1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El último brigadista americano (esta vez sí)

Raphael Buch Brage fue el último soldado superviviente en morir de los miles de voluntarios que salieron de Estados Unidos para luchar por la República

Sebastiaan Faber 20/02/2019

<p>Buch Brage como capitán en la XV Brigada (1938).</p>

Buch Brage como capitán en la XV Brigada (1938).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

En marzo de 2016, John McCain —ex aviador naval, ex preso político de la Guerra de Vietnam y senador republicano por Arizona— rindió homenaje a un comunista. Y, para colmo, lo hizo en el New York Times. 

El protagonista de su artículo, “Salute to a Communist,” era Delmer Berg, un sindicalista que acababa de morir, en California, a los 100 años. Ocho décadas antes, Berg había sido uno de los casi 2.800 voluntarios que salieron de Estados Unidos para luchar en la Guerra Civil Española. “No todos los americanos que luchaban en la Brigada Lincoln eran comunistas”, escribió McCain, cuya fascinación con la guerra española se remontaba a su lectura, a los 12 años, de Por quién doblan las campanas; la novela de Hemingway siempre sería su preferida. “Pero muchos sí lo eran, Delmer Berg incluido. […] Incluso los comunistas como el Sr. Berg creían que [en España] luchaban, en primer lugar, por la libertad, sacrificando sus vidas en un país del que sabían poco, por un pueblo que no conocían. […] Siempre he sentido admiración por su valentía”.

La muerte de Delmer Berg en febrero de 2016 fue una noticia global. (En esta revista, Diego Barrios le había dedicado un retrato un año antes.) Al fin y al cabo, era el último brigadista americano en fallecer. Marcaba el fin de una era.

O al menos, así lo creímos hasta hace un par de meses. Fue entonces cuando Dean Burrier, un joven maestro de Español en Illinois, hizo un descubrimiento inesperado: cuando Berg falleció, seguía vivo otro brigadista de trayectoria alucinante, con una vida novelesca que al senador McCain —y al mismo Hemingway— les habría encantado. 

El 13 de octubre del año pasado, expiraba en Biarritz, Francia, a los 103 años, un ciudadano estadounidense que, como Berg, había luchado en las Brigadas Internacionales. 

Raphael Buch Brage nació el 26 de julio de 1915 en Nueva York. Sus padres, Manuel Buch Sáinz (o Sáez, 1884-1969) y Fe Brage Vázquez, eran inmigrantes gallegos de La Coruña; habían llegado a Estados Unidos en 1911 y 1912, respectivamente, y se habían casado el 2 de noviembre de 1914 en Nueva York. En la primavera de 1916, la familia volvió a Galicia porque Manolo, que trabajaba como fotógrafo, había enfermado y pensaba que se iba a morir. El pequeño Raphael tenía diez meses. 

Una vez en Galicia, Manuel se repone y prosigue su exitosa carrera profesional como fotógrafo. Se especializa en retratos “artísticos”, retocados en óleo, como los aquí incluidos de Fe y de Raphael, en una imagen de 1920, como pequeño querubino rubio. En 1923, Manuel es nombrado fotógrafo de la Casa Real. La familia se muda a Madrid, donde Manuel establece su negocio en Gran Vía. Raphael, mientras tanto, cursa el bachillerato en el famoso Instituto Cardenal Cisneros en Madrid, donde coincide con Julián Marías (el futuro filósofo y padre de Javier). 

Imágenes de Manuel Buch: retrato de Fe y Raphael; retrato de Raphael (1920); retrato de Ramón Menéndez Pidal, en Estampa.

En los años 20, Manuel Buch se convierte en fotógrafo de moda. Sus imágenes salen en medios madrileños como Blanco y Negro Estampa, donde retrata, entre muchos otros, a Ramón Menéndez Pidal, también coruñés, sacando lo que aún hoy es la foto más conocida del filólogo.  En 1931, el año que se proclama la República, sin embargo, Manuel emigra a Bolivia; será el inicio de un periplo latinoamericano de casi 20 años. (Se cuenta que llega a colaborar como cámara en el rodaje de La vorágine de Rómulo Gallegos, pero no hay constancia de que se rodara una versión por aquellos años; eso sí, en 1929 La Voz de Galicia ya informa que Buch se dedica al cine.) Abandona en Madrid a su mujer, Fe, quien tres años después consigue por los tribunales la anulación del matrimonio. No hay forma de ubicar a Manuel ni para transmitirle el juicio; al cabo de un tiempo, se le da por muerto. En abril de 1936, Fe se casa con Luis Cornide Quiroga, Secretario de Gobierno del Tribunal Supremo, quien en febrero había sido elegido por segunda vez como Diputado de las Cortes por La Coruña. Después de la guerra, Cornide será juzgado por rebelión, condenado a doce años de prisión y depurado; su casona recién construida en la Avenida de la Habana número 3, en La Coruña, con vista a la playa de Riazor, será expropiada por la Falange.

 

A pesar de los lazos familiares con la monarquía, Raphael, un activista precoz, se involucra en las luchas políticas contra la dictadura de Primo de Rivera. En 1928 (tiene 13 años), se afilia a la Federación Universitaria Escolar (FUE), fundada dos años antes. Su participación en manifestaciones, huelgas y protestas estudiantiles le vale seis detenciones y una estancia en la Cárcel Modelo de la capital. 

Mientras tanto, el 5 de septiembre de 1931, pocos meses después de terminar el bachillerato y de cumplir 16 años, Raphael había sacado su pasaporte estadounidense. Diez días más tarde, se embarca en Vigo, junto con su primo José Seijo, rumbo a su ciudad natal. En Nueva York, se hospeda primero en East Harlem, barrio hispanohablante por excelencia, y después en la Calle East 22. Gravita hacia círculos radicales. Se afilia al Club Julio A. Mella, un espacio social nombrado por el fundador del Partido Comunista de Cuba que frecuentaban, entre otros, exiliados políticos cubanos. También se da de alta en la Sociedad Mutualista Obrera Mexicana que, como el Club Mella, se encuentra en East Harlem, e inicia una carrera de Derecho. En su tiempo libre, se dedica al deporte, al fútbol en particular. 

En 1934, regresa a España, donde ingresa a trabajar al Banco Hispano Americano de Alzira (Valencia) y se afilia al Sindicato del Crédito y las Finanzas (UGT). En el verano de 1936 —pocos meses después del matrimonio de su madre con el Diputado coruñés Luis Cornide— Raphael es seleccionado para representar Estados Unidos, en Atletismo y Rugby, en la Olimpiada popular en Barcelona. Allí le sorprende la rebelión militar de julio de 1936. Participa en las luchas callejeras contra los rebeldes; una semana después, en el día de su 21 cumpleaños, parte hacia el Frente de Aragón como miembro de la columna de la UGT. En octubre, se afilia al PSUC; en diciembre, al Socorro Rojo. 

A pesar de su juventud, no tarda se distinguirse en su actuación militar. Una ficha mecanografiada que se preserva en el archivo de la Internacional Comunista en Moscú dice, bajo “servicios prestados”: “El 25 Agosto 1936 pasó de bombardero de Aviación al Prat de Llobregat y más tarde a Sariñena, a fines de Septiembre del 1936 marchó de guerrillero y dinamitero en lo Alto Pirineo”. En noviembre del 36, ya en el frente de Madrid, es ascendido a teniente en la 31 Brigada Mixta, como confirma una ficha en el Centro Documental de Memoria Histórica en Salamanca. En noviembre de 1937 pasa a la XV Brigada Internacional como instructor del 59 Batallón; en abril de 1938 entra en el Estado Mayor de la misma, con el grado de capitán y nombrado jefe del Servicio de Información Militar (SIM). Cuando termine la guerra, habrá pasado por los frentes de Madrid, Jarama, Las Rozas, Guadalajara, La Granja, Brunete, Teruel, Segovia y la Batalla del Ebro. Es herido seis veces, tres veces grave.

Buch Brage como capitán en la XV Brigada, 1938.

En julio de 1938, llena, como todos los voluntarios de la Brigada Internacional, una “biografía de militantes”, un formulario de 4 caras y 65 preguntas, diseñado por la Comisión Central de Cuadros (Sección Extranjeros) del Partido Comunista. El original manuscrito de este formulario también se preserva en Moscú. Es allí donde cuenta Raphael que le empezó a interesar el movimiento proletario “en 1933 en Nueva York, influenciado por algunos familiares anarquistas”; y que ha leído El Capital, El Manifiesto Comunista El Estado y la revolución. 

En el otoño de 1938, Buch Brage, que para entonces tiene 23 años, es desmovilizado junto con los demás voluntarios extranjeros. Desde Le Havre, en Francia, regresa a Estados Unidos en diciembre de 1938, en el buque Ausonia. Viaja con él un grupo de más de 300 compañeros norteamericanos de la Brigada Lincoln. Para entonces, unos 800 voluntarios estadounidenses han pagado su compromiso con la República Española con su vida. Raphael vuelve a su casa en la Calle 22 de Nueva York, donde le pilla el censo de 1940, en el cual se identifica como Ralph Brage.

Sobre las peripecias de Raphael Buch después de la Guerra Civil hay pocos datos sólidos, más allá de las anécdotas que él mismo compartió con sus amigos. De éstas, se deduce que los 80 años que le quedarían de vida se llenaron con deportes, periodismo, cine, palomas y espionaje. 

En una nota a un amigo en los noventa, Buch Brage escribe que, en los años inmediatamente después de su regreso a Estados Unidos, trabajó de “profesor de español y periodista deportivo en LA PRENSA de Nueva York”. En 1940, agrega, fue “voluntario una vez más en la guerra contra Hitler, en el British Intelligence Service hasta finales de 1941”, trasladándose en 1942 —ya después del ataque de Pearl Harbor— “al Ejército Americano, en el cual sirvo en diversas actividades hasta finales de 1948 en diversos países de América, especialmente en el Caribe”. De 1948 a 1954, afirma, vive en Cuba, “representando a la revista América LA HACIENDA y A FAZENDA, especializada en temas agrícolas de gran envergadura”. (La revista, fundada en 1905, se editaba en Buffalo, Nueva York.)

Cuando Buch escribe “British Intelligence Service” sin duda se refiere al Secret Intelligence Service, es decir la legendaria MI6. ¿Qué labores realizó para los ingleses? ¿Cuál fue la naturaleza de su trabajo posterior para las fuerzas armadas estadounidenses, que se extendieron hasta tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial? No queda claro, pero caben hipótesis. Así, la trayectoria que describe Buch resuena con una iniciativa de William Donovan, director de la Office of Strategic Services (OSS, la predecesora directa de la CIA). Antes de la entrada de EE.UU. a la guerra, Donovan fue un enlace importante entre los gobiernos de Franklin Roosevelt y Winston Churchill. El contacto sirvió no solo para montar en Estados Unidos un servicio de espionaje y contraespionaje inspirado en la MI6, sino también para que Estados Unidos diera apoyo a Reino Unido en su lucha contra el fascismo. 

Entre otras cosas, Donovan reclutó a un grupo de veteranos estadounidenses de la Guerra Civil Española —comunistas, sí, pero antifascistas y con experiencia bélica— para echar una mano al servicio secreto británico después de que Reino Unido declarara la guerra a Alemania. Una vez que Estados Unidos entró a la guerra, en diciembre de 1941, este proyecto se convirtió en una operación netamente norteamericana, con acciones de espionaje y guerrilla en Europa. Entre los reclutas sabemos que se encontraban ex miembros de la Brigada Lincoln como Milton Wolff, Al Tanz, Bill Aalto y Irving Goff. No parece descabellado suponer que Buch Brage —al que sus compañeros reconocían como un militar extraordinario y que hablaba seis idiomas— fuera reclutado para este programa o un proyecto parecido. También es posible que su trabajo hasta 1948 fuera para no tanto para el Ejército, como mantiene Buch en la nota a su amigo, sino la OSS (que en 1947 se convirtió en CIA).

En el ínterin, Buch se había casado (en octubre de 1940, con Soledad “Sally” Artíguez, que había nacido en España en 1912 y emigrado a EE.UU. en 1919) y tenido tres hijos (Fernando, Luisa y Avelina). Durante sus seis años en Cuba continuó criando palomas, una afición que, como explicaba al mismo amigo, era ancestral: habían tenido palomas su bisabuelo, abuelo y padre. A un amigo le contó que había construido un palomar en Estados Unidos, a mediados de los cuarenta, y que, en Cuba, ganó premios con sus críos. (Al parecer, su excelencia en este campo no se limitaba a la avicultura: el Diario de la Marina reporta que, en noviembre de 1950, un “señor Rafael B. Brage volvió a ganar por cuarta vez consecutiva el premio de mejor raza de bulldog”.) 

En Cuba también se volvió a encontrar con Hemingway, a quien había conocido durante la guerra en el Hotel Florida de Madrid. (Curiosamente, en la isla se reunía con el novelista en un bar llamado El Floridita.) En un artículo posterior sobre palomas cubanas se ufana de que sus historias “le sirvieron para sus grandes obras sobre la Guerra Civil Española”. Según Dean Burrier, no es imposible que el personaje de Robert Jordan, protagonista de Por quién doblan, estuviera basado en parte en Buch Brage, que, como Jordan, realizó labores de guerrilla.

A mediados de los 50 Raphael y su familia vuelven a España; lo más probable es que su regreso se produjera en 1954. De todos modos, hay constancia de que su mujer e hijos vuelan de Nueva York a París en marzo de 1953; Raphael toma el avión de Nueva York a Escocia en julio de 1954. Su padre, el fotógrafo, dado por muerto, había vuelto a aparecer después de la Segunda Guerra Mundial. Raphael se había reencontrado con él en Cuba; y Manuel Buch había regresado en barco a España, embarcándose en Nueva York, en marzo de 1953 (tenía 68 años). 

Junto con su mujer, hijos y padre, Raphael se establece en Madrid, concretamente en un chalet de Chamartín (Fernández Cancela, 1, Colonia Los Pinares) donde, según sus propios apuntes, se gana la vida trabajando “en cinematografía americana o inglesa”. Colabora en los rodajes de películas como La Caída del Imperio Romano, El Cid, Lawrence de Arabia Dr. Zhivago, y traba amistad con actores y directores de HollywoodEn el rodaje de El Cid, vuelve a cruzarse con Menéndez Pidal, a quien su padre le había sacado un retrato más de treinta años antes: el filólogo sirve como asesor histórico de los guionistas. (La película se rueda en Peñíscola, Castellón, donde Buch después comprará casa.) En España sigue practicando la cría de palomas. Su fama de experto llega a ser mundial; acumula una biblioteca de más de 3.000 volúmenes sobre el tema y “un fichero de unos 12.000 títulos de libros sobre colombofilia que existen, pero que no poseo”. En los años 80 y 90, Rafael Buch dona fotografías de su padre a instituciones gallegas; el archivo fotográfico se encuentra actualmente en el Museo de Pontevedra. También recupera y vende la casona incautada a su padrastro, el diputado Cornide, en La Coruña.

Raphael Buch Brage, y no Delmer Berg, fue el último brigadista norteamericano en morir. Que este hecho escapara a la atención de los medios en su momento —y de las y los historiadores de la Brigada Lincoln— es menos sorprendente de lo que parece. La leyenda de la Brigada ha sido contada muchas veces; incluso ha inspirado a David Simon a realizar una serie televisiva. Pero casi todas sus versiones se suelen olvidar de los muchos voluntarios norteamericanos cuya ida a España era, en cierto sentido, una vuelta, porque se trataba de inmigrantes españoles y sus descendientes. 

Los gaditanos hermanos Pliego procedían. Tabaqueros y dueños de una tienda de puros en Brooklyn, Nueva York. 

Gracias a la labor del Profesor James D. Fernández de la New York University y el periodista Luis Argeo, autores del libro Inmigrantes invisibles y varios documentales sobre el tema, hoy sabemos mucho más de la masiva inmigración española a Norteamérica entre finales del siglo XIX y los años 1920. De hecho, fue en parte gracias a la labor de Fernández y Argeo que Dean Burrier, el maestro de Español que nos ha llevado a Buch Brage, pudo reconectar con su propia ascendencia española: fue en la universidad, en 2009, que descubrió que su abuelo, el valenciano Vicente Sanchis Amades, no solo había emigrado a Estados Unidos en 1923, sino que, 15 años más tarde, había regresado a su país natal para luchar contra el fascismo en la XV Brigada. 

Esta participación hispana en la Brigada Lincoln sigue siendo menos conocida de lo que merece. Como afirma el Profesor Fernández, de New York University, un diez por ciento de los voluntarios que partieron desde Estados Unidos tenían apellidos hispanos; había entre ellos cubanos, puertorriqueños, dominicanos… y españoles. En el enorme archivo de la Brigada Lincoln en Nueva York, sin embargo, apenas están representados: son una laguna.

Lagunas, desde luego, también las hay, y grandes, en el relato de Buch Brage. ¿Qué tipo de trabajo realizó durante casi una década para los servicios secretos británicos y estadounidenses? ¿Cómo pudo regresar sin más a la España de Franco un ciudadano estadounidense que había luchado con las fuerzas republicanas, llegando a ser jefe del SIM en la XV Brigada, y cuyo padrastro había sido depurado por el régimen? ¿Le valió su pasaporte americano o, en cambio, las buenas relaciones familiares con la monarquía? (En una carta a una revista colombófila de mediados de los 90, Buch menciona de pasada que ya hizo un viaje a España ¡en 1947! para conseguir ciertas palomas y traérselas a América.) Eso sí, según el Boletín Oficial de la Provincia de Madrid, tuvo repetidos problemas con Hacienda por morosidad fiscal. En 1960 le fue embargado, para sacar a subasta pública, una lámpara de porcelana; en 1964, un televisor y una nevera. En 1968, se publicó que debía 5.050 pesetas en impuestos.

En 1970, Buch Brage se mudó a Biarritz, aunque no dejó de pasar largas estancias en una urbanización de Peñíscola, donde tenía un chalet. Sally, su mujer, falleció en 1989; su hijo Fernando, en 2003; su hija María Luisa, en 2012. Según relata Dean Burrier, se volvió a casar. Después de la muerte de su segunda esposa, en 2013, ingresó a una residencia en Biarritz. Para entonces —curiosamente, dadas sus posesiones inmobiliarias— parece haberse quedado sin fondos hasta tal punto que el Estado francés se hizo cargo de él. En los cinco años que vivió en la residencia, no recibió ni una visita.

----------------------

Créditos

Esta investigación parte del descubrimiento de Dean Burrier Sanchis, cuyo artículo sobre Buch Brage sale en el número de marzo de 2019 de The Volunteerrevista trimestral publicada por los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (ALBA). Además, se han consultado los archivos siguientes: ALBA Collection, The Tamiment Library & Robert F. Wagner Labor Archives, New York University; el archivo de la Internacional Comunista en Moscú (RGASPI); Ancestry.com; la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España; la hemeroteca de La Voz de Galicia.

Imágenes: Harry Randall: Fifteenth International Brigade Photographs ALBA.PHOTO.011, no. 11-0957, marzo de 1938; y no. 11-0189, mayo de 1938. Las imágenes de Manuel Buch provienen de “Fotógrafos coruñeses de principios de siglo XX”, por Julio Franco del Amo. El retrato de Menéndez Pidal sale publicado con crédito de “Foto Buch” en Estampa, 13 de marzo de 1928, p. 16. La foto de los Hermanos Pliego es de Inmigrantes invisibles

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jaavier de Martín Roig

    Hay una entrevista con Raphael Buch en el archivo de À PUNT ( antes Canal 9 ), Televisió valenciana. Corresponde a un documental de la serie Fulles Grogues titulado "Somnis de cartró. Rodatges de pel.lícules extrangeres a Espanya". Hay un par de cortes en el documental y el total de la entrevista supongo se conservará en el archivo. Solo habla de los rodajes de las pelícylas. Cedió parte de su archivo a la Filmoteca Valenciana.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí