecciones legislativas de 2013. “Te voy a pedir que hagas cuatro cosas y todo va a estar bien”, recordó Sturzenegger. “La primera es que no propongas nada”, le dijo Durán Barba. “¿Que no proponga nada? ¿Qué estás diciendo? Me preparé 35 años para ir al Congreso a proponer cosas”, recordó haberle contestado. “No, la gente no está particularmente preocupada por esas cosas. Así que no pierdas tu tiempo, eso no es relevante para la gente”, fue lo que le retrucó el consultor político del PRO. Lo segundo que le dijo Durán Barba fue: “No expliques nada”. “¿De qué voy a hablar si no puedo explicar nada?”, recordó haberle respondido Sturzenegger y agregó que eso le molestaba porque uno de los temas era la inflación. “Si vos explicás qué es la inflación, vas a tener que explicar que la emisión monetaria genera inflación, que entonces debería reducirse la emisión, y que si entonces hacés eso tendrías que hacer un ajuste fiscal, y que si hacés un ajuste fiscal entonces la gente va a perder su trabajo y eso es lo que no queremos que digas”, remarcó Durán Barba y agregó: “Cuando seas gobierno hacé lo que vos creas, pero no lo digas ahora en medio del debate.” “¿Qué digo entonces?”, le preguntó Sturzenegger. “Sólo decí que están mintiendo con la inflación. O decí cualquier cosa, hablá de tus hijos. No importa”, concluyó Durán Barba. Es por ese motivo que desde el PRO prefieren hablar de la importancia del “diálogo”, el “consenso”, el “trabajo en equipo” y la “gestión eficiente” sin profundizar mucho más.

La estética también es central para estos dirigentes. En todos los festejos de los triunfos que lograron desde 2007, siempre hubo globos de colores, música y baile, como si fuera una fiesta de casamiento cuidadosamente organizada. Otra particularidad distintiva es que sus candidatos son Mauricio, Gabriela, María Eugenia y Horacio. El apellido desaparece para generar mayor cercanía y complicidad con el votante. En la campaña de 2007, el entonces presidente Néstor Kirchner buscó dejar en evidencia esa estrategia. "Los que representan el modelo neoliberal hoy pueden llamarse Mauricio, pero siempre serán Macri. Mauricio es Macri”, aseguró.

El domingo 25 de octubre, el candidato oficialista Daniel Scioli derrotó al líder opositor Mauricio Macri con el 36,8% frente al 34,3% y ambos definirán la elección presidencial en un ballottage (segunda vuelta) el próximo 22 de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Fernando Krakowiak

Fernando Krakowiak es editor de economía en el diario argentino Página/12 y dicta clases de políticas de comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Es hincha de River y sufre los partidos en la platea Sivori del Monumental. Fue ball-boy del Mundial de Básquet Argentina 90 y conserva desde entonces una foto con Dražen Petrovic y un autógrafo de Tony Kukoc.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí