1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Albano Dante Fachin / Exsecretario general de Podem

“No me he hecho independentista, no voy a fichar por ERC”

Pablo Castaño Barcelona , 11/11/2017

<p>Fotografía cedida por el entrevistado. </p>

Fotografía cedida por el entrevistado. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Albano Dante Fachin (Bahía Blanca, Argentina, 1976) atiende a CTXT después de su dimisión como secretario general de Podem y el arrollador triunfo del Sí en la consulta convocada por la dirección estatal de Podemos sobre la integración de Podem en la candidatura de Catalunya en Comú para las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Justo después de la entrevista, Fachin viajó a Madrid para acompañar a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, citada a declarar ante el Tribunal Supremo, acusada de delitos de rebelión, sedición y malversación.

¿Qué valoración hace de la consulta sobre la coalición entre Podem y Catalunya en Comú?

Primero, no se nos ha dejado participar en la auditoría. No estoy insinuando nada, pero en la consulta del 1 de octubre hicimos una auditoría que fue todo un día de trabajo y aquí se ha hecho en hora y media. Teniendo en cuenta que la participación triplicaba a la de la consulta sobre el 1 de octubre, una hora y media… Esto abre un debate que también formó parte del debate de la confluencia, estaba en disputa qué método utilizar para tomar estas decisiones.

Sea como sea, este es el resultado, el resultado está ahí y punto. Ahora bien, se puede hacer una valoración política, y aquí vemos cómo una herramienta que puede ser democrática se utiliza de manera tramposa.

¿En qué sentido?

Primera cuestión: ¿qué se pregunta ahí? Si en la papeleta se quiere que salga el nombre de Podem. Muy bien, es un tema importante, pero hay otros como qué línea política va a defender en estas elecciones Catalunya en Comú. ¿Va a defender la línea de Joan Josep Nuet [coordinador general de Esquerra Unida i Alternativa]? ¿O va a defender lo que dice Joan Coscubiela [ex diputado de Catalunya Sí que es Pot por Iniciativa per Catalunya-Verds]? ¿O lo que dicen los anticapitalistas? Por ejemplo, los anticapitalistas decían que las huelgas del pasado 8 de noviembre había que apoyarlas cien por cien, mientras que Iniciativa --a través de Comisiones Obreras-- boicoteó la huelga. Por lo tanto, la situación política actual requiere mucha más concreción. Esto es muy importante. Iniciativa está diciendo casi lo contrario que los anticapitalistas. Los anticapitalistas dicen que hay que movilizar la calle, Iniciativa dice que no hay que movilizar la calle.

En la consulta tampoco se preguntó sobre cuestiones organizativas. Nosotros hicimos una pregunta [en la consulta de marzo sobre la posible integración de Podem en Catalunya en Comú] que iba ligada a una serie de condicionantes, y la gente dijo que, si no se cumplían, no. Por ejemplo, Iniciativa debe catorce millones de euros a La Caixa. Yo recuerdo que cuando nació Podemos, una de las críticas más frecuentes era “Señores, nosotros no debemos nada a los bancos y eso nos permite hacer política sin deberle nada a nadie”. Cuando te coaligas con una formación que debe muchísimo dinero, aparte de preguntar si el nombre en la papeleta está ahí, habrá que decidir quién va a pagar eso, si se asume o no se asume… Lo pongo como ejemplo. ¿Se van a hacer primarias o ya están repartidos por cuotas de partidos los nombres en la lista electoral?

Que nos digan si el nombre de Podem tiene que ir en la papeleta me parece una falta de respeto a los inscritos e inscritas. Se les ofrece votar solo cuestiones nimias cuando las de profundo calado político se deciden en despachos. Esta pregunta estaba pensada para que, si salía que sí, se hiciese lo que quería Pablo [Iglesias] y si salía no, también se hiciese lo que quería Pablo. Porque la consulta la pusieron hasta el mismo día en que se cerraban todas las posibilidades de explorar otro camino. Eso también es tramposo.

Podemos estatal hace una lectura impuesta por el relato del bloque del 155 que dice que Cataluña está dividida entre independentistas y no independentistas

Pero su propuesta alternativa a esta consulta no era otra consulta, sino iniciar una ronda de contactos con otras fuerzas políticas, independentistas y no independentistas.

Desde que se convocaron las elecciones del 21 de diciembre, dijimos que, en un momento de excepcionalidad como este, había que abrir una rueda de contactos para hablar con todo el mundo porque entendimos que el eje en Cataluña ya no era independentistas contra no independentistas, sino demócratas contra autoritarios. Nos basamos en lo que pasó el 1 y el 3 de octubre en Cataluña [día del referéndum y de la huelga general contra la represión], en los que independentistas y no independentistas con firmes valores democráticos decidieron que podían defender juntos una serie de valores. Si la gente en la calle fue capaz de hacer eso y se enfrentaron a la violencia policial conjuntamente el día 1 de octubre, sin preguntarse si eran independentistas o no, ¿por qué no explorar políticamente eso que en la calle ya se abre paso? Nosotros como organización quisimos explorar esa posibilidad, que no descartaba --faltaría más-- dialogar con los comunes.

Obviamente hay muchas cosas que nos separan de la CUP y de Esquerra Republicana. Ahora, que nos prohiban hablar deja de manifiesto que Podemos estatal hace una lectura impuesta por el relato del bloque del 155 que dice que Cataluña está dividida entre independentistas y no independentistas, mientras que nosotros siempre hemos dicho que la división es entre gente con valores democráticos y unos que vienen y apalean a la gente en las calles. Esta es la cuestión fundamental.

¿Qué alianza electoral habría preferido?

Esto no lo sabemos, pero si en la calle la gente fue capaz de actuar colectivamente desde la pluralidad y dar una respuesta contundente contra la violencia, lo ideal hubiera sido, ante la aplicación del 155 y las elecciones que se derivan, reproducir eso en unas elecciones. No hubiera sido fácil porque en Madrid se hace la lectura impuesta por los medios de comunicación, que dicen “este de Cataluña se nos ha hecho independentista”. Pablo Iglesias dice “Albano se ha vuelto independentista, bueno, que se vaya con los independentistas”. Esta lectura es terrible para lo que significa Podemos, porque es asumir el relato del bloque del Régimen del 78, de la triple alianza [término con el que Podemos denomina a PP, Ciudadanos y PSOE] que dice que solo hay dos opciones posibles: la defensa acérrima de la unidad de España --y cualquiera que se plantee ciertas cosas ya es un separatista-- y el independentismo. Es una lectura que no encaja con la que se hace a pie de calle en la sociedad. Hay mucha gente de los círculos de Podemos que protegió las urnas sin ser independentistas. La gente no dice “Me hago independentista y ahora protejo las urnas”; hay decenas de miles que fueron a votar que no.

Otro ejemplo, cuando Pablo dijo “Yo si fuese catalán no iría a votar”. Cambió de posición porque nosotros seguimos empujando e hicimos una consulta en la que casi el 70% de los militantes que participaron votó que sí, que había que ir. Fíjate el desfase de lectura que hay entre lo que se ve allí y lo que se ve aquí.

En el resto del Estado las encuestas sugieren que Podemos está siendo castigado por ser percibido como cercano a las tesis independentistas. Por ejemplo, la última encuesta del CIS muestra que Pablo Iglesias está mejor valorado entre los votantes de En Comú Podem que entre el electorado de Unidos Podemos, al contrario que Alberto Garzón, que últimamente tiene un discurso más centralista. Existe este problema electoral para Podemos como fuerza política española.

Por eso el problema entre Podem y Podemos no es una cuestión interna, sino que refleja una dificultad enorme que tienen la sociedad española y la catalana. Siempre he dicho que en la cuestión territorial nadie ha sido más valiente que Podemos. Asumir algo como la autodeterminación. Si Pablo dice “Yo no quiero que Cataluña se vaya de España, pero eso lo tienen que decidir los catalanes democráticamente”, eso se llama derecho de autodeterminación. En cuarenta años nadie había sido tan valiente, el PSOE, en cuanto puso una pata en España después del franquismo, ya había renegado de eso. Podemos ha conseguido, al ser tan valiente, que muchísima gente en el resto del Estado diga “Bueno, tal vez tienen razón”. Y esto creo que nunca se lo vamos a poder pagar a Podemos como fuerza que intenta inocular otra manera de entender el Estado español.

Me pongo en la piel del secretario general de Podemos en España y pienso “La gente empieza a no entenderme, nos derrumbamos y tenemos que dar un giro”. Ahí lo que tenemos es el problema subyacente, que [Cataluña y el resto del Estado] son dos comunidades políticas con esquemas totalmente diferentes y, para una organización como Podemos, esto representa una enorme complicación. Es muy difícil tener un proyecto que valga en Extremadura y en Cataluña. Yo creo que lo que propone Podemos sigue siendo muy bueno --el referéndum, la plurinacionalidad-- pero a nadie se le ocurre decirle a Cataluña que hay que esperar diez años a que gobernemos. Si hace diez años, cuando lo del Estatut, alguien hubiese tenido el valor que ha tenido Podemos para poner esto sobre la mesa, seguramente no habríamos llegado a esta situación.

¿Hasta qué punto habría sido más fácil para Podemos reconducir este tema si Podem hubiese sido un sujeto político y jurídico diferente, con más autonomía?

Para que eso pasara, primero se tendría que haber hecho una lectura interna de lo que significa la plurinacionalidad. Segundo, eso hubiera obligado a realizar, con la gente del partido en el resto del Estado, una pedagogía más profunda de la que se puede hacer en La Sexta en una intervención de un minuto y medio. Hubiera obligado a decir “Empecemos a practicar la plurinacionalidad en nuestra propia organización”. Pero cuando nosotros empezamos a tomar nuestras propias decisiones aquí en Cataluña, antes de que eso pasara a los medios y a la opinión pública, encontrábamos resistencias enormes en dirigentes de Podemos. Se reproducía en cierta manera, dentro de nuestra organización, el problema que se da en la sociedad: “No se entiende lo que hacen estos catalanes”. También es verdad que se nos ha dado muy poca oportunidad de explicarnos porque se trabajaba con la hipótesis de que a estos de Podem les quedan dos días y de que el referente era Xavi Domènech [líder de Catalunya en Comú y diputado de En Comú Podem en el Congreso]. Como veían que no se acababa, al final han tenido que intervenir.

Yo entiendo perfectamente al secretario general de Podemos de otra comunidad autónoma, cuando surge lo de Cataluña y de repente se encuentra a su gente aplaudiendo el discurso de Albert Rivera de que a estos catalanes hay que “meterles caña”. Entiendo que estés en esa Comunidad Autónoma intentando levantar un proyecto político social y digas “los catalanes me la están liando”. Seguramente como organización no hemos construido suficientes herramientas para que el compañero de la otra punta del Estado tenga elementos para defender ideas como la autodeterminación o la plurinacionalidad. Si desde el partido se hace un trabajo de profundización, se forma a los militantes, los militantes están en contacto con la sociedad…

Quizá una forma de profundizar en la plurinacionalidad habría sido federalizar Podemos, permitiendo que Podem y otras secciones autonómicas de Podemos pudiesen tener personalidad jurídica. Anticapitalistas lo propuso en Vistalegre II y el equipo de Íñigo Errejón lo asumió en parte, pero el equipo de Pablo Iglesias --al que usted apoyó-- lo rechazó. ¿Fue un error no asumir esa plurinacionalidad interna?

En aquel momento estaban en juego muchas otras cosas, recordemos que había una crisis interna en Podemos. Era un momento de gran enfrentamiento entre Íñigo [Errejón] y Pablo [Iglesias], en el que la estabilidad del proyecto en su conjunto estaba en entredicho. Como militante, apoyé la idea de Iglesias valorando el conjunto. Por otro lado, yo he hablado con gente de la Comisión de Garantías que me dicen que el mecanismo por el que Iglesias ha intervenido Cataluña está intrínsecamente ligado con los cambios de Estatutos que la Comisión de Garantías entendió que se situaban fuera de Vistalegre.

En Vistalegre II, como militante valoré que Pablo Iglesias necesitaba salir reforzado y por eso le apoyé. Ahora, con todo lo que ha pasado quizá no tendría que haberlo apoyado

Y la Comisión de Garantías ha dispuesto de menos herramientas de las que podía haber tenido para evitar eso porque el diseño organizativo de Pablo Iglesias era el que daba menos poder a Garantías.

Si el análisis es así de profundo, sí, se podría haber sabido que, en el proyecto de Iglesias, Garantías tiene una posición diferente y eso podía llevar a que se aprueben unos estatutos que van más allá de lo aprobado en Vistalegre II y al ir más allá permite más cosas… Ahora lo veo, pero entonces no lo vi. Ahora estamos todos a toro pasado, pero esto también forma parte del aprendizaje. El mío es un perfil que está muy extendido en Podemos, gente que no habíamos participado en organizaciones políticas formales, seguramente a mí hace cuatro años me preguntas por la Comisión de Garantías y su peso y su autonomía en relación a la Ejecutiva y te habría dicho “¿Eso qué es?”.

Pero el tema de Garantías no es ninguna novedad.

Está claro. En Vistalegre II se debatían varias temas: la organización territorial [de Podemos], la Comisión de Garantías y otros tantos, como la disputa sobre la concepción del feminismo. En aquel momento como militante valoré que Pablo Iglesias necesitaba salir reforzado y por eso le apoyé. Ahora, con todo lo que ha pasado quizá no tendría que haberlo apoyado, pero tampoco sabemos lo que habría hecho Errejón.

Me gustaría volver al tema de Podem y Catalunya en Comú. ¿Diría que hay diferencias entre Podem y Catalunya en Comú en relación a la composición de su militancia o el tipo de participación que se dan en ambos espacios?

Por un lado, nos encontramos con Iniciativa, una organización que además de los 14 millones que le debe a La Caixa, lleva trabajando cuarenta años. Esto tiene sus cosas buenas --capacidad organizativa, cuadros…-- pero también todos los déficits de las organizaciones que llevan cuarenta años. Son las organizaciones a las que nos referimos cuando salimos a las plazas y dijimos que no nos representaban. Ahora parece que era [solo] el PP, pero decíamos PP y PSOE son lo mismo… y cuando rodeábamos este Parlament en el que te estoy hablando ahora, estábamos aquí afuera e Iniciativa estaba dentro diciendo que eso no podía ser.

En lo que respecta a la manera de hacer, ningún partido puede funcionar como el 15M, pero la reflexión que nos obliga a hacer ese movimiento la retoma Podemos, un partido que viene también a darle la vuelta a cuestiones organizativas: hacemos primarias, no nos financiamos con los bancos, la gente elige a sus representantes. En Catalunya en Comú, como se vio en Catalunya Sí que Es Pot, a los militantes se les pregunta si quieren que se ponga el nombre en la papeleta, pero los puestos en la papeleta y las maneras de repartir el poder dentro de las organizaciones tienen muy poco que ver con esa idea que atrajo a muchos de estos militantes, la de que esto “es otra cosa, no es un partido donde mandan los cuadros y en que las rencillas de poder internas son las que marcan los caminos políticos”.

En la militancia de Podem hay mucha gente de cierta edad que había abandonado la práctica política organizada porque había visto sus limitaciones durante estos cuarenta años, y que cuando sale Podemos dice “Tal vez hay una manera de hacer una política de izquierdas con otros parámetros organizativos”. La otra parte de la militancia no había participado nunca. No es que estuviese desengañada, es que nunca se había planteado participar [en política formal], entra y se da cuenta de que la están metiendo en el mismo saco y sin herramientas para defenderse.

Esto tiene mucho que ver con lo que preguntabas al principio sobre los resultados de la consulta. A pesar de lo de la auditoría y la crítica de hacer la consulta hasta el día 7, acepto el resultado. Pero ahí hay 5.000 votos de gente que dice que no [a la confluencia con Catalunya en Comú]. Fíjate que esta consulta tuvo más participación que en Vistalegre II, después de que todo el país estuviera pendiente durante seis meses. Aquí se pone de una semana para otra una pregunta y participan 17.000.

¿Cómo interpreta ese nivel de participación?

No lo sé, la verdad. Es complicado entender qué ha pasado. Una posible reflexión es qué ha pasado con esa gente que milita en los círculos, que cuando hicimos el debate presencial sobre una posible confluencia con Catalunya en Comú, en el que participaron casi 3.000 personas, plantearon en su mayoría una serie de condiciones para la confluencia. Catalunya en Comú nunca llegó a aclarar si confiaba en las primarias como método para elaborar listas. Ahora lo veremos, pero será tarde. En Catalunya Sí que es Pot se hizo a dedo: Iniciativa dijo “yo quiero tres”, EUiA dijo “yo, dos”, el otro dijo “yo, tanto”, y se pactó en despachos. La composición de la lista no es solo una cuestión de nombres; de cómo sean, dependerán también las políticas.

Entre esas 3.000 personas, están, por ejemplo, los diez que en Nou Barris, en la situación actual, están parándoles los pies a agrupaciones fascistas. Como organización política, necesitamos que esos diez estén ahí, en barrios deprimidos donde la extrema derecha utiliza el tema catalán para llevar el agua a su molino.

¿Qué le hace pensar que estos militantes no han votado en la reciente consulta sobre la confluencia con Catalunya en Comú o que han votado que no?

A lo mejor han votado, pero hay casi 5.000 personas que han dicho que no. Y tenemos círculos enteros dándose de baja. Insisto, estatutariamente vale igual el voto del que solo entra para votar y el que está todo el día militando. No lo discuto, es el modelo de partido y ya lo sabíamos cuando entramos, solo estoy haciendo una reflexión. Cuando la gente se juntó para hablar y dijo que era muy importante para la confluencia no caer en los errores de la vieja política, que no se impusiesen los aparatos… y luego la manera de elegir pasa por encima de eso.

¿Se puede debilitar el músculo militante de Podem tras esta consulta?

Claro. La manera en que se hizo la pregunta, la manera que se hizo la intervención... No es tolerable. Si de los 3.000 militantes que están cada día ahí, se van 2.000, la organización tiene un problema.

Podía haberme retirado si me hubieran asegurado que se iban a respetar una serie de condiciones, pero no se aceptó, lo que se pretendía era una rendición incondicional

¿Por qué no ha sido posible un acuerdo entre la dirección de Podem y la dirección estatal de Podemos respecto a la confluencia con Catalunya en Comú?

Yo he intentado durante semanas hablar con Xavi [Domènech] para encontrar una solución y buscar la manera de dar voz a los círculos y a los inscritos. ¡Faltaría más! Siempre ha habido una mano tendida a confluir con Catalunya en Comú, pero con unas condiciones. He estado en un grupo parlamentario que se hizo sin esas condiciones y el resultado es nefasto. Fue nefasto en las elecciones ---todo el mundo creía que íbamos a sacar 30 diputados y sacamos 11-- y además políticamente no funcionó.

Hace tres semanas le dije a Iglesias que si yo era el obstáculo para el diálogo, me retiraba siempre que se mantuviera lo que habíamos defendido. Cada vez que digo que Iniciativa debe catorce millones a La Caixa, me odian más a mí que a Mariano Rajoy. Entiendo que esa postura muy beligerante en el proceso anterior [de confluencia] puede generarle tensiones a Domènech, que tiene una labor complicada a la hora de hacer equilibrios. Podía haberme retirado si me hubieran asegurado que se iban a respetar una serie de condiciones, pero no se aceptó, lo que se pretendía era una rendición incondicional. Basta de Podem, se asume todo como estaba montado en Catalunya en Comú y no se discute ni una coma.

¿Qué se plantea hacer ahora, de cara a las elecciones del 21 de diciembre?

Ya dijimos que seguiríamos hablando con todo el mundo. Hablamos con Esquerra, con la CUP, con Procés Constituent (el lugar donde empecé a militar y donde conocí a Xavi Domènech). El martes se cerró la posibilidad de establecer coaliciones electorales y por tanto parece que no habrá una posibilidad de explorar un discurso que pueda dar respuesta a la situación actual, independientemente de si eres independentista o no.

Lo dije muy claro, pero parece que no se entiende: no me he hecho independentista ni mi objetivo es seguir en el Parlamento. Si hay o había una posibilidad política que se corresponda con la lectura política que hacemos, participaremos. Si no se puede dialogar con otras fuerzas, no me voy con Esquerra o con la CUP. Ya lo he dicho setecientas veces y lo digo una vez más: no voy a fichar por Esquerra.

Si se plantean otra vez las elecciones en términos plebiscitarios --tanto por parte de Ciudadanos, PP y PSC como por parte de los independentistas--, como una nueva oportunidad para mostrar que son mayoritarios, ¿cómo se consigue que esa división entre demócratas y no demócratas tenga un espacio?

Ciudadanos, PP y PSC ya lo están haciendo. Si la CUP y Esquerra lo vuelven a plantear en esos términos, es justamente lo contrario de lo que nosotros proponíamos. Si se plantea en términos de indepes contra no indepes, nosotros no tenemos nada que hacer.

Esquerra y la CUP --el PDCat también, pero con ellos ni hemos hablado-- han visto que su análisis (sobre todo el de Esquerra) fue fallido. Primero, porque no eran esa mayoría que esperaban. Segundo, porque al declarar la República viene el 155 y te meten a la mitad del gobierno en prisión. Durante dos años han estado diciendo que declararían la independencia y sería precioso, cuando nosotros les decíamos que estaban imaginando cosas muy bonitas, pero… Los independentistas, sin renunciar a sus objetivos, tendrían que extraer alguna conclusión. Tal vez su horizonte debería incluir a más gente, en un eje diferente al que lo habían planteado hasta ahora.

¿Cree que van a hacer ese cambio?

Bueno, la CUP ya veremos, porque están en plena discusión. Sí es verdad que escucho a gente de Esquerra Republicana… el otro día Tardà hablaba de la idea de república de manera más amplia, de valores republicanos.

Además de esto, hay otro cambio, en nuestro bloque. El sector de Podem, quienes defendemos el referéndum pactado, el diálogo e incluso la España plurinacional… también nos hemos dado con un muro. Nos han molido a palos en Cataluña, hemos visto que en el PSOE todo lo del referéndum pactado y la plurinacionalidad está lejísimos. Por lo tanto, nosotros también tenemos que hacer una reflexión como espacio político. Podemos seguir defendiendo el referéndum pactado hasta que se congele el infierno, pero la realidad material es que el bloque del 78 nos muele a palos y Pedro Sánchez, que hablaba de plurinacionalidad, apoya el 155.

Esto nos tiene que llevar a decir: no vamos a renunciar a la España plurinacional ni al referéndum pactado. Ahora bien, eso no va a llegar solo; se tendrán que asumir ciertas dosis de ruptura, porque si no ¿cuál es nuestro proyecto político? ¿Quedarnos sentados mientras nos apalean y aplican el 155? Además --y no son cosas separadas--, fíjate en lo que  ha pasado en Madrid [la intervención de las cuentas del Ayuntamiento por el Ministerio de Hacienda]. Lo dije hace unos días: cuidado, porque hoy meten en prisión a Junqueras, mañana a Ada Colau y pasado a Pablo Iglesias. Quitemos el foco de Cataluña: viene Montoro a Madrid y te chafa el proyecto político. ¿Qué vamos a hacer, pedir diálogo? Tenemos que cambiar de estrategia, porque pensar que Pedro Sánchez será plurinacional, antimonárquico… se basa --igual que el independentismo hasta ahora-- en un acto de fe.

Este es el doble proceso que puede hacer que proyectos con horizontes diferentes asuman un muro común con el que se enfrentan. Por ejemplo, Esquerra Republicana puede decir “Nosotros defendemos la República catalana, ¿vosotros cuál, la española? Vale, ya veremos, pero ahora hay que defender los valores republicanos y hay que conseguir la República catalana, que luego se federará o no se federará”. Catalunya Sí que Es Pot, en su programa electoral, hablaba de “procesos constituyentes no subordinados”, aunque ahora no se acuerde nadie.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. again

    No he votado nunca a Podemos, no participo en su organización... pero en cuanto supe que había esta consulta recordé que una vez (hace años) entré en la web de Podemos y me inscribí (no recuerdo para qué, para estar informada, supongo). Decidí probar y... ¡sorpresa! pude votar. ¿En serio se puede votar en las consultas de Podemos como si fueran encuestas de un periódico? ¿Cómo pueden usar estas consultas para la toma de decisiones?

    Hace 4 años 10 meses

  2. Georgina

    No he votado nunca a Podemos, no participo en su organización... pero a raíz de saber que existía la consulta que menciona Albano, recordé que hace algunos años entré en la web de Podemos y me di de alta. Pensé en probar (me gusta Albano, lo que dice, lo que hace) y... ¡sorpresa! pude entrar con mi contraseña y votar. Y me quedé flipando. ¿Se puede votar en una consulta de Podemos como quien responde a una encuesta en un periódico? ¿Sus decisiones se basan realmente en eso?

    Hace 4 años 10 meses

  3. Javier

    No estoy de acuerdo con algunas cosas que dice Albano y sí en otras. Por ejemplo es cierto que los Iniciativos són unos profesionales de la política con más de 40 años de currículum, y sí, hace 5 años decíamos que no nos representaban. Ahora están donde están por pura supervivencia. Eso sí, cogidos de la manita de ésta gente los Comunes intentan hacer política de izquierdas con cierto éxito en medio de un campo de batalla entre dos trincheras cada una con su bandera. En cambio por poner un ejemplo, los dos diputados cautivos de las CUP en el Parlament votaron en contra de reclamar al estado una regulación del precio del alquiler por que “en Octubre ya nos habremos ido y será innecesario”, claramente fue una imposición de JxSi. Quiero decir con esto que el abrazo del oso procesista es más asfixiante que el del Iniciativo. Y creo que en eso se equivoca Albano Dante. Si han hecho eso con las CUP, que por cierto, más bien parece que les han puesto algo en el cubata… parecen Braveheart. Pero los comentarios que estoy leyendo en contra de Albano me parecen muy cafres: argentino megalómano, afán de protagonismo… estoy flipando. Me sorprende un montón. Hay gente que habla de política como un hooligan del Barça, el Betis o la Juventus.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Ecocharly

    Dimitiste cinco minutos antes de que la militancia te echara

    Hace 4 años 10 meses

  5. Jose

    Ya ha creado su propio partido independentista, lo que tenia que hacer es ponerse a trabajar o irse a su país, su presidente Macri lo acogería con los brazos abiertos y lo metería en una buena celda, un traidor a su expartido y a sus compañeros

    Hace 4 años 10 meses

  6. Villano

    ¿Porque será que todos los políticos que fichan por un nuevo partido nos parecen poco honesto e interesados?.

    Hace 4 años 10 meses

  7. Miguel

    Una de las principales caraterísticas de un mal político es no saber leer al electorado, especialmente a tu propio electorado. Considerar, como dice en la entrevista, que el electorado de Podemos en Catalunya se manifestó arrolladoramente contra el 155 o que en un 70% participó en el pseudo-referéndum es de ser, como mínimo, miope. Es bueno soltar lastre. Que vaya bien con las CUP y/o ERC, a ver si consigues dividir el voto independentista y sacamos algo bueno de esto..

    Hace 4 años 10 meses

  8. mikel

    Tu trabajo fuera de la política es...???

    Hace 4 años 10 meses

  9. Angel

    Para Montse (2). El sistema de votacion que se utilizó para decidir la confluencia con Catalunya en Comú, es inpecable. Permite rectificar el voto que has emitido y cambias de opinión. El voto que queda registrado solo es el ultimo y el anterior desaparece.

    Hace 4 años 10 meses

  10. JesúsF

    Afortunadamente ya no engañas a nadie, ni al más incauto. La xenofobia será exterminada.

    Hace 4 años 10 meses

  11. rocave

    Antes nadie daba pábulo a este personaje. Ahora, nos lo meten en calzador en toda la prensa "independiente". ¿No será que pretenden joder a Podemos estos independientes? Sospechoso.

    Hace 4 años 10 meses

  12. Montse

    Fachín hace una lectura amplia y refleja muy bien la brecha que hay entre la realidad política que se percibe en Cataluña y la que se percibe en España. El problema es efectivamente el de escoger entre una Democracia real o una "democracia"de escaparate como la de ahora, en la que sólo podemos decir la nuestra cuando encaja con lo establecido. Por cierto, voté en el las elecciones internas de Podemos y además de que efectivamente la pregunta me pareció que daba muy poca libertad y flexibilidad para reflejar la complejidad de la situación política que se vive , PUDE VOTAR 2 VECES. Por cierto, que en la primera voté que SÍ y cuando comprendí, leyendo en otros lugares, lo que había votado en realidad entré pensando que ya no me dejaría votar pero me dejó votar que NO.

    Hace 4 años 10 meses

  13. biug17man

    Fachin ni comes ni dejas comer,, Eso sí la prensa corruppta aprovecha cualquier hueco real o inventado para meter caña a Podemos utilizando a gente como este Sr. Hay algo más democrático que escuchar a las bases cuando hay diferentes alternativas?? y recuerdo que en Vista Alegre II se diseño la política territorial en asamblea nacional, máximo órgano de Podemos.

    Hace 4 años 10 meses

  14. Marc

    Que alianza hubiera preferido ? Cualquiera en la que yo sea el número uno, el resto no me importa. El afan de protagonismo y de figurar de este personajillo es lamentable. Ya desde la época de Cafe amb Llet cuando nos quiso hacer creer que era una pobre víctima. Los argentinos nunca han sido capaces de montar un partido de izquierdas en su propio país. Cómo pensamo que pueda montar un argentino uno aquí. Se ahogan en su propia megalomanía.

    Hace 4 años 10 meses

  15. dora

    BIEN POR DANTE Impresionante la sobrevaloración nacionalista; que Cameron organizo un referéndum para saber que pensaba la mayoría sobre una cosa tan grave es una enseñanza. Prescindiendo de cualquier implicación histórica ¿Qué nos da o quita a los españoles que no vivimos en Cataluña que los que viven en ese sitio opinen de algo? Juro que no entiendo la pasión en contra.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí