1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEMORIA HISTÓRICA

Tres verdugos con nombre de mujer

Pilar Primo de Rivera, Mercedes Sanz-Bachiller y Carmen Polo gozaron de grandes libertades, pero amortajaron a sus congéneres en la sumisión al hombre. Así lo muestra ‘La sección’, en el madrileño Teatro del Barrio

Francisco Pastor 4/04/2017

<p>Manuela Rodríguez, Natalie Pinot y Jessica Belda, en<em> La sección</em>.</p>

Manuela Rodríguez, Natalie Pinot y Jessica Belda, en La sección.

Geraldine Leloutre

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

A la bailarina Jessica Belda le interesan las villanas. Y el franquismo, al que considera el tramo de nuestro pasado que más nos ha marcado como pueblo. Cuando se embarcó en un grupo de trabajo sobre mujeres invisibles en la Historia, pensó en Pilar, la hija del dictador Miguel Primo de Rivera y la hermana de José Antonio, fundador de la Falange. Tras conocer a la activista Ruth Sánchez González —como ella, socia del Teatro del Barrio—, se decidió a llevarla a la ficción y a las tablas. Y hacerlo acompañada de otros dos iconos de la España privilegiada durante la dictadura: Carmen Polo, la esposa de Franco, y Mercedes Sanz-Bachiller, la viuda del político Onésimo Redondo.

Juntas escribieron La sección —en alusión a la Sección Femenina falangista—, una tragicomedia hilada a través de breves encuentros, monólogos y actuaciones musicales. En la realidad, como en la ficción, estas tres mujeres, crecidas al calor de los grandes nombres de la dictadura, acabaron encontrando un lugar propio. “Hacían lo contrario de lo que predicaban. Ellas ni tocaban las labores del hogar que prescribían hacia las demás mujeres. Eran machistas, pero llegaron a ser mandatarias gracias al feminismo”, reflexiona Belda.

La peripecia narra las más de cuatro décadas en las que, desde aquel órgano de la Falange, Primo de Rivera trató de inculcar en sus congéneres destrezas como la costura, la cocina o la compostura durante el deporte. Y hasta en el sexo. “Un pequeño gemido basta”, rezaba una de las consignas de aquel órgano, al frente de las asignaturas que, durante el bachillerato, se dirigían a las mujeres.

Se nos adoctrinó con el manual de la buena esposa. Quienes salían de allí se exponían

La Sección Femenina también contó con una mili, el servicio social, obligatorio para las mujeres de entre 17 y 35 años, y por la que pasaron tres millones de jóvenes. Solo tras superar la estancia allí lograrían estas obtener un pasaporte, podrían apuntarse a una autoescuela o serían aptas para presentarse a unas oposiciones. Al llegar la Transición, la organización contaría con alrededor de 600.000 militantes con carné. “No cualquiera entraba allí”, comentó una noche una espectadora, con las tres actrices de la obra, al acabar la representación. Además de Belda, en la vez de Primo de Rivera, las artistas Manuela Rodríguez y Natalie Pinot encarnan a Sanz-Bachiller y a Polo, respectivamente, y a otras mujeres anónimas.

“Yo he visto a muchas espectadoras emocionarse con la obra, porque de esto no se habla nunca. No está ni en los libros de texto, ni en los de Historia”, reflexiona Pinot. Durante los tres y seis meses que duraba el servicio social, las jóvenes eran destinadas a trabajar como enfermeras, costureras, maestras o bibliotecarias, siempre sin remuneración. Solo en octubre del año pasado, por primera vez, un tribunal decidió que este voluntariado impuesto figuraría en la vida laboral de las mujeres, como en el caso de la también extinta formación militar de los hombres.

“El feminismo estaba en las clases más pudientes, y la Sección Femenina viajó a los pueblos. Las campesinas carecían de la idea de libertad. Las mujeres que apoyaban la dictadura aceptaban la misma ideología que las reducía. Las que estaban en contra de ella eran acorraladas por el Estado”, apunta Belda. “Y no se habla de las feministas torturadas por el hecho de ser feministas”, agrega Sánchez González. El año pasado, una organización internacional incluyó en la célebre querella argentina contra la represión franquista alusiones a los crímenes de género ejercidos por la dictadura.

La tarde de enero en que se estrenó, entre el público de La sección se encontraban miembros de asociaciones de memoria histórica. Algunas mujeres se reconocieron en las tablas cuando encontraron a una de las actrices fregando el suelo vestida con el uniforme de la Falange, o cuando las tres intérpretes realizaban estiramientos mientras escuchaban el Cara al sol. Y todos entonaron Gallo rojo, gallo negro, la composición de Sánchez Ferlosio, en los últimos pasos de la pieza.

Dado que la Sección Femenina era la encargada de proteger y divulgar los cantos regionales, el aurresku vasco o la muixeranga valenciana, interpretados en directo con ayuda de una trompeta o una guitarra, enarbolan los tramos entre escenas. “Ellas eran las guardianas del folclore”, anota Sánchez González. Con la llegada de abril, será ya la segunda vez que el montaje, dirigido por Carla Chillida, prolongue su estancia en el Teatro del Barrio.

Todo de lo que se nos quería liberar en la dictadura continúa hoy

El amor de Pilar hacia José Antonio queda reflejado, en la ficción, en un giro casi cercano al incesto, y se muestra desde los primeros pasos de la obra, cuando esta llora su muerte —insinuaciones de que Franco permitió la ejecución del político mediante—. “Ella recogió como una losa el discurso y el trabajo de su hermano. Llevó los principios de la Falange hasta las mujeres”, afirma Belda. Con todo, quiso conceder cierto toque de ambigüedad sexual a su personaje, que se hunde cuando una falangista abandona su trabajo en el partido para casarse.

“Lo natural era crear una familia. Si no conseguíamos un marido, a la Sección y a trabajar para el Estado”, apunta Pinot. Cuando su personaje borra la influencia de Primo de Rivera sobre los planes de estudio de bachillerato, queda patente que Polo, como esposa de Franco, contaba con un poder mucho mayor que cualquiera de las otras dos protagonistas.

El dictador aparece en la obra a partir de proyecciones de metraje de la dictadura y, también, gracias a un títere. Como arguye Pinot, Franco no fue católico hasta que conoció a su mujer. Durante el estudio de la documentación para la obra, las autoras también descubrieron que las tres mandatarias se acusaban entre sí de feminismo, y así sucede sobre las tablas. La pieza parte de la rivalidad entre Primo de Rivera y Sanz-Bachiller, fundadora del Auxilio Social, la organización benéfica de la que más tarde se apoderaría la Sección Femenina.

“Mercedes fue muy libre. Decidió olvidar la crianza y llevó a su hijo a un internado. Volvió a casarse y entró en política”, apunta Rodríguez. En la tarima, interpreta a un personaje risueño, apartado de los credos de la Iglesia. Sanz-Bachiller celebra la llegada del destape y erige un hotel turístico en la playa mientras el régimen da sus últimos coletazos.

Es una clase de gimnasia contemporánea aquella en la que, en la obra, se enumeran algunas de las pautas más macabras de la Sección Femenina. “Demuéstrale tu deseo por complacerle. Sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Recuerda que es el amo de la casa”, entonan las actrices mientras bailan. “Queríamos mostrar que la tiranía de entonces y la de ahora no son diferentes. Hoy nos matamos haciendo fitness, una forma de opresión que sentimos natural”, discurre Belda. Antes de dejar marchar al público, las actrices piden a la platea que cuente con ellas, de una en una, las muertes por feminicidio ocurridas el año pasado. Fueron 44, según el recuento oficial del Gobierno. 

“Se nos adoctrinó con el manual de la buena esposa. Quienes salían de allí se exponían a una violencia justificada por ese mismo manual”, opina Rodríguez. Las autoras y las intérpretes del texto sienten que los feminismos acabarán encontrando su lugar “de la socialdemocracia hacia la izquierda”, como anota Sánchez González, pero recuerdan que los sueños de las activistas quedaron frustrados, en la Transición, también gracias a los partidos progresistas.

Eran machistas, pero llegaron a ser mandatarias gracias al feminismo

Belda menta el Movimiento Democrático de Mujeres, creado a mediados de los 60 por las parejas de los presos del franquismo, alojado en el PCE y disuelto más adelante por esta misma organización: “Cuando vieron que sus esposas volvían de las reuniones con demasiadas ideas en la cabeza, se lo quitaron de en medio”. Solo en 1981, a través de la ley del divorcio, el hombre dejó de ser considerado jurídicamente como el cabeza de familia en un matrimonio.

La muerte de Franco y el nombramiento del rey Juan Carlos entran y salen de la representación. “Si leemos los feminismos de los 60 y los 70, vemos que todo de lo que se nos quería liberar en la dictadura continúa hoy”, apunta Sánchez González, que escribió esta historia, como cuenta, al calor del Teatro del Barrio, el cual “nació, a su vez, gracias al 15M”. Según ella, el triunfo sobre el pasado representado en la obra sería que “las mujeres se quitaran los tacones”. Para Rodríguez, la victoria sobre las tres políticas interpretadas llegará cuando “todas las mujeres, también las de clase baja, gocen de la libertad que tuvieron ellas” y, especialmente, esa Sanz-Bachiller a la que encarna.

“No, no. Yo no quiero esa libertad. Esas tres señoras no fueron libres”, rebate Belda, en conversación con las demás, una tarde en las dependencias del teatro. La unanimidad llega cuando las actrices deliberan, una por una, acerca de qué condición —mandatarias o mujeres— empaña más sus respectivos personajes; si las llegarían a entender como víctimas, y no como culpables. Fueron verdugos. Las tres.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Pastor

Publiqué un libro muy, muy aburrido. En la ficción escribí para el 'Crónica' y soñé con Mulholland Drive.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí