1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relato / Aquaplaning (1)

El hombre del tiempo

Habiendo recibido noticias sobre la extravagante historia de una familia que miles de años antes de Cristo construyó un barco en medio del desierto, decidí profundizar en ella. La inminencia de un Diluvio daría al reportaje unos tintes apocalípticos

Miguel Ángel García Argüez 2/08/2017

Luis Quintero

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

 “Este fenómeno se conoce como

«aquaplaning» y se produce al circular sobre

una capa de agua a excesiva velocidad.

En tal caso, no se debe frenar ni acelerar.

Del Manual de Circulación y Seguridad Vial

 

1. EL HOMBRE DEL TIEMPO

El hombre del tiempo no tenía buenas noticias para Noé: un potente anticiclón, según se observa en las imágenes enviadas por el satélite, aleja las pequeñas depresiones que se acercan desde el norte y, como puede verse en el mapa de isobaras, aísla toda la zona de cualquier frente nuboso, por lo que para las siguientes jornadas las temperaturas continuarán subiendo y el sol seguirá luciendo con obstinación, los vientos serán suaves del noroeste y, aunque durante la noche refrescará, las temperaturas permanecerán igual de cálidas, así que la mañana en que lo conocí, el cielo hería los ojos con un azul insultante y bastardo, y un sol del tamaño de un estadio olímpico achicharraba los páramos amarillos de aquella parte de Mesopotamia, que entonces, por cierto, creo que ni siquiera se llamaba así.

Llevaba yo un par de días caminando bajo la deslumbrante claridad del cielo más azul que había visto en mi vida. Para hacer ese último tramo de desierto no había encontrado modo alguno de transporte, así que pensé que unos días de caminata con mi pequeña mochila al hombro no resultarían una experiencia demasiado incómoda y, seguramente, me iba a ofrecer la oportunidad de conocer mejor el peculiar paisanaje de las gentes que poblaban aquellas tierras.

La noche anterior, había pernoctado en un lugar que mi guía de viajes llamaba La Choza del Viejo, a la que calificaba como hostal de segunda categoría, aunque más que una fonda en realidad era solo una decrépita construcción de barro, palos y trapos 

Durante mi camino me había cruzado con caravanas de camellos cargados de alforjas que exhalaban olores extraños, rebaños de cabras sucias con patas de alambre, negruzcas y ruidosas, que llenaban con su intenso olor el aire caliente de la mañana mientras rascaban cuatro hierbajos sobre la arena ardiente, grupos de risueñas muchachas curtiendo pieles en las charcas marrones y que cuchicheaban al verme, y un siniestro convoy militar de camiones llenos de soldados oscuros bajo cuyos cascos negros brillaban ojos azules. Los rayos del sol parecían sacar chispas blancas sobre la punta de sus sombríos fusiles.

La noche anterior, había pernoctado en un lugar que mi guía de viajes llamaba La Choza del Viejo, a la que calificaba como hostal de segunda categoría, aunque más que una fonda en realidad era solo una decrépita construcción de barro, palos y trapos perdida en la inmensidad de aquel mar reseco. El sol achicharraba las piedras y las almas de las gentes y, al parecer, para todo viajero camino de la aldea que yo buscaba, era la Choza del Viejo un exótico lugar de parada. El Viejo, barbudo, negro, arrugado, con las palmas de las manos blanquecinas y estriadas, envuelto en harapos como una momia sudorosa, ofrecía jergón y vendía la leche amarilla de sus cabras, leche olorosa, fresca y redentora, en mitad del infierno líquido del desierto.

Esa misma mañana, mientras yo me echaba a los hombros la mochila para continuar el camino y el Viejo ordeñaba con parsimoniosa urgencia a una de sus cabras para venderme algo de leche con que llenar mi cantimplora, le pregunté por Noé:

— ¿Quién?

— Noé.

— Ah, ya, el loco ese del barco… Pregunta al llegar a aquellos canchos del fondo. Pero ten cuidado. Dicen que ese tipo está como una puta regadera —dijo riendo mientras la cabra a la que ordeñaba volvía la cabeza hacia mí como si también se riera de la respuesta.

Era temprano y el calor ya me hacía sudar. Miré el imponente cielo azul. Ni rastro de una sola nube. Pareciera que en aquel sitio jamás había llovido. Y que jamás iba a llover. El hombre del tiempo no tenía buenas noticias para Noé.

Eché a caminar por el pedregoso camino cuando aún resonaban en mi cabeza las risotadas del Viejo:

— Un barco aquí. Hay que estar chalado. Ya te digo, como una puta regadera… No fue difícil dar con él: pregunté varias veces a pastores negruzcos y a mujeres que traían sobre la cabeza el agua de algún pozo lejano y todos se sonrieron con sorna y me indicaron la dirección aguantando una incipiente carcajada sin querer mirarme a los ojos. A la vuelta de un recodo en el camino, cercado por peñas angulosas y rojizas, encontré al fin el lugar.

Sobre una pequeña colina que hervía bajo el sol, el Arca se levantaba en medio de un desierto de arenas resecas y piedras resquebrajadas. La verdad es que a primera vista su oscura presencia allí, en medio de la nada amarilla, me pareció efectivamente ridícula, quizá siniestra. De cualquier forma, triste. Varias figuras se movían alrededor de aquella construcción de madera alquitranada, trajinando como hormigas bajo el severo cielo del mediodía.

A la sombra de un enorme peñasco me senté unos momentos. Di un trago largo de la cantimplora y el sabor espeso de la leche fresca me llenó con brío el paladar. Puse en el iPad un viejo tema de Sonic Youth y, encerrado en los auriculares, haciendo pantalla sobre mis ojos con la palma de la mano, miré largamente el trabajo de los hombres. Las obras de construcción del Arca estaban ya muy avanzadas. Las maderas recién pintadas relucían con pulcritud y, aún rodeada de andamiajes enclenques, la gigantesca nave parecía dormitar ajena al ajetreo de su alrededor.

Una sombra se movió detrás de mí. Alguien me hablaba. Me levanté quitándome los auriculares y sonreí.

— Perdón, ¿me ha dicho algo?

Era una mujer de mediana edad, quizá frisando cuarenta, que llevaba sobre la cabeza una cesta con frutas variadas y carne seca. Tenía el pelo negrísimo y los dientes muy blancos. La sonrisa que le irradiaba del semblante, a pesar de la piel tan morena, tostada por el sol de la meseta, parecía encenderle el rostro.

— Te preguntaba que si te gusta cómo está quedando el Arca.

— Oh, sí, sí... está quedando muy bien, parece segura, y, además, ya está casi terminada.

— Casi, sí, han trabajado muy duro.

— ¿Conoce usted a los que construyen el Arca?

— Claro, esta comida que les llevo es su almuerzo.

— ¿Y conoce usted a Noé?

— Claro. Es mi suegro.

Sobre una pequeña colina que hervía bajo el sol, el Arca se levantaba en medio de un desierto de arenas resecas y piedras resquebrajadas. A primera vista su oscura presencia allí, en medio de la nada amarilla, me pareció efectivamente ridícula

La mujer me dijo que se llamaba Mari Chopped. Se presentó dándome un beso en la mejilla y me pidió que, por favor, la tuteara. Dijo ser la esposa de Jafet, uno de los tres hijos de Noé y, sin dejar de sonreír, me explicó que toda la familia estaba implicada en la misión que Dios había encomendado al patriarca. Habían sido momentos duros, especialmente porque todo el mundo en la zona tomaba a Noé por un loco visionario, trastornado de dolor y soledad tras haber enviudado. Me contó que incluso sus hijos, Cam, Sem y Jafet, no acababan de fiarse de que eso del Diluvio que se avecinaba fuese cierto y, por momentos, se sentían bastante ridículos allí, construyendo esa enorme nave en medio de un mar de arena donde hacía años que apenas caía un chaparrón. Pero lo peor, me decía Mari Chopped, había pasado ya. Ahora que el Arca se encontraba prácticamente terminada, todo estaba siendo más fácil y, aunque nada parecía confirmar sus augurios, Noé andaba de muy buen humor diciendo que las grandes lluvias no tardarían en llegar para limpiar de malicia la faz de la Tierra. Y en ese ambiente de optimismo, la familia, aunque seguía sin ver claro que en breve fuese a llover, se iba dejando contagiar en gran medida por la excitación y el nerviosismo del gran abuelo.

Todo esto me lo contó mientras caminábamos juntos hacia el Arca. Qué majestuosa presencia la de aquella gran nave de madera recién alquitranada. Qué poderoso olor a tablones lijados, a denso betún y a resina, a brea y a viruta. Qué solemne figura marinera, impresionante y mayestática, recortando su surrealista silueta en el incendio azul del mediodía.

Cuando nos vieron venir, todos pararon su trabajo y extendieron un mantel a la sombra de la nave. Mari Chopped repartió el almuerzo, la carne ahumada y el pan calentito, los dátiles frescos, la dulce calabaza y la leche de cabra recién ordeñada.

Y entonces, con lentitud y altivez, vi acercarse a Noé. Era un hombre muy mayor, posiblemente, el más viejo que había visto en mi vida, de luengas melenas canísimas y barba de profeta antediluviano. Cojeaba un poco pero, a pesar de su aspecto vetusto y senil, podía vérsele lleno de vitalidad y lucidez. Todos se movieron para hacerle un sitio en el picnic. Noé se sentó sin decir una palabra. Cerró los ojos y bendijo la mesa. Luego todos comenzaron a comer con apetito. La escena me recordó a una vieja película de John Huston. La familia charlaba de manera distendida, sentada alrededor del mantel. Ponme más leche en el cuenco. Pásame el pan. A mí esta carne no me entra sin ketchup. Uno de los hijos, creo que era Cam, comentó a Noé que el hombre del tiempo seguía sin dar noticias sobre la llegada de las lluvias.


Mari Chopped, sentada al lado de su marido, fue la que me presentó y explicó el motivo de mi visita: yo era estudiante de segundo curso de periodismo y, para completar unos créditos, tenía que presentar un reportaje sobre un tema curioso

— ¿Estás seguro, papá, de que pronto va a diluviar? —Mira, hijo, si Yavé me dice que va a caer una gorda es porque va a caer una gorda. No deberías tener estas dudas ya, a estas alturas...

— Sí, pero es que este calor, por lo visto hay un anticiclón que...

— Además, desde hace dos noches, me duele la rodilla. Un dolor de tres pares.

Así que, hijo mío, no tengas dudas: el tiempo va a cambiar muy pronto...

Fue entonces cuando, sin mirarme, Noé preguntó:

— ¿Y quién es este jovencito?

Mari Chopped, sentada al lado de su marido, fue la que me presentó y explicó el motivo de mi visita: yo era estudiante de segundo curso de periodismo y, para completar unos créditos, tenía que presentar un reportaje o documental sobre un tema curioso.

Habiendo recibido noticias sobre la extravagante historia de una familia que miles de años antes de Cristo construyó un barco en medio del desierto, decidí profundizar en la historia. No fue difícil encontrar más datos en Internet. La inminencia de un Diluvio que, presuntamente, inundó la Tierra daría al reportaje unos tintes apocalípticos que siempre quedarían bien. El hecho, además, de que la familia se considerase elegida de Yavé para sobrevivir a la gran hecatombe resultaría, por otro lado, propicia para poblar el reportaje de personajes llenos de exotismo y vivacidad. Y, por último, la ausencia de otros temas de verdadero interés para mí, la verdad, no me daba muchas opciones.

— ¿Así que periodista? —me preguntó Noé con cierta reticencia.

— Sí, señor. Y aquí he venido para hacer sobre ustedes mi reportaje, si me dan permiso.

Noé me miró. Era imposible saber qué pensamientos fluían detrás de sus arrugados ojitos azules.

— ¿Crees en Dios, jovenzuelo? —me dijo.

— Pues usted verá... ni puedo creer ni puedo dejar de creer. Yo soy periodista. Mi meta es la objetividad. No debo nunca interferir en ningún asunto con mi opinión personal. Mis creencias no deben tener relevancia alguna. Por eso trato de no posicionarme con respecto a las cosas ni opinar sobre ellas. Es la piedra angular de todo buen periodista.

Noé se mesaba las barbas sin dejar de mirarme.

— ¿Y tu reportaje se limitaría a los trabajos de construcción o quieres incluir también el Diluvio?

— Hombre, Diluvio, lo que se dice el Gran Diluvio, si lo hubiera...

— ¿Pero tú también tienes dudas?

— No, ya le he dicho que yo no puedo ni siquiera dudar. Puede que llueva, puede que no, pero yo tengo que hacer mi reportaje. Y, de cualquier forma, si finalmente hay Diluvio, a mí me interesaría entrar en el Arca, si usted lo tuviera a bien.

Noé miraba al cielo como planteándose qué hacer conmigo.

— No sé, no sé...

Mari Chopped, entonces, intercedió por mí.

— Venga, el muchacho ha venido desde lejos y parece que tiene mucho interés en usted. Además, no estaría mal tener a un periodista a bordo para hacer una bonita crónica de cuanto nos ocurra. Si no, ¿cómo se va a escribir la Biblia? No va a haber nadie para contarlo fuera del Arca y, dentro, mire usted, ninguno de nosotros sabe escribir bien. Este chico puede serle de mucha utilidad. A usted y a Yavé.

— No sé. Tendría que consultarlo.

Y entonces Noé alzó los brazos al cielo, cerró los ojos y, musitando unos fonemas extraños, pareció entrar como en trance.

— ¿Qué hace? —pregunté a Mari Chopped.

— Se está comunicando con Yavé. Por lo visto va a preguntarle sobre ti.

— ¿Sobre mí? ¿Y por qué?

— Para saber si estamos autorizados a dejarte entrar con nosotros en el Arca o no. Solo los elegidos pueden entrar…

— Si hay algún problema no pasa nada, me vuelvo y ya está.

— Bueno, a ver qué le dice a…

La voz de Noé la interrumpió. A gritos, el anciano hablaba con alguien a quien no podíamos ver. Ni oír.

— ...

— Perdona que te moleste. Pero es que tengo una duda.

— ...

— Sí, claro, lo del estudiante... siempre olvido que Tú lo sabes todo.

— ...

— Pues es que Tú me dijiste que metiera en el Arca a mis hijos y a las mujeres de mis hijos con los nietecillos, y luego, claro, está lo de los animales, pero no recuerdo que dijeras nada sobre un estudiante de periodismo.

— ...

— Ya. Nada ocurre sin que Tú lo hayas preparado.

— ...

— Bueno, pero entenderás que yo dude... así, de golpe, meter a un extraño...

— ...

— Claro, claro. Lo que Tú digas.

— ...

— Pues las obras van muy bien, ya lo ves. Estamos ultimando detalles. El Arca está casi lista.

— ...

— Ya solo nos queda esperar a que mandes las lluvias... porque... va a llover, ¿verdad?

— ...

— Claro, claro... perdona, es que a veces esta gente... en fin, pues nada, eso es todo. Gracias.

Y mirándome a los ojos, me dijo Noé:

— ¿Vienes preparado para el viaje, hijo?

— Aquí en la mochila traigo algo de ropa y las cuatro cosillas necesarias.

— Pues bienvenido al Arca, muchacho.

Mari Chopped sonreía con placidez y yo sentí por vez primera el cosquilleo de la emoción en el estómago. Ella me dijo al oído: «No te olvides el cepillo de dientes», y yo entonces le dije a Noé:

— Lo que no traigo es un paraguas.

Y mirando aquella gigantesca nave de madera, lanzó el profeta al aire un suspiro mientras se mesaba su barba de mago de leyenda:

— Si todo se cumple según los designios de Yavé, no lo vas a necesitar.

(Continuará la próxima semana: 2. EXCREMENTOS DE TODOS LOS TIPOS, COLORES Y TAMAÑOS)

------------------- 

Este cuento forma parte del libro de relatos El bombero de Pompeya (Libros de la Herida, 2017).

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel García Argüez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jcri

    Ummmm, ¡quiero seguir leyendo!

    Hace 6 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí