1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La UE debe tomar partido por los perdedores de la globalización

La Comisión Europea ha empujado a la Eurozona a una austeridad de camisa de fuerza que ha producido el estancamiento económico y el crecimiento del desempleo

Paul De Grauwe /Traducción Adriana M. Andrade 6/07/2016

<p>Parlamento Europeo</p>

Parlamento Europeo

WIKIPEDIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Cómo debería la Unión Europea reaccionar ante la decisión de los británicos de salir de la unión? Esta es la pregunta que está en el centro del debate político en Europa.

El punto de partida para intentar responder a esta pregunta está en el hecho de que la Unión Europea tiene hoy una imagen muy negativa, no solo en Reino Unido, sino también en otras partes de la UE, lo que lleva al desencanto sobre el proyecto europeo. Defenderé que este desencanto tiene que ver con la incapacidad de la Unión Europea de poner en marcha un mecanismo que proteja a los perdedores de la globalización. Peor aún, la UE ha reducido la capacidad de los gobiernos nacionales para tener el papel de protectores, mientras que se ha hecho poco para crear tal mecanismo a nivel de la UE.

El libre comercio crea una increíble dinámica de innovación y prosperidad material. Pero esa prosperidad no beneficia a todos. Muchos han mejorado gracias a la globalización. Pero muchos otros no. Algunos incluso han visto reducirse su estado de bienestar porque han perdido sus trabajos o porque han bajado sus sueldos.

Ya que la globalización crea bienestar material en los países que participan de ella, en principio es posible compensar a los perdedores. Este es un argumento que la mayoría de los economistas encuentran lo suficientemente fuerte para defender la globalización. Pero los obstáculos políticos contra la organización de la redistribución hacia los perdedores de la globalización son grandes. Este es un problema en la mayoría de países industrializados, pero se hace más intenso incluso en la UE.

Las instituciones europeas se han convertido en grandes promotores de la globalización. El mercado único y los acuerdos comerciales a los que ha llegado la Comisión Europea han abierto las puertas europeas a la globalización. No hay nada malo en esto de por sí. Excepto que hay un fracaso completo al organizar las compensaciones necesarias para los perdedores de la globalización. Las instituciones europeas no tienen poder sobre la política social, que ha quedado en mano de las autoridades nacionales. Pero, las manos de estas autoridades han sido engrilletadas por las mismas normas fiscales dictadas por las instituciones europeas.

Las normas fiscales europeas no solo hacen extremadamente difícil compensar a los perdedores de la globalización. Lo que es peor, han aumentado sus problemas.

No sería sorprendente que algunos le dieran la espalda a las instituciones europeas, que parecen frías y preparadas para castigar cuando millones viven con dificultades. 

No solo hay que culpar a las normas fiscales, sino también a las reformas estructurales que han impuesto las mismas instituciones por el rechazo a la Unión Europea de millones de personas. Los legisladores europeos han adoptado el discurso neoliberal. De acuerdo con este discursos los trabajadores deben ser flexibles (lease de otra forma: deberían estar contentos cuando sus salarios bajan, cuando se les puede despedir rápidamente y cuando reciben menos prestaciones por desempleo). Los legisladores neoliberales que dominan ahora la Unión Europea predican que la seguridad social es improductiva y debería recortarse. Estas políticas se llaman, eufemísticamente, reformas. Las instituciones europeas y los gobiernos nacionales las imponen a millones de personas, sobre todo a los perdedores de la globalización.

El problema de la Unión Europea hoy es que en vez de ayudar a aquellos que sufren por la globalización ha puesto en marcha políticas que dañan a esta gente todavía más. No sorprende que los perdedores se subleven. Si la UE continúa con la austeridad y las reformas estructurales, las revueltas se extenderán y tomarán forma de intentos para salir la Unión. Es el momento de que la Unión Europea se ponga del lado de los perdedores de la globalización, en vez de impulsar políticas que benefician mayoritariamente a los ganadores.  

Esto se puede hacer de dos maneras. La primera es dejar de imponer reformas estructurales a los Estados. La lógica de estas reformas estructurales ha sido promover el crecimiento económico y por lo tanto debería beneficiar a todos. La prueba empírica de que la relación entre las reformas estructurales y el crecimiento económico sea positiva es muy frágil. El reciente análisis econométrico de los países de la OCDE no consigue encontrar pruebas de que las reformas en el mercado laboral y en el mercado de productos estimule el crecimiento económico (De Grauew y Ji (2016), FMI (2015)). Estos estudios, en cualquier caso, concluyen que la inversión, privada y pública, tienen un aspecto positivo en el crecimiento económico. 

El último resultado del análisis econométrico señala el camino para el segundo de los cambios en las políticas económicas que los legisladores europeos deberían seguir. Tendrían que estimular la inversión pública. Esta ha sufrido daños colaterales severos por los programas de austeridad impuestos por las instituciones Europeas. 

Un estímulo a la inversión pública solo se puede conseguir cambiando el pacto fiscal que impone un equilibrio presupuestario estructural a los Estados  de la Eurozona. Este pacto tiene la desafortunada implicación de que la inversión solo se puede financiar con los ingresos actuales. Raramente se ha impuesto una norma más destructiva para el crecimiento económico. Cuando a los políticos se les dice que el coste de la inversión pública debe estar completamente cubierto por los contribuyentes (votantes) mientras que los beneficios recaen sobre los futuros contribuyentes (votantes), no es sorprendente que las iniciativas políticas para impulsar la inversión pública sean débiles. Esto es lo que pasa ahora. Gracias a esa norma pobremente concebida, la inversión pública en la Eurozona está en bajos históricos. 

Se dice a menudo que permitir el crecimiento de la deuda pública dejará a nuestros hijos con una deuda insoportable. Esta crítica confunde la deuda bruta y la neta. Una vez que se llevan a cabo inversiones públicas emitiendo bonos del Estado, nuestros hijos heredan tanto activos productivos como bonos del Estado. Hoy el coste de emitir bonos es cercano a cero en muchos países europeos. Si los gobiernos consiguen invertir en activos productivos que tengan un rendimiento mayor de cero, nuestros hijos heredarán activos que tengan un rendimiento mayor del coste de la compra. Como resultado su deuda neta se habrá reducido. No entenderán por qué no aumentamos la inversión pública cuando comprar era tan barato. 

Soy partidario de una mayor integración política en Europa. Pero el gran esquema para “más Europa” debería relegarse a un segundo plano. En cambio, los políticos europeos deberían cambiar las políticas económicas y mostrar, de este modo, que la Unión Europea puede producir bienestar también para los perdedores de la globalización.

-------

Paul de Grauwe es economista y profesor de economía política en la London School of Economics and Political Science.

Este artículo se publicó originalmente en el blog del autor.

¿Cómo debería la Unión Europea reaccionar ante la decisión de los británicos de salir de la unión? Esta es la pregunta que está en el centro del debate político en Europa.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Paul De Grauwe

Autor >

/Traducción Adriana M. Andrade

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel

    Un tema en el que hay que incidir es que parte de la distorsión procede de que en la UE existe unión monetaria y comercial, como posicionamiento globalizador, pero no existe unión fiscal, redistribución de la riqueza, política, es decir, los mismos derechos fundamentales y procesales de todos los europeos.

    Hace 5 años 3 meses

  2. adefer

    Creo que el autor confunde, como por otro lado es común, la causa con el efecto, nos es la austeridad la causa del estancamiento y la recesión, sino al revés, propugna que hay que defender a los perdedores de la globalización, pero no dice como, cerrando las fronteras?, dividiendo Europa al estilo inglés? No es tan facil hacer lo que dice sin llevar a Europa a un precipicio mucho del que actualmente tiene.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí