1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCÉS (XXI)

Aventura en pelotas

Tantos meses dándonos la vara con el artículo 155 y resulta que el 155 eres tú, Consejo de Ministros. Cuando se junta un Gobierno sado y un Govern masoca, la cosa puede durar años

Guillem Martínez Barcelona , 17/09/2017

<p>Centenares de personas apoyan en Madrid el derecho a decidir.</p>

Centenares de personas apoyan en Madrid el derecho a decidir.

@teatrobarrio

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

1. Hola. Han pasado tantas cosas que ya son sensibles de verse organizadas. No sé por donde empezar. Hummm. Empezaré por el Estado, que es más grande. 

2- El Gobierno ha dejado claro que no va a permitir el 1-O c. Es decir, ha fijado el límite de sus acciones. Y lo ha fijado, muy alejado del límite de proporcionalidad, en la última planta, que nunca es la de lencería. El ejemplo de ello es que ha desprecintado la reforma turca del TC, de 2015, aquella que presentó en sociedad Albiol, ese pensador. Esto es muy importante. Hacer asumir al TC su reforma --hasta ahora, el propio TC se había resistido a aplicarla, consciente de que, en ello, le iba la vida--, abre un futuro de posibilidades inmediatas sorprendentes. Como detenciones, inhabilitaciones y multas millonetis, vía plis-plas system. Todo ello, incluso, antes del 1-O, que en principio era una fecha a la que el Gobierno quería llegar si utilizara la cultura democrática del portero de discoteca.

3- El estreno de la reforma del TC se ha hecho, por cierto, para pelarse la Sindicatura Electoral / Junta Electoral. El TC les dio 48 horas --de eso ya hace más de 100 horas-- para disolverse. Como en las pelis del Oeste. La Sindicatura, en ese ínterin, no se ha disuelto, ni --me dicen por conversación telefónica-- lo van a hacer. Una de las integrantes de la Sindicadura, a la que le llegó el requerimiento --o la nota negra, o cómo se llame lo que envía el TC reformado-, me explicó, por cierto, esta historia divertida. La poli fue a su despacho, con el requerimiento y con cierta solemnidad. Inquirida una secre por la ubicación de la destinataria del sobre, la secre contestó que estaba, sic, en el Congo, lo que alteró el estado de ánimo de la policía judicial, que no estaba para guasa. Hasta que se le explicó que, en efecto, la persona estaba en el Congo, África Central. Lo que calmó los ánimos.

4- El Gobierno ha intervenido los pagos de la Gene. Es curioso cómo lo ha hecho. Lo ha hecho vía Consejo de Ministros. Lo que indica que el sistema-más-federalizante-del-mundo, con el que se nos dio la matraca desde el 78, pues no lo es tanto, y parece que, antes que en Jefferson, se inspira en un botijo. El sistema más etc etc, se puede reformular en Consejo de Ministros. Alehop. Tantos meses dándonos la vara con el artículo 155 y resulta que el 155 eres tú, Consejo de Ministros. Curiosidad de la Gene re-intervenida --que ya lo estaba--: los proveedores de la Gene deberán demostrar que no ha suministrado nada sensible de ser referendumizado.

5- La poli va a tutiplén en Cat, dónde ya tenemos muchas polis con rango judicial. La poli ad-hoc, la GC, los mossos --los medios públicos y concertados procesistas, por cierto, esto no lo dicen mucho-- y, desde hace una semana y gracias a la iniciativa de la Fiscalía, las guardias municipales. La GC está visitando tantas empresas que parecen un piquete. La GC ha estado también en tantas redacciones de medios que, esta mañana a primera hora, era la favorita para el César Ruano de Periodismo. Por lo demás, entre todas las polis han retirado ya varios millones de carteles y objetos de papel del pack referèndum. Es inquietante que, en los medios públicos y concertados ultra-centristas, se especifique que, junto a toda esa tonelada de papel, también se requisa propaganda de la CUP. Creo que se está preparando una nueva-vieja escenografía con todo ello. No se pierdan, en ese sentido, el fabuloso punto 8.

6- Sobre la cosa poli. Se diría que se está adoptando la táctica del Viêt Minh en Dien Bien Phu --rayos, qué imagen más difícil acabo de crear--. Lentamente y con discreción están llegando refuerzos policiales a Cat. Un sindicato de la GC ha informado que 200 números que tenían que haber retornado de Catalunya hace semanas, pues siguen allá, comiendo pà amb tomàquet, de alto poder diurético, lo que puede erosionar la moral de la tropa. También se sabe que la poli ha enviado 250 antidisturbios --o como se llamen en postdemocracia; igual se llaman Fuerzas de Actividades Florales-- y, ojo, cuidadín, una cantidad grande de policía con rango de judicial. No se especifican cantidades. Las fuentes hablan de "docenas y docenas", alocución que en la Biblia significa un mazo. ¿Qué hace tanta poli judicial? No se pierdan el punto 8.

7- Por lo demás, se siguen sucediendo actos en todo el Estado sobre la cosa Cat. Lo que les une es que son actos con problemas para realizarse. Se ha prohibido uno en Gijón, otro en Euskadi que, al parecer, llegó a hacerse, y en Madrid se ha celebrado uno en el Teatro del Barrio el domingo 17, después de que un juez prohibiera que se desarrollara en un local municipal. Esos actos, como su nombre indica, no los organiza la Gene, lo que es un indicativo de que la cosa Cat se está utilizando para reformular la libertad de expresión.

8- Bueno, llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿qué está haciendo el Gobierno? Tres cosas. En este punto, al que he llamado, sin mucha originalidad, 8, les explico dos. 1- El Gobierno, fiel al espíritu de la derecha local, quiere vencer antes que ganar. Y, por aquí abajo, sólo se vence por KO. Creo que, es preciso señalarlo, que está atajando cualquier posibilidad de referéndum. Pero, con ello, está atajando fenómenos más amplios, como libertades, derechos y opciones de futuro sin referéndum. Por el mismo precio, el Gobierno se retrotrae a sí mismo. Está haciendo lo mismo que se hizo en Euskadi hace décadas. Y, aquí, cabe señalar que les funcionó. Diez años después del ultimo marrón, gobiernan con el PNV, que vuelve a la senda constitucional. Como en Euskadi, supongo que les importa un bledo condenas prolongadas, prohibir partidos y cerrar medios. Supongo que esa es la táctica que, junto a detenciones, inhabilitaciones y multas, se empezará a ejercer después del 1-O. El Gobierno, y creo que es interesante saberlo, no está haciendo nada nuevo. Lo está haciendo más a lo grande y en otra época. Dos aspectos que lo cambian todo.

9- Observo en los medios públicos y concertados ultra-centristas la cosa C. Donde C es la comunicación empleada para hacer todo ello. Se vertebra, como hace chorrocientos años, en tres marcos. Democracia, Constitución y Rey. Eso les funcionó a tutiplén. Pero cuando el cáñamo. Desde 2011, ningún gobierno del Sur ha vuelto a utilizar la palabra democracia. Salvo --un rato-- el griego y, la tira, el Cat --gracias al Procés y a pesar de haber ejercido las mismas políticas que el PP, con la única diferencia de haberlas iniciado con mayor violencia; económica y de la otra--. Vamos, que cuando dice Democracia, el Gobierno no juega en casa. El hecho de haber empleado, en todo esto, la reforma del TC, ayudará a degradar aún más esa palabra. Sobre la palabra Constitución, no es un gran negocio en un Estado cuya Constitución no ha protegido a la sociedad de la que ha caído, sino lo contrario. Sobre la utilización del rey, pues es peligroso. El rey --y parece ser que a petición suya-- carece de diferenciación con el PP/Albiol. Este rey, por otra parte, no es como el anterior. Es decir, no ha podido recibir y disfrutar la misma propaganda. Por lo que veo, se está improvisando ahora, a lo bestia. Pero uno siempre ignora si ese volumen de propaganda, demodé, no puede repercutir en la dirección contraria a la propuesta, como me está pasando a mí, ahora mismo, mientras escribo esto y en la tele del hotel, un Informe Semanal me explica el compromiso del rey con Cat, lo que todo el mundo le quiere en Cat, y lo bien que lo hace todo, en Cat y en Lima. Por otra parte, puede tener consecuencias unir visual y propagandísticamente Monarquía y las acciones de choque contra Cat, en este momento de turquización del TC, de recesión democrática y de derechos. En los años 20's del siglo anterior, no les salió bien. Importante. En el Financial Times ya han dado la alarma sobre el rigor constitucionalista y la ausencia de diálogo del Gobierno Esp. Esto puede ser un lugar común en breve. 

10- EL PSOE, a su vez, sigue de perfil. Cuando un partido está de perfil, es que la cosa está malita. No se entiende por qué no emite diálogo de manera más I+D --se quedaría el marco, si lo hiciera--. Y, Por ahora, comparece en la obra al lado del Gobierno y haciéndole favores, como evitar la comparecencia de Rajoy para antes del 1-O. Más activo y comprometido ante la represión, sorprende que Podemos no luche también por crear, en esta crisis, marco y léxico. La sociedad, en el Estado, no está divida por Cat, diría. Esta dividida en dos generaciones. No entiendo cómo no aprovecha todo esto, y toda esta degradación institucional, para vender a una generación la prima del derecho a la autodeterminación: la República Federal.

11- Bueno. Cat. 

12- Me he hecho este mapa, a ver si les es útil. Tras 5 años de ProcésZzzzzz, el Govern tuvo que decidir entre hacer el ridículo o hacerse el mártir. Optó por lo segundo. Lo segundo, mola mucho en Cat, una cultura que premia al mártir y penaliza al represor. De hecho, con el Procés, el catalanismo conservador consiguió quedarse con el marco Cat/martirio, después de ejercer la represión en 2012, cuando se rodeó el Parlament. En aquella ocasión, el Govern Mas defendió todo lo que hoy defiende Rajoy. Orden, Constitución, Democracia, etc. Hoy, varios jóvenes condenados por aquellos hechos mirarán las evoluciones del Govern con cara de guasa. El Procés, en fin, permitió, tras esa represión, volver al catalanismo de la Liga. Desde lo del referèndum, y su martirio seguro, se sale. Lo único que se puede hacer, tras cinco años de no hacer nada, y con el respaldo de menos del 50% de la sociedad es, en fin, el martiring. Algo, por otra tarde cargado de riesgos. Como este: cuando se junta un Gobierno sado, y un Govern masoca, la cosa puede durar años.

13- Es preciso señalar que, de manera sorprendente, el Govern sigue con la cosa. Un tanto a su bola. Pero sigue. Verbigracia. Les chapan webs y las vuelven a abrir, pero con una dirección que no es governamental. Es decir, evitando la desobediencia formal. Junqueras afirma que se niega a presentar a Montoro sus estadillos. Luego resulta que son los estadillos semanales, que no los mensuales. Importante: la interventora, a requerimiento gubernamental, ha dicho que no ha encontrado ningún gasto público en el primer spot del Referèndum. Es decir, que no lo ha pagado la Gene. Es decir, que evitan el cargo de malversación, que implica trullo. Puigdemont, a su vez, sigue afirmando que todo esto del referèndum puede cambiar en caso de acuerdo. Es muy poco probable que el Gobierno ofrezca algo. Salvo martirio. Y, en el mismo tiempo-espacio, se emite desobediencia. TV3 y la radio pública emiten spots participativos. El Govern participó en el acto inicial de la campaña electoral, pese a la advertencia del Gobierno. Otro detalle de desobediencia. Me dicen que son varios los Consellers que lo han puesto todo a nombre de la señora, para evitar futuros embargos.

14- Novedades. Se amplían las personas sensibles de ser encarceladas. Ahora son, además de los chicos y chicas de la SIndicatura Electoral, los líderes de la Associació de Municipis Independentistes y la Associció Catalana de Municipis. Y, glups, más de 700 alcaldes. Hala. Los alcaldes, por lo visto, parece que no se rajan. El Gobierno sigue sin entender que no se puede encarcelar a tanta gente y, a la vez, que a corto y largo plazo te voten en Eurovisión. 

15- Por lo demás, la cosa se está calentando. Adquiere tonos más épicos pero, a su vez, tonalidades más de consulta que de Referèndum, que es lo pretendido. Verbigracia: la Llei especificaba que las notificaciones para ser miembro de una mesa electoral tenían que haberse enviado antes del 15S. Pero para ese día no habían llegado. Ha trascendido que los observadores que seguirán la votación --si se produce--, son holandeses, que no los paga la Gene, y que vienen en un número muy inferior como para observar nada.

16- La novedad de estos líos es, empero, que Els Comuns se han involucrado en la cosa. Ay, uy. Les explico.

17- Els Comuns han estado de perfil todo lo que han podido. El programa del Govern, en fin, no era su lucha. Relativamente. Els Comuns se parecen en su composición a la sociedad cat en que su 30% son indepes. Por lo visto, sensibles al Procés. Finalmente, para solucionar la cosa, esta semana se ha realizado una consulta interna. Los afiliados han votado sobre la posibilidad de participar en el referèndum, entendido como una consulta reivindicativa, o no participar. Desde jefatura, por lo que sea, se elidió la tercera posibilidad: creer que todo esto es un referéndum. EL caso es que ganó la primera opción con el 60%. Lo que indica que, glups, el 40% --mucho--, pasa varios pueblos del Procés y de este su último estadio. La consulta ha traído mal café a Els Comuns. Es posible que no le afecte mucho. Las izquierdas, en fin, al contrario de las derechas, son agrupaciones de personas que no se aguantan. Habrá que seguir, no obstante, las consecuencias internas del enfrentamiento. Tradicionalmente, las izquierdas son muy crueles consigo mismas.

18- Ada Colau, tras la votación, ha irrumpido en el escenario. Lo que ha posibilitado que cese el linchamiento del Procesismo sobre el Ajuntament de Barcelona, por aquello de que no facilitaba locales que, finalmente --y ahora con toda la tranquilidad del mundo-- no facilitará. Por el mismo precio, la cosa ha supuesto el uso, por parte de Colau, de, glups, vocabulario procesista. Lo que no está exento de riesgo. El Procesismo, en fin, no admite compañeros de viaje, sólo admite subalternos en torno a un Govern. No se le puede ofrecer un sí crítico, como hizo la CUP en su día, porque a la que te aproximas --críticamente o no-- te devora y acabas ejerciendo de figurante de un Govern que gestiona el Procés y, hasta que llegue, los presupuestos, ceder quirófanos a mutuas, darle 40 millones a coles del Opus, y otro platos típicos del Sur.

19- Colau, Forcadell, Junqueras y Puigdemont han remitido una carta a Rajoy y --esto es importante, pues ayuda a visualizar la Monarquía como problema-- al rey. También han enviado copia al Finantial Times. El Times ha entendido la cosa en la dirección deseada por Els Comuns: "The major of Barcelona and other senior Catalan politicians have written to the Spanish government denouncing the 'repression' of the state and calling for a new dialogue ahead of the planned referendum vote on October 1"-. Supongo que el Procesismo evitará esa lectura. No le costará mucho. Para eso son mártires, y Colau no.

20- Els Comuns tienen el reto de situarse en medio --el medio no es el centro--. Es decir, alejarse de un Gobierno reaccionario y sin diálogo, y alejarse de un Govern con una cultura democrática y social no muy pallá. Defender el derecho de autodeterminación sin ser engullido por un Govern, o penalizado por un Gobierno y, por el mismo precio, apostar por el hecho de que el Referèdum es una consulta, consulta con GC que te lleva a la trena. Es decir, sumarse a las dinámicas que prolongan todo esto más aún, e intentar darle un tute al R'78. A parte de poco sexy, todo ello es algo difícil de realizar en una cultura política en la que es imposible el cambio. Tanto que es preferible y más sencillo el martirio.

21- Ha salido un manifiesto anti-Referèndum. Lo firman personas que respeto y admiro y personas con las que no cruzaría ni la calle. El referéndum, a su vez, lo defienden personas que respeto y admiro, y personas con las que no cruzaría ni etc. Los dos packs de personas son Barcelona. Siempre acabamos cenando y hablando mal de todo el mundo. Rayos, no viene a cuenta, pero amo con locura a Barcelona, esa ciudad gruñona. Es decir consciente de sus derechos.

22- Les sigo hablando, que esto se esta poniendo calentito. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí