1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Julio Diamante / Cineasta

“La Transición fue de una violencia extraordinaria”

Miguel Ángel del Arco Madrid , 5/04/2017

<p>Julio Diamante, durante la entrevista.</p>

Julio Diamante, durante la entrevista.

Gonzalo del Arco

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Julio Diamante debió nacer en 1931, por estética republicana y por la propia naturaleza. Pero su padre y su madre, embarazadísima, habían salido a pasear en barca. Les cogió un tormentón en la bahía de Cádiz y los arrojó a la mañana siguiente a una playa lejana, así que se adelantó el parto. Por eso vino al mundo el 27 de diciembre del 30. Y cuando se le dice que a sus 87 años sorprenden sus ganas de cantar, su manera de improvisar unas letrillas, su ironía, su lucidez, apunta que son 86, “no por nada, sino por precisión”. 

Uno de los nombres más significativos de la política y la cultura españolas desde 1956. Multifacético y rebelde. Una figura muy admirada y poco conocida, aunque no es referente oculto: la gente del cine, del teatro, de la música, de la universidad, lo conoce y lo reconoce de sobra. Resistente antifranquista, director de cine, teatro y televisión, escritor, actor, hombre de radio, guionista, especialista en jazz, blues y flamenco, o al revés, a ratos cantaor aficionado. Burlador de la censura, militante comunista, republicano convencido y crítico con cómo se resolvió el final del franquismo. Su última película, La memoria rebelde (2012), recoge testimonios fundamentales para reconstruir la historia de España desde la Segunda República hasta la llamada Transición democrática. Un documento imprescindible para entender quiénes somos y de dónde venimos. Se pueden ver retazos de ella en YouTube, como de las demás. Y lo pongo en un aprieto cuando le pregunto:

¿Quién es Julio Diamante?

Qué voy a decir, no sé, bueno, vamos a ver…. Es que eso es un poco difícil, si hablas mal de ti mismo eres imbécil y si hablas demasiado bien pareces pretencioso y estúpido. 

(Carraspea, sonríe, duda, se rasca la cabeza, y habla de Cádiz y de su padre).

Pues soy una persona que nació en Cádiz, lugar que amo con todas mis fuerzas y lamento no haber vivido allí más años, porque dio la casualidad de que mi padre, que era ingeniero del Puerto de Cádiz, fue trasladado a Madrid, luego estalló la guerra, cosa, como es bien sabido, que partió España en todos los sentidos. Mi padre estuvo en la defensa de Madrid, como ingeniero, luego responsable de la distribución de aguas en Madrid, después estuvo en una cosa muy interesante, lo nombraron jefe del tercer batallón de puentes, encargado de construir los puentes del río Ebro. Durante bastantes años yo no pude volver a Cádiz, hay una especie de memoria de exiliado, de modo que muchas veces tengo yo más fijación que los que han vivido allí. 

Organizamos la primera revuelta estudiantil y por primera vez en el franquismo se decreta el estado de excepción

Fue el primer líder estudiantil, organizó el Congreso de Escritores Jóvenes en 1955.

En la universidad entré en el primer grupo antifranquista, soy fundador, organizamos la primera revuelta estudiantil y por primera vez en el franquismo se decreta el estado de excepción. Y a causa de eso soy detenido. Además, había el proyecto del congreso universitario de escritores jóvenes. Este congreso no llegó a celebrarse porque se trataba de que sirviera como tapadera de actividades más políticas, para reuniones masivas que de otra manera no se podían hacer. Al tiempo que estudiaba Medicina, que posteriormente abandoné, estudiaba en el llamado Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas. Ahí monté con mucho éxito, con perdón, alguna cosa de teatro, una versión libre que hice de  La máquina de sumar, de Elmer Rice. Eso me sirvió, porque yo quería estar en la Universidad de San Bernardo que era un poco el epicentro de las inquietudes. Fui nombrado secretario general del Congreso.

Era popular...

Sí, de tal manera que hay algún informe de la policía que dice a este Diamante hay que detenerle, aplastarlo, fastidiarlo, pero tened cuidado, que es muy popular. Eso figura en los informes de la policía.

Creo tuvo una ‘magnífica’ relación con el supercomisario Conesa.

Sí. En el 1955 soy secretario general y consigo que me nombren director del teatro de la Universidad Central, donde empiezo a montar una versión libre de El Proceso, de Kafka. Entonces muere Ortega y Gasset, y con ese motivo hay un acto muy bonito y muy importante, organizamos una marcha, yo suelto un discurso allí de partida, que sirvió para que la policía me llamara ‘El orador de San Bernardo’. Fuimos desde San Bernardo, cortando la Gran Vía, pasando por la Puerta del Sol, hasta la sacramental de San Isidro. Ese acto tuvo muchísima repercusión, poco después se prohíbe el Congreso por un lado y por otro la representación de El Proceso. Entonces pensamos hacer en la universidad elecciones libres, que hasta ese momento controlaba el SEU, una cosa bastante delicada. En febrero de 1956 se produjo un enfrentamiento terrible entre los estudiantes y se decretó el estado de sitio. Cayeron el ministro, que era Ruiz Jiménez, y el rector de la universidad, que era Laín Entralgo. 

Me fui con un tío a Huesca. Iba a mi casa la policía y era tan agobiante que decidí volver y entregarme

Y es cuando lo detuvieron.

A raíz de eso me detienen y me llevan a la DGS. Allí estoy bastantes días, porque al decretar el estado de sitio me podían tener el tiempo que quisieran. A partir de ahí fue un poco cómico, como me habían detenido dos veces salí de Madrid prudentemente, me fui con un tío a Huesca. Iba a mi casa la policía y era tan agobiante que decidí volver y entregarme. Fui a la DGS y me dijeron “qué quiere”, “hablar con alguien de la `político social”, “pues espere ahí”. Al cabo de un buen rato apareció uno de la brigada. Y, “qué quiere”, “vengo por el asunto de la universidad”, y “cuál es su nombre”, “Julio Diamante”. Entonces el tío sale corriendo hacia el pasillo y grita: “Ya tenemos a Diamante”.

Era usted un tipo peligroso.

Y además tiene gracia porque me llevan por el pasillo y nos encontramos con el comisario Conesa, que entre la pregunta y la afirmación dice, “a ti te gusta mucho Ortega, y Unamuno y kafkán” (así llamó a Kafka). Y ya empezaron los interrogatorios, que eran bastante duros.

¿Cómo eran?

A ver, felizmente no fueron lo que yo entiendo por torturas. Como en la radio extranjera te citaban, pues no era el tratamiento tan violento como con los obreros. El 90 por 100 me los hizo el famoso supercomisario Conesa. Me sacaba fotos con tíos muertos o ensangrentados, “¿eso es lo que tú quieres?”, me agarraba, me zarandeaba. Y viendo que ese era mal camino empezaron a ser más sutiles. Te decían “¿esto no te gusta?”. “Pues no, podría mejorar”. “Y qué país te gusta”, “No sé, Suecia, Francia”. ” Sí, claro, socialistas”. Era un disparate. Yo, “bueno, por las francesas, que tienen mucho encanto, y los vinos”. Un día me metieron en una estancia y llega Conesa y dice, “a ti te gusta mucho el cine”, digo “sí”, y añade, “el cine ruso”. Dije “es muy interesante, sobre todo por el montaje”. “Ah, te interesa el montaje”, digo “sí, aunque hay otras cinematografías que casi me interesan más”. “Cuáles”, dije, “pues la alemana, y el cine sueco”. “Ah. ¿El sueco? Pues háblame de cine sueco”. Estaba yo en la mesa, él enfrente y detrás, absolutamente en penumbra, tres más. Entonces empecé a soltar un speech que si Victor Sjöström, que si tal. Y cuando llevaba ya un buen rato, pensé que de un momento a otro me dirían, oye te vas a reír de tu padre, y se liarían a darme porrazos. Y yo entonces prudentemente me callo. Y me dice Conesa, “¿por qué te callas?”. “Porque ya he hablado del tema”. Dice, “No, no, sigue”. Y yo, “pues Mauritz Stiller, y hay otra generación también interesante…”.  

Le dio una lección magistral.

Disparatado. Bueno, en el Festival de Benalmádena di una retrospectiva de Victor Sjöström y otra sobre la obra de Alf Sjöberg, así que me sirvió aquella conferencia. 

Diamante dirigió durante 18 años, desde 1972 a 1990, la Semana Internacional de Cine de Autor de Benalmádena. Se encargó de dar a conocer buena parte del cine que se hacía en el mundo. Entre el compromiso político y la cultura, Diamante era leído, viajado y con idiomas. Desde que hizo el bachillerato viajaba a Francia, se buscaba algún trabajo de la construcción --recuerda: “Una parte de cemento y tres partes de piedra picada, lo echaba en una máquina y salían unos ladrillacos”--. Aunque su pretensión era ver cine y teatro. Y regresaba con maletas llenas de libros que aquí no se podían encontrar. También iba a la filmoteca francesa, lo que para él era estar en el paraíso. Así que volvía y le preguntaban qué había visto. Él contaba los títulos y los nombres. Conoció, por ejemplo, nada menos que a Erich von Stroheim,  “personalmente, me lo presentó Lotte H. Eisner, la gran historiadora del cine alemán, luego conocí a Fritz Lang, era una gozada”. Tiene un libro, Cine, cultura y libertad: Contra las sombras y el silencio (Berenice),  donde cuenta esas cosas, así como la historia del Festival de Benalmádena, una época políticamente convulsa, de pelea constante con la censura.

En mi entendimiento del cine como instrumento de cultura era esencial la defensa de la libertad de expresión

Parece que fue experto en torear a la censura.

Dirigí el festival. Yo no he sido nunca un político, ni he querido serlo, pero lo que siempre, siempre, he tenido es una inquietud entendida como compromiso ciudadano, que he mantenido profesionalmente, en la asociación de directores o en la federación europea de realizadores. En mi entendimiento del cine como instrumento de cultura era esencial la defensa de la libertad de expresión. Por supuesto tuve un enfrentamiento total y frontal con la censura, no solo la española, sino de todas partes, porque yo defendía todas aquellas cosas que me parecían valiosas, interesantes, que fuera por razones de censura económica, o política, o llámala sexual, tenían problemas en sus respectivos países. Eso provocaba enormes tensiones porque de pronto me llamaba el embajador de tal. A veces se superaba la censura por cuestiones de tenacidad. Es decir, prohibían un año una película, pues yo la presenta al año siguiente, y así colé varias.

¿En la Transición fue más fácil dirigir el festival?

Se habla de la transición como un periodo muy tranquilo y fue de una violencia extraordinaria, que se tradujo en el festival incluso con amenazas de bomba. Al mismo tiempo había situaciones cómicas. Estaba prohibida, de entrada, cualquier película donde se cantase La Internacional. Entonces se pasaba una película titulada La juventud de máximo, rusa, dirigida por Grigori Kozintsev. Una obra clásica y magnífica. Yo estaba en mi despacho y los de la censura vinieron, “Julio, no puede pasarse la película porque cantan La Internacional, así que lamentándolo mucho…”. Y entonces voy con ellos, el proyeccionista inicia la proyección y cuando llega un momento me vuelvo a los censores y les digo, pero es que esto no es La Internacional.  ‘Ah, ¿no?, “No, es La Varsoviana”. Y empiezo a cantar, “A las barricadas, a las barricadas…”. “Ah, pues entonces sí se puede pasar”. Era surrealista. Tenían la orden de prohibir La Internacional y no la conocían.

Franco murió, pero el franquismo no había muerto. El ejército era el ejército de Franco, la policía, los jueces... 

La idea que ha quedado de la Transición es distinta.

Se cuenta como una situación paradisiaca, pero la cosa fue más dura de lo que parece. Hubo muchos muertos, vinieron profesionales pistoleros de Argentina, de Italia. Puede verse un aspecto positivo porque sirvió para entenderse, pero otro no tan positivo porque el diálogo que se estableció era muy condicionado. Franco murió, pero el franquismo no había muerto. El ejército era el ejército de Franco, la policía, los jueces... 

Hace poco Alberto Garzón dijo algo así como que la izquierda se había vendido en la Transición.

No sé si la palabra vendido es exacta, creo sencillamente que la izquierda estaba cansada, por el número increíble de años de represión. Se abría como una ventana para poder intervenir y creo que quizá faltó un poquito de serenidad. Había mucha tensión y mucho miedo, mucha violencia, se temía que de pronto se produjera un golpe de los franquistas.  No se trataba de hacer una revolución, pero sí plantarse para ver hasta dónde se podía llegar. En ese sentido se aceptó una serie de cosas que ahora se ven, su debilidad, los agujeros que había.

¿A qué se refiere?

Por ejemplo, la ley de amnistía tal y como se entendió. Amnistía para quién, porque los llamados rojos ya habían sido castigados, condenados o fusilados, o habían perdido sus carreras. Entonces la amnistía era para los señores de la derecha que habían abusado o los crímenes o los latrocinios que habían hecho, la amnistía era para ellos, justamente para limpiarse. Y luego también desde mi punto de vista la cuestión de las elecciones, tenía que haberse visto de otra manera. Cuando los golpistas había un régimen democrático en España, con una Constitución que los historiadores consideran una de las más avanzadas y democráticas de entonces, pues al producirse la muerte de Franco hubiera sido necesario volver a retomar el régimen que había entonces, es decir, la República, o al menos haber hecho un referéndum, monarquía o república. Y ninguna de las dos cosas se hizo, algo bastante impresentable.

Habría que estudiar la manera de dar una legitimidad a la monarquía o por el contrario darlo a la república

¿Cree que es el momento de hablar de la República?

Hay que ver que el rey Juan Carlos fue nombrado a dedo por el dictador y hoy ya van quedando pocas monarquías, pero en ninguna de ellas ha sido el rey elegido así. Por un dictador sanguinario y fascista, como si en Alemania Hitler hubiera nombrado a dedo a un rey que estuviera ahora, o en Italia, Mussolini, o Salazar, en Portugal. Es un poquito surrealista. No se hizo al llegar la Transición algo esencial, y es que debería haber vuelto a la república o referéndum. Entonces habría que estudiar la manera de dar una legitimidad a la monarquía o por el contrario darlo a la república. Es una opinión que no pretendo imponer a nadie, pero yo pienso que la monarquía estaba muy bien en la Edad Media, cuando el  rey tenía una misión centralizadora frente a los señores feudales. Hoy ya en función de qué, ¿de la sangre? Llevan sangre de Recaredo, o sangre de Fernando VII, uno de los personajes más viles y canallescos de la historia de España o de la Chata. Yo lo veo como una cosa cronológicamente pasada. 

Hay historiadores que reescriben la historia del levantamiento y la guerra.

Durante cuarenta años la historia de España ha estado contada por historiadores franquistas, por tanto, tergiversada. Y eso, aun después del franquismo, se ha mantenido. No se ha hecho una auténtica lectura profunda y verdadera. Continuamos con una especie de conspiración de silencio.

Otros dicen que mejor no remover.

Claro, no tocar. Es como una herida que tú la tapas, pero sigue el pus ahí. Los vencidos de la Guerra Civil no han tenido la oportunidad de explicarse. 

El Tribunal Supremo echa atrás la propuesta de Garzón de sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Justamente al final de mi película La memoria rebelde, Jiménez Villarejo dice que la existencia del Valle de los Caídos es una bofetada para la democracia. Y ese monumento debería convertirse en un museo del horror y recoger en él lo que fue toda la miseria. 

En esa película reconstruye la historia de España desde la II República hasta la Transición.

Es una película en la que, por ejemplo, no hay ni una sola frase en off, para no condicionar. Es un documental, de largo metraje, que empieza en la II República, la guerra, la posguerra y la Transición. Me apetecía hacer una reflexión de ese largo periodo, cosa que no se había hecho en cine. Elegí una amplísima serie de personajes, de una manera muy abierta, donde hay personas de la cultura, del cine, Rafael Azcona, varios sacerdotes, el padre Díez Alegría, monseñor Iniesta y muchas otras personalidades, todas ellas aceptadas como personas de prestigio.

¿Hubo algún personajes que no pudiera meter?

No, hubo alguno que había muerto. Por ejemplo, el padre Llanos. Tuve bastante relación con él. Cuando iba al Pozo del Tío Raimundo y había gente de la izquierda que me decía por qué tienes amistad con ese cura. Y luego, claro, el padre Llanos se convirtió como el brazo de Santa Teresa de la izquierda.

Julio Diamante, el gaditano que se siente exiliado de su ciudad, ha sido durante muchos años referente de la izquierda y de los movimientos ciudadanos. Y al mismo tiempo faro de la cultura por su condición de hombre polifacético, alguien que en el Renacimiento no habría desentonado. Por sus películas --Los que no fuimos a la guerra, Tiempo de amor, El arte de vivir, Sex o no sex--, por sus guiones para televisión, por sus montajes teatrales, por su labor de profesor en la Escuela de Cine, por sus libros, por sus poemas, por las lecciones de música en sus programas de radio. Un maestro del jazz --él pronuncia yaz-- y el flamenco, porque además fue actor…

Su papel de Don Estrafalario, con Don Manolito, interpretado por otro director de cine, Jesús Franco, en Esperpentos el tríptico Martes de Carnaval, de Valle-Inclán, es de esas rarezas como perlas en la historia del cine español. 

José Luis García Sánchez había sido alumno mío en la Escuela de Cinematografía. Yo había hecho algunas veces de actor en el teatro, pero en cine poco, un papel curioso de monje trombonista, iba con mi burro y mi trombón. Total, que lo vio José Luis y me vino, joder no sabía, eres un actor cojonudo. Y entonces me dio el Don Estrafalario. Y bueno, pues con Jesús Franco me divertí mucho. Le ayudé porque estaba entonces físicamente fastidiado, yo felizmente entonces no había tenido la caída que me fracturó la cadera y estaba fresco y boyante.  

Cada martes acude puntual a su comida-tertulia con gente del cine, del periodismo y del teatro, donde es admirado, bien recibido y aclamado cuando aporta una improvisación, unas letrillas o un cante. Y de su voz y su talante y su humor puede salir unos tanguillos republicanos o un solo de trompeta, o trombón o clarinete, que improvisa con su swing, sus ojos vivos y traviesos y su aparente fragilidad. No es casual que escribiera unos poemas que tituló Blues jondo, o que tuviera un bar donde se escuchara blues.

¿Que le sale mejor, el jazz o el flamenco?

Es que para mí el flamenco y el jazz son dos músicas que tengo incorporadas desde la infancia. Tenía 15 años cuando fundé Hot Club de Jazz. Entonces el jazz estaba bastante mal visto por las derechas y también por la izquierda, que le parecía una cosa más frívola y americanizada. Y yo siempre he defendido lo contrario. Siempre hay que hablar del auténtico flamenco y el auténtico jazz y el auténtico blues. El problema es que hay cantes de estos que son canción popular, y no es flamenco. Y en el jazz, muchas cosas frívolas y chorras.

¿Estar por la autenticidad es ir contra la fusión?

Yo soy de Cádiz y Cádiz es justamente uno de los lugares esenciales del flamenco. Se entendía tradicionalmente que había tres puntos, Cádiz, Jerez y Triana. Pero Cádiz y los Puertos, de donde eran los grandes cantaores legendarios, el Fillo y el Planeta, con dos estilos distintos, el Planeta más fino, con letras, el Fillo con la voz más rota. A ver, durante mucho tiempo el flamenco ha sido una cosa bastante cerrada, que se transmitía casi familiarmente.  La fusión, algunas cosas me parecen interesantes, pero no estoy de acuerdo con la fiebre-fusión que se ha vivido.

La música, el cine, la transición, la guerra, su padre, la censura, Francia, Franco. Y la República. Julio Diamante está lleno de historias vividas, de nombres con los que ha tratado, de recuerdos, y de cantes. “Incluso en la película de Esperpentos, de García Sánchez, le dije si quieres echo un canto ahí. Improvisamos bastante, dentro de la fidelidad a Valle: ‘Qué bonita esta Triana cuando ponen en su puente, banderas republicanas”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel del Arco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí