1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Comunicación

Argelia: cuando Tahar Djaout fue asesinado por hablar

Entre 1993 y 1997 casi un centenar de periodistas fueron asesinados. La “década sangrienta” se cobró también numerosas vidas de escritores e intelectuales

Paco Audije 31/05/2017

Paloma Blandín

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Hace 24 años asesinaron a Tahar Djaout, periodista argelino. Murió el 2 de junio de 1993, tras quedar en coma después de que lo acribillaran a balazos. Eso sucedió unos pocos días antes (el 26 de mayo) delante de su domicilio, en una localidad de las afueras de Argel. 

Aquella muerte violenta fue atribuida al islamismo insurgente y alzado en armas: un terrorismo que ensangrentó Argelia antes de que lo hiciera con ese nivel de gravedad en ningún otro país. 

Fue en los inicios de la “década sangrienta”, en la “segunda guerra de Argelia”, que también fue llamada  “el decenio del terror”. Un período que empezó tras el golpe militar que impidió la segunda vuelta de las elecciones legislativas. De haberse celebrado, esa segunda cita con las urnas habría confirmado la victoria en la primera ronda del Frente Islámico de Salvación (FIS). Entonces, en diciembre de 1991, había obtenido el 57% de los votos emitidos. Los militares argelinos anularon aquel proceso electoral. El golpe de Estado se concretó a principios de 1992. 

Impacto del FIS en 1990

En realidad, la victoria verdaderamente “limpia” del FIS tuvo lugar en las elecciones municipales de 1990; ya que en la primera vuelta de las legislativas, la abstención fue grande (42%) y –además-- hubo un porcentaje notable (10%) de votos nulos o en blanco. Un voto de protesta que fue ignorado tanto por el régimen argelino como por la oposición islámica. 

Cuando los militares decidieron interrumpir el proceso político en marcha, el presidente Chadli Bendjedid (Benyedid) tuvo que dimitir. Atrás quedaba un período turbulento, aunque políticamente abierto que abarcó desde las revueltas sociales de 1988 hasta el golpe mismo. En medio, unas elecciones municipales auténticas en las que el FIS impuso su arraigo social. También su control político sobre zonas amplias de Argelia. 

Cuando los militares decidieron interrumpir el proceso político en marcha, el presidente Chadli Bendjedid (Benyedid) tuvo que dimitir

En los municipios con mayoría islamista, se instauraron reglas dudosamente acordes con la legalidad del país: como la ampliación forzosa de la separación de sexos en muchos espacios públicos, el cierre de bares y negocios que vendían alcohol o la imposición del velo islámico más estricto. Éste ya no era el tradicional de las abuelas magrebíes, sino otro –otros-- con formas llegadas de países de Oriente Medio hasta entonces ajenas a Argelia. 

Y en aquellos feudos del FIS --desde su victoria en las municipales hasta 1992-- no faltaron distintas formas de acoso y violencia contra laicos y oponentes políticos. De modo que una parte de la Argelia laica no dudaría más tarde en apoyar a los golpistas. En 1997, cuando sugerí a alguien en Argel que los resultados electorales debían respetarse siempre, una persona del grupo con el que debatía la situación me lanzó una mirada colérica: “Con esa gente no habría vuelta atrás. Y si usted quiere hacer el experimento con los islamistas, pues lo hace usted en su país”, me dijo.

Explosión del terror

Entre los grupos del terror o insurgentes que surgieron entonces, los principales fueron el Grupo Islámico Armado (GIA) y el Ejército Islámico de Salvación (AIS, según sus siglas en francés), Este último directamente vinculado al FIS. Todos fueron autores de atentados y acciones bárbaras contra las fuerzas armadas y la policía argelinas, desde el principio; después, esa barbarie se dirigió también contra la población civil. En algún período, esta sufrió incluso la furia de las disensiones y riñas internas del GIA y el AIS.  

De una rama del GIA, surgió un grupo menor que pareció querer evitar las matanzas más salvajes para centrarse en los ataques contra las fuerzas armadas argelinas. Fue el Grupo Salafista por la Predicación y el Combate (GSPC), que tras expulsar a su fundador, Hassan Hattab, terminaría años después reconvirtiéndose en la rama de Al QaEda en el Magreb. En mi primera visita a Argelia, hacia 1985, ya tuve noticia en la prensa de un precedente de todos ellos, el Movimiento Armado Islámico Argelino (MAIA) que dirigió Mustafa Bouyali, quien perecería en 1987 tras un choque con las fuerzas de seguridad. Algunos de sus acólitos, reconstruyeron más tarde el grupo como MIA para terminar después integrándose en el GIA. 

La especialidad del FIDA fueron  los asesinatos de intelectuales laicos o de izquierdas, de funcionarios públicos y periodistas 

También existieron otras organizaciones menores que practicaron el terrorismo, como el Frente Islámico para la Yihad (Djihad) Armada. El FIDA parece haber sido dirigido por estudiantes y profesores de universidad. Su especialidad fueron  los asesinatos de intelectuales laicos o de izquierdas, de funcionarios públicos y periodistas.  

Imaginarios de sombra y violencia

En la época en la que Tahar Djaout fue asesinado, las infiltraciones de los servicios secretos y de la inteligencia militar abrieron un espacio de dudas sobre determinadas matanzas y sobre asesinatos muy significativos. También sucedió así cuando fueron juzgados los asesinos del periodista Tahar Djaout, a causa de diversos testimonios que se consideraron poco coherentes. Para los integristas, los intelectuales argelinos que se expresaban en francés (de uso común en Argelia, junto al árabe dialectal y al amazigh de los bereberes) eran especialmente culpables. Tahar Djaout fue una de las primeras víctimas de una larga lista de periodistas, escritores y cantantes asesinados. 

Todas esas muertes se atribuyeron al GIA o a las facciones del terror islamista; pero quizá algunos pocos sufrieron en realidad el plomo de quienes –como las fuerzas de seguridad-- combatían al GIA. Otros, quizá fueron simplemente víctimas de odios, intereses económicos, inquinas sociales o disputas clánicas y personales. Y en el campo argelino, los grupos llamados “patriotas” –civiles armados por las autoridades, una especie de somatén-- cometieron asimismo exacciones no siempre aclaradas. Según Luis Martínez, pseudónimo de un argelino autor de un libro fundamental sobre aquel período, “la violencia tiene el valor de la virtud en el imaginario político del país”. 

En la época en la que Tahar Djaout fue asesinado, las infiltraciones de los servicios secretos y de la inteligencia militar abrieron un espacio de dudas

Desde el principio del conflicto, en algunas mezquitas argelinas, personas cercanas al disuelto FIS pegaban listas de nombres de “descreídos”, y de quienes trabajaban “en la prensa mercenaria”. Distribuyeron fotografías de intelectuales y periodistas considerados “kâfir” (no creyentes o renegados). En lo que se refiere a los trabajadores de los medios, aproximadamente un centenar de periodistas fueron asesinados en Argelia entre 1993 y 1997.

Crepúsculos del terror

En aquellos años, pasé en Argelia una decena de períodos de distinta duración. En Argel, casi todos los periodistas estábamos obligados a sufrir dos problemas permanentes: trabajar con escolta y tambié evitar unas ciertas “fronteras” peligrosas. Ahí se incluía casi toda la vieja Alcazaba (La Casbah); además, era mejor no adentrarse mucho más allá de la Plaza de los Mártires; había que eludir el paso por zonas como El Harrach o por la mayor parte de Bab el Oued. Y los extrarradios de Argel, en general.  La carretera del aeropuerto era incierta especialmente al acercarse el crepúsculo. La noche, prohibida. A veces, para desplazarnos, debíamos emprender una dura negociación con la policía en la que había una línea difusa entre la protección de nuestras personas y el pretexto que ese tema ofrecía a las autoridades para la censura de prensa encubierta.  

El GIA y el AIS disponían de “zonas” y “territorios”, de áreas determinadas en la capital y sus alrededores. Era mejor saberlo antes de adentrarse allí. Ignorarlo costó la vida a varios periodistas extranjeros. En Argel, el sonido de las armas y las bombas era diario.  En una ocasión, un coche bomba estalló a cortísima distancia del Hotel El Aurassi, donde nos alojábamos la mayoría de los periodistas. Por entonces, la mayor parte del personal de las embajadas y de los medios extranjeros abandonó Argel. Otros, como el veterano y entrañable Manolo Ostos, no quisieron. Él llevaba allí años y lo único que hizo –de verdad-- fue quitar la placa de la puerta de la agencia EFE en la calle Pasteur. Una vez escapé de la escolta a una hora tardía. Manolo estaba solo en su oficina. Tenía consigo una pistola que le había dado alguien, pero me dijo que no sabía manejarla.

Los falsos controles militares eran habituales en las carreteras: los barbudos se disfrazaban como el ejército y la gendarmería

En ocasiones, en Argel, no lográbamos esclarecer el origen de humaredas sospechosas que surgían en barrios más o menos cercanos. A veces, cuando nos dejaban llegar, quedaban restos de sangre, cristales rotos esparcidos; pero las autoridades habían “limpiado” todo lo posible el lugar antes de que llegáramos los periodistas. Sobre todo ponían dificultades a las cámaras de televisión. En un período especialmente duro, aparte de unos pocos colegas de los diarios, como Javier Espinosa (El Mundo), Juan Carlos Sanz (El País), Enrique Serbeto (ABC) o Marc Marginedas (El Periódico), apenas estábamos allí los de TVE, una cadena alemana, Reiner Wandler, del Tageszeitung berlinés, y un reportero francés (Dominique) de la agencia americana AP. La agencia francesa AFP utilizaba personal local.    

Los falsos controles militares eran habituales en las carreteras: los barbudos se disfrazaban como el ejército y la gendarmería. Encontrar un control entre Argel y Blida era –sí-- emocionante. Para entrevistar a unas monjas españolas en la Basílica de Nuestra Señora de África, la gendarmería nos situó en medio de una columna armada hasta los dientes. Lo mismo nos sucedió en la Cabilia, el día en que subimos hasta el punto en el que el cantante bereber Lounès Matoub había sido asesinado. Matoub era un símbolo de la Argelia que no se considera árabe y sí bereber (de lengua amazigh).

Contra la prensa

Fue en aquel ambiente sangriento y terrible en el que perdió la vida Tahar Djaout, autor del concepto “fascismo teocrático” para referirse al FIS y al GIA. La Casa de la Prensa de Argel, donde estaban varios diarios, asumió su nombre. El lugar sufrió un ataque terrorista, mediante coches bomba, que dejó una parte en ruinas. Algunos periódicos que tenían allí su sede dejaron de publicarse. Hubo una veintena de muertos (entre ellos tres periodistas) y un centenar de heridos. Entre quienes pudimos entrevistar entonces, Omar Belhouchet, director del diario francófono El Watan, quien había escapado antes a otro atentado (mayo de 1993) cuando llevaba a su hijo al colegio. Sigue allí, dirigiendo el mismo periódico. 

En nuestra visita a la Casa de la Prensa, tuvimos una discrepancia y un incidente grave –con amenazas-- por parte de nuestros propios escoltas oficiales y obligatorios. La Casa de la Prensa era una trinchera. Había alambradas de espino y guardaespaldas de los periodistas en cada rincón, con sus kalashnikovs en las puertas, en los pasillos. Una gran parte de la intelligentsia argelina fue asesinada en aquellos días o tuvo que huir del país. 

“Si callas, también mueres”

Tahar Djaout, buen escritor y poeta, en su novela Les Vigiles (Los vigilantes), denuncia “el paraíso prometido por esos predicadores fanáticos, intolerantes e irascibles, que tienen el sable como emblema”. Pero en esa misma novela denuncia a los favorecidos por el régimen, esos “gestores que no gestionan el dinero del Estado, sino sus propios bienes, que no se preocupan de su ciudad sino de sus palacetes”. 

Quizá sus líneas más conocidas son aquellas en las que afrontaba  ese fanatismo –aún de actualidad-- con las siguientes palabras: “Le silence, c’est la mort, et toi, si tu te tais, tu meurs et si tu parles, tu meurs. Alors dis et meurs !” (El silencio es la muerte, y tú, si callas, mueres, y si hablas mueres. ¡Así que habla y muere!). 

En la mirada de Tahar Djaout, había una tristeza profunda por lo que pasaba en su país, cuando un cierto tipo de horrores estallaron en Argelia dos décadas antes de que sucediera en Siria o Irak. Quizá con la diferencia de que no hubo intervención extranjera, al menos directa y visible. En todo caso, no se sabe bien cuántos muertos hubo. Cien mil muertos, dicen algunos; 150.000 o doscientos mil, cuentan otros. Centenares de miles, los inválidos y heridos; decenas de miles, los desaparecidos. 

Tahar Djaout falleció finalmente el 2 de junio de 1993, una semana después de que lo acribillaran a la puerta de su casa. En varios de sus textos lo anticipó con ironía: “En adelante, vuestras balas no me dan miedo,/ camino a la sombra de vuestras ráfagas/ para engullir mi cólera vegetal”. Tahar Djaout tenía sólo 39 años cuando perdió la vida, víctima del cultivo de la intolerancia y de su testaruda oposición al silencio.  

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Abderrahman

    Muy interesante artículo, gracias

    Hace 7 años 1 mes

  2. Farah

    Magnífico testimonio escrito de manera exquisita. Gracias.

    Hace 7 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí