1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TESTIMONIO

Mis armas contra la amenaza de muerte

Mis hijos reciben amenazas de muerte porque yo ejerzo mi profesión, por dar mi opinión y por ser mujer

Cristina Fallarás 13/09/2017

pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Me levanto a las 7 de la mañana y mojo la magdalena en el café con leche, y con magdalena mojo una amenaza de muerte dirigida a mis hijos. La pequeña dice que quiere una tostada con mermelada pero sin mantequilla. El mayor pasa hacia el baño rascándose la cabeza con la mirada todavía colgando del sueño. De un golpe rápido tapo la pantalla del móvil con la mano y tumbo la taza. Nos reímos. Me río pero no me río, qué carajo voy a reírme. 

Este es el mensaje:

Mis hijos tienen esas edades que dice ahí. Me digo que no pasa nada, que nuestros datos pululan por todas partes, que el tipo que dice escribirlo es uno de tantos matoncillos de tuiter que lo máximo que disparan son las teclas. Sin embargo, ese tipo o tipa, sea quien sea, se ha parado a buscar datos sobre mí. No puedo evitar imaginármelo. Lo veo tecleando en algún lugar, en una casa que, sé por qué, imagino con ropa sucia por los rincones, con algún vaso en cuyo culo quedan restos secos. Hemos plasmado miles de veces en miles de imágenes el retrato del mal.

Ese gesto, el de buscar datos sobre mi vida, me asusta. Quiere decir que ha dedicado parte de su tiempo a informarse sobre mis cosas, que ha tecleado mi nombre y ha recorrido textos que hablan de mí. Y que entre todo lo que ha visto ha elegido a mis hijos. Que ese tipo o tipa ha manejado a mis hijos. Se me hace insoportable y “mamá, ¡que la quería sin mantequilla!”.

La inmensa mayoría de las personas que cada día se levantan con sus hijos, sus magdalenas, su café con leche y la tibia pereza de sus hijos no reciben amenazas de muerte. Nadie ha buscado la edad de sus hijos en internet, nadie ha perdido su tiempo en teclear sus edades. Por eso no se detienen en las faltas de ortografía a la hora de colocar las tildes en el mensaje. 

Lo denuncio públicamente, porque es el único desahogo que se me ocurre. Y porque necesito sentirme arropada. Recibo algunos mensajes bienintencionados restándole importancia, aludiendo a la impostura en la identidad del malnacido o malnacida. Sin embargo, sí pasa. Claro que pasa.

Pasa que mi hijo mayor ya está en las redes, y lo lee y se asusta.

Pasa que tiemblo un poco al leer el verbo “pagarán”.

Pasa que ese golpe lo recibo porque en algún momento mi opinión sobre algún tema se ha hecho pública. Y se ha hecho pública porque soy periodista, a eso me dedico y gracias a eso tenemos magdalenas que untar.

Pasa que estos energúmenos no funcionan solos ni por iniciativa propia. ¿O alguien se cree que va uno de estos cafres paseando por las redes, tralarí tralará, y encuentra mi nombre y dice: “Oh, una muchacha a la que voy a amenazar”?

Pasa que soy mujer, y no se nos perdona, solo hay que recorrer a quiénes suelen llegarles este tipo de amenazas. 

Pasa que llevo ya demasiados mensajes de este tipo. Así se vive mal, muy mal. Vivo mal por ejercer mi profesión, por dar mi opinión y por ser mujer. De ahí las referencias a mi vagina en muchos de los mensajes.

Las amenazas de muerte no se quedan en sí mismas. Señalan el camino a una piara de descerebrados que tienen ganas de hacer daño. Muchas de ellas llevan mi cara. Y si no la llevan, señalan el lugar donde encontrarla, más allá de que, por mi profesión, mi cara es conocida. Esos violentos a veces se cruzan conmigo por la calle. Me increpan. En alguna de esas ocasiones yo paseo con mis hijos. Hace tiempo que vengo denunciándolo: señalan el camino.

Peino a la pequeña. Mi marido parte con ella hacia el colegio y yo me siento a escribir este texto. Sé que algunos políticos reciben este tipo de amenazas, la mayoría de ellos militan en IU y Podemos. Lo sé porque lo veo.

Pienso que tengo mis armas. Estas son. Y las uso. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Josy

    Mucho animo Cristina somos muchas las que te admiramos y te respetamos por no callarte ni venderte ,denuncia a la policia y piensa que somos muchos los que te apoyamos

    Hace 3 años 6 meses

  2. Gabriela Añaños

    Madre mía Cristina!!!! Eres muy valiente al expresar siempre tu opinión y desde luego, DENUNCIA ante la policía y DENUNCIA publica ante cosas como esta que refleja lo intolerante, machista y enferma que está nuestra sociedad. QUÉ HORROR !

    Hace 3 años 6 meses

  3. Piegg

    Al leer los comentarios he empezado por el de Machi y he pensado "Pero q h1j0 d put4". Luego he visto que Juan y andaya no le andan a la zaga. Mucho ánimo, Cristina

    Hace 3 años 6 meses

  4. Machi

    Sabes que son unos conocidos trolls de internet, compañeras tuyas ya se han cruzado con ellos, la informacion relativa a tus hijos o tu vida, es publica, vamos que la puede buscar y ver cualquiera con una simple busqueda en Google, solo te victimizas para venderte, das bastante pena.

    Hace 3 años 6 meses

  5. Xurde

    Juan, andaya... ya habéis conseguido vuestro objetivo diario, hacer un poquito peor el mundo en que vivimos

    Hace 3 años 6 meses

  6. andaya

    Todos los políticos y periodistas reciben amenazas de muerte. No eres especial ni mereces más atención que Tersch, Rajoy o Rivera.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Jesus M.

    No entiendo nada. Juzgan, condenan, y destrozan la vida de una persona por un twiter que contiene un chiste rancio sobre Carrero, y uno como este, en el que el individuo presenta un arma y amenaza a menores no va a la policía. No estoy de acuerdo con que una profesión, ideología o expresión cualquiera, lleve aparejado el acostumbrarse vivir con amenazas diarias. En Internet, a estas alturas todos somos identificables, y hay que denunciar amenazas, calumnias, y todo lo que pueda entrar en el CP, si no estaremos en manos de gente muy peligrosa, que se envalentonará y es posible que pueda pasar de la acción a los hechos..., y conste que no estoy de acuerdo con muchos de los artículos de Cristina, sobre todo en los últimos sobre Juana Rivas, aunque si con su línea en general.

    Hace 3 años 6 meses

  8. Alb.

    "Pedro ladrador, poco mordedor" Si alguien tiene intención de cometer un crimen, lo hace. No lo va anunciando o alertando a sus futuras victimas. Quien hace estas amenazas es porque no tienen la mas minima intencion de cumplirlas, unicamente pretende dañar o asustar con amenaza en si. Recurrir a la amenazas anonimas demuestra gran cobardia.Quien las lanza es porque no puede cumplirlas. Asi que yo no intentaria no preocuparme mucho de estas amenazas..aunque se que es dificil no hacerlo. Eso no quita para que denuncies al cretino este. Aunque no vaya a cumplir su amenaza, en si misma es un delito y ya te ha causado un perjuicio.

    Hace 3 años 6 meses

  9. Fernando

    Es intolerable, además uno de los comentaristas, Juan, reafirma las mentiras y amenazas ¿tendrá algo que ver con ello?. De forma silenciosa y poniendo dianas al buen periodismo nos encaminan hacia una sociedad sin derechos. Ánimo.

    Hace 3 años 6 meses

  10. Juan

    ¿de Podemos e IU? más bien será la excepción. Los descerebrados de las redes sociales son en su mayoría anti, antifascistas, antisistemas, antifachas ... esos que has ayudado a criar con tu odio y hiel en las redes. Has ayudado a convertir en un lodazal las redes, como tus compañeros podemitas, y ahora te extrañas de que aparezcan descerebrados y monstruos que buscan "tuistars" para ser famosos un minuto. O será que nos viene bien la propaganda a ver si remontamos en fama y popularidad y volvemos a tertulias de bronca y paga diaria

    Hace 3 años 6 meses

  11. Diana Pérez Peterkin

    Cristina, tienes todo mi apoyo y mi cariño. Denuncia. Menuda DESGRACIADA LA PERSONA QUE HA AMENAZADO A TUS HIJ@S!! Y también a TÌ. Te sigo en las tertulias y dices lo que me gustaría decir a mi. SIGUE ASÍ!!!! NO TE RINDAS!!!

    Hace 3 años 6 meses

  12. matriouska

    Me entristece mucho leer esta columna, siento mucha rabia e impotencia... ¿Este es el nivel al que estamos llegando?. Ya lo avisabas en un artículo anterior a raiz de la discusión con un sindicato policial. y por cierto ¿tienen ellos algo que decir sobre esto? ¿y tus compañeros y asociaciones periodísticas?... Me gusta leer tus artículos y generalmente, no simpre por supuesto, comparto el enfoque y la visión que nos trasladas en tus escritos. Pos mi parte, sólo puedo trasladarte mi solidaridad y desearte mucho ánimo y fuerza para superar estos momentos difícile y que puedas seguir desarrollando libremente tu profesión con la dignidad y valentía con la que siempre lo has hecho. Saludos

    Hace 3 años 6 meses

  13. Iñigo

    ¿Y donde están los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, los fiscales y los jueces para defender y proteger a Cristina Fallarás?. Solo están cuando el gobierno los necesita, o cuando algunos partidos políticos y organizaciones importantes los necesitan. Para las personas de bien no están...ni se les espera, desgraciadamente.

    Hace 3 años 6 meses

  14. PKK

    Ese cobarde hijo de perra pagará por ello, no te preocupes.

    Hace 3 años 6 meses

  15. Demos Kratos

    Casi lloro de rabia y preocupación, pero liego pienso que no es verdad, que es un payaso ignorante y fanático que se esconde tras un móvil y que no hará nada. incluso he observado con detalle el arma y parece que no es real. Anímate!, y denuncia, todas esas amenazas que tenga constancia la policía. Beso, como dices tú.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí