1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Pedro Sánchez, ‘ex’ de sí mismo

El último secretario general del PSOE lleva más de un año diciendo ‘No’, desde mucho antes del “no es no” a la investidura de Rajoy. Puede que su verdadera renuncia haya sido a seguir sosteniendo una impostura

Miguel Ángel Ortega Lucas 30/10/2016

<p>Pedro Sánchez.</p>

Pedro Sánchez.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Cuando se conoció el resultado de las elecciones del 26-J, más de un perverso consideró que el problema de Pedro Sánchez había sido no ser tan-tan guapo como se esperaba de él a esas alturas; peor: era menos guapo que en las de seis meses atrás. De aquella caída de ojos que por momentos (casi) había recordado a George Clooney saqueando un casino mientras fingía jugar a la ruleta, los gemelos titilando contra el hielo del bourbon al asomar bajo el traje de Armani, su apostura comenzó poco a poco a debatirse en un quiero y no puedo más parecido al de un anuncio de Just for men: atractivo, el muchacho, pero deglutido por un aura de apolillamiento que no invitaba de manera apabullante a la seducción. Sobre todo en esta Semana Grande del Traje Nuevo del Emperador que padecemos, en la cual, como bien sabe el monarca de Pontevedra, no es que el rey vaya desnudo: es que, para seguir reinando, lo conveniente es ser invisible. [Y de toda esta (i)lógica podrá inferirse fácilmente en qué lugar quedan, cara a la audiencia, las camisas del Alcampo.] 

Si es cierto que el poder quema, la secretaría general del PSOE, que no deja de ser poder, prende como una pira griega siempre que dicho partido no está tocando el último y único poder al que aspira, que es la presidencia del Gobierno. De modo que, en tiempos de sequía electoral, el pedestal al que elevan al venerado líder deviene rápidamente en hoguera, y las monedas de quienes apostaban por él, en las monedas que habrá de dar, una vez fiambre y bien tostado, al barquero Caronte, centinela entre las dos orillas de la vida y la muerte. Que en el caso del PSOE parece tener siempre un mismo perfil de incógnita, o equis, bajo la capucha sombría.

Pero el mismo Pedro Sánchez constituye una incógnita aún mayor. Cuando emergió por esta orilla, hace apenas dos años –traído desde las sombras por los mismos que ahora lo empujan al agua–, resultaba diáfano, salvo para algún romántico de atar, que no era sino el hermoso títere de cartón piedra que Los Dueños de Todo Eso habían forjado para participar con garantías en el carnaval de la presunta nueva política. Con Pablo Iglesias predicando para los arrabales socialdemócratas y Albert Rivera haciendo lo que sea que haga Albert Rivera a uno y otro flanco de la polis; con el partido comprobando, elección tras elección (de las legislativas y de las otras, las que deciden rumbos y posiciones), que después de tocar fondo aún se puede seguir cavando, resultaba una emergencia encontrar a un candidato que los votantes relacionasen más con esos bríos de segunda Transición que con el bipartidismo bíblico que parecía haber saltado por los aires después de tres tertulias y dos telediarios (la carcoma parece trabajar muy rápido, pero siempre viene de lejos).

En ésas apareció Pedro, el Guapo. Convirtiendo en literal la expresión operación cosmética.

Si el poder político quema, y el no tenerlo quema aún más, hay un tercer factor que quizás supere a esos dos primeros juntos; o que multiplica, más bien, esos dos factores ad infinitum. Es la televisión. El piadoso lector recordará quizás cómo los últimos cuatro años de aznarato se convirtieron, televisivamente hablando, en una de esas eras de Juego de tronos en que el tiempo se cuenta por miles de años (una dinastía de portavoces, Cabanillas-Rajoy-Zaplana, que duró a thousand years); cómo algunos rostros, inéditos hasta el momento, de los gobiernos de ZP parecían haber estado ahí desde Verano azul tras sólo unas semanas en el cargo; cómo, en fin, con el Gobierno de Rajoy hemos perdido el sentido mismo del tiempo, porque vivimos atrapados en él, habitando el mismo día una y otra vez desde diciembre de 2011. A Pedro Sánchez, el viento inmóvil de esta era petrificada le ha hecho cosechar canas en la estepa negra y un viraje en el bronceado de la piel que por momentos ha presentado ribetes verduzcos; como en los ahogados.

Y como en los actores que han olvidado el papel, o que empiezan a improvisar en escena sabiendo que va a haber bronca del director. Aun así consiguió siempre mantener el tipo, y (aquí el verdadero enigma, el MacGuffin de la película) creerse el papel, o fingir muy bien que se lo creía. El verbo creer nos viene muy al hilo para su variante reflexiva en nuestro idioma: algunos podrían pensar que se tiene (¿tenía?) creído el ser guapo, pero lo admite sin afectación, con la misma naturalidad con que admitiría que es alto, o que tiene 44 años. Que para qué tanta falsa modestia con lo evidente. En televisión (en el escenario), le dijo sin reparos a Bertín Osborne, entre chascarrillos ibéricos, el pasado marzo, que sí, que claro que fue un pichabrava; hasta “los 30 o 31” años, cuando conoció a la que es su mujer, Begoña Gómez. Susana Griso le preguntó, en junio, si no le suponía un problema ser demasiado guapo: “No es mi caso. Soy guapo a secas”, respondió. Los dos rieron. Ella contraatacó –afirmando más que preguntando–: “Pero sabes que eres guapo”. Y Sánchez hizo una finta de sus tiempos con el Estudiantes: “Lo importante en política son las ideas”.

Cuáles son las ideas profundas, esenciales, de Pedro Sánchez es algo que no ha quedado demasiado claro, aun repitiendo a diario lo esperable de un secretario general del PSOE (nunca haremos eso que acabaremos haciendo muy a pesar nuestro) y aun con tanta televisión. Y tanta: en septiembre de 2014 llamó en directo al programa de Jorge J. Vázquez para pedirle que no dejara de votarles por la cuestión del Toro de la Vega (el alcalde de allí era socialista), y le prometió que jamás le verían a él en una corrida. Al programa de Pablo Motos ha ido dos veces, dos; lo cual no alumbra muchas esquinas en penumbra de su carácter pero sí da una idea de su fuerza de voluntad: hercúlea.

Debe de tenerla, sin ironías. A Osborne también le dijo de pasada que la “determinación” era fundamental para él a la hora de seducir, en cualquier campo. No podemos saber hasta dónde ha podido Sánchez tenérselo creído, pero es indudable que cree en sí mismo, que jamás se ha visto sólo como una cara bonita, y que esa confianza en las propias posibilidades es la que le llevó adonde le llevó, y la que le llevará adonde tenga que llevarle ahora. Precisamente por esto surge con mayor fuerza una pregunta: ¿cómo alguien que cree tanto en sí mismo puede resultar tan poco creíble para el resto?

“Determinaciones”

La pose, la posturita, la impostura más o menos consciente o calculada constituye un lamentable virus entre la clase política, del que muy pocos escapan; en el caso de Sánchez, sin embargo, tal envaramiento ha resultado por momentos especialmente inquietante. Como una suerte de disonancia profunda que se acabara transmitiendo al exterior en eso que al principio llamábamos cartón piedra, pero que, mirado desde cerca, resulta mucho más complejo. Como si la pose no fuera tal, sino un extrañamiento de sí mismo; un no saber, él mismo, qué es pose en él y qué no lo es. Como si la marioneta no supiera que lo es y quisiera cobrar vida, desde allá adentro; tomar el control de un cuerpo que ríe con todo menos con los ojos, que se rige por lo cartesiano pero que sabe dibujar al tuntún (no lo hace mal en absoluto), que estuviera a punto siempre de cuadrarse ante sí mismo en el espejo pero que bailaba break dance de jovencito (insondable, insondable).  

Su mujer, Begoña –que sí ríe con los ojos, que no parece vivir en guardia–, confirmó sin vacilar a Griso, espontánea y jovial, que Pedro es un hombre “romántico”. Cuando le preguntaron a él por ella, por lo que le había gustado de ella, Pedro señaló, con su ceño fruncido como de pensamiento muy intenso, que “es positiva; es constructiva”. Que sería, sí, la forma más romántica de describir una directiva de la Unión Europea.  

Algunos que le han tratado de cerca aseguran que gana en la distancia corta, pero que la distancia entre lo que dice y lo que puede realmente abarcar es demasiado amplia. Se doctoró cum laude en Economía y Empresa por la Universidad [privadísima] Camilo José Cela, y su polémica tesis –titulada Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público (2000-2012)– sólo puede ser consultada como los incunables de la Biblioteca Nacional; o sea, no está disponible al público. También hay quien dice que su verdadera aspiración no era ser presidente del Gobierno, sino ex presidente del Gobierno, lo cual es infinitamente más prestigioso –y rentable–. Y quizás sea ése el único título de ex que le quede pendiente en política, a falta de confirmarse que también deja definitivamente el cargo de sí mismo.

Porque, fueran cuales fuesen sus aspiraciones iniciales, sus ambiciones soterradas, sus anhelos de redención socialista o socialempresarial para sus compatriotas, lo cierto es que algo ha ido sucediéndole allá adentro, silencioso pero determinante, en estos dos años y pico; desde que fuera proclamado secretario general del PSOE con abrumadora mayoría de avales de la militancia, hasta que sus propios “compañeros y compañeras” le ataran, como predecía el oráculo, a la pira ya dispuesta para arder rumbo al Hades.

Dejó escrito Albert Camus que un hombre rebelde “es un hombre que dice no”. Pedro Sánchez lleva, en realidad, más de un año diciendo "No"; desde mucho antes del “no es no” a la investidura de Rajoy (que fue un no al lema oficioso del PSOE según el cual nunca haremos eso que acabaremos haciendo muy a pesar nuestro). Dijo no, en una finta que no le perdonarían, al pacto de no agresión cuando el cara a cara con Rajoy y su órdago indecente; antes, había dicho no a quienes pretendían que su papel en la historia ya había terminado y que postularse como candidato a la presidencia del Gobierno era ya pasarse de listo: quizás literalmente, de nuevo.

¿Terminó creyéndose su papel, Pedro Sánchez; creyendo que realmente podía todas aquellas cosas que incluso quienes le auparon ahí no creyeron nunca? En política es vieja la figura del tonto útil: ¿fue, Pedro Sánchez, un guapo útil que salió rana a los propietarios de la función? Esa aura apolillada de la que hablábamos al principio, ese enroque taciturno y furioso que fue endureciéndole el gesto hasta petrificarle un No entre los ojos, ¿es la consecuencia de la guerra entre la marioneta y el alma (rebelde) de la marioneta? “Un hombre rebelde es un hombre que dice no. Pero –continúa Camus– si niega, no renuncia: es también un hombre que dice sí” (que dice sí a sí mismo).

¿Es posible que Pedro Sánchez, Frankenstein apolíneo del que sólo se esperaba un tiempo y una pose de telediario, acabara por rebelarse contra el dios-padre creador para demostrarle que él también podía reinar en el Olimpo? Por algún sitio escribieron que era fiel seguidor de Mad Men: ¿se vería reflejado en Don Draper, ese impostor amordazando continuamente un llanto? Como un Dorian Gray al revés, comprendiendo todo al fin, ¿se dejó envejecer, poco a poco, golpe a golpe, para que las grietas dejaran entrar la luz, rompiesen de una vez la piedra (la impostura) de sí mismo?

En su comparecencia de ayer ante las cámaras, cuando anunciaba ser ya, también, exdiputado, en el momento en que quiso “expresar cuán dolorosa” le resultaba la decisión, Pedro Sánchez no pudo reprimir el llanto. Y lloró con todo el cuerpo, pero sobre todo, al fin, con los ojos.

 

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Villano

    Pues una pena que alguien tan honesto y tan digno haya denunciado las presiones a posteriori. Será que para hacerlo a "anteriori", además de ser honesto y digno hay que ser muy valiente... casi un superhéroe y de esos tenemos pocos o ninguno. http://elvillanoarrinconado.blogspot.com.es/

    Hace 4 años 5 meses

  2. Al

    Me quedo con la idea de que Pedro es sólo perseveración para alcanzar el poder. En ésto se parece a Rajoy: sin que haya una ideología detrás o siguiera una idea de qué hacer con ése poder, lo importante es conseguirlo y mantenerse en él. En el proceso habrá maniobras de todo tipo, cambios de ideología, caretas que se ponen y se caen, maniobras sinceras de conectar con la mayoría de la gente... pero no por principio sino como medio. Así que, aunque cada vez podamos meternos más en la cabeza de este autómata que ha aprendido a andar sólo, no creo que haya ningun corazón dirigiendo su conciencia hacia una mejora del país, de la gente que lo habita o de las condiciones que lo hacen posible. Sólo perseverancia para alcanzar el poder y mantenerse en el.

    Hace 4 años 5 meses

  3. Curtis Westfall

    Vivo en un país donde a un sujeto como este se le está poco menos que tratando como si fuera un mártir de la izquierda. Flipante.

    Hace 4 años 5 meses

  4. Marciano Juarez

    Tiene gracia, a la vez que dota de sentido, lo de la tesis doctoral secreta, como la de Camps. No obstante, creo que el escenario es otro. Sánchez es otro más de los múltiples actores al servicio de la representación teatral de la democracia S. A. españistaní. Me explico, Sánchez tiene un guion que está cumpliendo, primero ‘no es no’ para convencer al patio de butacas (los votantes espectadores-receptores que se lo tragan todo y lo consumen todo) de que hay una parte de militantes y votantes del PSOE que quiere el no a Rajoy. Ahora pasado el momento abstención, el guion le exige que para intentar detener la sangría de votantes-espectadores perdidos lleve a cabo (represente) su retirada táctica de la cúpula del poder donde habitan el guru Gonsales y sus acólitos, para auto generarse como uno de los nuevos regeneradores del PSOE junto al exministro Borrell y así intentar convencer a una parte de los espectadores-receptores (la audiencia) que el PSOE es la oposición al PP y no la facción moderada del partido único españistaní: el PPSOE. Intentando de ese modo poner fin a la sangría de pérdida de votos (el patio de butacas del PSOE está cuasi vacío) del PSOE. Conviene estar atentos al desenlace de la representación cuando empiece, de nuevo, el calvario de los recortes ordenados desde las instancias superiores de la UE contra los intereses de las clases populares asalariadas y el Estado del Bienestar.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí