1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Podem-Podemos o la oportunidad perdida en la ruptura catalana

Como realidad política organizada en un centenar largo de círculos y, sobre todo, como emergencia política en 2014, Podem es algo a lo que no se ha sabido prestar mucha atención. Paradójicamente, en los morados catalanes reside uno de los grandes secretos

Emmanuel Rodríguez 8/11/2017

<p>Dante Fachín, exsecretario general de Podemos-Cataluña, durante una de sus últimas ruedas de prensa. 31 de octubre de 2017. </p>

Dante Fachín, exsecretario general de Podemos-Cataluña, durante una de sus últimas ruedas de prensa. 31 de octubre de 2017. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Dante Fachín, el valiente político catalán al decir de tantos, ha probado estos días lo que es un partido plebiscitario cuando tú no eres exactamente su presidente. Acostumbrado a operar en su propio territorio como lo hacía Pablo Iglesias a nivel de Estado, ha entendido rápido quién manda en Podemos. Este lunes dimitía de su cargo como secretario general de Podem Catalunya, tras ser desautorizado por la dirección estatal; tras haberle impuesto una consulta interna sobre la alianza electoral con "los Comunes" de Ada Colau.

Aunque Dante ha seguido las reglas del juego de Podemos –haciendo la cama a sus enemigos, manteniendo el verticalismo de la organización, expulsando a los que no son de su cuerda– ha sido derrotado con un solo gesto de la dirección estatal. La razón es conocida. Dante se ha identificado con el ala izquierda del soberanismo contra la represión de Estado. En términos éticos, al igual que cualquiera que tenga una trayectoria activista en Catalunya, Dante merece todas las simpatías. Pero en términos políticos, hay algo que no acaba de encajar. Sus decisiones como dirigente de Podemos generan cierta disonancia con el timbre social de su organización. Basta contar votos. En esta consulta propuesta por Iglesias han participado más de 17.000 personas, un inusual 60% del censo activo, con un 72% de votos favorables al pacto. Resultados de la Bulgaria socialista. En la pasada consulta por el referéndum del 1-O, convocada por Dante Fachín, apenas participaron 7.600 inscritos.

Podem es algo a lo que no se ha sabido prestar mucha atención. Paradójicamente, en los morados catalanes reside uno de los grandes secretos de la realidad política de ese país

Es la radiografía de un plebiscito, convocado y ganado según el particular estilo de la dirección de Podemos. Pero ¿por qué esta adhesión de Podem Catalunya a quien la prensa catalana ha presentado una y otra vez como un xulo madrileny? O en otras palabras, ¿qué es Podem-Cat para que se subordine tan "servilmente" a "Madrid? Sin duda, nada homogéneo. Entre los inscritos hay indepes, hay españolistas, hay clase media, hay post-obreros, hay votantes de los Comunes, de las CUP y seguramente algunos socialistas. No obstante, como realidad política organizada en un centenar largo de círculos –por renqueantes que sean– y, sobre todo, como emergencia política en 2014, Podem es algo a lo que no se ha sabido prestar mucha atención. Paradójicamente, en los morados catalanes reside uno de los grandes secretos de la realidad política de ese país. 

21 de diciembre de 2014, Pablo Iglesias llena el estadio olímpico de Vall d'Hebron, con un aforo para 4.000 personas. Habla de casta, también catalana, de que no se le verá abrazado a Artur Mas, de Vallecas y de Nou Barris. Muchos de los presentes reconocen un público que no es corriente en los actos políticos de Barcelona: son periféricos, mayores y jóvenes. A muchos todo les sabe y huele como en los viejos mítines del PSUC. Por esas fechas, las encuestas hacen aparecer a Podemos como tercera o incluso segunda fuerza en unas elecciones catalanas.

Existe una Cataluña singular, una realidad social que en todos los momentos cruciales de la política moderna, menos en este, ha resultado determinante. Una realidad que históricamente estuvo organizada bajo la rúbrica "movimiento obrero", y que tuvo espesor cultural y autonomía suficientes como para figurar como un sujeto social por propio derecho. Esta Catalunya se arremolina hoy en torno al área metropolitana de Barcelona, en la ciudad de Tarragona y en algunos barrios industriales de la Catalunya interior. Es una realidad plebeya, que hunde sus raíces en una tradición industrial con casi 200 años de historia. De acuerdo con las sucesivas olas migratorias, en los años setenta fue mayoritariamente xarnega. Y hoy simplemente se reconoce como un segmento social post-obrero y casi completamente excluido de la "nación política" (de la catalana, pero también de la española). 

De esta Catalunya se puede decir que es un fantasma político. Durante décadas fue el gran caladero de votos del PSC. Previamente también lo había sido del PSUC. Pero se trata de un voto que lleva treinta años diluyéndose en la abstención y en las vidas anónimas de una clase obrera pulverizada. En muchos de estos lugares, el gesto más elemental de desafección política (el abandono del voto) supera de largo el 50%. 

Su desaparición del espectro es compleja. Sin embargo, la respuesta de estos fallos en el radar reside en casi todo lo importante que haya podido ocurrir en Catalunya desde el año 73. Una economía industrial en picado que ha pasado de suponer más del 40% del PIB, a apenas rebasar el 20%. Una progresiva rarefacción y terciarización del empleo, cada vez más precarizado y peor remunerado. También una secuencia compleja de derrotas políticas que comienzan hacia 1976, cuando se quebró violentamente la oleada de huelgas de ese invierno-primavera, que detuvieron la actividad durante semanas en el Baix Llobregat y en buena parte del Vallés Oriental. Las prácticas asamblearias y autónomas del movimiento obrero catalán tuvieron, efectivamente, que ser "tamizadas" (subordinadas, sería una palabra más adecuada) por los pactos de la Transición. La integración del PCE-PSUC, los pactos de la Moncloa, el nuevo reparto político-electoral, la formación de una nueva burocracia sindical desmocharon al movimiento obrero catalán.

¿Y qué pinta Pablo Iglesias en todo esto? Seguramente poco o nada, al menos en el tiempo largo de la historia catalana. Pero en tanto "accidente" señaló algo importante. En diciembre de 2014, Iglesias fue comparado con Lerroux. No es una mala comparación. La historia de este presuntuoso, y a la postre incapaz, político republicano sirve de espejo invertido a determinada historia de Catalunya. Hacia 1899-1900, Lerroux fue un xulo madrileny (aunque era de Albacete) recién aterrizado en Barcelona. Primero como periodista, luego como político, se enfrentó a los catalanistas conservadores de la Lliga. Se labró una poderosa imagen de tribuno de la plebe y despertó el voto popular de Barcelona, hasta el punto de arrebatar la alcaldía a sus dueños tradicionales. 

El lerrouxismo de Pablo Iglesias apareció en 2014 también como una posibilidad: la de "expresar" en términos políticos a aquellos segmentos sociales que habían perdido su lugar en la nación política. Por eso, Iglesias al mostrar esta realidad concitó tanta aversión. Tenía un poder cuya existencia había que negar. A toda costa. Como en 1901 o 1902, el xulo madrileny debía ser solo una palanca. En la mejor de las hipótesis, Podemos tendría que quedarse rápidamente pequeño para quienes formaban los círculos. En los años de la primera década de 1900, el relevo del lerrouxismo fue el sindicalismo revolucionario de Solidaridad Obrera y luego de la CNT. En los años diez del siglo XX apenas podemos saber en que podía haber terminado el primer Podem. Sea como sea, esta trayectoria quedó truncada.

Como sucedió a nivel estatal, Podem evolucionó rápidamente como organización oligárquica. El crimen obró primero en clave interna, cuando Iglesias, quizás de los pocos con la intuición suficiente para entender lo que se abría en Catalunya, impuso a una amiga suya, "del activismo y las ciencias políticas", como secretaria general. El principio de confianza le llevó a colocar a una dirección leal –que luego no lo fue tanto–, por encima de cualquier estrategia política a largo plazo. Y como en otros lugares, Podem fue rápidamente autofagocitado por la lucha entre fracciones frente a una base atónita de círculos menguantes que contemplaba impotente las peleas entre sus dirigentes. Al entusiasmo inicial le siguió el desencanto. 

Hoy Podem Catalunya se ha convertido, de forma parecida a lo que ocurrió con el PSC, en una realidad subalterna. Este es el sentido último de la reciente consulta

Hoy Podem Catalunya se ha convertido, de forma parecida a lo que ocurrió con el PSC, en una realidad subalterna. Este es el sentido último de la reciente consulta. En términos electorales son el caladero de "voto popular" de los Comunes. Y los Comunes, a su vez, son una mezcla entre ese voto prestado a un cuerpo político hecho de notables provenientes del activismo y el apoyo de unas clases medias progresistas, que se comprenden, de una u otra manera, dentro del catalanismo político. De ahí, la ambigüedad consciente y controlada de Ada Colau o Xavi Domènech en todo lo que se refiere al procés y a la independencia. De ahí también su impotencia en la coyuntura actual.

Cabe imaginar (hipótesis contrafáctica), qué habría sido de la situación política catalana si este espacio, articulado en torno a Podem, hubiera logrado un mínimo de consistencia política. El suficiente para galvanizar alrededor suyo esa composición metropolitana y periférica. O de una forma más clara, si antes de Podem hubiera contado con organización, instituciones y propuestas políticas. Quizás entonces estaríamos ante una situación distinta, en la que los notables de los Comunes serían una aliado menor de esta fuerza social y política; al igual que ese partido, en buena medida hecho de postuniversitarios, que es la CUP, con toda su valiosa red de espacios y Ateneus. Quizás incluso el procés se hubiera decantado de otra manera, y estaríamos asistiendo a la reedición enésima del pacto eterno entre las élites institucionales (catalanas y españolas).

Curiosamente en esta alianza posible entre un movimiento metropolitano, notables del activismo y una juventud "postjuvenil", desclasada y radicalizada, estaba in nuce el famoso bloque histórico para una ruptura catalana, y de paso un ejemplo para procesos similares en el resto de Europa. En términos sociales, seguramente haya sido la ausencia o la falta de autonomía de este espacio social la que nos ofrece la mejor lectura "desde abajo" (curiosamente muy similar a la que se podría decir de Madrid hacia 2014-2016) de por qué la ruptura ya no sólo social, sino también política, en Catalunya puede quedar en algo más bien modesto.

No se esfuercen en desmontar esta hipótesis. Como he señalado es un juego contrafáctico. La Catalunya referida seguirá siendo un fantasma; un fantasma que pueda adquirir el monstruoso aspecto de un voto prestado ya no sólo a los Comunes o al PSC, sino también a Ciudadanos. Sea como sea, la posibilidad de hacer política (al menos una política de ruptura, una política de emancipación) está contenida en la gigantesca incógnita que emborrona los contornos de este fantasma. Un espectro que resultará cada vez más difícil de encontrar y reconocer, aunque solo sea porque las sucesivas olas migratorias le están dando colores y texturas cada vez más complejas.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ecocharly

    Resumiendo: que hay que dejar que estos iluminados independentistas impongan a la mayoría sus disparatadas tesis cuasinazis. De lo contrario, eres un fascista. Y así seguimos

    Hace 5 años

  2. Seguramente

    No entiendo por qué se publican esta mediocridad de artículos de opinión... Esta persona o tiene muy mala intención, o su capacidad de análisis político es mínimo... A PODEMOS hay que analizarlo en clave del conjunto del estado, no a nivel regional... eso es patético El objetivo de PODEMOS es buscar mejoras para el conjunto de la sociedad, no servir al interés particular de grupos de personas o comunidades, en perjuicio de otras... Etc., etc....

    Hace 5 años

  3. Molloy

    Todo lo que se dice en este artículo no tiene ningún sentido debido a la coyuntura esquizofrénica que se vive en Catalunya desde hace dos años...

    Hace 5 años

  4. elnoi

    Podemos en Catalunya, ha cometido errores de bulto, como creer que los indepedentistas (republicanos eran burgeses) y no han detectado que la classe media de Catalunya se ha hundido y han pasado a ser revolucionarios, y los hijos de estos aun mas, y ellos aun con el discurso de siempre de las izquierdas que el Independenstismo (republicanisme) es burges, lo tendran mal pues seran superados por la ola de cambio que se extiende por todo el territorio. o quieres cambio y republica ya, eres lacayo del sitema

    Hace 5 años

  5. cienpies

    Podemos está naciendo como fuerza política, no la enterremos antes de tiempo. Queda mucho camino por recorrer.

    Hace 5 años

  6. Ramon

    Veo que se extiende en CTXT, el modelo, puesto de moda por Guillem Martinez, de escribir con unas copas encima

    Hace 5 años

  7. Lerroux de Albacete

    Jojojo primero Napoleón y ahora Lerroux... Para seguir en la línea de rigor que te caracteriza, te sugiero a Primo de Rivera Junior, Fernando VII, Rasputín, o, si no te sientes muy original, Stalin, como comparaciones futuribles. Eso sí, si pretendes credibilidad al establecer paralelismos con personajes históricos, al menos apréndete donde nacieron, historiador. Lerroux, nacido en La Rambla (Córdoba).

    Hace 5 años

  8. Jose Bembibre

    Una vez más las tonterias del Enmanuel. CTXT: ¿De verdad hay que contaminar esto con los desvaríos grotescos de este señor?

    Hace 5 años

  9. Mentalmente

    La gente tiene memoria, aunque unos no sean conscientes, que vosotros el medio de Podemos no la tengáis no cambia esa realidad. Sabe que los fundadores de Podemos engañaron a todos los españoles. De eso hay que hablar no de otra cosa. Toda la ciudadanía que fue engañada con este proyecto fue un agravio moral mayúscuIo, que además condenó a la ciudadanía a seguir con los mismos de siempre en el gobierno.

    Hace 5 años

  10. Neo

    Con tanto título que tiene casi me cuesta contradecirle..... aunque también es verdad que no he conseguido pasar del primer párrafo....

    Hace 5 años

  11. Pasturo

    Emmanuel Rodríguez, tus denodados esfuerzos, artículo tras artículo, por despedazar a podemos son taaan tiernos!. Deberías enviar tu CV a OndaCero, A3, El País......Seguro que te darán una oportunidad, anímate!

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí