1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tierra pura (2)

Continuación del relato que el Ministerio propone como lectura de este fin de año

Víctor Sombra 23/12/2017

<p>Memorial a los trabajadores esclavos en la sede de IG Farben en Frankfurt.</p>

Memorial a los trabajadores esclavos en la sede de IG Farben en Frankfurt.

Adam Jones

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Monty Monbrulant y Víctor Sombra se adentran en el examen de la segunda pista que la policía sigue para esclarecer el crimen de Bettina von Hagen: su militancia a favor de los “trabajadores esclavos”, empleados por el conglomerado químico IG Farben durante el régimen nazi. El foco principal de la investigación sigue centrado en las disputas académicas entre Bettina von Hagen y el profesor Krauch, pero la visita de Anne, la novia de Bettina, dará un vuelco a las indagaciones.  

 6. La pista de las fábricas

El capitalismo toma la forma de aquello que no muere ni tiene fin. Esta frase de El agua que falta de Noelia Pena aparece subrayada en el ejemplar encontrado sobre la escena del crimen de Bettina von Hagen. 

Es necesarioescribe Bettina en la nota correspondiente de su cuaderno– fijar los modos en que el Capital busca la supervivencia. Un viejo amigo que trabajaba en la recaudación de seguros sociales en polígonos deprimidos de la cuenca del Ruhr me contó el modo en que durante la crisis algunas empresas dejaban sin pagar sus cotizaciones durante varios años, al cabo de los cuales, tras transferir discretamente la propiedad de sus activos a otras nuevas, cesaban por completo su actividad. La producción recomenzaba al poco tiempo bajo el nombre de la nueva empresa, abandonando la anterior denominación y con ella las obligaciones contraídas con Hacienda y la Seguridad Social. La serpiente muda de piel, me decía mi amigo, cuyo trabajo consistía en seguir su rastro y buscar bajo los diferentes envoltorios jurídicos y marcarios la misma identidad social de la explotación: un número suficiente de accionistas comunes, los mismos bienes de capital, una actividad y clientela semejante. Un proceso arduo, a menudo fallido, al cabo del cual la Administración conseguía pruebas suficientes para, rasgando el velo de las apariencias, derivar a la nueva empresa la responsabilidad por las deudas de la vieja. 

El caso de IG Farben representa un ejemplo más sofisticado y exitoso de lucha por la supervivencia del Capital. IG Farben fue desde los años veinte hasta el final de la guerra el mayor conglomerado de la industria química del mundo, formado entre otras grandes empresas por BOSCH, AGFA, BAYER y HOESCHT.  La colaboración con el régimen nazi abarcaba la planificación conjunta del esfuerzo bélico (IG Farben suministraba dinamita, caucho y petróleo sintético a la Wehrmacht y se quedaba con las fábricas químicas de los territorios conquistados), la explotación de los llamados trabajadores esclavos en fábricas anexas a los campos de exterminio, como Auschwitz- Monowitz, y su contribución más o menos directa al Holocausto (IG Farben comercializaba el veneno utilizado en las cámaras de gas, el Ziklon B, y realizaba ensayos clínicos mortíferos con los prisioneros). Con la derrota nazi la empresa se desmembra en sus componentes iniciales. Las empresas nuevas no ocultan su relación con la antigua, al revés, la permanencia de IG Farben se presenta como el modo de afrontar las responsabilidades empresariales derivadas de la colaboración con el nazismo.  

Uno de los juicios de Nüremberg, el sexto, se centra en dirimir estas responsabilidades. En muchos casos los dirigentes empresariales de IG Farben se reintegrarán, tras cumplir breves condenas, en puestos directivos de las compañías que la suceden, las cuales recuperan pronto una posición de dominio en el mercado internacional. Por el contrario, IG Farben, que se ha mantenido en pie con unos activos limitados, incluyendo la propia sede de la empresa en Frankfurt, demuestra mediante todo tipo de argucias legales, su habilidad para demorar y limitar el cumplimiento de sus responsabilidades, dejando que el tiempo vaya reduciendo el número de trabajadores esclavos supervivientes y, con ello, el monto de las indemnizaciones. La liquidación de la empresa dura desde 1952 hasta el año 2002, pero aún después IG Farben pervive bajo la ambigua categoría de empresa liquidada. Se comporta como un verdadero cascarón, que sirve de pantalla de protección a las empresas sucesoras, en continua expansión. 

La supervivencia del capital tiene lugar en el caso de IG Farben como una huida hacia atrás, en busca de sus antecedentes y no como una huida hacia delante, inventando nuevos disfraces y apariencias. Lo ‘auténtico’ sirve para eludir responsabilidades, tanto como lo nuevo o inventado. ‘No era yo’, dicen las empresas que precedieron a IG Farben (y que luego la sucederán, libres de responsabilidades), frente al ‘yo soy otro’,  que repite la empresa nueva del viejo polígono del Ruhr. En ambos casos se da la reproducción de lo idéntico, de la que también habla Noelia Pena en su libro. En el mismo capítulo, titulado ‘Poner un fin’, se lee que ‘la historia de la mercancía es el escándalo naturalizado de nuestro tiempo. Interminable, no porque no acabe nunca, sino porque se repite sin fin’.

Las palabras del viejo funcionario me llevan a la conferencia que bajo el título de ‘El ritual de la serpiente’ pronunció Aby Warburg el 21 de abril de 1923 en el sanatorio psiquiátrico Bellevue, Kreuzlingen, Suiza, en el que por entonces se hallaba internado. Aby Warburg se pregunta por las propiedades que hacen de la serpiente una metáfora cultural tan relevante. Siempre me llamó la atención la cercanía de tales propiedades a los rasgos fundamentales del capitalismo. La serpiente puede ‘cambiar la piel y permanecer  exactamente igual’. Sus ciclos biológicos la llevan del letargo a la extrema actividad, al igual que el capitalismo oscila cíclicamente entre la crisis y la expansión. El mimetismo hace que la serpiente sea prácticamente invisible al ojo humano, mientras que el capitalismo, como ha descrito certeramente el profesor Juan Carlos Rodríguez, se presenta ante nuestra conciencia como el estado natural de las cosas, por completo mimetizado con la realidad. Se esconde en el entorno, pero también habita en su víctima, inoculándola con su veneno y sometiéndola a una fascinación hipnótica. Finalmente, aunque  la serpiente no sea capaz de andar, sí es capaz de impulsarse a sí misma a gran velocidad, autopropulsión que parece propia también del capitalismo, donde se da a menudo de forma incontrolada.  

Ya hace años me di cuenta de que lo que nos hacía falta era un buen cazador de serpientes. Alguien que no se deje engañar por la piel que abandona IG Farben al disolverse en los años 50, ni por su quiebra en este siglo… Que siga remontando el curso a las empresas originarias del conglomerado y descendiendo hacia las que lo sucedieron. 

Es necesario ir más allá. Detectar la corriente del capital que se convierte en patrimonio y privilegio. La piel de la serpiente va adelgazándose y acaba por hacerse transparente. Llega un momento en que no puede distinguirse del entorno, ni separarse del mismo. Lo que la rodea mimetiza el centro que ella ocupa. La serpiente da movimiento al mundo, que repta con ella. 

Se ovilla y despliega las alas, al tiempo invisible y ubicua. No puedes separar la mirada de su danza. Te ha mordido sin que te dieras cuenta y su veneno late en tus venas. Sus armas son difíciles de combatir porque niegan la existencia del enemigo. 

No puedes cazar el mundo ni atrapar lo que llevas dentro. La perfecta sintonía entre el estado mental y el mundo nos deja sin capacidad de intervención. Sólo cabe desactivar, desconectar la serpiente.” 

7. Pequeño diablo local

Sombra estaba de nuevo más allá del sofá. Podía verlo entre mis pies descalzos, sentado tranquilamente en una butaca.

—Tienes que llamar antes de entrar.

—Cambia de sitio la llave —dijo él—. Un paraguas en el descansillo, y encima rojo, es demasiado llamativo. Y me canso de esperar, Monty, porque duermes. La prueba está en que cada vez que llego te encuentro con el libro abierto sobre el pecho y los ojos cerrados. Igual que hoy... ¿Es narcolepsia?

—No, es impertinencia —dije, incorporándome en el sofá—.  Por cierto, ¿has leído mi resumen de las dos pistas?

—Con gran esfuerzo. Me ha costado hacerle un hueco en la secuencia Billetier-Torné- Souchon...

Sombra se precia de ser un lector de secuencias. A las colecciones estáticas de Bettina opone la importancia del orden en el que se emplaza cada texto. Lo compara al billar. Una lectura repercute en otra y cobra un sentido diferente según el orden que sigue. 

—No te des tanta importancia, Sombra. Has demostrado que escribir sobre crímenes no ayuda a entenderlos…

—Sigo creyendo —dijo él- que la discusión académica puede enmascarar algo más. Cuando veas a Anne dile que indague en el pueblo y el barrio de Krauch. Y en su infancia… El diablo es siempre un niño de barrio. Que mire los grupos y asociaciones de su región: folklore, tiro, deportes tradicionales, criadores de perros, sobre todo razas autóctonas, caza y pesca… Las puertas del infierno son muy variadas, pero sus jambas se asientan siempre en un lugar concreto. Y canto, las corales son especialmente sospechosas.

—Sí, nada más letal que un re mal sostenido. 

—Tenemos muchos indicios de que su oposición a Bettina es más ideológica que zoológica. Las polillas son tan sólo una forma de expresarla. 

—¿Y qué me dices de la segunda pista, la de los textos? —pregunté.

—Lo del libro y las actas de Nüremberg gira todo alrededor de IG Farben. La verdad es que me deja bastante perplejo. Dijiste que era algo del pasado.

—Parece que en un momento dado Bettina dio por imposible la consecución de compensaciones significativas para los trabajadores esclavos. Debió ser por entonces cuando se dedicó a esa reflexión sobre el cazador de serpientes... Me ha dicho Anne que no paran de encontrar notas al respecto, las primeras de hace  más de veinte años, y las más recientes del día antes de su muerte. Una elucubración que ha mantenido para sí durante décadas, a resguardo de sus colegas, pero también de sus amigos, de la propia Anne.

—Ahí tienes otro indicio —dijo Sombra—. Si esa reflexión hubiera llegado a oídos de Krauch habría sido un motivo adicional de su inquina. Hay que revisar el entorno y el pasado del catedrático de Jena. No me extrañaría que Krauch formara parte de una coral de nazis renanos o que su tío abuelo se hubiera pasado la guerra comiendo lagartijas en Rodas. Justo el tío que se quedaba de canguro cuando sus padres iban al cine…

—Sí, Sombra. El que se quedó sin herencia y se vengaba de la familia contándole historias al peque…

—Algo así —contestó Sombra, sin convicción.

—No se nada de corales ni de tíos nazis, pero hay alguien que piensa como tú, Sombra, no sobre las causas, no se mete en éstas, pero sí sobre la identidad del culpable... Henninger se ha hecho con varias notas que Krauch compartió con un colega durante la última presentación de Von Hagen, durante la cena de clausura de un congreso. Son como críos estos profesores, ¿verdad? No pueden dejar de escribir, ni de publicar y buscar la revisión de sus pares, pasándose notitas en los banquetes. Si pudieran hacerlo con discreción, hasta se tirarían miguitas de pan, como una forma de expresar sus opiniones científicas… Al parecer, en cuanto Bettina mencionó a la calimorfa en su discurso, Krauch empezó a garabatear. Su compañero de mesa se acordó de las notas cuando Henninger le hizo partícipe de sus sospechas y las buscó entre sus papeles del Congreso. La primera dice: “Si Bettina von Hagen fuera un insecto me habría dedicado a los grandes mamíferos”. Vaya tontería, ¿verdad? Y otra: “Asquea que un coleóptero coprófago opine sobre lepidópteros”. Algo más cargada ¿verdad? Sólo la última es quizá verdaderamente relevante, tiene un leve irisación nacionalsocialista: “¿Quién saca a BvH del estrado?”, se pregunta Krauch. Y él mismo se da respuesta: “DDT”.

—Muy revelador, Monty. Los acrónimos revelan siempre un rencor frío, a la vez concienzudo y programático. ¿Cómo se defiende Krauch?

—Admite ante la policía que siente rencor, pero dice que sólo de forma reactiva. Que fue ella la que se salió de su investigación, cuyas líneas estaban bien demarcadas por la universidad, para rebatir la tesis en la que él trabajaba desde hacía más de una década… ¡Hasta pidió un año sabático para ello! Y ha seguido después rebatiéndole a cada ocasión que se presentaba… Dice que es asombroso el poco fundamento de su opúsculo e invita a la policía a que pida su opinión otros entomólogos, alemanes y extranjeros.

—O sea, que confirma su rencor…

—Sí, Sombra, rencor y desprecio. Dice que lo raro sería no sentirlos.

—Pura fachada, Monty. Dile a Anne que no se deje amilanar por su aplomo y que se centre en el Krauch local. Su sombrío terruño puede arrojar luz sobre la escena del crimen.

—Se lo diré, pero puedes hacerlo tú mismo. La he invitado a pasar aquí el fin de semana. Está hecha polvo, muy estresada. Quiere acercarse a Bettina a través de nosotros. Dice que el crimen ha puesto de manifiesto lo poco que sabía de ella… 

—Es absurdo culparse —dijo Sombra.

—Sí que lo es. Por cierto, ahora que hablas de la escena del crimen, Anne me ha contado algo interesante. Había muchos papeles desparramados por el suelo, pero las notas de IG Farben y las actas de Nüremberg cayeron, junto con tu libro, en último lugar…

—¿Lo saben por la posición de los papeles?

—Por eso y por las manchas de sangre. La policía cree que al apuñalarla cayeron al suelo las notas de la calimorfa, las que tenía más cerca. En su agonía tuvo tiempo de derribar otra pila de documentos que tenía colocada a un lado, algo apartada. Lo pudo hacer involuntariamente, al extender los brazos sobre la mesa, o adrede… 

—¿Por qué lo haría adrede? —preguntó Sombra. 

—No saben. Puede ser una forma de anteponer una pista sobre otra. Decir con las manos: “No busquéis entre las polillas, el asesino no viene de Rodas”.

—“Mirad mejor en las fábricas” —dijo Sombra con aire pensativo.   

8. ¿Deuda?

El aspecto de Anne era peor de lo que había imaginado. Había tratado de recobrar el tono y la definición del rostro con un leve toque de maquillaje, pintándose los ojos. Vestía una chaqueta negra y llevaba el pelo recogido, sin duda un intento de conferir gravedad a la ocasión, pero era precisamente la ocasión la que en último término lo desbarataba todo. De tanto llevarse la mano al pelo, el moño se había deshecho. Un mechón rubio se descolgaba sobre el ojo izquierdo, encharcado en la huella oscura y húmeda que formaban las lágrimas y el rímel corrido. La mirada extraviada, proyectada sin orden a un lado y otro, recordaba las brazadas de un nadador al borde de sus fuerzas. 

—Voy a dejar mi trabajo —dijo Anne entre sollozos—. Y pensar que estábamos planeando casarnos… —Y añadió—: No valgo como esposa, y menos aún como policía.

Era el momento de ocuparse de tareas simples que dieran tiempo a Anne de desahogarse, sorteando el riesgo de caer en la amplia paleta de reacciones inoportunas ante el duelo, de la torpe sobreactuación a la frialdad paralizante. Me he levantado, apoyando una mano sobre su hombro. Me ha parecido que su sollozo se calmaba. Envalentonado, aprovechando que Sombra ponía la bandeja del té sobre la mesa, me he repetido que mi memoria nunca falla con las infusiones:

—Té negro. Dos terrones y una nube de leche —he dicho con aplomo, mientras le servía, pero enseguida he dudado si no era más bien así como lo tomaba Bettina.

He buscado rápido mi sitio, alejándome de un llanto que se recrudecía.  

Anne se ha encerrado en su cuarto y no ha querido salir para comer. Cuando estábamos terminando el postre hemos oído sus pasos, acercándose por el pasillo. Se ha quedado parada en la puerta de la cocina, mirándonos muy seria:

—¿Sabéis cuál es vuestra PPPE? —ha preguntado.

Sombra ha mirado la cucharilla que sostenía en el aire con mucha concentración, como si en vez de llevar crema pastelera y un trocito de cereza estuviera cargada de explosivos.  

—Sí, sí, vuestra proporción de patrimonio  procedente del expolio —dijo Anne—. La mía es baja, apenas un veinte por ciento. Hice todos los cálculos conforme al programa que encontramos en el ordenador de Bettina. Permiten calcular qué parte de tu riqueza proviene del régimen nazi. Para Bettina, todo lo que procede del régimen nazi es fruto del expolio. Mi PPPE es baja porque mi madre era turca, con lo que sólo cuenta la otra mitad de la familia. Mi abuelo paterno era miembro del partido nazi y esto le allanó el camino para ser nombrado jefe de abastos del mercado de Dörtmund. Una tercera parte de la casa en la que ahora vivo procede de lo que ganó en esa época. Estamos analizando en detalle el código. Contiene algoritmos para computar las ventajas de formar parte de distintas asociaciones, cuerpos del ejército y rangos del partido. También para los clubes y colegios privados. Coeficientes para calcular la parte del expolio en las acciones de empresas que colaboraron con el régimen, en los salarios del Estado y el partido, las licitaciones, cargos y sobornos... 

—Interesante —dijo Sombra—. Me recuerda a esos mapas del cuerpo humano que se sobreponen uno a otro para mostrar distintos cortes: el sistema nervioso, los músculos, el esqueleto. El que tú evocas sería el sistema sanguíneo de un cadáver… —Y tras apurar la última cucharada de postre añadió—: O la ceca descubierta en un yacimiento arqueológico, llena de monedas fuera de curso legal.

Anne se volvió hacia él:  

—Para nada —dijo ella en tono terminante—. Es un plano que se ejecuta.  Una vez calculada la PPPE, Bettina y sus colegas pasaban a cobrar.

—¿Colegas? –preguntó Sombra—. ¿O sea, que al final encontró al cazador de serpientes?

—Ella misma tuvo que inventarlo, transformarse en cazadora junto con dos socias. Una ejecutiva neoyorquina, propietaria de un fondo de inversión bastante fuerte, Linda Blake, nieta de un trabajador esclavo polaco, y una joven, Olga Grushenkova, cuya tienda de informática en Volgogrado funcionaba como pantalla para actividades de hackeo internacional... Juntas se hacían llamar Tigreca.

—¿Cómo has dicho? —pregunté.

—Tigreca, Tigreca. No, no sé lo que significa –dijo ella, antes de romper a llorar de nuevo. 

He separado una silla de la mesa y se ha sentado entre ambos. Al cabo de un rato ha continuado hablando, ya más tranquila:

—Habían empezado por los descendientes de los miembros del Consejo de Administración de IG Farben. Para Bettina y sus socios no bastaba cobrar de las empresas que la sucedieron, las mismas que formaron el conglomerado antes de la guerra, había que hacerse con el capital que se había convertido en patrimonio individual, reproduciéndose e incrementándose a lo largo de generaciones. Ya os dije que su programa analizaba los salarios, las acciones y bonos, y las ventajas de todo tipo desplegadas en el tiempo: educación, economatos, viajes, vivienda...A los nietos de un capataz del campo de Monowitz le calcularon una PPPE del sesenta por ciento. A los biznietos de un miembro del consejo de Administración de IG Farben que se mantuvo en el puesto durante todo el régimen nazi, el setenta y cinco por ciento…

—¿Cómo conseguían cobrar de los beneficiarios del expolio? –pregunté–. Esos porcentajes tan altos podían representar cantidades descomunales...

—La preparación de la PPPE les otorgaba un diagnóstico completo de la economía del deudor. Del “deudor-predador”, como le llamaban ellos. A cada patrimonio le correspondía una combinación de medios de cobro diferente: espionaje industrial, información confidencial, acoso bursátil a posiciones crediticias, fraudes varios, hackeo a las cuentas del deudor-predador, etc. Los medios financieros e informáticos no eran siempre suficientes, y en al menos tres casos se llevaron a cabo hurtos, robos, chantajes y hasta destrucción de activos patrimoniales no asegurados. Se destruía aquello que no se podía cobrar, una plantación de piña tropical por ejemplo, o un cuadro renacentista no asegurado y que habría sido imposible vender en el mercado... Llevaban ejecutadas las deudas de cinco descendientes, algunas verdaderamente importantes.

—¡Nunca habría sospechado que Bettina pudiera estar involucrada en nada semejante! —exclamé, y Anne me miró a los ojos, como si se reconociera en mis palabras.

—De hecho –dijo ella–, estamos descubriendo ahora el verdadero peso que tenía todo esto en su vida. El año sabático, prolongado medio año más, justo cuando yo la conocí, lo dedicó casi por completo a Tigreca: reuniones con sus socias, planificación del curso a seguir, ejecución de las primeras deudas. Cada vez tenemos más claro que la disputa con Krauch era una pantalla que la cubría frente a la universidad, pero también frente a mí, mientras se empeñaba con sus socias en corregir el curso del dinero nazi.

—¿Por qué eligió a Krauch?

—Se me ocurren varias razones. Trabajaba en un área, los lepidópteros, que su universidad no tocaba, y eso la aislaba de sus compañeros. Era ideológicamente contrario a ella y tenía fama de irascible. Eso le permitiría achacar a esos factores al menos parte de la disputa. Alejaba miradas y no necesitaba dedicar tanto tiempo a documentar su pretendida posición. Y el trabajo de campo tenía lugar muy lejos...

—O sea, que nunca fue a Rodas, ni a la costa turca –aventuré.

—Sí que viajó al menos una vez al Egeo, pero se ausentó de Kiel muchas veces más. Y sí, debió llevar a cabo algunas mediciones de temperatura, pero varios de sus colegas dicen que en este trabajo Bettina se mostró tan categórica como poco convincente. De hecho, estamos empezamos a sospechar que falsificara algunos resultados… 

—¿Y qué hacían con el dinero? –pregunté–. ¿Cómo correlacionaban a las víctimas del expolio con el dinero que cobraban de los beneficiarios?

—No lo hacían –respondió Anne–. O sólo de un modo muy general, porque, igual que cobraban de los descendientes de los beneficiarios, buscaban compensar a los descendientes de las víctimas. “La deuda existe aunque no se pueda definir individualmente al deudor ni al acreedor”, decía una de las notas de Bettina. Sabemos que la mitad de lo cobrado iba a un nuevo fondo para descendientes  de los trabajadores esclavos. Eso es seguro. No hemos podido determinar aún que hacían con la otra mitad.

—Es mucho dinero, no es fácil ocultarlo –insistí, y Anne ha sonreído por vez primera. Una sonrisa triste, apagada:

—Parece que Tigreca heredó algunas cualidades de Bettina.

9. Escenarios

Anne ha permanecido en su cuarto toda la tarde. Al pasar por su puerta la oíamos tecleando o hablando por teléfono. Sombra miraba la puerta con creciente irritación. A su juicio, Anne veía la muerte de Bettina más como fracaso que como pérdida. Le he dicho que era injusto con ella. Concentrarse en las pesquisas podía ser una forma de protegerse del dolor. Él no parecía convencido:

—Puede ser también una forma de compensar el fracaso que representa su muerte, su absoluta ignorancia de las actividades de su pareja. Por eso busca un éxito fulgurante a toda costa.

Al final de la tarde Anne se ha reunido con nosotros en el salón. Se había quitado el borrón de rímel y su gesto era más relajado. Le he preguntado si quería comer algo, pero ha negado con la cabeza, señalando en cambio la tetera. Al acercarme a servirla ha recitado en voz baja, pero perfectamente audible. 

—Limón, sin leche, una cucharada de azúcar.

Sombra le ha preguntado si habían detenido ya a Krauch. Anne ha dado un sorbo a su té antes de contestar:

—La escena del crimen y su cercanía a la misma apuntan hacia él, es cierto, pero eso mismo complica la acusación. Parece propio de un entomólogo apiolar a su víctima en la nuca, clavándola contra una mesa. Dejarla así expuesta, extendida sobre una superficie de observación, supondría un crimen triplemente profesional: cometido por un colega, por razones de trabajo y al modo propio de su oficio. Y supone una humillación adicional de la víctima, propia de los delitos de odio. Sin embargo, parece confirmarse que, en medio del estertor de la muerte, Bettina desbarata el escenario, sobreponiendo la cuestión de IG Farben a la disputa académica. Con esos folios ensangrentados, derribados sobre sus fichas, parece subrayar la escena, nos pide que nos detengamos en IG Farben. Y si ella podía alterar la escena del crimen para señalar al culpable éste también podría haberlo hecho antes para eximirse de responsabilidad y acusar a un tercero…

—¿Qué quieres decir? —pregunté.

—Que alguien pudo elegir el modo de apuñalarla para acusar a otro. Que si seguimos la pista que Bettina señala al morir, lo lógico sería centrarse en los deudores-predadores. Los cinco que ya habían sufrido las exacciones del grupo o los prospectivos… Si repasamos la lista del consejo de administración de IG Farben, y la de los directivos de los campos de trabajo vinculados a la producción de la empresa; si luego identificamos a sus descendientes… 

—Encontramos a quien la desprecia por sus opiniones políticas –interrumpió Sombra–. Su modo de vida. Por ser una mujer y lesbiana.

—No, no encontramos a Krauch –contestó Anne, tajante–. A quien encontramos es a un deudor-predador que no se veía como tal, sino como víctima. Que, según vio que se iban acercando a él, uno más de los cachorros de IG Farben, redobló su defensa de Bettina y los ataques contra aquel al que pretendía culpar de su muerte.

—Henninger –he aventurado.

Anne sonrió:

—Henninger, liberal y tolerante, y hasta simpatizante del SPD, pero con una PPPE del noventa y dos por ciento, gracias a las contribuciones de ambas ramas de su familia. Y gracias sobre todo a que él mismo es miembro por su fortuna de los consejos de administración de BAYER y HOESTCH. Lo que más rabia me da es tener que dar la razón a Bettina. Sabemos que varios descendientes de los miembros del consejo de administración de IG Farben, entre ellos Henninger, se habían reunido para buscar protección contra la oleada de ataques patrimoniales. Se trata justamente de los tres que siguen siendo miembros del consejo de administración de alguna de las empresas sucesoras del grupo… –Y llevando la mirada a la ventana, bajando la voz, añadió–: Toda esa vida secreta… Es como si hubiera vivido dos años con otra persona. Sólo me consuela que vosotros, que la conocíais de toda la vida, sabéis aún menos... Por cierto, os quiero enseñar algo. –Sombra me ha mirado con gesto de fastidio mientras Anne sacaba su móvil y manipulaba el teclado antes de girarlo hacia nosotros–: Esta es la imagen que esas tres locas usaban como emblema de Tigreca. Un logo de su descabellada empresa. La enseña de su disparate.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí