1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

Patriarcado por todas partes

Anita Botwin 13/09/2018

<p>Serena Williams acusa al árbitro de sexismo, durante la final del US Open, en 2018.</p>

Serena Williams acusa al árbitro de sexismo, durante la final del US Open, en 2018.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Si eres feminista es probable que hayas escuchado la manida frase “es que veis machismo en todas partes”. Así es. Algunas vemos machismo en todas partes, porque existe patriarcado en todas partes. 

Se trata de observar, de ponerse en el lugar de la otra, de empatizar, de vivir sólo un día en nuestros cuerpos y sentires. Hay patriarcado en todas partes porque existe una brecha salarial del 22,86%, violencia machista estructural a todos los niveles, diferencia de oportunidades, cosificación, explotación sexual, maltrato, asesinatos. No puedo creer que tengamos que escuchar que no existe machismo en todas partes porque me parece una falta de respeto al movimiento feminista y, en concreto, a todas las mujeres que sufren violencias cada día. 

Quizá, lo más conveniente sería decir que no todo está al mismo nivel machista, igual que no todo está al mismo nivel capitalista, pero decir que no existe machismo en todas partes es obviar el modelo en el que nos encontramos y mirar hacia otro lado, quitarle hierro al asunto, obviar los micromachismos que se convierten en macro. Para poder asegurar que no existe machismo en todas partes o en todas las parcelas de nuestra vida, necesitaríamos un modelo educativo que se basara en la igualdad, un pacto de Estado contra la violencia de género, ser tomadas y tomarnos en serio por muy victimistas que podamos parecer. Esta reflexión me lleva a otro segundo asunto que es el de la eterna justificación de nuestros actos en el movimiento feminista. Cansada estoy, y muchas me entenderéis, cuando tenemos que justificar por qué hacemos esto o lo otro en el movimiento. Ya ocurría en el 15M cuando muchos nos criticaban por naif, por poco violentos, o por demasiado violentos o por poco contestarios, según el momento y los intereses propios. Muchas de esas críticas desde intereses creados o desde el sofá de casa. Ya entonces había quien se mofaba de nuestro lenguaje inclusivo en las asambleas y de querer subvertir los roles de género. 

Me pregunto por qué tenemos que justificarnos constantemente, por qué no podemos seguir luchando sin más por un mundo nuevo que nos pertenece. No creo que sea el momento de dar explicaciones, cuando es el modelo estructural y opresor el que lleva siglos de ventaja y muchas disculpas que darnos. Tampoco creo que seamos victimistas si denunciamos machismo por doquier, ni perdamos fuerza. Tan sólo se trata de buscar excusas para que perdamos legitimidad a la hora de seguir trabajando en un nuevo modelo igualitario. Es mucho más sencillo buscar culpables dentro de las oprimidas que hacer autocrítica, deconstruirse y cambiar la situación. Es mucho más sencillo buscar división, culpables, radicales violentas, mujeres enfadadas con el mundo y malfolladas. Porque es así como el patriarcado sigue su ritmo y como los privilegios siguen intactos. 

Vivimos en un sistema patriarcal que lleva siglos oprimiendo al “segundo sexo”. Es además un sistema que se encuentra mucho más camuflado y normalizado que el capitalismo. Cuando una se pone las gafas moradas empieza a ver machismo donde antes no había nada, si acaso una ligera idea de lo que estaba ocurriendo. No somos nosotras las que tenemos que ganar el debate o no, es el patriarcado el que debe disolverse y entregar las armas.

Serena Williams ha recibido duras críticas por su queja ante el árbitro en la final de US Open, que ganó Naomi Osaka. Desconozco si Serena increpó al juez de línea por machista o por injusto, aunque muchas de las veces vayan ambas de la mano. Desconozco cuáles fueron sus intenciones, que sólo ella conoce. Pero sí transmitió una imagen muy clara y potente de lo que significa el mundo de las mujeres deportistas y las injusticias que sufren continuamente. Probablemente Serena no le increpó en ese momento por machista o racista, pero quizá sí lo hizo por muchos años sufriendo ambas opresiones. De ahí la fuerza de la imagen, la respuesta de una mujer negra deportista que, como tantas otras, han sufrido discriminación por ser mujer y negra. Surge ahí una ruptura de estereotipos muy clara, que sirve de símbolo para otras muchas mujeres. Quizá sería importante saber que esa imagen que ha dado la vuelta al mundo habla también de su relación actual en las canchas de tenis en las que, sin ir más lejos, le prohibieron usar un modelo que, según la misma tenista, mejoraba su circulación sanguínea y le ayudaba a recuperarse tras su difícil parto. 

Quizá ese momento de enfado contra el juez de silla era un grito de guerra por tanto machismo soportado previamente. “Él nunca le ha quitado un punto a un hombre por llamarle ladrón...”, gritó la tenista al árbitro. 

Quizá, en ese mismo instante, tan sólo fue una injusticia en la cancha más allá del género, pero si esa imagen ha servido para reabrir el debate sobre la doble discriminación, bienvenido sea el grito de Serena. 

Autora >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dani

    Una a la que no se le ocurrió otra cosa porque le daba rabia perder. La nueva Naomi Parker Fraley. Y gracias a que no le tuiteó al juez la protesta, jo jo...

    Hace 2 años 3 meses

  2. Godfor Saken

    Texto de contraportada del libro "PATOLOGÍAS DE LA MODERNIDAD", de José Ángel Bergua Amores (editorial Los Libros de la Catarata): "Es posible que la crisis de la modernidad se deba a la insostenibilidad de la cultura patriarcal, que ha exagerado hasta límites patológicos sus atributos. Pero la solución que propone el autor no consiste en pasar de un lado a otro de la barra que separa lo masculino de lo femenino, sino de sustituir la barra por un guion, por una unión. Bergua explora en estas páginas la relación que tenemos los individuos con el medio natural, con los otros, con nosotros mismos y con nuestra forma de organizar nuestras sociedades, y plantea propuestas alternativas o “salidas” a los modelos que ofrecen el ecologismo, el racismo y la xenofobia, el hedonismo y la política. Y todo ello en un contexto de frontera entre la modernidad y la posmodernidad: un corte entre dos cosmovisiones donde el sujeto experimenta las incoherencias, las derrotas y los triunfos de un tiempo novedoso, carente de asideros":

    Hace 2 años 3 meses

  3. Guindillo

    Hola soy Anita Botwin y esto es 『P』『E』『R』『I』『O』『D』『I』『S』『M』『O』

    Hace 2 años 6 meses

  4. Iker Gernika

    ¿La contrincante de Serena era otra mujer? Porque lo mal que se lo hizo pasar a la rival, con abucheos incluidos, es de machismo puro. Ahora el nuevo feminismo es aquel que a través del grito de guerra "machismo" se lo hace pasar mal a otra mujer, un puñetero absurdo, así está el nuevo feminismo de "todo me ofende y es machismo".

    Hace 2 años 6 meses

  5. Lucio

    Este articulo es increíble, me cuesta creer que de una conducta deportivamente reprobable, se trate de sacar algo positivo de la lucha de las mujeres contra el sexismo y la discriminación. Yo elegiría mejor a mi abanderado. Serena Williams es por un lado la mejor jugadora de todos los tiempos y por otro conocida por ser una de las peores perdedoras del circuito femenino de tenis. Esto es una característica personal, no juicio sobre el género femenino. Otros grandes campeones de ambos sexos no se comportan de esta manera sabiendo perder y ganar con dignidad. Hay muchos ejemplos, elija cada uno el que quiera yo me quedo con Chris Evert y Stefan Edberg (hay muchisimos otros). Segundo, el árbitro estaba en perfecto derecho (según la reglamentación de tenis internacional y la regla es igual para hombres y mujeres) de aplicar las sanciones que aplicó durante el partido, Ramos, aplicó la misma regla en otras oportunidades a otros jugadores (en su mayoría hombres y caucásicos) con lo cual podríamos descartar el sexismo y el racismo. Por otra parte la ITF (la federación de tenis internacional), dijo formalmente que el árbitro actuó en su derecho y según el reglamento, respaldándolo y afirmando que Ramos es uno de los más experimentados árbitros de la federación. Tratando de ser mal pensados podríamos decir que las reglas se aplican de manera desigual entre hombres y mujeres y es así!, una estadística emitida por el NY Times indica que entre 1998 y 2018 esta falta se sancionó unas 1500 veces a los caballeros contra unas 500 a las damas y no veo ningún jugador de ATP criticando el sexismo que existe en el Tenis. Dejo la nota para que la consulten. https://www.nytimes.com/2018/09/14/sports/tennis-fines-men-women.html Por último, el coach de Serena consultado al respecto admitió que estaba ejerciendo el Coaching, previo a la conferencia de prensa en la Serena Williams dice estar luchando con acciones como esta contra el machismo, el sexismo y la opresión, demostrando que no es capaz de recapacitar al respecto y pedir disculpas como debería haber hecho una campeona de su talla.

    Hace 2 años 6 meses

  6. Lucio

    Este articulo es increíble, me cuesta creer que de una conducta deportivamente reprobable, se trate de sacar algo positivo de la lucha de las mujeres contra el sexismo y la discriminación. Yo elegiría mejor a mi abanderado. Serena Williams es por un lado la mejor jugadora de todos los tiempos y por otro conocida por ser una de las peores perdedoras del circuito femenino de tenis. Esto es una característica personal, no juicio sobre el género femenino. Otros grandes campeones de ambos sexos no se comportan de esta manera sabiendo perder y ganar con dignidad. Hay muchos ejemplos, elija cada uno el que quiera yo me quedo con Chris Evert y Stefan Edberg (hay muchisimos otros). Segundo, el árbitro estaba en perfecto derecho (según la reglamentación de tenis internacional y la regla es igual para hombres y mujeres) de aplicar las sanciones que aplicó durante el partido, Ramos, aplicó la misma regla en otras oportunidades a otros jugadores (en su mayoría hombres y caucásicos) con lo cual podríamos descartar el sexismo y el racismo. Por otra parte la ITF (la federación de tenis internacional), dijo formalmente que el árbitro actuó en su derecho y según el reglamento, respaldándolo y afirmando que Ramos es uno de los más experimentados árbitros de la federación. Tratando de ser mal pensados podríamos decir que las reglas se aplican de manera desigual entre hombres y mujeres y es así!, una estadística emitida por el NY Times indica que entre 1998 y 2018 esta falta se sancionó unas 1500 veces a los caballeros contra unas 500 a las damas y no veo ningún jugador de ATP criticando el sexismo que existe en el Tenis. Dejo la nota para que la consulten. https://www.nytimes.com/2018/09/14/sports/tennis-fines-men-women.html Por último, el coach de Serena consultado al respecto admitió que estaba ejerciendo el Coaching, previo a la conferencia de prensa en la Serena Williams dice estar luchando con acciones como esta contra el machismo, el sexismo y la opresión, demostrando que no es capaz de recapacitar al respecto y pedir disculpas como debería haber hecho una campeona de su talla.

    Hace 2 años 6 meses

  7. Giodhana

    no se le reprocha su mal comportamiento deportivo por ser mujer y ser negra, sino lisa y llanamente por antideportivo como tampoco se la destaca cuando gana torneos por ser mujer y negra sino por como ha jugado para ganar. Al igual que a su hermana, Venus, de la que nadie destaca su don de gente por ser mujer y negra, sino porque Venus Williams es una persona dulce, bondadosa, educada, respetuosa. Nada tiene que ver con si es mujer, varon, negra, roja, blanca o extraterrestre, se porto mal y punto. Su entrenador dijo que si habia hecho coaching, ella si revento una raqueta contra el suelo y si fue irrespetuosa con el arbitro, y lo peor es que una super campeona como es ella le arruino el festejo a una chica que gana su primer GS

    Hace 2 años 6 meses

  8. Paula

    Estoy muy de acuerdo con este artículo, no se puede negar que hoy en día sigue existiendo el machismo y se puede hacer notable, sin ir más lejos, en algunos de los comentarios que ha provocado este texto, que nos muestran lo necesario que sigue siendo el feminismo, y que todavía queda mucho por lo que luchar, ya que muchas veces los micromachismos pasan desapercibidos. Considero que para ver un cambio hay que mejorar el sistema educativo y la educación que se les da a los más pequeños, fomentando la igualdad entre las personas sin importar su sexo, origen o religión. Serena puede no tener razón, puede perder las formas, pero resulta que su comportamiento es noticia, y no es noticia cuando los hombres se comportan de las misma forma. Ese es el problema que no podemos o no queremos ver. Como dice el refrán: cuando el sabio señala al cielo, el tonto mira al dedo.

    Hace 2 años 6 meses

  9. Kike

    Desconoces si Serena increpó al juez de línea por machista o por injusto, desconoces cuáles fueron sus intenciones, en fin ... desconoces, la circunstancia particular es la esencia de la falta antideportiva, si mañana empiezo a pedir que no les cobren penaltis a los defensas de color por lo jodido que lo tienen a diario, el deporte mismo no tiene sentido.

    Hace 2 años 6 meses

  10. Paco

    todo es machismo! tengo polla... machista!!! menuda sarta de gilipolleces... flaco favour les haces a las mujeres q de verdad estan oprimidas, q en occidente son casi inexistentes... en fin... a llorar a otro lado

    Hace 2 años 6 meses

  11. Pedro

    Cuando vuelva la extrema derecha a éste país, nos quedaremos anonadados pensando que cómo puede haber pasado... Lamentable que se defienda a una llorona que está recibiendo una paliza a manos de su oponente. Es la misma que se quejaba que perdiera el número 1 de la ATP por estar un año de baja por maternidad.

    Hace 2 años 6 meses

  12. Jes

    No he visto el partido y no tengo ni idea de tenis, pero si se ha sancionado a una mujer que encima es negra, es machismo y patriarcado. El día que os tengáis que enfrentar al mundo real os vais a dar tal hostia... Y ojo, lo repito para lxs ofendidxs profesionalxs (uso ese lenguaje "inclusivo" tan cool de progres): no os la van a dar ni quiero que os la den, os la vais a dar "solitxs".

    Hace 2 años 6 meses

  13. Basta ya de tonterías

    Pura basura ideológica sin sentido. Resulta, en ocasiones como esta, casi normal que la gente menosprecie y ridiculice la figura de los periodistas cuando los pocos que tienen acceso a dicho puesto, más o menos relevante, escriben semejantes memeces como esta o están en el Sálvame gritando. Flaco favor al feminismo o a las mujeres tanto "el grito de Serena" como este artículo.

    Hace 2 años 6 meses

  14. Giodhana

    horribles los berrinches de Serena, le arruino el festejo a su contrincante, que también es mujer por cierto. Menos quizas y mas ver tenis para entender el reglamento. Soy mujer, ex intento de jugadora, veo mucho tenis y a los varones los castigan mas

    Hace 2 años 6 meses

  15. Anonimous

    Vaya sarta de tonterías, panfletada ideológica extremista que reconoce abiertamente no tener ni idea del tema del que trata.

    Hace 2 años 6 meses

  16. rrrrrrr

    Si lo hizo, ¿por algo será?

    Hace 2 años 6 meses

  17. Gorka

    La actualización de la página me acaba de putear totalmente lo que tenía escrito. Resumiendo: Entiendo que pueda ser atenuante el tener ya una saturación por machismos anteriores, pero como tú misma dices en el artículo desconoces por qué la penalizó el juez. Viendo las imágenes y habiendo visto mucho tenis salta a la vista que el pollo que monta merece la sanción que recibe, incluso antes, y por mucho que se rasque no tiene sentido su acusación de machismo, lo que no quiere decir que no lo haya sufrido a puñados en otras situaciones. El atenuante de la acumulación aunque no tuviera sentido en este caso podría tener para mí el punto de la comprensión si ella se hubiera sentido realmente así, pero también queda la duda de si intenta sacar partido a eso por su frustración por el partido que está haciendo. En todo caso es una pena porque realmente es importante el feminismo para mejorar la sociedad actual, pero usar cosas como esta para apoyarlo parece un error claro. Primero de ella y luego de el que para mi sorpresa lo tome como un ejemplo.

    Hace 2 años 6 meses

  18. Anónimo

    El número de comentarios rabiosos en tus artículos y en los de cualquier otra autora feminista es una buena vara de medir de cuán necesario es el feminismo hoy. A seguir con ello, Anita. ¡Feminazismo o barbarie!

    Hace 2 años 6 meses

  19. Eldelbar

    Vamo a calmarnos y quitarnos el sombrero de papel de aluminio de la cabeza. La actitud de Serena lamentable. Naomi Osaka justa ganadora es afroasiatica, mujer y le dio un baño por todas partes. Recordad la caza de brujas de Salem, quienes lo empezaron y como acabaron esto parece los mismo pero a escala global...

    Hace 2 años 6 meses

  20. Javier MC

    Patriarcado por todas partes o no, Serena Williams le hizo un flaco favor al feminismo durante la final. Lo único que se vio fue el choque entre el ego descomunal de una deportista estadounidense de primera línea, acostumbrada a ganar, y el arbitraje reglamentario del juez de silla. La deportista confundió sexismo con juego limpió, y digo confundir porque no quiero pensar que se aprovechó del debate para presionar al juez (mentira, sí que lo pienso). Cualquier cosa menos quedar mal. El juez la sancionó 3 veces por romper el código de conducta del US Open, a saber: 1º. Recibir indicaciones de su entrenador (punto que el propio entrenador confirmó tras el partido), 2º. Romper la raqueta contra la pista tras perder un set y 3º. Llamar "mentiroso" al juez por haberla penalizado tras recibir indicaciones de su entrenador y "ladrón" por haberla sancionado con un punto por cada violación del código de conducta. En total, 3 puntos de sanción. A partir de ahí Serena Williams se despachó a gusto con el juez, amenazándole con que no arbitraría más en "su" pista, como si la pista fuese suya, y exigiéndole una disculpa pública por haberla tratado de una manera tan injusta simplemente por ser mujer. Se ve que no está acostumbrada a que no se haga lo que ella diga. Por último, pesar al leer un artículo titulado "Patriarcado por todas partes" con la foto de Serena Williams acusando al juez con el dedo, y a continuación leer que la autora desconozca "si Serena increpó al juez de línea por machista o por injusto, aunque muchas de las veces vayan ambas de la mano". Le increpó por ambas, y ambas injustificadas. Eso o el juez la tenía manía.... Retiro todo lo dicho; será eso.

    Hace 2 años 6 meses

  21. Pobre con posibles

    La rival de Serana era otra mujer que acabo abucheada y llorando. Así que enhorabuena por ese grito de Serena. EL árticulo lleno de microfeminismos.

    Hace 2 años 6 meses

  22. Recaptcha

    Menuda gilipollez de artículo

    Hace 2 años 6 meses

  23. Javier

    Creo que este artículo (y el comportamiento de Serena Williams) ayuda mas a los antifeministas. Hay que intentar centrarse en la realidad y no dar armas a la contra.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí