1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Andrés Torres Mora / Candidato del PSOE por Málaga

"La nueva política se parece bastante a la vieja antipolítica"

Antonio García Maldonado 23/06/2016

<p>José Andrés Torres Mora.</p>

José Andrés Torres Mora.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

No debe de ser fácil, siendo sociólogo, transitar cotidianamente entre la teoría del profesor y la práctica del parlamento, entre el argumento y el argumentario. El diputado socialista por Málaga y candidato José Andrés Torres Mora (Yunquera, Málaga, 1960), que fue jefe de Gabinete del presidente Zapatero entre 2000 y 2004, ha combinado estos años la política en el Congreso con el pensamiento en pildorazos en los diarios Sur y El Correo.

Ahora publica El día que el triunfo alcancemos (Turpial), un libro que glosa ese corpus disperso, repasa su propia trayectoria personal y política –y la relación entre ambas– y unifica un mensaje doble, coincidente con el de su labor de teórico y de político: por un lado es una crítica a la acción política conservadora de estos años, aunque también una enmienda a los postulados de lo que el autor denomina “una incierta izquierda”, en referencia en España a Podemos y sus confluencias, pero que extrapola al debate europeo entre la izquierda socialdemócrata clásica y la más reciente de autoproclamada raíz populista. Y por otro es una defensa del gradualismo socialdemócrata y la democracia representativa en un momento de crisis institucional en el que ambos consensos (social y político) se cuestionan. Una defensa del republicanismo en tiempos de electorados de vuelta en el romanticismo político.   

Alerta sobre el peligro que suponen los distintos populismos para la democracia representativa, sobre todo en tiempos de crisis. ¿Cree que hay riesgo de involución? ¿No cree que, quizá, este discurso se lleva demasiado lejos?

Las ideologías son muy resistentes. Cuando Pericles estableció una compensación económica para los políticos de la democracia ateniense (el misthos), los del partido oligárquico pusieron el grito en el cielo. En nuestro tiempo los de Podemos hablan de la casta, los de Ciudadanos de la burbuja política, y los del PP, durante la pasada legislatura, intentaron suprimir a varios miles de concejales, a sus concejalías quiero decir, no a ellos afortunadamente. Hasta que descubrieron que la mayor parte de los concejales son voluntarios cívicos que no cobran nada y aportan mucho a su comunidad. Los del partido oligárquico de la antigua Atenas querían debilitar la democracia, los de aquí también, aunque no todos lo sepan. En realidad la nueva política se parece bastante a la vieja antipolítica.

¿Qué ha hecho mal, a su juicio, la socialdemocracia europea para tener un pronóstico general tan malo? ¿Languidece de éxito, o por haber fracasado?     

En realidad lo que ha ocurrido es que ha cambiado el ecosistema en el que la socialdemocracia se desarrolló y se hizo fuerte. La fuerza de la socialdemocracia está ligada al fordismo como modelo de producción. Fábricas grandes, con miles de trabajadores concentrados en ellas para ser explotados, pero también para defenderse mejor. Todo ese ecosistema mutó en los años setenta y ochenta, las empresas empezaron a externalizar parte de sus actividades a contratas y subcontratas, los trabajadores unidos y organizados por la fábrica ahora son (falsos) autónomos. En todo caso el fordismo no va a volver, así que tendremos que ir pensando en cómo hacemos fuerte a la socialdemocracia en este sistema.

¿Y qué pasa con los sindicatos?

Por otro lado, la prensa se ha cebado con los sindicatos porque decían que los sindicalistas comían cigalas. Ya está garantizada su virtud, ya no comen cigalas, pero los sindicatos están muy debilitados, precisamente cuando tanto los necesitamos. No sabemos qué comen los dueños de los grandes medios de comunicación y el capital financiero. Del poder, del verdadero poder, nunca sabemos nada.

La prensa se ha cebado con los sindicatos porque decían que los sindicalistas comían cigalas (...) No sabemos qué comen los dueños de los grandes medios de comunicación y el capital financiero

¿No debe la socialdemocracia ser más pedagógica? ¿No ha alimentado ella a veces esa sensación de que gobernar es fácil, y que si no se resuelven los problemas es por perversidad moral del gobernante?

Es verdad, los comunistas pasan sus horas muertas criticando a la socialdemocracia, pero siguen sin enterarse de lo que pasa. Marx nos enseñó algunas cosas importantes que algunos comunistas parecen haber olvidado en beneficio de un análisis moral bastante farisaico. Me pregunto: ¿qué unía a jóvenes profesores comunistas con profesores, algo menos jóvenes, de escuelas de negocios, más de derechas que doña Urraca, en el 15M? ¿Qué sostenía aquella transversalidad? Y la única respuesta que se me ocurre son sus intereses de clase. Debajo de su impugnación de la representación parlamentaria, late la demanda de un gobierno meritocrático.

¿No le gusta esa demanda de meritocracia?

Cuando las democracias tienen problemas siempre hay quien reivindica que le demos el poder a los generales, a los listos o a los puros. Ahora los generales no se atreven, porque no saben cómo dar empleo a cuatro millones setecientos mil parados. Pero todos los listos del país están convencidos de que ellos deben gobernar. Recuerdo un artículo de Luis Garicano en el que sostenía la necesidad de un gobierno de técnicos. Eso sí, respaldado por el Parlamento. En realidad es como volver a la democracia censitaria, sólo que en lugar permitir la participación política a partir de un nivel de ingresos, ellos sostienen que a partir de un doctorado. De los puros, mejor no hablar. Todavía me acuerdo de cuando Aznar decía que su partido era incompatible con la corrupción.

Cuando las democracias tienen problemas siempre hay quien reivindica que le demos el poder a los generales, a los listos o a los puros

Se echa en falta un diagnóstico de la crisis global, al menos europeo, que pondere el papel de las nuevas tecnologías. Al final, un diagnóstico incompleto genera expectativas irrealizables. Pienso en los erizos y los zorros de Isaiah Berlin. ¿No cree que la socialdemocracia ha abusado de ser demasiado erizo en la oposición para ser tan zorro en el gobierno?

Sí, estoy de acuerdo. Aunque más que un problema de diagnóstico, la dificultad está en la terapia. Esa incierta izquierda que quiere ocupar el lugar de la socialdemocracia, de la vieja socialdemocracia dicen ellos, recupera la retórica del nacionalismo, de la soberanía, como hizo Tsipras, y gana. Luego empiezan a gobernar y pasa lo que pasa, se somete de la manera más sumisa a los dictados de la Troika. Pero cuando los comunistas se someten es fruto de las circunstancias, de la lógica material, es casi un imperativo moral. Cuando los socialistas recortamos cinco mil millones de euros en 2010 los comunistas lo leen como un problema de decadencia moral. Luego vino el PP y recortó en sesenta y cinco mil millones en julio de 2012, y un mes más tarde treinta y siete mil millones más.

Cuando los socialistas recortamos cinco mil millones de euros en 2010 los comunistas lo leen como un problema de decadencia moral. Luego vino el PP y recortó en sesenta y cinco mil millones en julio de 2012, y un mes más tarde treinta y siete mil millones más.

Giovanni Sartori defiende que se genera ideología desde la élite, y que no hay tantos movimientos políticos desde abajo. Contrasta con su defensa de la necesidad de la reforma territorial en España porque era “una demanda”, pero este tema ha hecho desaparecer como partido gobernante al PSOE en las nacionalidades históricas sin que ello le genere ningún beneficio en el resto de España. ¿No calculó mal el PSOE?

Entiendo lo que dice Sartori, pero en la práctica da un poco igual de dónde haya partido la demanda, lo importante es si tiene respaldo social. Sin duda Marx no era un obrero en la fábrica de Engels, pero supo ver lo que pasaba. Aznar pensó que para consolidar al PP en el gobierno de manera estable tenía que buscar un asunto que fragmentara a nuestro electorado y lo encontró con la ayuda de los nacionalismos periféricos.

¿No tiene entonces Zapatero responsabilidad en este asunto?

Cuando discutimos el Estatuto de Cataluña en el Congreso la derecha hizo una gran campaña diciendo que todo lo había creado el presidente Zapatero por una frase en un mitin. Tiene gracia, cuando, en 1932, se discutía el Estatuto de Cataluña en el Congreso, Ortega y Gasset dice textualmente: “Cuando oigáis que el problema catalán es en su raíz ficticio, pensad que eso sí que es una ficción”. Es difícil calcular eso.

“No es un problema de personas sino de ideas”, escribe. Sin embargo, cabría oponer que de nada vale una buena idea sin que alguien sepa persuadir de su necesidad o pertinencia. No ayuda aquí una estructura federal, horizontal y polifónica como la del PSOE frente a tres partidos retóricamente abiertos pero en la práctica fuertemente jerarquizados.

Soy un republicano, en el sentido de la tradición de la libertad como no dominación, por eso me no me gusta que el poder esté concentrado en pocas manos. Es bueno que el poder, además de dividido, esté disperso. El republicanismo es federalista, dice, con razón, Pettit. El PSOE tiene una cultura democrática y federal. Nosotros lo entendemos bien, pero desde otras latitudes ideológicas no se entiende tan bien. Cuando Iglesias le dice a Sánchez que no manda en su partido, está hablando desde una tradición que no es la del PSOE. De hecho, cuando un líder socialista, en cualquier nivel, trata de “mandar”, suele generar bastantes problemas. Por otro lado, la prensa ha instalado la idea de la existencia de “barones” en el PSOE.

¿No es así?

No es un nombre inocente. Insinúa la existencia de una oligarquía hereditaria y autocrática que estaría disputando el poder a un poder central democrático y modernizador. Pero nada más lejos de la verdad, en realidad, los llamados “barones”, son secretarios generales de federaciones elegidos democráticamente y que han de responder ante órganos de control político democráticos. Está mal confundir disciplina y lealtad con sometimiento.

Y, siguiendo este razonamiento, ¿tiene el liderazgo necesario? Uno echa la vista atrás y concluye que, en toda Europa, la socialdemocracia gobernante y exitosa nunca dejó de lado el componente carismático. No había pericia técnica sin líder aglutinador. Mitterrand, Palme, Brandt, Soares, González.

El carisma, en el sentido de Weber, tiene que ver con la idea de reencantar un mundo desencantado por la lógica racional de la burocracia. El problema del carisma es que no se puede fabricar, como no se fabrican la confianza, ni el amor. Son subproductos, como el sueño o el olvido, que no se alcanzan a voluntad, como comprobamos las noches de insomnio, o cuando estamos al volante. Queremos sin querer, queremos a personas que no nos convendría querer, que nos hacen sufrir. No controlamos nuestros sentimientos, ellos nos controlan a nosotros. No podemos fabricar el liderazgo, y menos aún el carisma. Me contaban la anécdota de un taxista peruano que llevaba la radio puesta y de pronto sale hablando Alan García, el hombre apaga inmediatamente la radio y le dice a su cliente: es que si lo escucho me convence, y no quiero confiar en él.

Algo así sucedía con Felipe González a mucha gente incluso franquista

En efecto, confiamos y desconfiamos de las personas a pesar de nuestra propia racionalidad. Los publicistas tratan de fabricar la confianza, el liderazgo y hasta el carisma, pero lo que les sale es inauténtico, porque es fabricado, y en cuanto sacas a los líderes prefabricados a la intemperie se estropean. En cuanto a los líderes del pasado, muchas veces nos pasa con ellos como con el tobogán de nuestra infancia, que lo recordamos mucho más grande de lo que era. Con esto del liderazgo siempre recuerdo aquel dicho de un poeta inglés: “señor, no nos mandes más gigantes, eleva la raza”.

¿No cree que la socialdemocracia, al mantener un discurso más o menos idealista frente a una gestión posibilista, ha predispuesto a sus votantes a irse con partidos más románticos en su puesta en escena al primer apuro serio que tuviera que afrontar?

En cierto modo esta sería la demanda contraria a lo que acabamos de hablar. Por un lado se echa en falta el carisma y por otro la racionalidad más pragmática. Lo curioso es que, en general, a la socialdemocracia se le han ido los sectores más obreros al populismo y los sectores de clase media a los partidos de centro y de derecha. En España, en esta crisis, no ha ocurrido así, los sectores de clase media se han ido a un populismo de izquierda, y los obreros se han mantenido fieles al PSOE. Por cierto, cuando digo populismo estoy hablando en términos de Laclau, tan querido para los dirigentes de Podemos. Creo que ellos mismos deberían reflexionar sobre lo que representan, deberían pensar qué significa el apoyo de los sectores meritocráticos de la clase media a un proyecto populista.  También el PSOE debería reflexionar sobre eso, por cierto.

A la socialdemocracia se le han ido los sectores más obreros al populismo y los sectores de clase media a los partidos de centro y de derecha

“Desaparecido el viejo orden, la gente necesita encontrar sentido. En muchos lugares las casas del pueblo han sido sustituidas por iglesias protestantes”. Este me parece el talón de Aquiles del liberalismo político de la socialdemocracia occidental, su falta de generación de sentimiento de comunidad, algo contrario a conductas antropológicas muy básicas.

Sí. La libertad del liberalismo es fría, está pensada para Robinson en su isla. Es una libertad para consumidores. Y conste que prefiero esa libertad a ninguna. De hecho ese ha sido el éxito del neoliberalismo en los últimos treinta y cinco o cuarenta años. Lo cuenta bien Tony Judt cuando habla de la homogeneidad de las casas y los barrios obreros en Polonia, en Gran Bretaña y en la barriada de los Planetas de Málaga  en los años cincuenta y  sesenta. Daba igual qué régimen político tuvieras, los tecnócratas decidían por ti. El sesenta y ocho es una rebelión contra la alienación de una sociedad materialmente satisfecha. Porque no sólo de seiscientos vive el hombre, no sólo de pisos colmena. El capitalismo leyó esa demanda y nos dio la posibilidad de elegir, eso sí, de elegir los complementos del coche. Esa es la libertad de los consumidores. La de cada uno en su piso, con su televisor, su mando a distancia y su tarjeta de crédito.

¿Y a qué libertad aspira la socialdemocracia?

La libertad de los ciudadanos es otra cosa. La libertad republicana es una libertad para ejercerla en presencia de otros, no en ausencia de otros, como la de Robinson. Esa libertad nos lleva a hacer algo más que elegir entre lo dado, nos lleva a crear lo que no existe, como hicimos con la ley de la Dependencia o con el matrimonio para las personas del mismo sexo. O como hicieron antes que nosotros con el Estado del Bienestar. Necesitamos, efectivamente, constituir comunidad, porque ha sido destruida, las plazas en las que la gente se reúne y protesta han sido sustituidas por avenidas por las que la gente circula deprisa. Es el ecosistema el que ha cambiado, creo que no podemos pensar que eso lo va a resolver un liderazgo, por muy potente que sea.

Hay quien dice que el destino de cualquier partido socialdemócrata posibilista es el del PASOK griego. Otros, en cambio, recuerdan que Jospin quedó tercero en unas presidenciales y hoy el PS gobierna en Francia. ¿Qué recomendaría usted a un líder socialdemócrata europeo?   

Me pregunto cuál es la alternativa a la democracia representativa y deliberativa, y al gradualismo. No sé si sería deseable un sistema de democracia directa o de cambios revolucionarios, pero desde luego no lo veo practicable en unas sociedades tan grandes y complejas como las nuestras. Siempre hemos estado abiertos a pensar en otros modelos de sociedad, en otras vías al socialismo, pero nunca en modelos y vías que no fueran democráticos, pluralistas y con todas las garantías de respeto a los derechos humanos. Esa es la esencia irrenunciable del socialismo democrático. Uno puede defender un sistema de renta básica, o de democracia en el seno de las empresas, un sistema de cogestión o de autogestión, puede defender y probar diferentes modelos de organización social, pero hay algo intocable, que es la dignidad y la libertad humanas. No creo que haya habido nunca, y dudo que aparezca otro, un proyecto político más práctico y, a la par, más elevado, que el socialismo democrático. Por eso debemos preservarlo y fortalecerlo. Le diría a cualquier compañero o compañera, líder o no, que la salida para los socialistas no se encuentra a la derecha o a la izquierda, sino en la autenticidad. En no olvidar quiénes somos.

No debe de ser fácil, siendo sociólogo, transitar cotidianamente entre la teoría del profesor y la práctica del parlamento, entre el argumento y el argumentario. El diputado socialista por Málaga y candidato José Andrés Torres Mora (Yunquera, Málaga, 1960), que fue jefe de Gabinete del presidente...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antonio García Maldonado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paramio

    Cuando no se tiene absolutamente nada que decir se apela al conodín de la "libertad". Igualito que Esperanza Aguirre. Bye, bye PsoE.

    Hace 7 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí