1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más Contexto

La falseada historia de El Corte Inglés

La empresa tiene pendientes dos reconciliaciones: una, interna, para no incurrir en una guerra intestina destructora; y otra, contar la verdad de su propia biografía

Javier Cuartas 16/03/2016

<p>Ramón Areces posa ante un retrato de su tío, César Rodríguez, a finales de los años sesenta, con su característico pañuelo de cuatro picos en el bolsillo. </p>

Ramón Areces posa ante un retrato de su tío, César Rodríguez, a finales de los años sesenta, con su característico pañuelo de cuatro picos en el bolsillo. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ramón Areces no compró en diciembre de 1935 la antigua sastrería El Corte Inglés, la operación de la que surgió el actual grupo de grandes almacenes. Areces tampoco negoció la adquisición de la afamada tienda madrileña, no participó en las conversaciones con sus propietarios, no figura en los documentos de la transacción, los antiguos dueños que pactaron la venta de su negocio jamás tuvieron relación con él. Areces no puso dinero para abonar la compra (entre otras causas, porque no lo tenía) y ni tan siquiera estaba en Madrid cuando se gestionó y formalizó la adquisición. En diciembre de 1935, Ramón Areces estaba a 467 kilómetros de distancia de Madrid.

Sin embargo, Ramón Areces narró a lo largo de su vida cuatro versiones diferentes sobre cómo gestionó, negoció y materializó en solitario la compra de la decimonónica sastrería El Corte Inglés. Estas versiones del empresario se difundieron en la prensa española a lo largo de varios decenios y continúan propagándose ahora. Nadie se cuestionó cómo era posible que se pudiera haber hecho una operación de cuatro maneras diferentes. En realidad no la hizo él. Areces lo reconoció en 1962: “Mi tío compró El Corte Inglés”.

El acaudalado indiano César Rodríguez compró El Corte Inglés, se convirtió en dueño y titular único del negocio y puso al frente de la tienda como gerente y encargado a su sobrino Ramón Areces, del mismo modo que hizo con otros sobrinos (primos de Areces) en los almacenes Ultra de La Habana. 

Fue también César Rodríguez quien adquirió tras la Guerra Civil la finca de la calle de Preciados, en Madrid, a la que se trasladó El Corte Inglés; quien pagó con cargo a su patrimonio los diferentes inmuebles adyacentes que fueron adquiridos y ocupados por el negocio para sus sucesivas ampliaciones durante los años 40 y 50, quien promovió la constitución de la sociedad El Corte Inglés y quien puso en marcha los grupos industriales vinculados a El Corte Inglés, como fue Induyco.

Como hizo en La Habana con otros negocios de su propiedad, César Rodríguez, dueño único en origen de El Corte Inglés, decidió en junio de 1940 convertir su tienda madrileña en una sociedad mercantil. Nació así El Corte Inglés Sociedad Limitada, que una década más tarde fue transformada en el actual El Corte Inglés Sociedad Anónima.

En el momento de constituir la sociedad, César Rodríguez dio entrada en el capital a su sobrino Ramón Areces, y, en años posteriores, hizo lo mismo con otros sobrinos y sobrinos-nietos que fue incorporando a El Corte Inglés. El objetivo era implicarlos en el negocio, hacerles partícipes de su prosperidad y estimular su compromiso y entrega. Se trataba de la misma cultura corporativa que César había conocido en Cuba cuando llegó a La Habana a fines del siglo XIX, siendo un adolescente sin recursos, y que le permitió atesorar una gran fortuna, desarrollar sus propios negocios e integrarse en diversos consejos de administración en los sectores del comercio, la industria y la banca en la isla.

Con este mismo criterio, también fueron promovidos a la condición de partícipes e interesados en el negocio diversos empleados y directivos de El Corte Inglés, todos ellos promocionados a esta condición por César Rodríguez a propuesta, en la mayoría de los casos, de Ramón Areces, gerente del negocio, aunque algunos fueron destituidos años más tarde por César Rodríguez.

Cuando se fundó El Corte Inglés como sociedad mercantil en 1940 (el próximo junio se cumplirán 76 años de ello), Ramón Areces carecía de recursos para aportar capital. Había regresado de Cuba en contra de su voluntad, y lo había hecho como un emigrante fracasado. No disponía de patrimonio y no tenía ocupación laboral cuando su tío le dio empleo en 1936 en la tienda madrileña. Para que pudiera ser su socio en el negocio, César Rodríguez concedió a su sobrino en 1940 un préstamo personal por el importe equivalente al valor de la participación que le permitió suscribir en el capital. Se estipuló que a Areces se le retendrían parte del salario y los dividendos que le correspondieran por el reparto de beneficios futuros de la sociedad hasta que hubiese terminado de amortizar el crédito y culminase la devolución total del dinero que le había prestado su tío.

Aunque en el origen de la sociedad la participación de los dos socios fue paritaria (César Rodríguez rectificó semanas después esta decisión), el millonario asturiano, con domicilio entonces en La Habana, impuso en el mismo instante de la fundación de la sociedad mercantil El Corte Inglés exigencias que le otorgaban amplios poderes sobre su sobrino Ramón Areces. César Rodríguez se reservó para sí la presidencia de la sociedad y además impuso cláusulas en los estatutos sociales de El Corte Inglés con limitaciones e incompatibilidades que afectaban a Ramón Areces y a cualquier otro partícipe futuro de la compañía, pero de las que el presidente y fundador quedó liberado. Con ello, César Rodríguez dejó patente su superioridad sobre cualquier otro socio y la plenitud de su poder en la organización sobre su sobrino.

El reparto accionarial inicial (al 50% entre César Rodríguez, presidente de la sociedad, y Ramón Areces, gerente del negocio) duró sólo dos meses. En agosto de 1940, el primer presidente de El Corte Inglés dejó aún más nítida su hegemonía en la casa (incontestada e incontestable hasta su muerte, en 1966) con la remodelación de la estructura de capital de la compañía. César Rodríguez consideró (y así consta en su correspondencia privada de la época) que el reparto accionarial debía reflejar más fielmente su verdadero peso decisorio y de propiedad en la empresa. César asumió entonces el 61,5% de la sociedad y la posición de Ramón Areces se diluyó al 38,5%. Además, se introdujo una nueva cláusula por la que Areces quedaba obligado a renunciar a la gerencia de El Corte Inglés en beneficio de César Rodríguez o del apoderado que éste designase con el único requisito formal de que así lo notificase el presidente y fundador.

Areces jamás discutió una sola decisión de su tío mientras éste vivió. En noviembre de 1940, a los tres meses de que César recuperase la mayoría absoluta en la empresa, Ramón Areces escribió a su tío una carta en la que reconocía que “todo lo que había” en El Corte Inglés era propiedad exclusiva del millonario César Rodríguez. 

La historia de El Corte Inglés empezó a reescribirse y a falsearse de forma gradual a partir de 1966, tras el fallecimiento de César Rodríguez y una vez que Ramón Areces le sucedió como presidente y mayor accionista. A partir de ese momento, Areces y El Corte Inglés comenzaron a difundir versiones dispares, muchas de ellas inveraces y además inverosímiles. De vez en vez, en publicaciones internas (como el boletín corporativo que editó El Corte Inglés durante años), en algún comunicado externo (fundamentalmente, el que hizo público el fallecimiento de César) y en algunas menciones esporádicas, aún se reconoció durante un tiempo la figura capital de César Rodríguez como fundador y presidente, pero estas alusiones terminaron por desaparecer y Ramón Areces se convirtió --en la versión oficial de la empresa, en los medios de comunicación y en el conocimiento popular-- en hacedor único de El Corte Inglés.

La vasta operación de modificación de los hechos fue muy intensa en los últimos cincuenta años (1966-2016). Ni tan siquiera la publicación de mi libro Biografía de El Corte Inglés (el primero editado sobre esta empresa y sus rivales Galerías Preciados y Sederías Carretas, propiedad de otra rama de la misma dinastía de campesinos asturianos) logró detener la impostada versión oficial, que aún hoy se enseñorea como explicación triunfante en la opinión pública, en los medios de comunicación, en el mundo académico y en la bibliografía sobre la historia empresarial española contemporánea. 

Las severas dificultades, cortapisas y presiones que trataron de impedir la circulación del libro (y que consiguieron detenerla durante casi dos años), junto con el espeso silencio que se ha extendido desde entonces sobre sus revelaciones --como si nunca hubieran sido formuladas--, evidencian hasta qué extremo la industria de la comunicación decidió esta vez situarse de forma deliberada y mayoritaria en contra de la verdad documentada y del lado de la fabulación.

Ahora que El Corte Inglés festeja el 75º aniversario de su constitución como sociedad (en diciembre pasado cumplió 80 años como negocio en manos de la misma dinastía), las abrumadoras menciones en los medios de comunicación --incluidas cabeceras de referencia y algunas publicaciones especializadas y con prestigio en la información económica y empresarial- perseveran en el negacionismo, y decenas de artículos (bien a propósito de la efeméride o bien a cuenta de las guerras internas que vive la sociedad y la dinastía desde la muerte del anterior presidente, Isidoro Álvarez, en 2014) repiten la tesis espuria de que Ramón Areces fue el fundador, primer propietario y presidente pionero de El Corte Inglés.

Demasiados analistas, articulistas, informadores y profesores siguen propagando la tergiversación según la cual hasta el nombramiento de Dimas Gimeno en septiembre de 2014 “El Corte Inglés sólo tuvo dos presidentes en sus 75 años de historia” (Ramón Areces e Isidoro Álvarez), y que la compañía nació a partir de la adquisición de una sastrería del mismo nombre en el Madrid de la II República por un emprendedor llamado Ramón Areces.

La compañía, que había propagado durante decenios la versión de dos únicos presidentes (en los años 70 dejó de citarse a César Rodríguez en las comunicaciones y declaraciones de la empresa y sus dirigentes), ha modulado de forma sutil su historia oficial a partir de la difusión del libro Biografía de El Corte Inglés, pero su explicación aún sigue lejos de la verdad. Ahora ya vuelve a mencionar esporádica y tangencialmente a César Rodríguez en el relato de los hechos pero lo hace de forma marginal y como un actor periférico, circunstancial, secundario, un mero apoyo del gran protagonista y artífice único, Ramón Areces. 

El Corte Inglés aún mantiene que fue Ramón Areces (y no César Rodríguez) quien “compró” la antigua sastrería El Corte Inglés en 1935, aunque ahora introduzca el matiz de que lo hizo con un aval de su tío; sigue atribuyendo a Areces (y no a César) la adquisición en 1939 de la finca en el número 3 de la calle de Preciados a la que se trasladó la tienda tras la Guerra Civil, y continúa otorgando a Areces (y no a César) la autoría de la constitución de la sociedad mercantil El Corte Inglés, aunque ahora sí admita que su tío fue socio y presidente.

Pero todo esto que se atribuye a Areces lo hizo César Rodríguez. Fue César Rodríguez quien compró y pagó la antigua sastrería (la gestión la hizo en su nombre, y como apoderado suyo en Madrid, su primo Pepín Fernández), quien financió con su fortuna la adquisición del edificio de Preciados, 3 y la compra en años sucesivos de otras fincas e inmuebles anexos para acometer las ampliaciones desde los años 40 del primer gran almacén de la cadena, y fue él –porque sólo él podía hacerlo- quien constituyó la sociedad mercantil El Corte Inglés y dio entrada en el capital a su sobrino como socio, del mismo modo que hizo en La Habana con otros negocios y con otros sobrinos, a los que también hizo empleados y partícipes en algunas de sus empresas.

César Rodríguez, en una foto de 1927 publicada en el boletín del Centro Asturiano de La Habana. 

César Rodríguez, en una foto de 1927 publicada en el boletín del Centro Asturiano de La Habana. 

La sociedad El Corte Inglés no nació ni podía nacer en ningún caso por iniciativa del gerente de la tienda (el empleado Ramón Areces) sino del dueño del negocio (Cesar Rodríguez), que era, en tanto que único propietario hasta ese momento, quien podía tomar la decisión. Desde que en agosto de 1940 el fundador de El Corte Inglés, César Rodríguez, restableció su hegemonía en el capital tras los dos meses en que figuró al 50% con su sobrino, ya nunca renunció a la mayoría accionarial. Hasta su muerte en Madrid en 1966, César Rodríguez fue y ejerció como presidente, como mayor propietario de la compañía y como financiador capitalista de la expansión del grupo. Y nadie nunca en la casa se atrevió a contrariar su voluntad.

César Rodríguez fue presidente y además dueño (bien absoluto o mayoritario) de El Corte Inglés durante 30 años (26 de ellos, una vez convertido el negocio en sociedad mercantil). Ramón Areces lo fue durante 23 años. E Isidoro Álvarez, durante 25. De modo que, aún hoy, el fundador del grupo y primer presidente del consejo de administración, César Rodríguez, sigue siendo no sólo la persona que más años desempeñó la presidencia del consejo y la máxima responsabilidad en una empresa tan presidencialista como siempre lo fue (al menos, hasta 2014) El Corte Inglés, sino que sigue siendo –todavía hoy- el accionista que durante más años fue titular de la participación mayoritaria y de control del grupo, y quien durante un periodo más dilatado ejerció el poder absoluto. 

Por consiguiente, es falso –tal y como se ha narrado demasiadas veces- que El Corte Inglés haya sido la obra de un hombre providencial, Ramón Areces, quien, ejemplificando un modélico caso del más prototípico ideal anglosajón de “hombre hecho a sí mismo” en versión española, levantó “desde la nada” un imperio colosal.

Ni lo hizo él solo ni lo hizo desde la nada. Lo hizo a partir de la gran inversión capitalista que puso en marcha en 1935 el acaudalado César Rodríguez, y que éste prosiguió en los decenios posteriores e intensificó a partir de 1960. 

Todos los grandes hitos de El Corte Inglés coincidieron de forma determinante con acontecimientos capitales en la vida de César Rodríguez y no con las vicisitudes de Ramón Areces.

El Corte Inglés creció, se amplió y se transformó de sastrería en bazar y de bazar en gran almacén, al compás de los impulsos capitalistas y de los cuantiosos desembolsos que fue haciendo César Rodríguez. Primero, entre 1935 y 1960, en la única tienda de que disponía la compañía y en su fábrica textil. Durante ese periodo El Corte Inglés se engrandeció y desplegó su modelo de tienda multidepartamental, aunque siempre como segundo actor, muy lejos del liderazgo de su oponente Galerías Preciados. 

La gran eclosión de El Corte Inglés, su ímpetu arrollador y su expansión meteórica, se produjo no casualmente a partir de 1960, justo cuando César Rodríguez, tras estallar la revolución castrista en Cuba, estableció su residencia definitiva en España. 

César, que había estado sacando recursos de la isla hacia varios países en los años precedentes (intuyó de forma temprana, según su testimonio, que el castrismo evolucionaría hacia un régimen comunista), focalizó a partir de entonces su apuesta inversora en El Corte Inglés.

Y esto fue lo que permitió a la empresa desplegar de forma súbita a partir de 1960 una expansión sin precedentes, con implantaciones grandiosas (para los parámetros de la época) en los mejores emplazamientos urbanos de las mayores ciudades del país (Barcelona, Valencia, otros dos centros en Madrid, Sevilla, Bilbao y otras urbes), y además sin incurrir en endeudamientos, según hizo gala la empresa, que convirtió este atributo en uno de los rasgos específicos de su estilo corporativo y su planteamiento estratégico.

Pepín Fernández, primo de César Rodríguez y fundador de Galerías Preciados (los grandes almacenes líderes en España desde la posguerra), quedó consternado por aquel inesperado despertar de su oponente y, pese a que su cadena ya se había expandido por España durante los años 40 y 50 apoyándose en el crédito bancario y en otros recursos, fue incapaz de sostener el ritmo de inversiones y el tamaño de tiendas que le impuso El Corte Inglés a partir de los primeros años 60.

A El Corte Inglés, que no se había movido de la calle Preciados de Madrid durante sus primeros veinte años como sociedad (1940-1960), le bastaron los 20 años siguientes, a partir de la llegada definitiva de Rodríguez a España, para erigirse en un fenómeno social, asumir el liderazgo del comercio en España y destronar a Galerías Preciados. La compañía hasta entonces hegemónica en los grandes almacenes intentó contrarrestar la ofensiva de El Corte Inglés y, para replicar su ritmo implacable de aperturas de tiendas enormes, entró en una deriva de endeudamientos crecientes y salida a Bolsa, en un empeño inútil por frenar el avance de un rival que, con César Rodríguez al frente, estaba desencadenando un ritmo apabullante de crecimiento sin apalancamiento y exhibiendo una capacidad de autofinanciación prodigiosa.

Galerías acabó asfixiándose con el esfuerzo y no fue capaz de impedir la pérdida de cuota de mercado en beneficio de su contrincante. A partir de 1978, Galerías entró en una degradación de pérdidas crecientes, que le llevaron a una larga agonía que perduró hasta 1995.

El espectacular refuerzo de los recursos propios que El Corte Inglés acometió en 1960, coincidiendo con el retorno a España de César Rodríguez y de gran parte de sus capitales en el exterior, volvió a repetirse en 1966, en las fechas posteriores a su fallecimiento en Madrid, y de nuevo en los años 70, tras la muerte en La Habana de su primera esposa cubana.

Estos tres hitos permitieron a El Corte Inglés y a Ramón Areces, sucesor de César Rodríguez al frente del negocio, disponer de una capacidad financiera inaudita. Tan insólita que, cuando Isidoro Álvarez, sobrino-nieto de César Rodríguez y sobrino y sucesor de Ramón Areces, lanzó a El Corte Inglés en 1995 a una nueva ofensiva de expansión (con la compra incluida de las tiendas de su rival Galerías Preciados), y que se prolongó hasta la crisis internacional de 2008, ya no pudo mantener las señas de identidad de la autofinanciación que había singularizado hasta entonces a El Corte Inglés. Lo hizo como casi todo el mundo en las mismas circunstancias: incurriendo en una deuda enorme (4.520 millones en 2015), que ahora pesa sobre la sociedad y está en el origen de las principales discrepancias internas en el seno de la familia y entre ésta (o varias facciones de ella) y la alta dirección del grupo. 

Esto fue así porque cuando se puso en marcha esa última operación expansionista, con nuevas aperturas, compras y diversificación de formatos, ya no estaba detrás (como en las anteriores ofensivas) el patrimonio de un empresario, banquero e industrial --como fue César Rodríguez-- dispuesto a sostener tamaña movilización de recursos con la inyección constante de sus abultadas aportaciones de capital, y porque tampoco existía ya en 1995 el efecto benéfico prolongado del legado patrimonial de César y de la discutida herencia de su ingente fortuna.

El Corte Inglés tiene pendientes ahora dos reconciliaciones: una, interna, para no incurrir en una guerra intestina destructora; y otra (ahora que celebra los fastos de su 75º aniversario) con la verdad de su propia historia.

---------------------------------------------------

Javier Cuartas es autor del libro Biografía de El Corte Inglés (Espasa-Calpe, Madrid, 1991; Dictext-Libros Límite, Barcelona, 1992, y Ediprodar-Ediciones El Cruce, Oviedo, 2005 y 2010, 828 páginas).

 

 

 

Ramón Areces no compró en diciembre de 1935 la antigua sastrería El Corte Inglés, la operación de la que surgió el actual grupo de grandes almacenes. Areces tampoco negoció la adquisición de la afamada tienda madrileña, no participó en las conversaciones con sus propietarios, no figura en los documentos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Cuartas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. NachoLek

    Muy interesante. Muchas gracias por compartir esta historia.

    Hace 4 años 1 mes

  2. aurora

    Gracias de todo corazón. No quiero ni pensar en las horas de trabajo y la dificultad en recoger y contrastar información. Y gracias por tener la valentía de contarlo

    Hace 4 años 3 meses

  3. Lauro

    Verdades como puños. Nunca se dijo tanta verdad en tan pocas palabras. Todos los que hemos sido empleados de El Corte Ingles deberíamos de estar infinitamente agradecidos a nuestro verdadero y único fundador Don Cesar Rodriguez.

    Hace 4 años 9 meses

  4. Eugenio

    No se si tiene que ver con la de Madrid, pero el corte ingles ya se encontraba en Betanzos en 1908 (sastrería de Balbás) Ultima pagina http://hemeroteca.betanzos.net/La%20Defensa/La%20Defensa%201908%2011%2008.pdf Saludos

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí